viernes, 25 de septiembre de 2009

En 60 años China ha creado nuevo paradigma de desarrollo

XINHUA

La conformación de un nuevo paradigma de desarrollo es uno de los principales logros en los 60 años desde la fundación de la República Popular China, opinó Velia Hernández, catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Ese nuevo paradigma o modelo de desarrollo tiene un sustento material claro: el destacado progreso económico, social, científico y cultural de China. Al mismo tiempo, se basa en una serie de principios y conceptos ideológicos y políticos que se insertan en lo que llamo pragmatismo con un fuerte carácter social", dijo la profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

En una entrevista en vísperas de la celebración del 60 aniversario de fundación de la República Popular China, la catedrática indicó que es interesante observar cómo el país asiático ha puesto en práctica principios como el Concepto Científico de Desarrollo, la economía socialista de mercado y la política de reforma y apertura.

"En particular con la adopción de esta política en 1978, China se ha acoplado perfectamente al sistema mundial sin perder de vista la esencia china", dijo.

Al principio, el país se concentró en superar su etapa semifeudal y semicolonial. "Con gran esfuerzo y sacrificio, el pueblo chino logró dar un salto impresionante hacia la industrialización y la modernización", indicó Hernández, quien ha estudiado durante más de 10 años los avances de China.

"De ser una economía principalmente rural incapaz de satisfacer las necesidades básicas de una población enorme, China, en un lapso de 30 años, se ha ubicado entre las principales economías del mundo", dijo la catedrática.

Por ejemplo, indicó, antes de la crisis financiera que empezó el año pasado en todo el mundo, la nación había logrado un crecimiento económico anual consecutivo de 9,8 por ciento. En 2008, agregó, el Producto Interno Bruto (PIB) del país se ubicó en tercer lugar a nivel mundial.

El paradigma de desarrollo chino también tiene una dimensión internacional, dijo la especialista. Gracias a su fortaleza interna, a nivel mundial China tiene una creciente influencia no sólo en el ámbito económico, sino también en el político, científico, espacial, militar y deportivo, entre otros.

"El país desempeña un papel primordial en las principales organizaciones internacionales. La voz de China se escucha cada vez más fuerte en la ONU, en la OMC, en APEC, y más recientemente en el G20, sólo por mencionar algunas", opinó la catedrática.

"Lo interesante de la participación china a nivel internacional es que ha asumido una actitud propositiva al abordar los problemas más apremiantes, tales como las crisis económica, alimentaria, climática, energética y de seguridad". 

Pero lo más importante es que "a pesar de codearse con las grandes potencias, no ha ignorado en ningún momento las necesidades e intereses de los países en desarrollo. En todas sus intervenciones en foros internacionales, China ha defendido y promovido la causa de esas naciones", agregó.

Después de expresar sus reflexiones, la catedrática de la UNAM afirmó: "Definitivamente, al analizar los 60 años de la República Popular China, el saldo es muy positivo... Ya lleva avanzado un tramo importante".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.