viernes, 9 de octubre de 2009

Proyecto Censurado (Capítulo V): Emergencia por la Verdad: Al interior del imperio militar-industrial-mediático (Parte III - Final)

Peter Phillips y Mickey Huff
Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

(Tercera parte [final] del Capítulo 5 de “Censored 2010”, puesto a la venta en las librerías de EEUU el 30 de septiembre de 2009).

Antídotos de los pueblos a la propaganda corporativa de los medios

George Seldes dijo una vez: “El trabajo del periodismo no es información imparcial ‘equilibrada’. El trabajo del periodismo es contarle a la gente qué está ocurriendo realmente”. 

La película Sicko del documentalista Michael Moore, cineasta “top” ganador de un Oscar, es un ejemplo de cómo contarle a la gente qué está realmente ocurriendo. Los activistas por la atención sanitaria saben que el seguro médico de EEUU es una industria extremadamente grande y obscenamente lucrativa, con 9 grandes compañías que sólo en 2006 “ganaron” 93 mil millones de dólares en beneficios. La industria de atención sanitaria representa el tercer sector económico más grande del país, entre las 1.000 empresas más poderosas de EEUU, antecedido solamente por la energía y las venta al por menor.

A despecho de la película de Moore, y a pesar que un número aplastante de médicos y la mayoría de los estadounidenses quieren un solo sistema sanitario pagado para todos los ciudadanos –como el que la administración Obama propuso al Congreso--, los medios corporativos han sido sordos a los deseos de los profesionales de la atención sanitaria y del público en el debate sobre la “reforma” del sistema. Un solo pagador –le dicen al público, como una acusación prejuiciada-- no está en la tabla, no importa la naturaleza de los hechos, no importan los porcentajes de ayuda pública. Ésta es una característica de los fracasos de una república, de una democracia disfuncional.

Decenas de millares de norteamericanos atrapados constantemente en problemas variados de justicia social son testigos de cómo los medios corporativos marginan, denigran o simplemente ignoran sus preocupaciones. Las noticias de los grandes medios excluyen sistemáticamente los objetivos de grupos de activista que trabajan en problemas como la verdad del 11/9, el fraude electoral, el “impeachment” o acusación a Bush, la propaganda de guerra, libertades civiles/tortura, los auxilios urgentes del gobierno a Wall Street, la reforma de la atención sanitaria y muchas crisis ambientales causadas por el poder corporativo. Estos temas también desterrados de la conversación nacional, conducen a una auténtica Emergencia por la Verdad del país en su conjunto.

Ahora, sin embargo, un número creciente de activistas finalmente está diciendo “¡Basta!” y se unen fuerzas para dirigir esta emergencia por la verdad desarrollando nuevos sistemas y prácticas periodísticas propias. Se está trabajando para sacar develar los denominadores comunes corporativos detrás de las diversas crisis a que hacemos frente y por desarrollar redes de fuentes de noticias dignas de confianza que digan a la gente qué está ocurriendo realmente. Estos activistas saben que se necesita un periodismo que vaya más allá de las investigaciones forenses sobre crímenes y atrocidades particulares, y sacan a la luz ejemplos más amplios de la corrupción, de la propaganda y del control político ilícito para motivar a la nación para que rechace una situación de nefasto status quo corporativo.

La Asociación Nacional de Radiodifusores (NAB, por su sigla en inglés) ha resistido fuertemente los esfuerzos recientes por la reforma nacional de los medios a través del micro-poder de las radios comunitarias –similares a las 400 estaciones radiales populares de Venezuela-- y campañas para el financiamiento de los cambios mediáticos, que asignarían --por mandato-- el acceso para todos los candidatos en los medios nacionales. La NAB, considerada uno de los grupos corporativos más poderosos en el lobby de los pasillos de Washington, trabaja duro para proteger más de 200 mil millones de dólares anuales que recibe por publicidad y varios cientos de millones de dólares que transfieren a los candidatos políticos en cada ciclo de elecciones.

El movimiento Emergencia por la Verdad ahora reconoce el poder político de los medios corporativos y la tarea enorme que está por hacerse ante su fracaso en cumplir la obligación de la Primera Enmienda de mantener al público informado. Los ciudadanos deben movilizar recursos para reconstruir sistemas de noticias y de información desde abajo hacia arriba. Los ciudadanos periodistas pueden expandir la distribución de noticias mediante pequeños periódicos independientes, revistas locales, radios independientes y acceso a la TV por cable. Utilizando Internet, el público puede interconectarse con otras organizaciones populares de noticias semejantes para compartir historias importantes. Estos cambios ya están en curso y tienen mucho porvenir.

Haciendo medios: Fundación de la Libertad de Medios / Proyecto Censurado Internacional

En respuesta a los resultados de la conferencia de Emergencia por la Verdad, la Fundación de la Libertad de Medios y el Proyecto Censurado pusieron en marcha un esfuerzo conjunto para alimentar a diario un depósito de noticias e información independientes, así como una generación de contenidos que se ha llamado Noticias Independientes Validadas, que son historias revisadas por la universidad, catedráticos y estudiantes en todo el mundo. A medida que los medios corporativos incrementan su dominio sobre los contenidos, continuando con su agenda de entretenimiento y su industria de relaciones públicas –que trabaja para los gobiernos y las corporaciones--, nosotros emprendimos una apertura socio-cultural para transformar la manera cómo el público recibe sus noticias.

