jueves, 29 de octubre de 2009

Argentina, Santa Fe: Inundaciones.La justicia ordenó tramitar la causa civil aún sin conocerse el fallo penal

LM (NOTIFE - LT10)

Así lo determinó el fallo de la Sala Civil y Comercial I. La decisión apunta a que el Tribunal comience a tramitar el juicio por daños y perjuicios aún sin conocerse la determinación que se tomará en el fuero penal. Además, en el texto se sugiere que los más de 5.000 demandantes se unan en un reclamo colectivo para evitar tantos juicios. El abogado patrocinante brindó detalles de la inédita disposición que podría ser tomada como caso testigo entre los damnificados por la inundación de 2003.

En la jornada de hoy se conoció que la Sala Civil y Comercial I emitió un fallo en el que solicita al Tribunal que comience a tramitar la realización de un juicio por daños y perjuicios contra la provincia de Santa Fe aún sin conocerse lo que pueda suceder en el ámbito penal. La determinación se inscribe en la causa judicial que se sigue por las inundaciones del año 2003 y que más de 5.000 santafesinos iniciaron para obtener un resarcimiento por su pérdida.

En ese sentido el Dr. Oscar Radkievich, abogado patrocinante de unos cinco damnificados por la catástrofe, detalló que ahora será cuestión del Tribunal resolver si se pagan los montos de dinero requeridos por los querellantes, más allá de que aún no se tenga una resolución en el fuero penal, como habitualmente sucede cuando se trata un asunto por la vía judicial.

Es lo que se conoce como prejudicialidad, principio que se aplica cuando hay juicio penal y civil en trámite. Según se acostumbra, se espera el resultado del juicio penal para iniciar el civil y así evitar que exista una sentencia contradictoria.

A todas luces se trata de una determinación inédita que podría llegar a convertirse en un caso testigo o “living case” similar a lo que sucedió con el conocido fallo emitido a favor del jubilado Adolfo Valentín Badaro con respecto al reajuste de su salario. Incluso, el letrado hizo mención a un punto que acota uno de los votantes que sugiere un tratamiento colectivo para el tema, aunque reconoció que en Santa Fe “no existe la infraestructura” necesaria para ello.

Radkievich estimó que ante esta situación particular “debería buscarse algún tipo de procedimiento” para tratar los más de 5.000 casos similares, tratados por unos 500 estudios jurídicos “aunque haya diferencias entre sí”. Es que la cantidad de presentaciones obligaría a esperar hasta, aproximadamente, el año 2030 para resolver las causas.

Ese desfasaje en el tiempo perjudicaría no sólo al inundado que debería esperar 20 años más para recibir una indemnización, sino también a la provincia que, de ser comprometida a pagar, deberá hacerlo con un interés remontado a dos décadas atrás. Esto, para el abogado “carece de todo sentido” porque la problemática generada en torno a los afectados por el evento hídrico “tiene que solucionarse, resolverse y cerrarse el capítulo”.

Por otra parte, el letrado recordó que con el reciente fallo, “el Tribunal ordena hacer la audiencia” pero no se pronuncia sobre una determinación posible”. Asimismo aseveró que esta decisión, sea cual fuere el resultado final, “queda por fuera de la sentencia penal” y “es independiente por más que se encuentre a un culpable”.

Finalmente, en cuanto a plazos, estimó que, siempre con algún margen de error, en ocho o diez meses debería fijarse la audiencia de causa para, a fin de año dictar una sentencia en este caso concreto que, una vez cerrado, se convertiría en el precedente para los próximos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.