martes, 29 de septiembre de 2009

Honduras: La lucha de Zelaya por retornar al poder

El presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, cumplió tres meses fuera del poder tras el derrocamiento perpetrado por fuerzas militares y grupos opositores en el Congreso.

La detención y expulsión del mandatario liberal fue condenada por la comunidad internacional y hasta el momento ningún Estado, ningún gobierno, ha reconocido a las autoridades de facto en Honduras encabezada por Roberto Micheletti, ex presidente del Congreso hondureño.

Ayer lunes, tras cumplirse una semana del regreso sorpresivo de Zelaya al país, el gobierno de facto decretó medidas que restringen las libertades individuales y cerró dos medios de comunicación.

A continuación se presenta una cronología de los hechos más importantes:

28 de junio: Tropas del Ejército de Honduras, comandado por el general Romeo Vásquez Velásquez, ingresan por la madrugada a la residencia presidencial para arrestar y posteriormente expulsar a Costa Rica al presidente José Manuel Zelaya Rosales.

La mañana de ese día el depuesto presidente Zelaya, en compañía de su colega costarricense Oscar Arias, ofrece una rueda de prensa en el aeropuerto Juan Santamaría, de San José, para dar a conocer los detalles de su captura y expulsión de Honduras.

Por la noche viaja a Nicaragua para participar en una cumbre presidencial del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA) convocada por el presidente pro témpore del SICA, Daniel Ortega.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, convoca ese mismo día a una cumbre presidencial del Grupo de Río, cuya presidencia pro témpore recae en el mandatario mexicano Felipe Calderón, para conocer y analizar el asunto hondureño en Managua.

29 de junio: La cumbre presidencial del SICA emite una declaración en la que se afirma que sus países miembros deben suspender todo tipo de reuniones de carácter político, financiero y deportivo con funcionarios hondureños que sean nombrados por el gobierno ilegítimo de ese país.

La declaración llama a los embajadores de los países que integran el SICA a consulta para conocer la situación que vive el pueblo hondureño.

En ese mismo acto los países integrantes del C-4, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, deciden cerrar sus fronteras como forma de presión para que el gobierno nombrado en ese país deponga su actitud y restituya a Zelaya en el poder.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, llega a Managua, donde señala que los resultados para resolver la situación política de Honduras tras el golpe de Estado depende de la unidad internacional y americana.

Ese mismo día el Grupo de Río, el ALBA y el SICA, emiten declaraciones para condenar el golpe de Estado en Honduras y exigir la restitución inmediata del presidente Manuel Zelaya.

30 de junio: La Asamblea General de la ONU condena el golpe de Estado y exige la inmediata restitución del presidente Manuel Zelaya.

Ese mismo día Zelaya anuncia su decisión de retornar por cualquier medio a su país, para retomar el poder del cual fue expulsado.

4 de julio: El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, informa que el ex canciller Miguel D'Escoto acompañará al derrocado presidente de Honduras en su primer intento de retorno a Honduras.

4 de julio: La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) emite una declaración en la que en la que decide suspender al Estado de Honduras del ejercicio de su derecho de participación en el organismo, conforme al artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana.

5 de julio: Manuel Zelaya, acompañado del presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), el nicaragüense Miguel D'Escoto, realizan el primer intento de retorno a Honduras.

Ambos sobrevuelan el aeropuerto de Tegucigalpa en un avión militar facilitado por el gobierno de Venezuela. El retorno es frustrado por las autoridades golpistas que bloquean la pista de aterrizaje de Toncontín, Tegucigalpa.

6 de julio: La Unión Europea, en un gesto de repudio al golpe militar hondureño, suspende la VIII ronda de negociaciones en Bruselas, Bélgica, del 6 al 10 de julio, con representantes de los países centroamericanos.

El Ejército de Nicaragua desmiente denuncias de las autoridades golpistas hondureñas sobre una presunta movilización de tropas nicaragüenses a la línea fronteriza común.

Zelaya Rosales, viaja a Washington para un encuentro con la secretaria norteamericana de Estado, Hillary Clinton.

9 de julio: El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, inicia gestiones como mediador en la crisis de Honduras.

14 de julio: El embajador de Estados Unidos en Managua, Robert Callahan, desmiente un presunto apoyo del gobierno de su país al golpe militar.

18 de julio: El Premio Nobel de la Paz y presidente de Costa Rica, Oscar Arias, propone un plan de paz de siete puntos para resolver la crisis política en Honduras.

19 de julio: El presidente Oscar Arias pide 72 horas para trabajar su propuesta, ante los primeros fracasos de mediación.

22 de julio: Se considera fracasado el plan de paz de Oscar Arias.

23 de julio: El presidente Zelaya se instala en el norte de Nicaragua, en Ocotal, cerca de la frontera con su país y anuncia la conformación de un Frente Nacional de Resistencia al golpe militar.

24 de julio: Zelaya llega al puesto fronterizo de "Las Manos" y cruza, por breves minutos, la línea fronteriza, donde exige un reencuentro con su familia.

El intento fracasa y Zelaya Rosales regresa a Nicaragua.

25 de julio: El derrocado mandatario confirma que miles de sus simpatizantes se entrenan y capacitan en fincas aledañas en la frontera con su país.

Poco después inicia una gira por varios países latinoamericanos, entre ellos, Brasil, Argentina, Ecuador, Venezuela.

31 de agosto: Zelaya exhorta a sus compatriotas a no participar en la campaña electoral con miras a las elecciones general del 29 de noviembre, convocadas por las autoridades de facto.

21 de septiembre: Zelaya Rosales sorprende al mundo al refugiarse en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, hasta donde llegó subrepticiamente.

A partir de ese día, el depuesto presidente inicia encuentros con representantes de la Iglesia católica hondureña, con líderes sindicales y con los candidatos presidenciales para negociar una solución del conflicto y su restitución presidencial.

Zelaya denuncia acoso por parte de las autoridades de facto, ataques sónicos y con gases tóxicos. 26 de septiembre: Zelaya anuncia "una ofensiva final" a partir del lunes 28 de septiembre.

27 de septiembre: Las autoridades hondureñas decretan estado de excepción y la suspensión de algunas libertades individuales.

28 de septiembre: Cierran Radio Globo y Canal 36, dos medios afines al depuesto presidente, Manuel Zelaya.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.