martes, 13 de octubre de 2009

Haití, seis muertos uruguayos: “El único responsable es el gobierno del Frente Amplio”

CX 36 RADIO CENTENARIO

El presidente uruguayo Tabaré Vázquez cuando fue a Estados Unidos en un viaje de rendición de cuentas al imperialismo, sostuvo orgulloso en conferencia de prensa que las tropas uruguayas eran de las mejor preparadas y reconocidas internacionalmente en sus “misiones de paz”.

Por eso aclaró el mandatario uruguayo que hemos hablado con los representantes de Estados Unidos que no solo queremos participar de “las misiones de paz” sino que queremos estar presentes desde un comienzo cuando éstas se deciden y planifican.

No nos sorprendió la noticia de la tragedia ocurrida en Haití donde varios soldados uruguayos perdieran la vida. Es más nos llama la atención que durante todo este tiempo no hayan habido más bajas del personal militar de ocupación de Haití.

La noticias que llegan desde el Caribe señalan que un avión militar uruguayo se estrelló en Haití: con un saldo de 11 muertos

En el Aviocar de la Fuerza Aérea viajaban seis uruguayos y cinco jordanos; el piloto perdió el control al entrar en una zona de turbulencias; gobierno uruguayo descarta un atentado.

Once militares seis de ellos uruguayos, murieron ayer al estrellarse un avión de vigilancia perteneciente al contingente de la ONU en Haití cerca de la frontera con República Dominicana, en lo que se convirtió en el peor accidente de la aviación militar uruguaya.

Las víctimas fueron seis militares uruguayos pertenecientes a la Fuerza Aérea, y otras cinco personas de nacionalidad jordana, todos integrantes de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití, Minustah.

El avión uruguayo, un CASA Aviocar C-212 de la Fuerza Aérea, estaba cumpliendo una misión de reconocimiento. Según las primeras informaciones oficiales, aparentemente hubo mal tiempo en la zona el jueves 8. Sobre el mediodía de ayer, viernes 9, el aparato ingresó en una zona de turbulencias y se estrelló contra la ladera de una colina, cerca de la frontera haitiana con la República Dominicana.

Durante dos horas, la torre de control de Puerto Príncipe estuvo en calidad de desaparecido al avión uruguayo. Luego, la Minustah dio la orden de partida a varios helicópteros que detectaron el accidente a unos 20 kilómetros al Este de Fond Verrettes, cerca de Puerto Príncipe, y comprobaron el accidente. De inmediato comenzó la tarea de rescate de las víctimas.

La ONU ordenó una investigación sobre el incidente. El ministro de Defensa, Gonzalo Fernández, descartó la posibilidad de un ataque de fuerzas rebeldes y dijo al diario El País que el avión estaba en perfectas condiciones operativas.

Una de las noticias más ignoradas por la prensa internacional durante el último año fueron las matanzas de civiles pobres de Haití incluso niños, efectuadas por las tropas brasileñas de Naciones Unidas, según el Project Censored de la Universidad Sonoma State, California.

La Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití MINUSTAH fue desplegada desde junio 2004, en virtud de la Resolución 1542 adoptada por el Consejo de seguridad de la ONU, para establecer el orden en el país luego de la destitución de Jean-Bertrand Aristide el 29 de febrero de 2004. Desde que el presidente Aristide y su partido político Lavalas fue expulsado del poder, han persistido en Haití las acusaciones de gruesas violaciones de los derechos humanos. Mientras la Policía Nacional Haitiana HNP, sigla en inglés, recibía entrenamiento y asistencia de la ONU, también fue acusada de ejecuciones sumarias, de detenciones arbitrarias y de matanzas de manifestantes desarmados. Se han dado varias masacres de alto perfil cometidas en los tugurios pobres de Bois Neuf, Cité Soleil

La Misión cuenta actualmente con 9.151 cascos azules 7.200 militares provenientes de 15 países y 1.951 policías internacionales originarios de 36 naciones, dirigidos por el Ejército de Brasil.

