viernes, 13 de noviembre de 2009

Irán: Consideran que Moscú infringe el contrato de suministros de S-300

RIA NOVOSTI

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, general Hasan Firuzabadi, expresó hoy el descontento con el incumplimiento por la parte rusa de los términos del contrato de suministros a Irán de sistemas de defensa antiaérea S-300.

"Estamos descontentos con el comportamiento de los amigos rusos", dijo el general, citado por la agencia iraní Mehr.

Según Firuzabadi, a pesar de los acuerdos alcanzados entre los dos Estados sobre los suministros a Irán de los sistemas defensivos S-300, "la parte rusa hasta la fecha no dio el visto bueno para la ejecución del contrato y debía haberlo hecho hace más de seis meses".

El general indicó que a su juicio, los estrategas rusos no prestan la debida atención a la situación geopolítica de Irán ni a la seguridad de Rusia.

"Espero que esta advertencia ayude a acelerar el proceso de suministros (de S-300 a Irán)", concluyó el jefe del Estado Mayor.

Moscú y Teherán firmaron en diciembre de 2005 un contrato para el suministro de misiles S-300 a Irán, pero oficialmente no se anunció el inicio de los suministros.

En diciembre de 2008, la agencia IRNA informó que Rusia procedió a suministrar piezas reglamentarias para el sistema antiaéreo S-300. Sin embargo, el Servicio Federal para la Cooperación Técnico-Militar de Rusia declaró oficialmente que esa información no se correspondía con la realidad.

El sistema S-300 (SA-10 Grumble, según designación de la OTAN) es un sistema antiaéreo diseñado para proteger instalaciones militares y centros industriales y de mando de los ataques masivos desde el aire y el espacio.

Es capaz de destruir todo tipo de aviones, cohetes balísticos y de crucero y teóricamente, puede atacar objetivos terrestres. Entró en servicio en el Ejército de la URSS en 1979. La versión básica de S-300 incluye un radar, una rampa de lanzamiento móvil y medios de localización de objetivos y guiado.

Los misiles, de combustible sólido y de una etapa, alcanzan la velocidad máxima superior a 2.000 metros por segundo. Alcance: hasta 150 km; altitud de destrucción de blancos: 20 metros a 30 kilómetros.

El S-300 es capaz de efectuar el seguimiento simultáneo de 6 blancos y atacarlos con 12 cohetes a la vez. Transportado en camiones, el sistema necesita 5 minutos para ponerse en posición de ataque.

Las últimas versiones del sistema S-300 son capaces de abatir aviones enemigos a 150 kilómetros de distancia y 27 km de altura. Rusia ya había suministrado a Irán misiles antiaéreos Tor-M1 con alcance de 12 kilómetros (6 km de altura).

Suministro de misiles rusos S 300 haría invulnerable a Irán frente a ataques de Israel

El Prof. Gueorgui Mirski, del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales, al comentar hoy a RIA Novosti las pretensiones de Teherán a Moscú sobre incumplimiento de plazos de suministro del sistema antiaéreo S 300, dijo que tal sistema haría invulnerable a Irán frente a ataques de Israel.

Existe un plan aprobado en Ginebra, según el cual Irán debe mandar a Rusia su uranio pobremente enriquecido, para que la parte rusa lo enriqueciera hasta el 20%. Luego en Francia de tal uranio harían combustible y lo mandarían a Irán.

Hace cinco años, Rusia ya propuso esa variante de enriquecimiento, en la que no figuraba Francia. Pero Irán la rechazó por razones muy comprensibles: uranio se enriquecería en Rusia hasta el 20% solamente, mientras que para desarrollar bomba nuclear se necesita el 90%.

Si Irán pone a funcionar sus propias centrífugas, nadie le podrá impedir, ni el Organismo Internacional para la Energía Atómica, tener en dos años suficiente uranio para una bomba nuclear. Pero Irán nunca logrará hacerlo bajo el control de Rusia, por eso infringió lo acordado en Ginebra y más tarde volvió a utilizar la táctica de dar largas al asunto e insistir en todo tipo de concesiones.

Está muy claro por qué Moscú no le suministra a Teherán misiles.

S-300: porque al poseerlos Irán se haría invulnerable frente a los eventuales ataques de Israel. Esa amenaza potencial juega el papel de un factor de disuasión para Irán. Y es por eso que Irán insiste en que Rusia le proporciones dicho sistema de defensa antiaérea. La parte rusa lo entiende muy bien, pero no puede decirlo todo francamente a Irán, señaló el Prof. Mirski.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.