jueves, 22 de octubre de 2009

El rectorado de la UBA cierra sus puertas

LA VACA

Según cuenta la leyenda, una noche de 2008 tres encapuchados bien trajeados se pasearon por varias oficinas de Viamonte 430, sede del rectorado de la UBA, buscando unos expedientes. Los encontraron y se los llevaron. Nunca se supo cuáles eran esos expedientes, ni se investigó el hecho con un sumario.

Pero ese extraño episodio sirvió de excusa para justificar la instalación de un sistema de seguridad que incluye lectoras de huellas digitales y cámaras de vigilancia para controlar el “ingreso y egreso del personal y público en general” de todos los edificios pertenecientes al Rectorado de la UBA. Los quince edificios afectados con esta medida están ubicados en Viamonte 430, Reconquista 694, Hidalgo 1067, Corrientes 2038, Uriburu 950, Ayacucho 1245, Arenales 1371, Viamonte 577, Azcuénaga 969 y 280, Uriburu 860 y 997, Paraguay 2155, el subsuelo de Av. Las Heras 2214 y “un lugar a indicar” en la Ciudad Universitaria.

El llamado a licitación se concretó en febrero de este año y en mayo se aceptó la oferta de la empresa Spec S.A. “para la provisión del equipamiento necesario destinado a realizar los controles de acceso, ingreso y egreso del personal y público en general” a cambio de 595.692 pesos.

Quizá sea esta una respuesta a la pregunta sobre en qué invierte la UBA el dinero recibido del cuestionado emprendimiento minero Bajo La Alumbrera. Ilustrasen dudas, qué filosofía tiene el actual rector sobre su tarea: la de administrar un espacio público.

La barrera

Según se detalla en el pliego de condiciones, este sistema de control de acceso afecta, además de los trabajadores, lo que el Rectorado denomina “visitas”, quienes a partir de la implementación de este sistema “deberán contar con un tarjeta de proximidad que controle su permiso de acceso”. Para obtener dicha tarjeta, deberán entregar un documento y los siguientes datos “como mínimo”:

“Nombre y apellido
Fecha y hora
Tipo y número de documento
Empresa u organismo
Observaciones
Visitado: el sistema deberá indicar si el visitado se encuentra presente o no, y mostrar sus datos de contacto, teléfono, etc.
Fotografía de la persona”.

El servicio contratado incluye, además, “molinetes de acceso, cámaras de video-vigilancia y lectores de huellas digitales con capacidad para almacenar información de un mínimo de 2.000 tarjetas. En la planilla titulada “Detalle de la distribución por edificio del equipamiento a adquirir” se especifica que el sistema de control incluye 3 molinetes, 18 lectores de huella digital, 8 lectores de “tarjetas de proximidad”, una barrera infrarroja y 23 cámaras de seguridad. Un sistema de blindaje que ya comenzó a ponerse en marcha, según la resolución N° 249 que suscribe el ahora renunciado secretario de Hacienda, Hernán Piotti López.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.