viernes, 13 de noviembre de 2009

Argentina, Tucumán: El PE tuvo que retirar la Policía de los hospitales para garantizar la vuelta al diálogo

PRIMERA FUENTE

Para poner paños fríos a la polémica que se generó por la presencia policial en los hospitales, el gobernador José Alperovich tuvo que dar marcha atrás y ordenó el retiro de los agentes que estaban desde el martes apostados en las puertas de los nosocomios. Yedlin hizo el anuncio y aseguró que se busca destrabar el conflicto para volver a la mesa de negociación. Sin dar detalles, se limitó a decir que el PE tiene una “propuesta superadora” a la oferta que aumenta 20 puntos a la base de cálculo. Dejó traslucir que se aceraría a los 50 puntos propuestos por Monseñor Villalba.

En una fuerte pulseada con los autoconvocados de la salud, el gobernador José Aperovich tuvo que dar ayer marcha atrás y ordenó el retiro de las fuerzas policiales de los hospitales públicos. Antes de hacerlo había advertido que sólo tomaría esa medida si se garantizaba que sigan abiertas las puertas de los nosocomios. Al mismo tiempo, los trabajadores de la salud advertían que si no se iban los policías, no iban a volver a sentarse a dialogar. “No tengo problema en sacar a la Policía pero también quiero que no se cierren los hospitales; eso no se puede permitir. Los hospitales son de todos los tucumanos, no de un grupo que está en contra”, respondía el titular del PE en horas de la mañana.

La orden del retiro policial tardó algunas horas en llegar y recién al mediodía el ministro de Salud, Pablo Yedlin, junto al jefe de Policía, Hugo Sánchez, fue el encargado de anunciar que el gobernador decidió retirar a los agentes de las puertas de los hospitales. “El objetivo es que vuelvan a trabajar con normalidad y que esto no dificulte el diálogo para que el conflicto se solucione. Las puertas van a quedar abiertas; entendemos que el derecho a reclamar es legítimo pero no el hecho de cerrar bienes públicos”, dijo el funcionario, en su despacho en el marco de una conferencia de prensa.

Por su parte, Sánchez explicó el accionar policial: “Hubo un pedido expreso del gremio de la salud, ATSA, para que sus afiliados que querían trabajar puedan ingresar a los hospitales. La Policía tiene una función administrativa y otra judicial. Dentro de la primera, estamos autorizados a que los espacios e instituciones públicos tengan el resguardo de seguridad necesario, y esto es lo que sucedió en este caso”.

Mientras se destraba la disputa por la presencia policial en los hospitales, Yedlin no quiso dar ningún detalle de la nueva oferta oficial y sólo aseguró que se trata de una “propuesta superadora” a los 20 puntos a la base de cálculo ofrecidos hasta el momento. Según dejó traslucir, estaría cerca de lo solicitado por el arzobispo Luis Villalba, quien propuso una suba salarial de 50 puntos a la base de cálculo. “Tiene que ver más con un acercamiento en el marco de la charla que tenemos con el Obispo”, se limitó a decir ante la consulta de la prensa. Yedlin estimó que recién el lunes podría concretarse el encuentro con los autoconvocados en el Arzobispado. Además de que se espera que Monseñor Villaba vuelva a la provincia, el ministro tiene previsto participar hoy de la reunión de ministros en el marco del Consejo Federal de Salud (COFESA).

Foto: Argentina, Tucumán - El ministro Pablo Yedlin fue el encargado de anunciar el retiro policial de los hospitales. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.