martes, 13 de octubre de 2009

El poder de las multinacionales:”Democradura”

Carlos Radicci (FM 102.3)

Reportaje a José Rigane, Secretario General de Luz y Fuerza de Mar del Plata y secretario de Organización de la CTA Nacional.

CARLOS RADICCI: La verdad es que yo nunca había escuchado esta palabra: “democradura”. Su autor, un querido amigo, José Rigane. Buen día, José. ¿Cómo le va?

JOSÉ RIGANE: ¿Qué tal, Radicci? Buenos días, un gusto saludarlo

CR: El gusto es mío. Cuéntenos, ¿qué es democradura? ¿Democracia dura?

JR: Sí, nosotros… es una palabra que venimos diciendo hace bastantes años, lamentablemente. Porque, bueno, esta democracia formal que vivimos los argentinos hace ya más de 25 años no es una democracia plenamente participativa y por momentos, realmente, es una democradura, sobre todo para el conjunto de los trabajadores y los sectores populares.

CR: Sí, sí

JR: Y con los acontecimientos que están sucediendo con el conflicto de Kraft, ex Terrabusi, que no es el único pero es el más notorio porque está en Capital Federal y con la envergadura… digamos, la cantidad de trabajadores que contiene y por ser una empresa norteamericana, bueno, ha quedado demostrado una vez más otra de las cuestiones que nosotros venimos diciendo, incluso, lo venimos diciendo con respecto a la empresa del Grupo Camuzzi EDEA; que las empresas multinacionales se comportan como un estado dentro de otro estado. Es decir, tienen sus propias leyes y ahí queda demostrado que no es cierto que todos somos iguales ante la ley.

CR: No.

JR: Y cuando uno ve la represión, cuando uno ve que la empresa, EXTERRABUSSI, le pone alambrados como si fuera Guantánamo, con lo cual termina uno creyendo que los trabajadores son todos delincuentes, cuando uno ve que el control policial es adentro de la empresa y así de seguido, bueno, está claro que no estamos en una democracia en serio y, sobre todo, porque dentro de las empresas de estas características lo que rige es la autocracia, ni siquiera tenemos los mismos derechos que tendríamos en la calle. Entonces, ¿qué es lo lamentable de todo esto aparte de lo que mencionamos? Bueno, que el gobierno nacional, cualquiera sea, en este caso, el actual, evidentemente, no puede rendirse ante el posicionamiento irrestricto, irreductible de la empresa, porque entonces terminamos en que no hay justicia, terminamos viendo que hay discriminación y pareciera que el poder económico se sobrepone sobre el poder político y, sobre todo, sobre las instituciones democráticas, con lo cual no hay perspectivas de que uno pueda realmente manifestarse tal cual dice la Constitución Nacional …

CR: Yo siempre creí que las reglamentaciones en materia legal eran ley, que estaban aceptadas, yo siempre tuve conocimiento de que los delegados, los delegados laborales no se podían despedir pero resulta que para la empresa Kraft las delegaciones no existen, los delegados no existen, las organizaciones gremiales no existen, que ellos hacen lo que quieren y lo peor es que los jueces a los cuales les llevan las organizaciones gremiales estos temas no les dan bolilla. Entonces, me pregunto por qué

JR: Bueno, porque yo creo que todo el sistema político termina estableciendo muy formalmente y reconociendo muy formalmente la institucionalidad democrática y por eso se convierte en una verdadera democradura. A ver, ¿alguna vez vimos una represión al grupo de empresarios que no cumple con lo que tiene que cumplir? Por ejemplo, pagar en tiempo y forma, por ejemplo, respetar derechos como corresponde, de acuerdo a lo que establece la ley, y así de seguido. No?

CR: Jamás.

JR: Siempre la represión es contra aquellos que en definitiva, con mayor acierto o menor acierto reclaman cansados de golpear previamente puertas para que le resuelvan problemas que tienen que ver con la posibilidad de seguir ni siquiera viviendo, voy a decir sobreviviendo.

CR: Sí, señor

JR: Entonces, bueno, esta no es una democracia en serio para nosotros, es una democradura.

CR: Claro.

JR: Lamentablemente, por momentos, ha llegado inclusive a llevar a compañeros a la muerte

CR: Sí, sí

JR: Entonces, digamos, este es un problema… es un problema de toda la sociedad, no es solamente de los trabajadores, es un problema de los sectores populares y creo que es la sociedad la que, si queremos vivir en otro nivel de participación y de compromiso, si queremos que realmente los derechos se respeten, bueno, tiene que haber un compromiso diferente de todos y cada uno de los argentinos porque hoy lo que pasa, en ese ámbito con los trabajadores, podría pasar con cualquier otro sector social que se ve involucrado en situaciones de esta naturaleza. Uno puede también comprobar que cuando va al sur, hay lugares a los que no se puede ya ingresar porque están en manos de propiedad privada, y estoy hablando de lagos, estoy hablando de lugares para hacer esparcimiento, estoy hablando de lugares para ir a pescar, bueno, ni que hablar de aquellos ámbitos geográficos que están bajo la égida de las empresas petroleras

CR: Sí, señor. Fíjese lo que pasa con algo que usted conoce muy bien: la CTA, las promesas que han tenido, primero de Néstor y después de Cristina con referencia a su reconocimiento oficial; nunca se produjo.

