martes, 3 de noviembre de 2009

Monitoreo del estado de los bosques del planeta

AGENCIA CYTA - INSTITUTO LELOIR

Un sistema de seguimiento de los bosques a través de imágenes satélitales de alta resolución, gratuitas, listo para ser utilizado y con cobertura mundial fue desarrollado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y otros organismos. La Argentina tiene acceso a esa información.

Un sistema de seguimiento de los bosques a través de imágenes satelitales gratuitas de alta resolución, listo para ser utilizado y con cobertura mundial se encuentra disponible por vez primera gracias a una iniciativa lanzada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y otros organismos.

"Se trata de una revolución en el campo de la vigilancia de los bosques. Nunca hasta ahora se había suministrado información de este tipo directamente a los usuarios en los países en desarrollo. El seguimiento será más barato, más preciso y transparente para los países que quieran reducir sus emisiones contaminantes debido a la deforestación y la degradación de los bosques", señaló Jacques Diouf, director general de la FAO.
¿Qué relación hay entre deforestación y degradación de bosques y emisiones contaminantes?

“Los bosques influyen sobre el clima y el cambio climático al intercambiar carbono con la atmósfera dado que por una parte absorben carbono en la madera, las hojas y el suelo y lo liberan por respiración y como consecuencia de un incendio forestal o quema de bosques para su reemplazo”, explica el Ingeniero Jorge Menéndez, Director de Bosques de la Subsecretaría de Política y Planificación Ambiental de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

En la actualidad, la deforestación representa el 20 por ciento de las emisiones globales. Además disminuye la superficie de captura de carbono, dado que dicho proceso representa un reemplazo del bosque nativo por un ecosistema con menor capacidad para almacenar el carbono, explica Menéndez . Y continua: “Asimismo, la degradación de bosques nativos también puede modificar el balance de carbono dado que se trata de un proceso de transformación que da lugar a bosques empobrecidos que no poseen la misma estructura, composición, función o productividad y que por lo tanto ven comprometida su capacidad de proveer bienes y servicios.”

En el marco del Protocolo de Kyoto los países miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático deben evaluar regularmente sus emisiones de gases de efecto invernadero e informar sobre ellas incluyendo las emisiones y absorciones de carbono derivadas de los cambios de los bosques.

Imágenes satelitales

La teledetección ha proporcionado imágenes de la tierra durante los últimos 30 años y puede ser útil para desarrollar políticas de protección del medio ambiente.

Como parte de la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2010, la FAO, sus países miembros y organizaciones asociadas han realizado una evaluación global de los bosques por medio de teledetección, O DETECCIÓN SATELITAL. Esta evaluación tiene por objeto mejorar substancialmente el conocimiento sobre la dinámica de los cambios en el uso del suelo a lo largo del tiempo, incluyendo la deforestación, la forestación y la expansión natural de los bosques. Basándose en una amplia red de corresponsales nacionales y de otros contactos, y mediante un proceso participativo, se refuerza considerablemente la capacidad de los países en desarrollo de determinar las tasas históricas de deforestación y monitorear las tasas actuales y futuras utilizando un marco metodológico común y acordado.

La Dirección de Bosques de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. posee en su estructura la Unidad de Manejo del Sistema de Evaluación Forestal (UMSEF), que se encarga del monitoreo de los Bosques Nativos de la Argentina, mediante el procesamiento y estudios de imágenes satelitales y controles de campo, entre otras funciones; y a su vez es el punto focal de la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2010 de la FAO. “Esto nos posibilita desde el 2005 estar presentes como país en la información internacional”, subraya Menéndez.

"En muchos aspectos, la Evaluación Global de los Bosques por Teledetección (la cual forma parte de la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2010) de la FAO no tiene precedentes. Es la más completa y novedosa utilización de imágenes de satélite de alta resolución que se ha intentado hasta ahora y el uso de las series históricas de las imágenes del Landsat (satélites para la observación en alta resolución de la superficie terrestre) permitirán estimaciones fiables y objetivas de los cambios en los bosques y la cubierta forestal a nivel mundial", aseguró Jeffrey Eidenshink, director en funciones del Centro para la Observación de los Recursos Terrestres y las Ciencias de la Tierra (EROS, por sus siglas en inglés) del Servicio Geológico de Estados Unidos.

En el proyecto también participa la Universidad del Estado de Dakota del Sur, Estados Unidos, y el Centro de Investigación Conjunta de la Unión Europea.

Los sistemas de vigilancia están diseñados para mejorar la información a nivel mundial y regional sobre los cambios de los bosques en las evaluaciones realizadas por la FAO.

Este sistema no cubrirá toda la información, pero la teledetección unida a la verificación sobre el terreno permitirá comprobar los cambios en las áreas forestales de forma sólida y certera, indicó Mette Wilkie, encargada en la FAO de la coordinación del programa de Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales

SAC-C, primer satélite argentino de observación de la Tierra

Las imágenes satelitales son herramientas útiles para el monitoreo de los bosques nativos dado que brindan información sobre el estado de amplias zonas cubiertas por estos ecosistemas. Debido a que se puede acceder a información satelital periódicamente, las imágenes permiten tener un dato concreto y confiable sobre los cambios que suceden en los bosques, principalmente la deforestación.

El SAC-C es el primer satélite argentino de observación de la Tierra, diseñado para estudios relacionados con la agricultura, silvicultura, hidrología, oceanografía, mineralogía y geología, como así también procesos de desertificación, contaminación, monitoreo de catástrofes, entre otras funciones. “De acuerdo con las características de las imágenes que se obtienen con este sistema, éste representa una opción posible para monitorear los cambios en la superficie de bosques en áreas extensas donde se dan procesos de deforestación de gran magnitud como los que ocurrieron principalmente en el norte de nuestro país en la última década”, indica Menéndez.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.