viernes, 9 de octubre de 2009

Estados Unidos podría hacer más estrictas sus políticas monetarias

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, declaró que las políticas monetarias se harán más severas cuando se asiente la recuperación económica del país.

"Cuando las perspectivas para la economía hayan mejorado lo suficiente, nos prepararemos para hacer más estrictas las políticas monetarias y volver finalmente a una configuración más normal de nuestra hoja de balance", dijo Bernanke en un discurso acerca de la hoja de balance de la Fed.

Bernanke destacó que sus colegas de la Reserva Federal y él piensan que las políticas de acomodación se extenderán durante un periodo de tiempo más largo.

"Sin embargo, en cierto momento, cuando se estabilice la recuperación económica, tendremos que hacer más estrictas las políticas monetarias para evitar que aparezca un problema de inflación al final", declaró el jefe del banco central de EEUU.

Por su parte, el banco central de Australia decidió a principios de esta semana subir los tipos de interés oficiales del mercado interbancario desde el 3 hasta el 3,25 por ciento, convirtiéndose en el primer país del G-20 que toma esta medida, lo que da señales de que su economía se está recuperando.

"Estudiaremos el momento y el ritmo para hacer más estrictas las medidas, junto con una mezcla de herramientas, para impulsar los dos objetivos de lograr el máximo empleo y estabilizar los precios", destacó Bernanke.

La Reserva Federal recortó los tipos de interés a niveles récords cercanos a cero, y ha adquirido todos tipos de activos de hipotecas y otros valores a las instituciones financieras.

Bernanke agregó que para los bancos podría ser beneficioso ser más agresivos a la hora de prestar sus fondos, lo que a cambio impulsaría el suministro de liquidez y créditos, y en última instancia, provocaría inflación.

"De esa forma, cuando llegue la hora de hacer más estrictas las políticas, deberemos o bien reducir substancialmente el exceso de reservas en los balances, o, si se quedan igual, neutralizar sus posibles efectos sobre otras medidas monetarias y de los créditos, y en consecuencia sobre la demanda agregada y la inflación", afirmó.

Pero también advirtió de que el banco central debe llevar a cabo su llamada "estrategia de salida" de forma muy cuidadosa.

"Al mejorar el funcionamiento del mercado de créditos y añadir liquidez al sistema, nuestros programas han ofrecido una ayuda vital al sistema financiero y a la economía", dijo, añadiendo que "hemos llevado a cabo estos programas de forma responsable, con el mínimo riesgo de créditos y con mucha atención a la estrategia de salida".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.