martes, 8 de septiembre de 2009

Panamá: Religiosos, abusos y violaciones sexuales

Héctor Endara Hill (PANAMÁ PROFUNDO)

A propósito de los abusos y violaciones sexuales a niñas y niños cometidos por religiosos de la Iglesia Católica en Panamá, dice la Curia Diocesana de Colón -en un comunicado que sale en defensa de actores y encubridores de su entorno- que: “… deplora y condena el ataque injustificado por parte de los enemigos de la Iglesia, dejando evidencia, que su intención no es otra que despertar el morbo en la población”.

Estas son las actuaciones del poder religioso católico que los retrata de cuerpo entero. Con todas las pruebas contantes y sonantes que sacó a la luz pública el Panamá América, todavía estos señorones del poder religioso tienen la osadía de sacar la espada de la inquisición para amenazar al defender crímenes y fechorías. 

Aunque no sea del gusto y del agrado de algunos “lectores expertos” pertenecientes a la Iglesia Católica, LA PUTA DE BABILONIA del escritor Fernando Vallejo deja muy claro los fundamentos históricos de las andanzas de esta institución que se autodenomina “madre y maestra”. La pedofilia y los múltiples abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia Católica en Colón en contra de niños y niñas deben ser perseguidos y castigados con todo el peso de le ley. La misma suerte, por aquello del refrán popular que dice que: “tan culpable es el que mata la vaca, como el que le tiene la pata”, deben correr cómplices y encubridores. 

Señores de la Curia Diocesana de Colón, “ataques injustificados” y brutales violaciones son las cometidas por religiosos contra seres inocentes e indefensos. La imperdonable conducta delictiva y criminal en contra de infantes, sí se alimenta de un morbo enfermizo que carcome los cimientos de una institución hipócrita, controlada de manera absoluta, por la cúpula de los que se disfrazan con “penachos”. 

“El Obispo (Audilio Aguilar Aguilar) me pidió que hiciera voto de silencio y que me mantuviera bajo perfil, y por lo tanto, no hablaré del tema”, aseveró el sacerdote Rodríguez al ser consultado por Panamá América.”. El diccionario de la Real Academia Española define encubrimiento como la “Conducta delictiva consistente en participar en un delito con posterioridad a su ejecución, evitando el descubrimiento de sus autores o auxiliándolos para que obtengan los beneficios de su acción”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.