lunes, 21 de septiembre de 2009

México: Prevén aumento en el número de pobres del país

Guadalupe Cruz Jaimes (CIMAC)

A consecuencia de la crisis económica la cantidad de personas pobres en el país, conformada sobre todo por mujeres y niñas, aumentará “al menos” hasta 2010, pues es una problemática “muy fuerte” que no se puede erradicar sólo con políticas compensatorias como las que lleva a cabo el gobierno federal, advirtió Alfonso Salazar Arriaga, representante adjunto en México del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Además, con ello no sólo se corre un “serio riesgo” de que el país no alcance los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para 2015, sino de que haya un retroceso en lo alcanzado en materia de pobreza, educación, salud y salud reproductiva, señaló.
 
En 2006 el gobierno mexicano entregó a la Organización de Naciones Unidas (ONU) su último informe sobre los avances de los ODM, en él sostiene que ya se cumplió el primero de ellos: erradicar la pobreza extrema y el hambre, ya que entre 2000 y 2005 la proporción de personas en esta situación a nivel nacional pasó de 8.6 a 3.5 por ciento de la población.
 
Sin embargo, de 2006 a 2008, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval), la pobreza extrema aumentó 4.4 por ciento. En esos dos años el porcentaje de personas en condición de pobreza alimentaria subió de 13.8 a 18.2 por ciento, y la de patrimonio de 42.6 a 47.4 por ciento.
 
En el mismo lapso el ingreso de las personas más pobres cayó 8 por ciento y el de las más ricas se mantuvo igual, informó ayer Clara Jusidman, presidenta honoraria de Incide Social, durante la conferencia Crisis y Familia, organizada por el Colegio de la Frontera Norte.
 
Al respecto, representante adjunto de la UNFPA en el país consideró necesaria la creación de políticas públicas que se basen en los derechos humanos, prioricen los de las mujeres en aspectos como la salud reproductiva e inviertan en la capacitación para el trabajo, y el acceso a los servicios de salud y educación, a fin de que alrededor de 50 millones de pobres en el país tengan manera de enfrentar la crisis económica.
 
Y es que los programas “compensatorios” no resuelven la problemática si no se aplican políticas y se destinan recursos al “empoderamiento” de esta población, conformada sobre todo por mujeres “de todas las edades”, pues por la inequidad de género ellas perciben menores ingresos y laboran en peores condiciones de trabajo. Este contexto se agudiza para las mujeres pobres, aseveró Salazar Arriaga.
 
A decir del funcionario, es preciso atender a los grupos vulnerables que, de acuerdo con los ODM pactados por los 189 países que integran Naciones Unidas en 2000, incluyen a las mujeres y jóvenes para quienes se debe priorizar la integración al trabajo digno. De este modo, aseguró, el país puede aprovechar el “bono demográfico para que alimente el desarrollo del país, a través de estas acciones proactivas”.
 
En México, refirió, no se han aterrizado medidas suficientes que atiendan una actividad productiva “más sustentable”; por ello, se requiere de un análisis sobre las implicaciones de éstas, pues de lo contrario se estima que el aumento del número de pobres va a continuar hasta 2010, a pesar de las acciones compensatorias destinadas a mitigar la pobreza.
 
Uno de los aspectos que la UNFPA considera agravante de la pobreza es el aumento de los precios de productos de consumo, medida “anticrisis” que propuso el gobierno federal como parte del paquete económico 2010. Al respecto Alfonso Salazar refirió que es posible que la problemática aumente, como ocurrió ya en otras partes del mundo al ejecutar este tipo de acciones.
 
En este escenario, destacó, es importante señalar la conexión entre las políticas de desarrollo social y el empoderamiento de las mujeres y las comunidades para elevar la calidad de vida de la población y de este modo aspirar a cumplir el compromiso político que México adquirió a nivel internacional al aceptar los ODM.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.