martes, 13 de octubre de 2009

Conflicto social: El Gran Rosario y Córdoba en estado de ebullición

ACTA

Durante el primer semestre de este año fueron destruidos en todo el país 230.000 puestos de trabajo en blanco en el sector privado, según los datos que surgen de la reducción de aportes patronales a la AFIP. No hay información certera acerca de la pérdida de puestos de trabajo precario. En el cordón industrial del Gran Rosario y en Córdoba, la conflictividad social se expande a un ritmo vertiginoso.

En el Gran Rosario se han vivido en estos meses múltiples conflictos obreros atravesados por esta coyuntura. Entre otros, cabe mencionar los de General Motors, Ruedas EB, Fundición Martínez, Balbazoni, Agrinar, etcétera.

Actualmente, mientras en Cotar parece asomar un avance al ordenarse la auditoría judicial y la investigación sobre el vínculo con SanCor, las últimas noticias de la Ex Mahle, Paraná Metal y el Lavadero Car Wash no son tan alentadoras.

Se suma a este estado de cosas el pliego de reclamos de maestros y trabajadores estatales. En efecto, cientos de volantes explicando de dónde puede sacar el Gobierno de la provincia de Santa Fe el dinero para generar recursos genuinos, para mejorar salarios y la vida de los ciudadanos, fueron repartidos el jueves por la tarde en el cruce de las peatonales San Martín y Córdoba de la ciudad de Rosario. El viejo arco del Banco Nación hizo de escenario, y la bandera de la CTA, la que siempre está en la calle, hizo de telón para el sencillo acto en el que militantes de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) y la Asociación del Magisterio de Santa Fe (AMSAFE-CTA) hicieron lectura del documento elaborado por la Regional Rosario de la CTA.

Jorge Acedo, secretario general de ATE y CTA Rosario, destacó la movilización en este último año de la Central de Trabajadores de la Argentina "que realizó tres marchas muy importantes, una de ellas con más de 7 mil trabajadores".

A su juicio, en la provincia hay plata para recomponer salarios: “nosotros le estamos diciendo al Gobierno en dónde tiene que buscarla porque en Santa Fe una empresa gana en un minuto lo que una enfermera, una portera o un docente ganan en un año. Los trabajadores pagamos impuestos y las empresas concentradas, las monopólicas y los oligopolios no paga un peso, se llevan todo por nuestros puertos y sólo dejan la contaminación".

La Docta está que arde

Mientras tanto en Córdoba, primera productora de soja del país, la semana pasada docentes provinciales realizaron una seguidilla de paros y amenazaron con profundizar sus acciones a partir del jueves próximo si el gobernador Juan Schiaretti no accede a sus reclamos. Los empleados de la Municipalidad de Córdoba están en asambleas desde hace 15 días y convocaron a una “gran movilización” para el miércoles próximo. Y mañana vence la conciliación obligatoria dictada para los empleados públicos provinciales, que están en las gateras preparándose para reanudar sus protestas por mejoras salariales.

Estos conflictos no sólo asedian a la gestión del gobernador Schiaretti, realineado con el kirchnerismo, y al intendente de Córdoba Daniel Giacomino, autoproclamado soldado de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. También afectan al sector privado. Luego de asambleas y cortes, hay amenazas de paro de los trabajadores de la empresa ARCOR, una de las principales productoras de golosinas del mundo, y de los cajeros de las estaciones de peajes de la RAC (Red de Acceso a Córdoba) del poderoso grupo italiano Impregilo.

“Hay una gama de conflictividad, tanto en el sector público como privado. Y no es sólo un reclamo de índole sindical o gremial”, sostuvo Oscar Mengarelli, secretario general de la CTA de Córdoba. “Los salarios de los trabajadores no alcanzan; las jubilaciones se recortan; las obras sociales no sirven; las viviendas que estaban prometidas no se hacen”, agregó.

En el Gran Córdoba, el argumento de la crisis financiera le sirvió a muchas empresas para despedir trabajadores mientras anunciaban simultáneamente aumentos en la producción. La CTA condujo diversos conflictos y ganó legitimidad en las calles cordobesas. Algunos botones de muestra: Los conflictos en Iveco, empresa integrante del Grupo Fiat; la autopartista Gestamp y la fábrica de vidrios para autos y camiones Cive, entre otros.

“Estamos presentes en el conflicto social para reafirmar nuestra solidaridad y el compromiso con los trabajadores en lucha. El Gobierno de Córdoba pretende que seamos los trabajadores quienes paguemos el precio de una crisis que no generamos. Son los empresarios quienes deben absorber los costos porque ellos fueron quienes se enriquecieron con ganancias a tasas chinas durante los últimos seis años”, dijo Mengarelli.

La crisis de Córdoba, que este año producirá unos 11,5 millones de toneladas de soja (el 35% del total), tiene su origen en la descomunal deuda pública que se estima en 12 mil millones de pesos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.