martes, 8 de septiembre de 2009

México: Pronto hallaremos a las y los niños desaparecidos

Sanjuana Martínez (CIMAC)

Guillermina Cabrera Figueroa, fiscal del caso “Casitas” que imputa tráfico de menores de edad a los miembros de la Iglesia Cristiana Restaurada, asegura: “Pronto encontraremos a los niños desaparecidos”. “Creo en la existencia de Dios… pero la autoridad lleva la espada y la responsabilidad de aplicar todo el peso de la ley”.

Los autos de formal prisión por el crimen trasnacional de tráfico de menores de edad y delincuencia organizada contra los miembros de la Iglesia Cristiana Restaurada por la desaparición de menores de edad en sus albergues, han hecho historia en México y Guillermina Cabrera Figueroa, fiscal de la Unidad Especializada de Investigación de Tráfico de Menores, Indocumentados y Órganos de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada a cargo del caso, advierte en entrevista:
 
“Creo en la existencia de Dios y considero que no se deben llevar actos indebidos en su nombre”. “Los que han leído la Biblia saben de un texto en Romanos 13 que las autoridades están establecidas por Dios y quien se opone a la autoridad resiste. En el caso de los menores de edad, cuando han sido solicitados por las autoridades a las personas que tienen el deber de regresarlos, han resistido sin dar explicación, con esa actitud de rebeldía se opusieron a la autoridad, escondiendo a los menores. La autoridad lleva la espada y, sin duda, la responsabilidad de aplicar todo el peso de la Ley”.
 
El componente religioso-cristiano en el caso de los 25 niños desaparecidos de “Casitas del Sur” en el Distrito Federal, Caifac en Monterrey y “La Casita” en Cancún, no ha quedado al margen de la investigación realizada por la fiscal Cabrera Figueroa, porque los líderes de la Iglesia Cristiana Restaurada han adoctrinado a sus seguidores para no entregar a las y los niños secuestrados y presuntamente traficados.
 
La Fiscal advierte de entrada: “mi opinión es personal, no es parte de la averiguación previa”, pero reconoce que es mujer de fuertes convicciones religiosas y por tanto considera que los actos que se realicen en nombre de Dios deben ser “actos para su honra y gloria”, por tanto considera inaceptable que los dirigentes de la Iglesia Cristiana Restaurada llevaran desde el 2005 reteniendo ilegalmente menores de edad en nombre de Dios y creando una red de trata.
 
La fiscal se hizo cargo del caso el 13 de abril y en cuatro meses encontró elementos de probanza suficientes para determinar que detrás de la desaparición de niñas y niños en “las casitas” de esta iglesia se encuentra una “red trasnacional de tráfico de menores” con implicaciones en distintos países”.
 
“Derivado de los testimonios recabados en la indagatoria y de las declaraciones de los propios responsables, explica, se desprende que desde el año 2005 los inculpados y otros presuntos responsables mantenían operaciones y viajaban desde México a otros países donde tenían vínculos con congregaciones religiosas y casas de asistencia social, con diferentes nombres, pero de la misma congregación pastoral. Así se formó una red de contactos internacionales, que actúa bajo modalidades de crimen organizado transnacional”.
 
La Fiscal ha intensificado sus investigaciones para cumplir con su objetivo primordial: “encontrar a las y los niños” y por tanto ha girado nuevas órdenes de arraigo y de búsqueda y captura, cuyos nombres permanecen en secreto para no entorpecer los avances del caso. 
 
Por lo pronto, recuerda a las madres y los padres de las niñas y niños desaparecidos: “La Procuraduría General de la República, como representante de la sociedad, está haciendo todo lo que está a su alcance para localizarlos y obtener los elementos jurídicos en la investigación que nos permitan consignar a los presuntos responsables y que el Poder Judicial Federal, si así lo estima, los sancione con todo el peso de la Ley”.
 
Sanjuana Martínez es periodista de investigación freelance, autora de varios libros, como “Prueba de fe. La red de cardenales y obispos en la pederastia clerical” y el más reciente: “Se venden niños”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.