martes, 29 de septiembre de 2009

Palabras del MPT en marcha de diversidad sexual en Chile: “La dictadura del capital, también es la dictadura de la homofobia”

El 26 de septiembre, 20 mil personas se congregaron en la Plaza Italia de Santiago de Chile y marcharon hasta el Paseo Bulnes, justo frente al Palacio de La Moneda, para reivindicar los derechos de la diversidad sexual. En la plataforma-escenario de la actividad, el Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores –MPT- tuvo la oportunidad de entregar el siguiente mensaje a los millares de congregados:

“Manuel Puig en su novela El Beso de la Mujer Araña cuenta la historia de dos víctimas encerradas en una de las celdas comunes de la dictadura militar argentina de los años 70. Son dos los personajes centrales: Valentín, aspirante a guerrillero e izquierdista irreductible; y Molina, homosexual, aspirante a mujer fatal. Por situaciones distintas, pero debido a la misma razón castigadora del fascismo, Valentín y Molina permanecen cautivos. En un episodio inolvidable, Manuel Puig relata el siguiente diálogo que, por su estructura de guión casi cinematográfico, hemos ligeramente intervenido para su mejor comprensión:

- “Adónde te duele?”, pregunta Valentín, el revolucionario.

- Adentro del pecho y en la garganta…¿Por qué será que la tristeza se siente siempre ahí?”, responde Molina.

- “Es verdad”, dice Valentín.

- “Y ahora vos…me cortaste las ganas de llorar. No puedo seguir llorando. Y es el peor nudo en la garganta, cómo me está apretando, es algo terrible.”

- “Es cierto, Molina, ahí es donde se siente más tristeza. ¿Sentí muy fuerte…te aprieta muy fuerte ese nudo?

- “Sí.”

- “¿Es acá que te duele?”, pregunta Valentín.

- “Sí.”

- “¿No te puedo acariciar?, sigue Valentín.

- “Sí…”

- “¿Acá? ¿Te hace bien?”

- “Sí, me hace bien”, contesta Molina.

- “A mí también me hace bien”, confiesa Valentín.

- “¿De veras?”

- “Sí…qué descanso…”

- “¿Por qué descanso, Valentín?”

- “Debe ser porque no pienso en mí. Me hacés mucho bien. Debe ser porque pienso que me necesitás y puedo hacer algo por vos”, dice Valentín.

- “Valentín, a todo le buscás explicación…qué loco que sos. ¿Puedo yo tocarte a vos?”

- “Sí.”

- “Quiero tocarte…ese lunar…un poco gordito que tenés arriba de esta ceja”, se aventura Molina y continúa, “Valentín, si querés podés hacerme lo que quieras…si no te doy asco.”

- “No digas esas cosas. Callado es mejor”, replica Valentín.

- “Me corro un poco contra la pared No se ve nada en la oscuridad.”

El silencio de Valentín sugiere sus movimientos.

- “Despacio”, dice Molina, Así me duele mucho. Esperá, dejame que levante las piernas.”

- “No hables por un ratito, Molinita.”

- ¿Estás gozando, Valentín?”

- “Callado, quedate callado un poquito.”

- “Por un minuto solamente, me pareció que ya no estaba acá…ni acá, ni afuera…Me pareció que yo no estaba…que estabas sólo vos. O que yo no era yo. Que ahora yo era vos.”, remata Molina.

El Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores es una Federación de agrupaciones políticas y sociales que lucha contra el capitalismo y busca la conquista de una sociedad de iguales y libres, gobernada por las grandes mayorías.

El MPT está convencido que la emancipación de toda la gente y la conquista de una sociedad libre y cooperativa sólo se puede alcanzar a través de la energía y los recursos reunidos de todos los explotados y oprimidos.

El MPT considera que la igualdad bajo el actual sistema de dominación de una minoría privilegiada es imposible. La igualdad, condición de la libertad plena, sólo se realiza en una sociedad igualitaria y sin clases sociales.

El MPT –un movimiento amplio, inclusivo y ancho como horizonte- estima imprescindible la construcción de una sociedad nueva donde el machismo brutal y las relaciones patriarcales impuestas por los pocos que mandan sean prehistoria, foto en sepia de una de las peores expresiones del capitalismo: la discriminación de clase, de condición sexual, de raza. En Chile del bicentenario ser pobre y mapuche, o ser pobre y lesbiana, pobre y homosexual, o pobre y mujer, supone, bajo el actual orden de cosas, un dolor doble, un castigo superior, una injusticia multiplicada.

La dictadura del capital, también es la dictadura de la homofobia. Y estamos convencidos que las relaciones de poder de toda naturaleza son obra de un mismo sistema de expoliación que se sostiene sobre el avasallamiento de los todos y todas por unos cuántos que reproducen y aumentan sus prebendas mediante la imposición de un sentido común antipopular, una cultura de la discriminación y la desigualdad, el machismo más insultante y la represión en el más amplio de sus sentidos.

Hoy el Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores se vuelve un solo clamor en esta manifestación, y hace suyas las demandas más altas de la liberación humana. En el MPT caminamos hacia la reunión de todas las fuerzas y rebeldías que sufren los horrores del capitalismo. Porque en el MPT somos todos y todas, pueblos, trabajadores, trabajadoras, mapuche, poblador, juventud rebelde, lesbianas y homosexuales; y cualquiera de estos días, seremos parte sustantiva de la insubordinación social organizada y necesaria para cambiar la vida.

¡Contra el capitalismo y sus relaciones patriarcales y represivas!

Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.