viernes, 23 de octubre de 2009

El Partido Independentista Puertorriqueño denuncia poca voluntad de Obama y su administración para resolver el status de Puerto Rico

El licenciado Manuel Rodríguez Orellana, Secretario de Relaciones con Norteamérica del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), emitió las siguientes declaraciones hoy desde Washington.

“La administración Obama, contenta con su Premio Nóbel por una paz inexistente, le importa poco sostener un régimen colonial que atenta contra la paz y el Derecho internacional. A pesar de sus grandilocuentes promesas de resolver el estatus territorial de Puerto Rico, ni Obama ni ninguno de sus oficiales ha levantado un dedo para resolver la insólita subordinación política que atenta contra la democracia en nuestro país desde hace más de un siglo.

“Tanto políticos Demócratas como Republicanos, acostumbrados a que líderes coloniales de Puerto Rico les recauden fondos, le faltan el respeto al pueblo puertorriqueño. Presentan o apoyan legislación que favorezca la retórica hueca de la Administración de turno en la Isla, sabiendo que no va a parar en nada. Responsabilizan a los puertorriqueños por una situación creada por ellos desde hace 111 años. Los que ejercen el poder plenario sobre Puerto Rico se esconden culpando a los que no tenemos el poder de autodeterminación.

“En Puerto Rico, la administración de Fortuño, por su parte, no quiere que pase algo, y los líderes populares no quieren que pase nada. Al fin y al cabo, lo que hacen colonizados y colonizadores es devaluar el proceso legislativo con proyectos, como el de Pierluisi, que si Cámara de Representantes aprueba es porque todos saben que, a fin de cuentas, la píldora venenosa de la estadidad hará que muera en el Senado.

“El Partido Independentista Puertorriqueño seguirá presionando en Washington e internacionalmente para confrontar al gobierno de Estados Unidos con su ilegalidad. Además, redoblara sus esfuerzos para que nuestro pueblo envíe un mensaje claro de insatisfacción con la subordinación política que nos condena a permanecer en el estancamiento y la dependencia mientras otros países en vías de desarrollo, particularmente en la América Latina, nos sobrepasan en sus logros económicos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.