El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas ONU votó por unanimidad, el pasado 15 de octubre de 2007, la resolución 1780 que autorizaba a MINUSTAH a permanecer un año más en el país, hasta el 15 de octubre de 2008. También decidió aumentar el componente militar para llegar a 7.060 soldados y su componente policial a 2.091 miembros.

El actual presidente haitiano René Préval se manifestó a favor de la renovación del mandato de la MINUSTAH por un año, en su intervención ante la sexagésima segunda Asamblea de la ONU, el pasado 28 de septiembre.

El 22 de diciembre de 2006, se realizo una se realizo una verdadera masacre por parte de las fuerzas de la ONU en la comunidad de Cité Soleil de Haití, reportadas como un castigo colectivo contra la comunidad por una demostración masiva de partidarios de Lavalas que reunió a cerca de diez mil personas reclamando el regreso del presidente Aristide en una clara condena a la ocupación militar extranjera de su país, civiles desarmados murieron bajo el extenso fuego de las fuerzas pacificadoras de MINUSTAH le dispararon desde un helicóptero de la ONU que volaba en círculos descargando una lluvia de fuego.

Se contaron más de 60 heridos y más de 25 muertos, entre ellos niños y gente joven.

A la Cruz Roja no se le permitió ayudar a la gente. Los soldados han rechazado categóricamente dejar adentro a la Cruz Roja, en violación de la Convención de Ginebra. La ONU encuentra aceptable la matanza de estos inocentes en su meta de pacificar a esta comunidad. Cada demostración, no importa que sea pacífica, se considera una amenaza para su control si incluye demandas por la vuelta de Aristide a Haití.

Lamentamos esta tragedia para los familiares de las víctimas y recordamos que las autoridades de gobierno, de las Fuerzas Armadas y la gran prensa esconden la realidad que se vive en ese hermano país, donde sin razón de ninguna clase soldados uruguayos participan de los planes imperialistas de ocupación de otro país del continente.

Mentira que están allí para resguardar el orden y garantizar la democracia. En Haití lo que hubo fue un golpe militar al estilo de Honduras donde intervino directamente Estados Unidos y Francia los dos países que desembarcaron comandos del ejército, secuestraron al presidente legalmente constituído Bertrand Aristide y se lo llevaron para Sudáfrica.

Esto es parte de la guerra, del negocio de la guerra, donde soldados uruguayos en carácter de tropas mercenarias pero bajo la legalidad de revistar en los cuerpos de elite del ejercito uruguayo, son asalariados en dólares de las grandes potencias que deben distraer sus propios soldados en otras guerras en Medio Oriente y Asia.

Esta es la realidad y la gran vergüenza que nos cabe de que durante un gobierno del Frente Amplio se continúe con esa política exterior, sin tener en cuenta la vieja tradición del Uruguay de no intervención en problemas de otros países.

La verdad, es que todos ellos han viajado a Haití, y a su regreso se prestan para hacerle publicidad a la ocupación.

Defensores de esta ocupación a Haití son los legisladores del MPP, Huidobro, Rosadilla, los más decididos lo que no quiere decir que los demás no actúen igual aunque calladamente.

El único compañero del Frente Amplio, que perdura en el Frente aunque ni se le ve, ni se le consulta, ni se le tiene en cuenta desde hace mucho tiempo por esa fuerza es el compañero General Víctor Licandro.

Cuando aún se le podía escuchar en algún plenario del Frente Amplio, Licandro discutió siempre contra estos allegados a las políticas de seguridad nacional, como Huidobro, que por el hecho de haber tirado algún tiro que otro, se consideran expertos en cuestiones militares y no saben un carajo.

Licandro siempre ha sostenido que el Ejercito uruguayo no debe participar de estas misiones ni de la vida civil del país, construyendo viviendas como dice Mujica que “va a poner a trabajar a los milicos pagándoles un poco más de sueldo para que no estén al pedo”. Vamos a ver quienes dan la cara ahora, después de esta masacre.

¿Qué otra cosa va a decir Gonzalo Fernández, además de que el avión estaba operativo?

