jueves, 22 de octubre de 2009

China: La ciudad de Hangzhou lucha por salvar a los niños y discapacitados de bandas que los explotan como mendigos

XINHUA

Las autoridades de la ciudad de Hangzhou, capital de la oriental provincia china de Zhejiang, están ofreciendo recompensas en efectivo a quienes suministren información que conduzca a la desarticulación de bandas que utilizan a niños y personas discapacitadas para ejercer la mendicidad.

"Los ciudadanos que entreguen cualquier información útil al respecto recibirán 200 yuanes (29 dólares) como recompensa", dijo hoy jueves Chen Guomin, un funcionario del departamento de bienestar social del gobierno local, en una conferencia de prensa realizada para lanzar la campaña.

La estrategia se está llevando a cabo en colaboración con la policía y la administración urbana local.

Hace pocos días, varios periódicos locales informaron que "decenas" de mendigos habían aparecido en el centro de Hangzhou, uno de los destinos turísticos más conocidos del este de China, durante las últimas tres semanas. La mayoría de ellos "trabajan" en parejas conformadas por un "padre" discapacitado y un niño de entre 7 y 15 años de edad, aunque estos no necesariamente estarían relacionados.

De acuerdo con el diario Metropolitan Express, los mendigos que se están tomando la ciudad probablemente están organizados. Testigos dijeron al rotativo que decenas de niños y adultos discapacitados estuvieron viviendo por más de dos semanas en dos furgonetas aparcadas en un espacio abierto del distrito de Shangcheng, y que, a juzgar por sus dialectos, provenían de diferentes provincias.

"Ellos mendigaban en estaciones ferroviarias o en calles comerciales durante el día y volvían a las furgonetas después de las 9:30 de la noche. El hombre que parecía estar a cargo se veía perfectamente sano", dice el reportaje.

Las furgonetas desaparecieron después de hecha la revelación, pero los pordioseros siguen frecuentando las calles de la ciudad, dijo Chen. "Tenemos que poner fin a esa explotación de niños y discapacitados", afirmó.

Según reportes de los medios, en ocasiones niños y adultos discapacitados son secuestrados y luego forzados a pedir dinero o a cometer crímenes. Los líderes de las bandas llegan incluso a causarles lesiones físicas para someterlos a su voluntad.

"Haremos todo lo que podamos para salvar a estas personas de la explotación, ofrecerles la ayuda necesaria y enviarlas de regreso a casa cuanto antes", dijo Chen.

Cerca de 3.000 casos de secuestro de niños y mujeres son registrados e investigados por las autoridades chinas cada año, pero algunos expertos estiman que en realidad entre 10.000 y 20.000 niños y mujeres caen en manos de los secuestradores anualmente, y algunos de ellos son obligados a mendigar.

En abril, el Ministerio de Seguridad Pública estableció un banco de datos de ADN a nivel nacional para facilitar la localización de las personas que son víctimas de este delito.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.