martes, 13 de octubre de 2009

Banda ancha: Europa y América Latina sobrepasadas por Asia

Gustavo Mendoza (DEUTSCHE WELLE)

Una alta calidad en el ancho de banda y un alto nivel de penetración en la población incide en una mayor competitividad e innovación de las empresas y más beneficios para la sociedad, revela estudio.

El acceso a información y contenidos en Internet y la posibilidad de acceder a ellos en condiciones técnicas de calidad caracterizan a un país innovador cuyos desarrollos tecnológicos repercuten, finalmente, en un mayor bienestar para su población.

Corea del Sur y Japón son dos de los países que cuentan con acceso a la mejor calidad en el acceso a Internet y que los sitúa en la cabeza de un estudio realizado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Oxford (Inglaterra) y la Universidad de Oviedo (España) sobre la calidad del acceso a Internet de banda ancha.

El estudio en cuestión se realizo en 66 países de los cinco continentes y consistió en medir la velocidad del acceso a Internet en diferentes circunstancias, teniendo especialmente en cuenta la descarga de contenidos de Internet, la “subida” de información a la red y el periodo de latencia, es decir el tiempo que tarda en llegar un paquete de informaciones desde el origen hasta el destino final.
Cambian nuestros hábitos “tecnológicos”

Según el estudio, dentro de unos 5 años en promedio, se pasará de consumir contenidos pequeños (tanto en número como en calidad) a una situación diametralmente opuesta.

En un plazo de 5 años aproximadamente la infraestructura con la que cuentan la mayoría de países será insuficiente: el vídeo que se verá en red será de alta definición, los archivos que se intercambien serán mucho más grandes y cada vez será más normal acceder a programas de televisión de alta definición a través de banda ancha.

Para acceder a ésto, los requerimientos técnicos pueden parecer exagerados para los usuarios corrientes. Se necesitarán velocidades de descarga 4 veces más rápidas que las actuales, así como 5 veces más velocidad para “subir” información a la red, o reducir en cerca de un 30% el tiempo que demora empezar a recibir información de internet en nuestros ordenadores.

El dominio asiático

Por ahora, Japón y Corea del Sur, juntamente con Suecia son los países que mejor están preparados para enfrentar los retos del futuro. Por ahora, únicamente Corea del Sur logra tener un 100% de calidad en amplitud de banda y lograr que prácticamente la totalidad de su población tenga acceso a ésta.

Japón y Suecia se le acercan en cuanto a calidad, aunque van bastante rezagados en el tema de la penetración en los hogares. Hong Kong en cambio, a pesar de que tiene nivel de calidad más bien modesto, tiene un nivel de penetración cercano al 100%, al igual que Luxemburgo, único país miembro de la Unión Europea que puede exhibir dicha cifra

¿Y Alemania?

Prácticamente no ha cambiado. Si en el estudio de 2008 Alemania estaba entre los países en donde se podía disfrutar cómodamente de las aplicaciones de hoy, en 2009 sigue perteneciendo al mismo grupo, pero ha descendido hasta el puesto 20 de la lista, siendo incluso sobrepasada por países que hasta hace un año se encontraban en una posición más desventajosa, como Noruega, Francia, Portugal, la Federación Rusa e incluso los Estados Unidos, que a pesar de su posición como única superpotencia, en el estudio del año pasado apenas si lograba satisfacer las actuales necesidades de las aplicaciones de Internet.

En el tema del liderazgo a nivel global, la situación es menos halagüeña. Alemania se ubica en el puesto 27 que la aleja del grupo de países con economías innovadoras. Una posición que puede resultar decepcionante, teniendo en cuenta su liderazgo económico dentro de la Unión Europea y en el contexto global.

Latinoamérica rezagada

Los países latinoamericanos estudiados (Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y México) se encuentran en niveles similares: baja calidad de amplitud de banda y bajo nivel de penetración. Quizás Chile sea por el momento el único que puede presumir de una mediana calidad, similar a la alcanzada por España e Italia, aunque bastante más alejado de otros países europeos, como Eslovaquia o la Federación Rusa.

Los otros países latinoamericanos exhiben un nivel similar al chileno en cuanto a calidad de las redes, pero muestran un nivel de penetración bastante alejado de éste. Mientras en Chile, el 40% de la población tiene acceso a internet de banda ancha, en los otros países latinoamericanos el porcentaje cae hasta el 20%.

¿Qué hacer?

Poner en práctica políticas para mejorar el ancho de banda disponible, con objetivos de disponibilidad, penetración y calidad y exhortar a las empresas privadas a que inviertan en este sector son las recomendaciones que se hacen a los gobiernos, recomienda el estudio.

También juegan un rol importante los proveedores a quienes deben ofrecer contenidos de calidad para atraer y mantener el interés de los usuarios y los clientes. “Construir un modelo de negocio basado en la calidad como elemento diferenciador”, dice.

Así, un país con altos niveles de educación y con una infraestructura adecuada, con adecuados niveles de ingreso per cápita, diversificación tecnológica y un importante nivel en el uso de computadoras por la población, conseguirá una mejor difusión de las tecnologías de la información, mejorará su economía basada en el conocimiento. Todo esto determinará también un mayor nivel de innovación, mejoras en la productividad de las empresas y los trabajadores, así como altos estándares de competitividad.

Un artículo de DW-World, la página web de la Deutsche Welle.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.