viernes, 30 de octubre de 2009

El Salvador: Instan al gobierno a cumplir las recomendaciones en el caso de Monseñor Romero

Beatriz Castillo (COLATINO)

Buscó un árbol que la cobijara de los rayos del sol, a las faldas del monumento al Divino Salvador del Mundo. Desde muy temprano, Dolores Hernández se desplazó de su casa en Apopa para llegar hasta la Plaza de las Américas, más conocida como “El Salvador del Mundo”, para ser parte de la peregrinación, donde se pediría que el gobierno de Mauricio Funes cumpla con las recomendaciones emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el caso de Monseñor Romero.

Dolores cree que si el gobierno de Funes logra “esclarecer” el caso o “reparar” el daño que se hizo con el asesinato del que fuera Arzobispo de San Salvador, se estaría “sanando” el daño del resto de personas que perdieron en el conflicto armado a sus familiares.

Hernández cuenta que perdió durante el conflicto a sus tres hijos, su esposo y nueve sobrinos. “Si el caso de Monseñor es aclarado, nosotros nos vamos a sentir contentos, porque en lo de Monseñor van todos los caídos”, agrega la mujer de pelo entrecano.

“Nosotros estamos concientes de que él (Funes) no tiene ninguna participación en este asesinato, pero como él representa al gobierno tiene la obligación de pedir perdón y de hacer justicia”, indica.

Según la recomendación de la CIDH emitida en el 2000, el gobierno debía realizar una investigación judicial completa, además reparar todas las consecuencias de las violaciones y adecuar la legislación interna a la convención de América, en fin de dejar sin efecto la Ley de Amnistía.

Sin embargo, el gobierno del ex presidente Francisco Flores se negó a acatar estas recomendaciones. Transcurridos algunos años, en el 2006, el arzobispado de Tutela Legal y la CEJIL propuso que para reparar el daño se hiciera un monumento, un acto público de perdón.

La CIDH en ese momento dio su visto bueno a la propuesta y ordenó que los peticionarios y el Estado llegaran a un acuerdo para cumplir con esa recomendaciones, “sin embargo el Estado de El Salvador no solo no lo dijo públicamente, sino que en la misma sede desconoció el informe y se negó a cumplir la propuesta”, dijo Leonor Arteaga, de Pro Búsqueda y parte de la Concertación Monseñor Romero.

Sin embargo, después del 15 de marzo, cuando ganó las elecciones presidenciales el FMLN han existido acercamientos con el Canciller de la República, Hugo Martínez, para cumplir esta resolución, según reveló Arteaga.

Pero buscan además, un compromiso que venga directamente del Presidente Funes.

“Como pueblo salvadoreño y como miembros de la Concertación estamos apoyando esta lucha que se hace en el marco del 30 aniversario del asesinato de Romero”, agregó.

Por su parte, Adelaida de Estrada, representante de la Concertación Monseñor Romero, dijo que lo que piden al gobierno es el “fiel cumplimiento de las recomendaciones. Tenemos 29 años de impunidad y ahora tenemos la confianza de que este gobierno va cumplir, porque es un gobierno que dará vigencia a los derechos humanos”, dijo.

De Estrada indicó que están concientes de que Funes no puede hacer mayor cosa en el tema de la Ley de Amnistía, pero sí puede cumplir con el resto de las recomendaciones.

Al final de la peregrinación y al cierre de esta edición, una comisión de los representantes de la Concertación se reunió con el Canciller de la República, Hugo Martínez atendiendo el llamado.

El 24 de marzo de 1980, Monseñor Romero fue asesinado cuando oficiaba una misa en la capilla del hospital de La Divina Providencia. En 1993 la Comisión de la Verdad concluyó que el asesinato de Monseñor Romero había sido ejecutado por un escuadrón de la muerte formado por civiles y militares de ultraderecha y dirigidos por el mayor Roberto d’Aubuisson, (fundador del Partido ultra conservador ARENA) y el capitán Álvaro Saravia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.