JR: No, ni se va a producir. ¿Sabe por qué? Porque le tienen miedo…

CR: A Moyano…

JR: …a la participación y a la organización de los trabajadores. Esa es la verdad. Cuando uno habla de democracia, de libertad sindical, del lado nuestro, lo que nosotros queremos es que todas las organizaciones sindicales, todas, tengan los mismos derechos y que los trabajadores no tengan que pasar por la puerta del Ministerio de Trabajo a ver si les van a entregar un reconocimiento.

CR: Claro

JR: …como es en Uruguay, que los trabajadores se organizan libremente, como hacen los empresarios en Argentina, que no tienen que rendirles cuentas a nadie ni tienen que esperar que le den un reconocimiento del Estado y el trabajador decide dónde le gusta estar más, dónde quiere desarrollar su organización, y en cualquier otra sociedad esto se lleva a cabo sin ningún problema. Acá, vivimos en un contexto en donde hay organizaciones de primera y organizaciones de segunda. Y quiero aclarar, Carlos, que nosotros somos la organización que hace 44 años tenemos personería gremial. Bien podríamos quedarnos piolas, como se dice vulgarmente, porque total nosotros tenemos derechos

CR: Claro

JR: Pero hay 2 mil 600 organizaciones en este país que no la tienen.

CR: Y fíjese lo que está pasando en los subtes.

JR: Libertad y Democracia Sindical, aun para aquellos que profesan, y transitan por el camino de la confrontación con nosotros. Pero nosotros creemos, sinceramente, en la democracia en serio y en la libertad en serio, por lo tanto entendemos que en la medida en que esto se dé habrá capacidades suficientes como para tener, digamos, la participación que se necesita en el movimiento obrero.

CR: Pero acá hay gremios de primera y gremios de segunda. Porque, por ejemplo, la UTA es un protegido del gobierno, si no, no se puede entender cómo los trabajadores del subte que quieren tener otra conducción y otro gremio no lo pueden lograr

JR: Bueno, ahí tiene el ejemplo, por eso es que… a ver… cuando uno dice que no hay libertad y democracia sindical algunos compañeros del movimiento obrero se enojan, se ofenden, pero esa es la verdad, ahí está. Es un dato de la realidad no es un supuesto, no es un “me parece”, “creo”.

CR: Es real

JR: Entonces… es real, es absolutamente real, es absolutamente real y por eso es un problema político, no es un problema de presentar papelitos. Mire, la Federación de Trabajadores de la Energía , que es una construcción nuestra, comenzamos en el año 95, tiene más de 15 mil afiliados, al día de hoy hemos presentado todos los papelitos pero todos los días nos dicen que falta uno más. Y a pesar de haber presentado todos los papelitos hasta el día de hoy no nos dan la personería gremial. Y así tantos otros.

CR: Y no hablemos de los problemas que se van a presentar cada vez que ustedes exijan como les corresponde el reconocimiento para poder actuar en un plano de igualdad con la CGT , porque tienen el mismo derecho.

JR: Por supuesto, seguro. Es más, mire, nosotros no somos ninguna mayoría, tenemos 1 millón 600 mil trabajadores afiliados y nos reconocemos como una minoría porque además el gran problema que tenemos en el movimiento obrero es que tenemos casi 10 millones de compañeros que no están sindicalizados

CR: Claro.

JR: Tenemos, en el país, casi un 42, 43% de trabajadores que están precarizados, subcontratados, están en negro, que no tienen derechos, que no están dentro del sistema porque no tienen un recibo, no tienen una tarjeta. Bueno, estos son problemas que necesitamos que se resuelvan precisamente para que la gente se integre y tenga, digamos, perspectivas de vivir con dignidad.

CR: Es la primera vez que yo veo que un gremio que está siendo investigado muy duramente por la Justicia , que se ha comprobado que vendía remedios truchos, adulteración de remedios a sus propios asociados como la Asociación Bancaria , le permiten en medio de toda esta investigación, le permiten que haga elecciones internas, esta es una cosa de locos.

JR: Sí, realmente, llama poderosamente la atención, si bien es cierto que la obra social…

CR: Es lo mismo.

JR: …efectivamente, es una entidad que es de la organización pero tiene su propio régimen y autoridades, lo cierto y lo concreto es que, tal cual aparece públicamente, al estar involucrado supuestamente, quienes conducen la organización, bueno, debería esperarse a que termine esta situación y se clarifique…

CR: Exacto.

JR: …digamos, responsabilidades personales y, en todo caso, después proceder al acto eleccionario como corresponde.

CR: Sí, señor, totalmente de acuerdo.

JR: Pero, bueno, seguro que esto, los compañeros bancarios, Fernando Cuesta y compañía, saben mucho más que uno y podrán explicitar esto0 mucho mejor.

CR: Vamos a tratar de ubicarlo a Fernando Cuesta ahora.

Mi querido amigo, le agradezco muchísimo la charla, José, ¿eh?

JR: No, gracias a usted. Muy amable

CR: Le mando un fuerte abrazo

JR: Gracias, muy amable. Buen día.

CR: José Rigane, Secretario general del gremio de los trabajadores de Luz y Fuerza y siempre en una pelea de muchísimos años, muchísimos años en una pelea contra las injusticias y en defensa de la democracia. No tenga usted la menor duda, un ejemplo de gremialismo el de Rigane, un ejemplo en todo sentido, ¿eh? en todo sentido. Y dentro de la CTA está respetado y reconocido como uno de sus más fervientes impulsores. Pero, en fin… así son las cosas en nuestro país con nuestro gobierno: “tiene razón, pero marche preso” ¿Qué va a hacer?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.