martes, 8 de septiembre de 2009

Honduras y Colombia: Pentágono ordena, Departamento de Estado obedece

Miguel Ángel del Pozo (BARÓMETRO INTERNACIONAL, especial para ARGENPRESS.info)

La evidente diferencia en el discurso, en la propuesta, contenido, estructuración, demostración y exposición de los socialistas en comparación al discurso de las derechas criollas, inmediatamente, nos obliga a primarias conclusiones; en primer lugar, el discurso de las derechas está contenido de generalidades;

en segundo lugar, están sustentados en ideologías alienantes y superadas que buscan “castrar” cualquier idea en contrario mas cuando se proponen efectos superiores y positivos en el crecimiento intelectual de la sociedad en su conjunto y en sus estructuras socio-económicas; en tercer lugar, usan la descalificación racial, educativa y socio-económica del socialista mostrando bien un profundo desconocimiento de la Historia del Capitalismo y/o una carga de desprecio igual y/o parecida a la que la sociedad alta feudal manifestó hacia aquellos primeros capitalistas. Cuando esas derechas se muestran abatidas por las calidades de las políticas propuestas y expresadas en su praxis por un gobierno socialista, generalmente, esas derechas, recurren a apoyos y reconocimientos, diseños y experiencias exógenas a sus propios países como podemos demostrarlo cuando gobiernos de países, físicamente, expresaron su apoyo al “golpe de estado” encabezado por Carmona en abril de 2002. 

Expresamos lo arriba manifestado porque es evidente que en los últimos, aproximadamente, diez meses las expresiones seudo-políticas de las derechas nacionales apoyadas por las derechas continentales y extra-continentales quizás con el paréntesis de la reunión en Puerto Príncipe esperando alguna demostración de apoyo de Barack Obama en contra de los movimientos sociales y los gobiernos nacionalistas y humanistas que esos movimientos sociales, al sur del rio Bravo, soberanamente, se dieron, comenzaron a desarrollar un movimiento socio-político “populista”, alienante y “clásico” manifestando su expresión caduca desarrollada durante los gobiernos demo-representativos, socialdemócratas y socialcristianos continentales, durante el siglo XX. Al mismo tiempo, las izquierdas latinoamericanas no comprendieron la profundidad del significado de la propuesta de Barack Obama en Trinidad cuando expresó que las relaciones entre el Imperio y el “patio trasero” deberían sustentarse en esa famosa frase suya cuyo contenido exponía todo el carácter de una nueva relación de Dependencia entre el Imperio norteamericano y los “subordinados hispanos de sombrero grande, alpargatas y durmiendo la siesta”, es decir, dijo que se debía “dejar atrás la Historia” (“…The United States has changed over time. It has not always been easy, but it has changed…And so I think it's important to remind my fellow leaders that it's not just the United States that has to change… All of us have responsibilities...choose the future over the past…") Nos tragamos la imagen y no analizamos el contenido de sus palabras mucho menos percibimos la profundidad político-ideológica en el contenido de sus propuestas.

Desde entonces se han sucedido una serie de situaciones internas en “países incómodos” como los sucesos en Bolivia, el “Golpe militar-cívico en Honduras”, la declaración oficial del Gobierno colombiano anunciando la profundización de la cooperación militar colombo-norteamericana, la importancia de las decisiones de la UNASUR y el “bajo perfil” de la OEA, la profundización de la matriz de opinión en contra de Chávez Frías y la Revolución Bolivariana, el triunfo de la derecha en Panamá, la decisión legislativa colombiana de apoyo a la reelección de don Álvaro Uribe Vélez y el manifiesto apoyo del gobierno socialdemócrata del peruano Alan García. Lo dijo Barack Obama en Trinidad “…I think it's important to remind my fellow leaders that it's not just the United States that has to change… …All of us have responsibilities...choose the future over the past…" (“…Yo creo que es importante recordarle a mis colegas líderes que no solamente los Estados Unidos [de América] tienen que cambiar…todos nosotros tenemos responsabilidades…[debemos] escoger el futuro y rechazar el pasado…”) Naïve…naïve…naïve!!! Eso somos!

¿Qué estarán pensando los socialistas bolivarianos? Es evidente que hay sectores en la izquierda, concretamente venezolana, que están profundamente preocupados con las actitudes de la burocracia, los contenidos ideológicos de los mensajes, los beneficios económicos en ascensión social por la gracia de la Revolución Bolivariana olvidando a los camaradas que sacrificando sus vidas quedaron atrás de esa aspiración espiritual, objetiva, percibida, humanista que el Comandante Chávez Frías, en cada oportunidad, vehementemente, nos recuerde que ésto que se vive en Venezuela es una Revolución Socialista. Pero, nada, no aprenden; ellos serán los primeros en “quebrarse”.

