lunes, 7 de septiembre de 2009

Cuba: Crecen un 41% las importaciones en 2008

XINHUA

Las importaciones de Cuba en 2008 crecieron 41 por ciento, pero las exportaciones se mantuvieron casi igual que el año precedente, con lo que se generó un incremento en el saldo comercial negativo del país.

La Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) informó en un reporte sobre el sector externo que el intercambio comercial en 2008 fue por 17.928 millones de dólares, con exportaciones por 3.679 millones de dólares e importaciones de 14.249 millones de dólares.

En 2007 el intercambio total de Cuba fue de 13.764 millones de dólares: 3.685 millones de dólares de exportaciones y 10.079 millones de dólares de importaciones.

Mientras en 2007 el saldo negativo fue de 6.393 millones de dólares, en 2008 se elevó a 10.569 millones de dólares.

Las autoridades cubanas han insistido en los últimos meses que el país atraviesa una situación difícil, especialmente por el incremento del precio de los productos que adquiere y la caída de los que vende.

Los números de la ONE indicaron que en 2008 Cuba gastó unos 4.567 millones de dólares en "combustibles y lubricantes minerales" contra 2.382 millones de dólares en 2007.

También pagó 2.206 millones de dólares en "productos alimenticios" contra 1.548 millones de dólares en 2007.

Alimentos y petróleo han tenido un alza de precios en el mercado internacional, una tendencia que se mantiene este año.

En cuanto a las exportaciones de productos, el níquel está a la cabeza con ventas por 1.444 millones de dólares, contra 2.081 millones de dólares en 2007, debido a la caída de los precios de ese estratégico mineral.

Aunque creció, la industria azucarera vendió 235 millones de dólares contra los 203 millones de 2007 y la del tabaco mantuvo los ingresos de 236 millones, similares a los del año anterior.

Venezuela y China, en ese orden, siguen como los principales socios comerciales de Cuba con altos volúmenes de intercambio de mercancías.

Para los analistas locales, Cuba está gastando casi cuatro veces más de lo que ingresa en el sector externo, por lo que persiste el llamado oficial a aumentar la eficiencia y el ahorro.

No obstante, esa es una vieja tendencia en la economía cubana, que desde los ya lejanos años 80 del pasado siglo, el país compraba más de lo que vendía.

Sólo entre 1992 y 1996, las importaciones y las exportaciones se acercaron mucho, aunque eso se debió, fundamentalmente, a la falta de liquidez monetaria que trajo la dura crisis económica que aquí llaman Período Especial.

A partir del 2000 el déficit comercial comenzó a crecer hasta los niveles actuales para convertirse en un problema que amenaza la supervivencia del país.

Todos los esfuerzos y las medidas que se toman en la economía cubana buscan disminuir las importaciones o lo que es lo mismo, producir en casa lo que se compra en el extranjero o usar sin derroches lo que por fuerza hay que conseguir lejos de sus fronteras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.