¿Por qué se cayó entonces? Se cayó por que los han mandado a esas misiones de ocupación, “con un tenedor”, por que el Ejercito que fundó Artigas está “tercerizado” al servicio del imperio primero y bajos la ordenes del sub imperio que es Brasil.

¿Y que van a decir ahora Rosadilla y Huidobro? Por supuesto que no van a decir nada por que tampoco la oposición blanca y colorada, va a protestar por estar de acuerdo con esta política que los une y no los diferencia.

Es la izquierda y nada más que la izquierda, mayoritariamente reunida en la Asamblea

Popular la que consecuentemente ha denunciado y solicitado la inmediata desocupación de Haití, y el regreso inmediato de los soldados uruguayos.

Uruguay no tiene capacidad logística para volar, pues no hay recursos para ponerle combustible a los pocos y vetustos aviones que dispone la Fuera Aérea Uruguaya.

Las únicas misiones que tuvo la Fuerza Aérea Uruguaya fueron los traslados de prisioneros al Penal de Libertad desde el interior, y más adelante los vuelos de la muerte, en los cuales era copiloto el ex Comandante de la Fuerza Aérea.

Así van a seguir muriendo más uruguayos en estas misiones, los próximos podrán ser los marineros que tripulan lanchas que adquirió este gobierno de porte turístico por que eran más baratas que las preparadas para la guerra con blindaje y defensas en su casco.

Debe investigarse inmediatamente. Si los blancos y colorados tuvieran un momento de reflexión hacia los caídos y sus familiares debería levantar el receso parlamentario y solicitar una interpelación, con un informe directo del comandante que esté a cargo de las tropas uruguayas en Haití.

Compañeros, amigos, y adversarios del Frente Amplio, quiten un instante aunque más no sea del dogma frenteamplista, razonen con sus propias cabezas, con cabeza de izquierda, con cabeza comunista, socialista, o tupamara.

¿En que cabeza cabe en un hombre de izquierda verdadera que Uruguay tenga tropas de ocupación en Haití.? ¿Cuál es la justificación?

¿El dinero que reciben los solados para comprarse una casa al regreso?

¿Pero no es que tenemos el Banco Hipotecario?

¿No será más digno para los soldados uruguayos estar con su familia, no venir llenos de infamia, rechazo del pueblo uruguayo, y cubiertos de Sida, y otras enfermedades sexuales?

Para nuestros compañeros y para quienes todavía tienen dudas. A esos compañeros que nos dicen ¿para que queremos estar en el Parlamento?

Aquí hay un buen aunque lamentable ejemplo de porqué queremos estar en el Parlamento.

Para denunciar este tipo de infamia.

Para que se investigue a fondo cada uno de los problemas.

Para que se interpele en serio y se denuncien los acomodos, el dinero que se hace con estas misiones de supuesta paz, que no es el salario que se le paga a las tropas sino todos los millones de dólares que se embolsan con la compra de armas.

No debemos olvidarnos que el gobierno uruguayo debe comprarse las armas con las que concurre a esas misiones.

Y como será la cosa que hasta el hermano de Nin Novoa salió a comprar y vender armas al comienzo de este gobierno cuando los generales se lo hicieron saltar.

La venta de armas es el negocio más lucrativo mucho mas que el de la droga, y es allí donde se debería investigar a este gobierno, a Gonzalo Fernández, a Bayardi, al hermano de Nin, a los del MPP. ¿Por qué tienen tanto interés en mandar tropas al exterior?

¿Es que están tan preocupados por que los soldados se compren una casa?

Compañeros reflexionen sobre esta tragedia.

No dejemos que se olvide con el partido de fútbol de Uruguay.

Los soldados y sus familias son gente pobre seguramente les cerrarán la boca rápidamente entre honores de guerra y dólares.

Pero la izquierda no debe dejar caer este tema que le pertenece, y que continúa.

Son seis vidas de uruguayos muertos por desidia, entreguismo, negociados, e impunidad continuada.

Nuestro repeto a todos los familiares y amigos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.