viernes, 9 de octubre de 2009

Cuba: Los Cinco, la hora de la resentencia

XINHUA

Un clima de expectación matiza el panorama cubano en vísperas del proceso de resentencia a tres de los cinco nacionales presos desde hace 11 años en Estados Unidos acusados de espionaje y conspiración para cometer asesinato.

Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero son los cubanos que irán a una nueva audiencia, el próximo 13 de octubre, en el Tribunal Distrital de Miami, Florida, ante la jueza Joan Lenard, la misma que les impuso excesivas condenas en 2001.

Encarcelados el 12 de septiembre de 1998 en la Florida, Los Cinco, como se les conoce en el mundo, fueron condenados a penas que fluctúan entre 15 años de privación de libertad y doble cadena perpetua.

Labañino y Guerrero fueron condenados a cadena perpetua, mientras que González fue sentenciado a 19 años de prisión.

En el juicio, Los Cinco admitieron haber infiltrado a grupos extremistas anticubanos de Miami "para prevenir acciones terroristas contra la isla", pero rechazaron haber conspirado o realizado acciones contra Estados Unidos o intentado obtener información secreta de la administración norteamericana.

Cuba insiste en que el juicio en Miami fue amañado y que ellos nunca pusieron en peligro la seguridad del país norteño, pues solo habían penetrado las organizaciones terroristas anticubanas radicadas en el sur estadounidense.

La defensa, por su parte, había solicitado una revisión, insistiendo entre otros aspectos en que los Cinco no recibieron un tratamiento judicial imparcial porque el juicio se celebró en un entorno hostil y se vio influido por cuestiones políticas, y que se impusieron penas exageradas.

Durante el proceso de apelación, el XI Circuito de Atlanta indicó en 2008 que "las sanciones fueron impuestas de manera incorrecta" y en consecuencia las anuló y devolvió a Miami el expediente de los casos citados.

Para esa Corte quedó claro que el grupo no cometió el supuesto delito de espionaje pues ni se apropiaron ni entregaron secretos del gobierno de Estados Unidos.

Sin embargo, Gerardo Hernández y René González, los otros dos cubanos que infiltraron las organizaciones terroristas que operan contra Cuba, no clasificaron para esta resentencia, según el dictamen de esa instancia sin ofrecer explicaciones.

Hernández fue sancionado a dos cadenas perpetuas y René a 15 años de cárcel.

Los abogados de la defensa recurrieron al Tribunal Supremo, pero este denegó revisar el caso a pesar del respaldo a la petición de 10 Premios Nobel, así como de senadores y congresistas de varios países y asociaciones de juristas internacionales que enviaron documentos de apoyo (amicus curiae).

Previo a la vista para la resentencia, y ante una reclamación de la defensa, un magistrado de Miami dictó orden de que el gobierno evaluara e informara del daño hecho a la seguridad nacional de Estados Unidos por los cinco cubanos.

La asistente del Fiscal General, Carolyn Heck Miller, respondió en un documento que después de una revisión "diligente y cuidadosa" no habían encontrado evidencias de daños formales.

Ello se suma a otros pronunciamientos, como los de altos oficiales del ejército norteamericano, quienes reconocieron durante el juicio en el 2001 que los cinco acusados no habían lesionado la seguridad nacional de ese país.

La jueza, no obstante, detuvo la búsqueda de pruebas de daños a la seguridad nacional a pocos días de la fecha prevista para la resentencia.

Lenard emitió una suspensión solicitada por los fiscales federales, quienes quieren más tiempo para apelar la orden original porque consideran que es demasiado amplia y exige la divulgación de información secreta del gobierno. Aunque la audiencia está fijada para el 13 de octubre, la disputa sobre las evidencias de daño ha puesto en duda tal fecha.

La defensa espera que las cadenas perpetuas sean eliminadas y las nuevas sentencias sean "razonables".

El presidente del parlamento cubano, Ricardo Alarcón, reiteró que los Cinco han permanecido en prisión más tiempo que otras personas que han sido condenadas por espionaje real, y que la resentencia debería conducir a su libertad inmediata porque ya han permanecido en injusta prisión durante más de una década.

Cuba sostiene que, sean cual sean los resultados de la vista de resentencia, continuará la batalla hasta lograr la liberación de sus cinco "héroes", ya sea por la vía legal como por la solidaridad y las denuncias del caso a nivel mundial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.