jueves, 19 de noviembre de 2009

Bolivia se mantiene al margen en el caso de espionaje entre Chile y Perú

.
El gobierno de Bolivia aclaró que el distanciamiento entre Perú y Chile no le afecta ni le genera susceptibilidad alguna, pues considera un tema que deben resolverlo entre esos Estados.

"Entiendo que éste es un asunto que sucede entre Chile y Perú y no me merece mayor comentario. A Bolivia no le causa ninguna susceptibilidad", respondió el vicecanciller boliviano, Hugo Fernández, a la prensa que le consultó si ese conflicto toca o afecta a Bolivia.

La crisis peruano-chilena se agudizó después que Lima acudiera al tribunal internacional de La Haya para definir el dominio de 100.000 kilómetros cuadrados de aguas en la frontera marítima con Chile.

El gobierno peruano desveló la semana pasada que seis militares de la Fuerzas Aérea del Perú estarían implicados en la venta de información a las Fuerzas Armadas de Chile, lo que desató una ola de críticas y acusaciones entre Lima y Santiago.

El vicecanciller boliviano explicó que desde "antes" el espionaje es un recurso que usan algunos Estados para defenderse eventualmente.

Según la autoridad, esas actividades encubiertas son normales en todo el mundo y que en Bolivia tampoco han sido una excepción.

El diplomático boliviano aclaró que "el que se deja pescar es el que paga el pato, es decir sufre las consecuencias".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.