viernes, 13 de noviembre de 2009

Argentina, Tucumán: Alarmante situación humanitaria en el sur de la provincia por la contaminación del arroyo Matazambi

Esteban Stanich (PRIMERA FUENTE)

Cada vez se descubren más poblados afectados por la contaminación del arroyo Matazambi, receptor de desechos cloacales e industriales. Temen un impacto sanitario y ambiental de una importante magnitud. Ayer, un grupo de vecinos del paraje Sur de Trejo, relató ante el juez federal Daniel Bejas la forma en la que sus animales se están muriendo por el aparente consumo de las turbias aguas de ese arroyo. “La situación que vivimos es desesperante. Somos gente del campo que depende de nuestras vacas, pero nos están matando”, relataron los vecinos, en su mayoría dedicados a la fabricación casera de productos lácteos.

Un grupo de vecinos del paraje Sur de Trejo (ubicado a 25 de Lamadrid, en el departamento Simoca, sobre la ruta 175) se presentó ayer ante el juez federal subrogante Nº 1, Daniel Bejas, para aportar pruebas y relatar sus propios testimonios en torno al daño humanitario que se vive en esa zona por la contaminación del arroyo Matazambi, uno de los principales recursos que tienen los pobladores del lugar para su subsistencia.

Según relató a primerafuente el vecino Abraham Quinteros, es tal el grado de afectación de ese curso natural de agua, que en las últimas semanas se murieron cinco de sus siete vacas por beber del Matazambi. “Estoy en la ruina. Mantengo a mis tres hijos con la venta de leche y lácteos que extraía mis animales. La situación que vivimos es desesperante”, relató Quinteros, quien agregó que familiares suyos ya perdieron 16 vacas también por el nivel de contaminación que presenta el arroyo.

Según Irma Rodríguez, durante la actual década fue cuando más se sintió el impacto ambiental en el Matazambi, principalmente en los últimos años. “Antes se podía beber directamente de esa agua. Hoy circula un líquido oscuro con un olor insoportable. Si uno se acerca se siente un ardor en los ojos y la nariz. Somos víctimas de la impunidad”, se quejó la mujer, mientras esperaba ser recibida por Bejas.

Por su parte, integrantes de la ONG Unión de Vecinos del Sur Univec) aportaron por tercera vez nuevas pruebas en torno a este hecho en el cual, según los damnificados, los principales responsables serían los representantes de la firma Saneamiento y Urbanismo SRL propietaria de lo piletones donde se concentran los efluentes cloacales de la ciudad de Juan Bautista Alberdi y los desechos industriales del ingenio Marapa, ubicados en la localidad aledaña de Los Guayacanes.

“Dependemos de bombas para poder tomar agua y alimentar a los animales. Estamos olvidados por que no tenemos acceso a nada ni nadie. Nos están ayudando a realizar esta denuncia por que no tenemos idea de cómo se maneja todo esto. Somos gente del campo que vive de nuestros animales, pero nos están matando”, describió abatido, Cruz Medina.

Primerafuente tuvo acceso a la documentación acercada al juez federal por Gustavo Masmud y Claudia Noguera (ambos de Univec) que constó, entre otros documentos, de fotografías –tomadas la semana pasada- de, al menos, 14 vacas muertas a orillas o incluso dentro del propio Matazambi en Sur de Trejo, paraje donde residen unas 70 familias.

En la denuncia se asentó que situación similar están padeciendo habitantes de varios poblados ubicados a orillas del arroyo afectado como Los Córdoba, El Durazno, Sur de Lazarte, Esquina, Niogasta, La Cañada, Ischipuca, Laguna Larga y El Rodeo, entre otros.

En la denuncia, se solicitó a Bejas que investigue y penalice a los responsables del impacto ambiental mencionado y se prohíba en forma inmediata que se sigan arrojando efluentes contaminantes a ese arroyo.

La causa fue iniciada en enero por Univec, en colaboración con la ONG Pacto Verde, por aparente violación a la ley nacional 24.051, sobre residuos peligrosos, tras constatarse esta situación en la localidad de El Rodeo (también ubicada a orillas del Matazambi), donde 30 familias viven en medio de la indigencia y en una delicadísima situación sanitaria.

Tras la presentación de la causa, impulsada durante la semana pasada por el entonces fiscal federal de feria, Gustavo Gómez (a cargo de la Fiscalía General ante la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán) Bejas ordenó a fines de enero a la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT) a que en forma urgente provea de agua potable a las familias de ese paraje. Para ello se basó en un informe del Siprosa a través del cual se confirma que el agua del Matazambi está contaminada y no es apta para su consumo.

Además, se confirmó la presencia de arsénico en un nivel superior al 170 por ciento (según lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud).

Foto: Argentina, Tucumán - Las vacas no soportaron el grado de contaminación del arroyo. A las orillas del Matazambi, todo es muerte. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.