viernes, 23 de octubre de 2009

En la India, la mujer sigue discriminada y violentada a pesar de las leyes

ECUPRES

El Gobierno de India ha fracasado en la aplicación de leyes encaminadas a potenciar y proteger a la mujer según un despacho del Consejo Mundial de Iglesias que detalla el encuentro de representantes de importantes organizaciones femeninas de la India con el equipo ecuménico del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) denominado Cartas Vivas.

“El año pasado se registró un aumento del número de muertes por dote”, dijo Premindha Bannerjee de la Asociación Cristiana Femenina, en el Centro para la Inclusión y la Equidad de Nueva Delhi, agregando que “Todavía estamos tratando de ponernos de acuerdo para decidir cuál es la causa real de los asesinatos por dote”

Bannerjee explicó que “La ley contra los asesinatos por dote estaba en vigor en las décadas de 1980 y de 1990. Pero después de unos pocos procesos en el Tribunal Supremo, quedó sin sustancia. Hay en la India unas 45 leyes que son muy favorables para la mujer, pero su aplicación es muy difícil. Tenemos que centrar nuestros esfuerzos en las técnicas de aplicación”.

Bulu Sarin, de Christian Aid, dijo que el ámbito de la violencia contra la mujer en la India se ha ampliado de la violencia física a la violencia emocional y psicológica. Las mujeres que están mentalmente acosadas pueden ahora recurrir a la ley. La Ley de prevención de la violencia doméstica entró en vigor en 2005. Sin embargo, la tasa de condena de sus violadores es baja porque las mujeres tienen que enfrentarse con oficiales de la policía y jueces que dudan en aplicar la ley.

La violación, el acoso sexual, el infanticidio femenino y el aumento de los ataques con ácido contra las mujeres son otras de las cuestiones apremiantes con que se enfrentan las mujeres en la India. Por otra parte también se critica la función secundaria que se asigna a las mujeres dentro de la iglesia pidiéndose que se corrija el desequilibrio de género en la dirección de las iglesias.

Bannejer detalla que “Ahora vienen a nosotros mujeres de clase media que están educadas, pero, cuando se casan, descubren que sus maridos no quieren que trabajen” El marido apela al argumento de que “Yo te doy vestidos y automóviles y, por ello, no tienes que trabajar”’. Los mismos funcionarios no reconocen la violencia emocional. Dicen a estas mujeres: ‘Por qué no llevas un sari y eres una buena esposa. Si él no quiere que uses jeans, no los lleves’”.

Annie Raja, Secretaria General de la Federación Nacional de Mujeres Indias, dijo que el movimiento de la mujer está luchando por conseguir al menos el 33 por ciento de los escaños del parlamento reservados a la mujer. “Los hombres y las mujeres tienen derechos de voto iguales”, dijo al equipo de Cartas Vivas. “Pero el número de mujeres en el parlamento representa algo así como el 10 por ciento después de 62 años de independencia de la India”.

Durante los últimos diez años, el movimiento de la mujer se ha hecho oír cada vez más en relación con el problema de la violencia que padecen las mujeres dalit, el grupo marginado conocido como los "intocables". Raja explicó que, aunque se exige por ley a las universidades que reserven un 27 por ciento de los puestos para las castas empadronadas, pocas veces se cumple la ley.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.