En la última reunión de la UNASUR, el Comandante Chávez Frías, el indio Evo Morales, el economista Rafael Correa, a quien el gobierno colombiano le está haciendo carantoñas o es que no se han dado cuenta que las derechas no lo critican, demostraron que la dignidad suramericana y, porque no decirlo, centroamericana y de El Caribe, está ¡presente! Los epítetos y descalificaciones de los voceros y medios de información de la derecha criolla se han hartado hasta el cansancio de insultarlos además de descalificar a las representaciones de los Poderes Públicos bolivarianos que les son incómodos por su capacidad de gerencia, de mano firme al tomar decisiones y de la profundidad y consecuencias de esas decisiones de Estado que, evidentemente, golpea el propio “corazón” de las derechas criollas. ¿La respuesta desde las organizaciones de izquierda ha sido lo suficientemente contundente como hacer retroceder en sus actitudes a esa derecha “desbocada”? Aclaramos, no se trata de actuar con la misma calidad de violencia con la que están actuando esas derechas y con las futuras violencias que están preparando para los meses de septiembre, octubre y noviembre. Pero ¿a qué se debe que esas derechas estén tan “animadillas” con sus actitudes “contrarrevolucionarias”? 

Pues de eso se trata este escrito y como decíamos más arriba, los socialistas “semos” muy serios a la hora de demostrar nuestros argumentos como lo demostró, irrebatiblemente, Hugo Rafael Chávez Frías, en Bariloche, no dejando dudas en cuanto a la política oficial expansiva del Pentágono; demostración ofrecida en el propio seno de la UNASUR (sin la participación de la OEA a pesar de las reiteradas solicitudes del Presidente colombiano ¡claro! Es que en la UNASUR no está presente el Imperio, es decir, el Gobierno de los Estados Unidos de América pero ¿para qué necesita el Imperio estar presente en las reuniones de Presidentes y Presidentas de la UNASUR si tiene a sus Cónsules presentes expresando las ideas expansionistas del Pentágono o ¿es que el Imperio no se fía de sus designados Cónsules? Es necesario y obligante explicar que Poncio Pilatos era el Cónsul romano en Palestina) cuando Chávez Frías expuso algunos de sus más importantes contenidos del documento oficial norteamericano logrando que don Álvaro Uribe Vélez manifestara, al unísono con el Departamento de Estado norteamericano, que el documento oficial mencionado por Chávez Frías, el “White Paper”, era un ejercicio académico norteamericano, es decir, en paralelismo, los documentos oficiales de la República Popular China sobre, por ejemplo, el Tibet, son, simplemente, “ejercicios académicos”. ¡De mollejón!

Como exponíamos, nuestra seriedad intelectual y ética, nos obliga, en primera instancia, señalar la “fuente documental” en la que sustentamos nuestros argumentos; en este caso concreto, nos hemos sustentado en la siguiente dirección web bajo el título: Congressional Fellowships and Foreign Policy: DOD vs. State del autor Travis Sharp.
http://www.armscontrolcenter.org/policy/securityspending/articles/082509_congressional_fellowships_foreign_policy_dod_state/# 

El señor Sharp, haciendo honor a su apellido, expuso las contradicciones entre el Departamento de Defensa (DOD, siglas en inglés) con el Departamento de Estado (State en el artículo) con respecto a la influencia del Pentágono, a través del Departamento de Defensa (DOD) en las decisiones del Poder Legislativo norteamericano. Permítasenos aclarar que señalamos al Pentágono como protagonista principal porque es el organismo oficial norteamericano de Defensa que diseña, propone e impone las políticas del Imperio tanto a lo interno del territorio norteamericano como en lo referente a las políticas expansivas y globales de los EEUU de América. Es el Departamento de Defensa (DOD) norteamericano, la institución del Poder Ejecutivo con relación directa interinstitucional con las comisiones correspondientes del Congreso norteamericano. 

Nos vamos a permitir una sola referencia. Dice el señor Sharp quien expone que “…The Department of Defense (DOD) now receives funds for programs that duplicate efforts traditionally carried out by the State Department and the U.S. Agency for International Development (USAID)…” (“…El Departamento de Defensa (DOD) en la actualidad recibe fondos para programas que duplican el tradicional esfuerzo ejecutado por el Departamento de Estado y la Agencia norteamericana para el Desarrollo Internacional (USAID)…”) Tenemos un dicho que reza: “A confesión de partes…”. 

Dejamos constancia que no lo decimos nosotros, los revolucionarios, sino el señor Travis Sharp quien es, según el propio artículo nos explica, que el señor “…Travis Sharp 202-546-0795 ext. 2105 tsharp@armscontrolcenter.org...Travis Sharp is the Military Policy Analyst at the Center for Arms Control and Non-Proliferation. He has published articles on defense policy in scholarly journals, internet magazines, and local newspapers, and has appeared on or been quoted in media venues such as the New York Times, Washington Post, Boston Globe, CNN, and Al Jazeera….” (Ibidem)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.