viernes, 9 de octubre de 2009

El Salvador: Donde los golpistas tienen quien los represente

José Mario Zavaleta (especial para ARGENPRESS.info)

Mientras en Honduras se dilucida la crisis por del golpe de estado contra el presidente José Manuel Zelaya, en El Salvador esta semana ha continuado la alharaca de los sectores de la derecha y sus medios de comunicación, con relación al apoyo que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, ha mostrado hacia el mandatario legítimo hondureño.

Tal es así que se ha llegado a extremos como el montaje de una comisión especial en la Asamblea Legislativa, constituida sólo por los partidos de derecha, Arena, PCN y PDC, en la que se averiguarían los detalles de la fugaz estancia de Zelaya en el aeropuerto de Comalapa, donde sostuvo un encuentro con dirigentes del partido de izquierda y el representante de la embajada de la república Bolivariana de Venezuela, el día previo a su llegada de manera clandestina a su país, como si así cumplieran con un acto de honor en contra la injerencia en los asuntos internos de otros estados. 

Lo que no aceptan quienes de esta manera defienden los intereses de los golpistas, es que horas después del paso por El Salvador, Mel Zelaya daba un giro irreversible a la crisis en Honduras, al poner en evidencia la complacencia de interesados en que el tiempo pase, y de esa manera forzar a que se le reinstale en la presidencia, o desmantelar la pantomima de las elecciones, quedando aquellos en posición incómoda ante los conservadores del mundo por creerse que ha sido a través de su país que se favoreció el osado movimiento de Zelaya. 

Además, esa misma semana, el sábado 26 de septiembre, el FMLN ha realizado tal vez el acto masivo de mayor magnitud desarrollado en el extranjero con el fin de solidarizarse con el pueblo hondureño, convocando a miles de ciudadanos que se manifestaron en la capital, San Salvador, con la presencia de representantes del gobierno legítimo de Honduras y de la dirigencia partidista, entre ellos la de Salvador Sánchez Cerén, Vicepresidente de la República y Ministro de Educación del primer gobierno de izquierda. 

Precisamente el mensaje que en ese acto diera Sánchez Cerén advirtiendo sobre los riesgos de la presencia de las bases militares en Colombia de parte de los Estados Unidos con relación a la paz en la región, - concepto defendido por la casi totalidad de países de nuestra América -, ha provocado el escándalo y rasgado de las vestiduras de los mismos sectores de la derecha, que lo han tomado como una afrenta hacia la potencia del norte que pone en riesgo las relaciones con dicho poderoso país; y con ello han lanzado de nuevo la cizaña entre el partido de gobierno y el Presidente Mauricio Funes, quien desde el inicio de los regateos se ha desmarcado de la posición del FMLN, - a la que le ha atribuido todo el derecho a tenerla -, situación que también es aprovechada por sus adversarios que ven en ello otro signo de desunión entre Funes y el partido que lo llevó al poder.

Quien no conoce el comportamiento de los políticos salvadoreños creerá que habría una verdadera confrontación palaciega en el fondo de los hechos, pero no puede dejar de advertirse que estos señalamientos, que provienen especialmente de Arena, son arrebatos que se unen a otros, como los mensajes contra el gobierno de Funes ante la delincuencia, las medidas en materia económica, el anuncio del pacto fiscal y las discusiones alrededor del presupuesto para el 2010, entre otros, que intentan poner en aprietos a la nueva administración, pretendiendo ocultar las serias divisiones al interior del derrotado partido que gobernó los últimos 20 años, y que este domingo se enfrenta a una asamblea general ordinaria en la que saldrán a luz los disímiles intereses que en él se enfrentan. De eso, muy poco se dice en los grandes medios de comunicación salvadoreños.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.