martes, 29 de septiembre de 2009

De Gennaro: "La CTA no se subordina a ningún gobierno"

EL RETRATO DE HOY - ACTA

“Nosotros no nos subordinamos a ningún gobierno” dijo Víctor De Gennaro al referirse al rol que cumple la CTA. "La Central de Trabajadores de la Argentina es de los trabajadores. Sí opinamos, tenemos posiciones, pero desde nuestra autonomía de clase", indicó.

Respecto a los actuales índices de desocupación afirmó que “esto se ha hecho de tal manera para que aceptemos trabajar en condiciones indignas, sin respeto a los derechos y permitir que la ganancia termine en manos de los grandes empresarios y no del pueblo argentino. Ese es el objetivo”. También identificó como "una inmoralidad “que en la Argentina se mueran de hambre los pibes.

Al consultársele sobre la diferencia que existe entre aquel peronismo del 55 y éste, dijo: “En realidad, si bien yo provengo de todo ese pensamiento cultural, me costó muchos años entender el último mensaje de Perón: Mi único heredero es el pueblo…nunca dijo PJ. El “veía bajo el agua”. El peronismo fue una etapa del Movimiento Nacional con Perón vivo, hoy, el PJ es una máquina de ganar elecciones“.

Y agregó: “Hoy todos estos dirigentes quieren que la gente los idolatre sin hacer nada; siendo gerentes de los grandes grupos económicos, que son en general ya que defienden a las grandes corporaciones. Por eso creo que estamos en una nueva etapa del Movimiento Nacional y Popular por la que pasaron federales, radicales irigoyenistas, peronistas. Todos venimos de una cultura donde alguna vez hubo federales, radicales irigoyenistas, peronistas. Todos venimos con una cultura: la de izquierda, la comunista, la socialista… y esa cultura tendrá una nueva etapa en un Movimiento Nacional de Liberación”.

De Gennaro no dudó en afirmar más adelante: “Quizás nosotros como pueblo hemos tenido la capacidad de resistir permanentemente. Fue el único en el Siglo XX capaz de hacer un juicio por genocidio, sin ser un ejército invasor. Eso demuestra la capacidad de resistencia en el símbolo que son los pañuelos de las madres, de las abuelas. Hoy todavía nos cuesta: estamos conmemorando tres años de la desaparición de Julio López”.

“Esta es la capacidad de resistencia. Sabemos muy claramente lo que no queremos como pueblo, aunque nos falta construir lo que anhelamos. Y desde la crisis del 2001 estamos en esa reconstrucción y viendo como se va haciendo y construyendo. Nosotros nos hemos dedicado a construir una Central como queremos, con afiliación directa, lo mismo que la elección de sus dirigentes, otras tienen otros modelos”.

Reconoció que “aún así hay algunos que se niegan a reconocer que existimos. El propio Gobierno es uno, y fíjense que contradicción: ellos se niegan a aprobar la Personería Gremial a la CTA y a dos mil quinientos organizaciones sindicales simplemente inscriptas. Ellos deciden a beneficio de los grandes grupos empresariales quién representa y quién no a los trabajadores".

No lo consideró como una frustración “que sí sería que los trabajadores no se afilien; ahora que el Gobierno no nos reconozca es que se ilegaliza nuestra lucha, pero somos legítimos porque nuestros compañeros se afilian. Hoy somos un millón seicientos mil afiliados; la CGT debe tener 2 millones y medio ó tres millones, y hay diez millones de trabajadores que no son afiliados a nada y están viendo”.

De Gennaro aprovechó la oportunidad para anunciar que “el próximo 30 de septiembre estamos marchando todos los sindicatos sin Personería al Ministerio de Trabajo a repudiar esta política de desconocimiento”.

Calificó a la CTA como “una Central autónoma, no una que está dentro del movimiento ni peronista, ni radical, ni de ninguna otra naturaleza. Los trabajadores que se afilian a la CTA tienen distintos pensamientos partidarios. Como Central hacemos política, pero definimos una autonomía. Así como hemos marchado para que se derogue esta Ley de la dictadura sobre los Medios de Comunicación, también hemos criticado el uso indebido que la Presidenta hace de los fondos de los jubilados para darle subsidios a la General Motors; o con los 47 mil millones de pesos que le acaba de dar ANSES, que es plata nuestra, para subsidiar a las empresas. ¿Por qué no le dieron $ 500 a cada jubilado por mes de aumento? Eso es lo que denunciamos”.

“Hoy es una inmoralidad que en la Argentina se mueran de hambre los pibes, sean 25 ó 38, y que nuestros viejos se vayan antes de tiempo. Terminar con el hambre significa 27 mil millones de pesos, el 5% del gasto consolidado desde el Estado…el 20% de los subsidiado a los grandes grupos. Entonces, hay hambre porque quieren”.

Pidió la urgente “reactivación del mercado interno, ya que la gente lo gastará acá. Hay que hacer un shock distributivo que significa darle la posibilidad para que se reactive la economía” ejemplificando con “lo que sucede en China, que ha regenerado el mercado interno que suple esa crisis de exportación”.

Por último, señaló que “hoy resistimos, ya que nadie cree en este modelo, Hay que acabar con este verso”. Y acotó:"El objetivo de este sistema es la juventud. En lo sindical no la dejan trabajar, la precarizan, le dan el paco y la meten presa. Yo vengo de una generación donde 6 de cada 10 desaparecidos eran menores de 30 años. En los 90 peleando en la CTA aprendí que 6 de cada 10 desocupados eran menores de 30 años y hoy 8 de cada 10 presos son menores de 30 años. Esta es la perspectiva de futuro que tenemos en el país, por eso creo que hay que salir a defender a esos jóvenes. Es el punto vital que debemos debatir. Hoy tenemos que construir un poder para cambiar esta situación”, concluyó el secretario de Relaciones Institucionales de la CTA a su paso por Mar del Plata.

Foto: Argentina, Sindicatos - Víctor de Gennaro. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.