viernes, 30 de octubre de 2009

Propuesta alternativa al Presupuesto 2010

Claudio Lozano (ACTA)

Frente al presupuesto presentado por el Ejecutivo, que no contiene partidas que expresen una política dirigida a solucionar los problemas más urgentes de la Argentina, presentamos en el presente material una propuesta alternativa al Presupuesto 2010, en el que se proponen medidas concretas para abordar la problemática social y la productiva, demostrando que existen recursos para hacerla posible.

Consideramos que esta propuesta presupuestaria pone en marcha un conjunto de medidas fuertemente reactivantes, para que la crisis no descargue sus costos sobre los sectores populares.

Es más, pretende transformarla en una oportunidad para replantear las condiciones de desarrollo de la economía y de la sociedad argentina. En el presente dictamen demostramos que es posible hacerlo. Depende de la voluntad política del gobierno nacional.

Las medidas que proponemos pueden diferenciarse según dos grandes ejes temáticos

Medidas sociales:
POLÍTICA DE TRANSFERENCIA DE INGRESOS UNIVERSAL, con el objetivo de atender la situación de los menores mediante una asignación universal por pibe de $ 135, que permita que siete millones de menores de 18 años perciban lo que hoy les niega el sistema de asignaciones familiares. El costo anual de esta medida asciende a $5.833,3 millones.
UNIVERSALIZAR LA JUBILACIÓN MÍNIMA, para atender la situación de medio millón de mayores en edad de jubilarse , que hoy no la reciben. El costo anual de esta medida asciende a $3.275,4 millones.
SEGURO DE EMPLEO Y FORMACIÓN PARA JEFES Y JEFAS DE HOGAR DESOCUPADOS, que permitiría que casi medio millón de jefes de hogar actualmente sin empleo cobren una asignación equivalente al salario mínimo ($1.500), para que efectivamente el salario mínimo opere como piso de ingresos. El costo anual de esta medida asciende a $2.538,1 millones.
AUMENTO SALARIAL DE 14 % A LOS ESTATALES Y DOCENTES UNIVERSITARIOS, para resguardar el poder adquisitivo de los trabajadores del sector público nacional frente a una hipótesis realista del aumento de precios. El costo anual de esta medida asciende a $2.355,8 millones.
MODIFICACIÓN DE LA LEY DE MOVILIDAD, para que las jubilaciones estén atadas al salario avanzando, paulatinamente, hacia el 82 % móvil, desmontando la trampa de la fórmula actual que garantiza la producción de excedentes financieros en el ANSES a costa de mantener en umbrales de subsistencia los haberes previsionales
DEMOCRATIZACIÓN DEL ANSES, para que el uso de los activos acumulados por los jubilados sea orientado en función de sus intereses, y no como fondo de financiamiento al pago de los acreedores y los diversos paquetes anti – crisis que pretenden sostener el crecimiento del nivel de actividad haciendo abstracción del contenido del mismo (cúpula concentrada y extranjerizada).

Medidas productivas:

a) RECUPERAR LA RENTA PETROLERA para que el precio del barril que se vende en el mercado interno tenga que ver con el costo de producción local (u$a 8.-) y no con el precio internacional (u$a 70.-). Para que esto sea posible necesitamos dar de baja los decretos desreguladores y privatizadores que se implementaron en los ’90 y que aún mantienen su vigencia, ubicando a ENARSA como un actor estratégico en el mercado petrolero al otorgarle las áreas que se vayan recuperando vía aplicación y exigencia de cumplimiento del marco legal contractual (por caso, máximo de 5 áreas por empresa, incumplimiento de compromisos de inversión). De este modo, podremos hacer de ENARSA una empresa testigo en el mercado petrolero, que fije condiciones al resto de las petroleras (precio, calidad, inversiones, cuidado del medio ambiente). Así podemos dar de baja al festival de subsidios que, en materia de energía y transporte, ha crecido explosivamente en los últimos años y que ha ido a parar a manos de un puñado de empresas petroleras.

b) RECUPERACION DEL SISTEMA DE TRANSPORTE, CONSTITUYENDO UN FONDO PARA EL DESARROLLO FERROVIARIO, que recupere la industria ferroviaria y conecte pueblos del interior como un motor clave para el desarrollo productivo. Para el primer año proponemos constituir el citado Fondo por un total de $7.410 millones. Por otro lado, promovemos la creación de un FONDO PARA EL DESARROLLO DE LA INDUSTRIA NAVAL NACIONAL para apuntalar la estratégica actividad de los astilleros nacionales. Para la constitución de este Fondo proponemos asignar un total de $3.900 millones en el primer año.

c) CONSTRUIR UN FONDO DE RECONVERSIÓN PRODUCTIVA PARA FINANCIAR CAPITAL DE TRABAJO, RECONVERSIÓN EMPRESARIA, MODERNIZACIÓN DE LOS PROCESOS PRODUCTIVOS, APOYO TECNOLÓGICO Y FORMACIÓN, para emprendimiento de pequeñas y medianas empresas, fábricas recuperadas, cooperativas, asociaciones, etcétera, que maximice el impacto ocupacional, el desarrollo tecnológico y el balance de divisas. Para la constitución de este Fondo proponemos asignar un total de $6.100 millones en el primer año.

En síntesis, las medidas propuestas tienen un costo adicional de $31.412,6 millones a los previstos en el proyecto oficial del Presupuesto 2010.

Para financiar la ampliación del gasto se cuenta con diversas vías:

a) Eliminación de exenciones en ganancias, IVA, Combustibles y Regímenes de Promoción Industrial.

En el Proyecto del Presupuesto 2010 existen una serie de exenciones que en materia de ganancias, IVA , Combustibles y diversos y cuestionados regimenes de Promoción Económica ascienden a nada menos que $11.175,1 millones.

b) Restitución de las contribuciones patronales a los niveles de 1993.

Si restituimos las contribuciones patronales a los niveles de 1993 exceptuando a las PYMES podríamos ampliar la recaudación por contribuciones en un valor de $15.732,5 millones.

Frente a una ampliación de gastos de $31.411,7 millones y en el marco de la posibilidad de ampliar los recursos paulatinamente en un valor cercano a los $26.906,5 millones proponemos utilizar reservas en un monto de hasta U$S 6.000 millones ($23.400 millones de pesos) para hacer frente a las necesidades de financiamiento productiva que nuestra propuesta requiere.

Consideramos, por otra parte que la recuperación de la renta petrolera por valores cercanos U$S 4.000 millones (es decir $15.600 millones) son garantía para evitar que la eliminación de las exenciones en los impuestos a los combustibles se transformen en incrementos de precios en los combustibles.


Claudio Lozano es Diputado Nacional e integrante de la conducción de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.