martes, 10 de noviembre de 2009

China conquista África a pasos agigantados

RIA NOVOSTI

China otorgará a los países africanos 10 mil millones de dólares en forma de créditos sobre condiciones privilegiadas e instituirá un fondo dotado de mil millones de dólares para la financiación de pequeñas y medianas empresas en el África, escribe hoy el diario Kommersant al comentar los resultados de la cumbre afro-china que finalizó la víspera en la ciudad egipcia de Sharm-el-Sheikh.

Durante esta reunión se anunció que Pekín desgravará de aranceles un 95% de los artículos importados desde los países más pobres del África, condonará las deudas más problemáticas, construirá 50 escuelas, ofrecerá becas a más de 5.500 estudiantes, costeará la educación de miles de médicos, agrónomos y maestros, impulsará un centenar de proyectos para la creación de fuentes de energía renovable y va a suministrar equipos médicos a 30 hospitales.

El primer ministro de China, Wen Jiabao, calificó de "totalmente infundada" la acusación de que Pekín "sólo busca recursos minerales y practica neocolonialismo" en el África. Algunos expertos chinos, citados por la prensa local, afirmaron que "Occidente está celoso del acercamiento entre China y África" y que "los europeos, acostumbrados a ver en el África un traspatio, se sienten incómodos ahora con la llegada de los chinos".

Kommersant constata que las empresas chinas ya tienen licencias exclusivas para explotar yacimientos de hidrocarburos y otros recursos minerales en el África, de donde proviene hoy una tercera parte del crudo importado por China. Últimamente, Pekín ha cambiado su táctica de penetración en el continente africano y prefiere financiar los más diversos proyectos de infraestructura exigiendo a cambio la adjudicación de todos los contratos a empresas chinas.

Además de presentar a China como nación que realmente ayuda a mejorar la vida de los africanos, esta táctica resulta especialmente ventajosa en las condiciones de la crisis: los proyectos humanitarios en el África darán empleo a millones de chinos que se vieron en la calle por la contracción de la demanda global. Y encima, Pekín recibirá una oportunidad de canjear por materias primas una parte de sus ingentes reservas de dólares y bonos estadounidenses que están en proceso de devaluación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.