El Proyecto Censurado piensa que los medios corporativos son cada vez más inútiles para la democracia y los trabajadores del mundo, y que necesitamos contar con nuestras propias noticias de abajo hacia arriba. ¿Qué mejor proyecto en respaldo de la democracia de los medios que universidades y “colleges” de todo el mundo apoyen decir la verdad y validen historias noticiosas y fuentes de noticias independientes?

Sólo el 5% de los estudiantes universitarios menores de 30 años lee cotidianamente un diario. La mayoría obtiene todas sus noticias de la televisión corporativa y cada vez más de Internet. Uno de los mayores problemas de las fuentes periodísticas web es la percepción de una inconsistente confiabilidad. El público a menudo sospecha de la veracidad y exactitud de las noticias provenientes de fuentes o medios no-corporativos. Durante los últimos diez años, en centenares de presentaciones por todas partes de EEUU, a los miembros del Proyecto Censurado se les pregunta con frecuencia: “¿Cuáles son las mejores fuentes de noticias y en quiénes podemos confiar?”

La meta de este esfuerzo es animar a gente joven a utilizar medios independientes como sus fuentes primarias de noticias y de información y a aprender sobre fuentes de noticias dignas de confianza a través del Programa Afiliado de Investigación de Noticias del Proyecto Censurado Internacional. Actualmente hay 30 universidades afiliadas y para el próximo año existen planes para ampliar diez veces la participación de universidades y “colleges”. A través de estas instituciones de enseñanza superior, los estudiantes universitarios pueden investigar las noticias independientes validadas y después escribirlas, producirlas y difundirlas vía sitios web. Además de la producción de noticias de contenido independiente validado, en el sitio web de la Fundación de la Libertad de los Medios cualquier día dado pueden verse bastantes noticias independientes alimentadas por redes RSS, tantas como para llenar casi 50 páginas escritas, incluso más que en los grandes diarios de EEUU (29).

Esperanza de cambio real en la información

Recientemente, el Comité Judicial del Senado de EEUU comenzó a considerar una comisión de verdad y reconciliación, como se ha hecho en países con pasados aflictivos, para buscar conocimiento y cura sobre problemas polémicos o aún ilegales y catastróficos. El senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont, quiere que “el Congreso convoque a una comisión ‘azul’ independiente para que se aboque sobre algunos secretos oscuros y posibles fechorías del gobierno de los años de Bush: la tortura alegada de presos mantenidos en la base de Bahía de Guantánamo, la polémica autorización para interceptar teléfonos y la politización de la contratación y despido de fiscales federales”. Según una reciente encuesta de Gallup, 6 de cada 10 estadounidenses están de acuerdo (30).

A pesar de tal protesta pública e incluso del alto ranking de la mención en el Senado, hay dudas de que exista real voluntad política para seguir sacando a la luz las continuas fusiones económicas que emanan de Wall Street y se repiten a través de Main Street. Además, el presidente Obama ya remarcó que no quiere aparecer escarbando mientras aborda los problemas del país, insinuando que no está interesado en la prosecución de crímenes de la administración Bush. Posiblemente, sólo una oleada pública masiva podría hacerlo cambiar, pero requiere un populacho aún más informado sobre el poder. Después de todo, los hechos están en su campo de juego (31).

Al pueblo le incumbe unirse para oponerse a sus opresores comunes, evidentes en un gobierno militarista e insensible, junto con sus perros falderos de los medios corporativos y los propagandistas de relaciones públicas. Entonces, sólo cuando el público crea y controla sus propios recursos de información, llega a estar armado para seguir adelante con el poder que otorga el conocimiento, no bajo maneras de pensar reformistas, sino para crear una nueva y vibrante sociedad verdaderamente democrática, que así prometa entregar a todos libertad, paz y prosperidad.

*) Peter Phillips es profesor de sociología en la Universidad Sonoma State y director de la Fundación de la Libertad de los Medios y del Proyecto Censurado.
Mickey Huff es profesor asociado de historia y de ciencias sociales en la Universidad Diablo Valley y director adjunto de la Fundación de la Libertad de los Medios y del Proyecto Censurado.

Notas:
29. For more details see the Project Censored website at http://projectcensored.org/; for independent media feeds see Media Freedom Foundation at http://mediafreedom.pnn.com/5174-independent-news-sources; and for more on the Project Censored International Affiliates Program, see http://projectcensored.org/project-censoredinternational-affilates-program. For more on how to become the media, see David Mathison’s work at http://bethemedia.com.
30. Alex Kingsbury, “Why Sen. Patrick Leahy Wants a “Truth Commission,” U.S. News and World Report, March 4, 2009, http://www.usnews.com/articles/news/politics/2009/03/04/why-sen-patrick-leahy-wants-a-truth-commission.html.
31. Naomi Wolf, “Do the Secret Bush Memos Amount to Treason? Top Constitutional Scholar Says Yes,” Alternet.org, March 25, 2009, http://www.alternet.org/rights/133273/do_the_secret_bush_memos_amount_to_treason_top_constitutional_scholar_says_yes/.
Note: All online sources were accessed and viewed between March 25 and 31, 2009, and then reviewed and revised between May 13 and 15, 2009.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.