viernes, 13 de noviembre de 2009

Guatemala: Agresiones más graves contra periodistas provienen del crimen organizado

Regina Pérez (CERIGUA)

Diversas amenazas enfrentan los periodistas en el ejercicio de su labor, siendo una de las más graves la presencia de grupos criminales por cuanto afectan su integridad física y no cuentan con apoyo de las autoridades ni de los medios para los que trabajan, según el Observatorio de los Periodistas de Cerigua, que documentó seis agresiones en dos meses.

Por otro lado el desconocimiento de las leyes sobre libertad de expresión por parte de los funcionarios y la prepotencia con que actúan también hacen difícil ejercer la labor periodística, señala el Observatorio.

Las agresiones más graves durante septiembre y octubre ocurrieron fuera del departamento de Guatemala y se atribuyen a narcotraficantes o grupos del crimen organizado; en el municipio de San Benito, Petén, once comunicadores fueron amenazados a través de una nota anónima y advertidos de que estaban siendo vigilados mientras realizaban sus labores periodísticas.

En Huehuetenango, los corresponsales Ronald López, de Nuestro Diario, Dany Castillo del Suplemento Mi Región Huehue, Mike Castillo, de Prensa Libre y Mynor Mérida, de Al Día, fueron obligados a salir de su localidad debido a que un hombre apodado “el Tripas”, vinculado al grupo criminal Los Zetas, amenazó con matarlos por sus publicaciones de enfrentamientos entre bandas de narcotraficantes.

Según Ronald López, es difícil que las autoridades actúen de manera inmediata e investiguen a los responsables, pero por otro lado los medios para los que laboran tampoco les ofrecen ayuda.

En Sololá, el corresponsal de Prensa Libre, Ángel Julajuj fue víctima de una agresión por parte de un desconocido, cuando manejaba su auto en el cruce conocido como Los Encuentros; el individuo le pegó en la cabeza dejándolo inconsciente y se marchó del lugar.

Julajuj requirió de hospitalización por la gravedad de la herida, pero el fiscal del Ministerio Público (MP) desestimó su caso, porque las lesiones no fueron tan graves; el reportero señaló que ha sido amenazado en varias ocasiones por el mismo hombre, debido a una cobertura que hizo sobre una protesta del magisterio en Los Encuentros.

Autoridades accionan contra periodistas

El 31 de agosto de 2009 el vicepresidente Rafael Espada anunció que iniciaría una querella legal contra la columnista Marta Yolanda Díaz Durán, del matutino Siglo Veintiuno, por señalarlo de haberse reunido con el abogado Rodrigo Rosenberg, días antes de su muerte el 10 de mayo de 2009, hecho que provocó una profunda crisis política en el país.

Díaz-Durán señaló que tanto el presidente Álvaro Colom como Espada sabían de las amenazas de muerte que recibió Rosenberg pero que no hicieron nada para evitarlo; según analistas, la acción legal estaba fuera de lugar debido a que la Ley de Emisión del Pensamiento ampara a la periodista.

El vicepresidente dijo que tomó la decisión de demandarla por los delitos de injuria, calumnia y difamación.

En Mazatenango, Suchitepéquez, los directivos del Hospital Nacional acordaron restringir el acceso a los medios de comunicación a raíz de una publicación del matutino Prensa Libre, en la que se denunciaba la mala atención y la sobrevaloración en la compra de insumos, acción que obstaculiza el libre acceso a la información y el trabajo de la prensa.

Un entorno difícil para la libertad de expresión en Guatemala y CA

En octubre pasado la organización francesa Reporteros Sin Fronteras (RSF) publicó un informe sobre la situación de la libertad de expresión en el mundo y destacó que tanto Guatemala como Centroamérica sufrían un retroceso.

Toma un cariz alarmante en Guatemala donde dos periodistas fueron asesinados este año y en Honduras, que descendió al puesto 128, debido al golpe de Estado del 28 de junio de 2009, señaló RSF.

En medio de la crisis política provocada por el golpe de Estado en Honduras, los corresponsales guatemaltecos, Alberto Cardona, de Guatevisión y Rony Sánchez, de Televisa, fueron golpeados por la policía, mientras cubrían el cierre de Radio Globo, hecho que la prensa guatemalteca condenó de forma unánime.

En su informe la entidad francesa consideró urgente que se esclarezcan en el país los crímenes contra periodistas, como el asesinato del corresponsal de Telediario, Marco Antonio Estrada Orla, ocurrido en Chiquimula en junio pasado, un departamento que es bastión del tráfico de droga y que resulta muy peligroso para los profesionales de la información.

Un hecho que celebra la corresponsal de RSF en el país, Sylvia Gereda, es la condena a 14 años de prisión que recibieron dos individuos sindicados de secuestrar al director de elPeriódico, José Rubén Zamora, en agosto de 2008.

Según Gereda, el secuestro de Zamora es un hecho que muestra el peligro que corren los periodistas en la región.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.