martes, 13 de octubre de 2009

Trabajadores de Kraft: "Claro que somos intransigentes”

Carlos Saglul (ACTA)

El conflicto en Kraft ingresa en una nueva semana con cortes y movilizaciones. La empresa multinacional continúa manejándose como si se encontrará en territorio de los Estados Unidos. Cómo sigue el plan de lucha de los trabajadores de la ex Terrabusi.

Los trabajadores de Kraft siguen ganando solidaridades pero presienten que el tiempo les juega en contra. En el medio, queda cada vez más claro, que se trata de un caso piloto y que la empresa en ningún momento dejó de lado su plan original de deshacerse de 700 trabajadores, sólo lo pospuso.

Así lo expresó a ACTA, Jorge Penayo, delegado de los trabajadores que hace casi dos meses están en conflicto. A continuación, reproducimos parte del diálogo mantenido con Penayo:

¿Cómo evalúan el estado actual del conflicto?

Está paralizado. El viernes en el Ministerio de Trabajo la patronal ofreció reincorporar 20 trabajadores más. Fue un chantaje ya que a cambio nos dijeron que debíamos aceptar por lo menos 50 despidos. No somos traidores. No vamos a negociar ningún despido.

¿Qué medidas han decidido para las próximas horas?

Vamos a manifestar este martes frente al Juzgado Nº 3 de San Isidro para reclamar la reincorporación del delegado Javier Hermosilla. Es el único de los delegados a quien la empresa niega el ingreso. Mañana miércoles habrá cortes de calle en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires a través de la movilización de distintas organizaciones que respaldan nuestra lucha.

Los acusan de tener posiciones intransigentes.

Si nos hablan de despedir un solo compañero, claro que somos intransigentes. Ni 10, ni 20, todos los compañeros deben retornar a sus puestos de trabajo.

Es como si la patronal estuviera tratando de ganar tiempo...

Lo que pasa es que se nos vence el mandato y la empresa se queda sin comisión interna. El gremio, cumpliendo con la ley de Asociaciones Profesionales siempre amplió el mandato de los delegados cuando como ahora se atrasó la elección. Yo llevo ocho períodos y siempre fue de esa manera. Ahora, en medio de semejante conflicto, el secretario general del Sindicato de la Alimentación, Rodolfo Daer decide no hacerlo. Deja a 2.700 trabajadores amenazados con despidos sin delegados. Es obvio que actúa de acuerdo con la patronal.

¿Después qué?

En la recusación que le hacen al delegado Ramón Bogado, los abogados de la empresa dejan en claro que los despidos verificados, fueron apenas el inicio de un plan de cesantías. Ellos quieren despedir 700 compañeros.

¿Cuál ha sido la influencia de la embajada de Estados Unidos en todo esto?

El principal accionista de la empresa es asesor del presidente de los Estados Unidos, Barak Obama. Estáclaro que tenemos un gobierno débil frente a una empresa muy fuerte. En todo momento demostraron que actúan a su antojo y que inisterio de Trabajo no les importa. Se reunieron con el gobernador, Daniel Scioli, se conectaron con el gobierno y después vino la represión. Está claro quien tiene el poder.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.