jueves, 29 de octubre de 2009

Violaciones sexuales no se denuncian en Centroamérica

CERIGUA

La violencia sexual contra las mujeres y las violaciones constituyen los delitos que menos se denuncian ante las autoridades, debido principalmente al temor y la vergüenza, así como a los costos sociales y económicos que representan dichos procesos, reveló el Informe sobre Desarrollo Humano para América Central 2009, del Programa de Naciones Unidas para Desarrollo (PNUD).

El documento enfatiza que si la violación fue cometida por un pariente, un hombre de confianza o alguien que vive bajo el mismo techo, el proceso de la denuncia se vuelve aún más difícil; en el 2005 se conocieron mil 523 casos en Costa Rica, mil 770 en El Salvador, 718 en Nicaragua y 314 en Guatemala.

La confiabilidad de las cifras relacionadas con la violencia sexual contra las mujeres en la región es sumamente pobre; además, es considerada la expresión de la violencia de género con el más alto nivel de impunidad, destaca la publicación del PNUD.

En el ámbito de la criminalidad y la delincuencia tradicional centroamericana, se reconoce un sesgo androcéntrico, que coloca a las mujeres en un estado de vulnerabilidad, ya que las autoridades no contemplan la atención especializada de las víctimas, subestima sus necesidades y excluye su análisis, añaden los resultados.

Es difícil que los gobiernos estudien el impacto de la criminalidad y la delincuencia en la vida de las mujeres y otras minorías sexuales, como los gays, las lesbianas o los transexuales, usualmente víctimas de ejecuciones extrajudiciales o lesiones motivadas por el odio, concluye el Informe del PNUD.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.