martes, 24 de noviembre de 2009

Panorama económico de Japón

.
JAL puede reconstruirse a sí misma, según ministro japonés de Transporte: El ministro nipón de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo, Seiji Maehara, anunció el martes que la compañía Japan Airlines Corp. (JAL), la principal aerolínea del país, puede recuperarse por sí misma a pesar de la caída que sufrieron los precios de las acciones durante las últimas semanas.

"Aún tengo la convicción de que la JAL puede definitivamente reconstruirse a sí misma, si lleva a cabo una reestructuración drástica, evalúa sus rutas, así como que reemplaza sus aeronaves antiguas, y resuelve el asunto relacionado a las pensiones", anotó el ministro.

Asimismo, señaló que es en el mejor interés de la compañía que se establezca una hoja de ruta clara para las reformas que se harán a las pensiones, lo cual es un asunto que ha provocado una gran consternación entre los antiguos empleados de la JAL, así como entre los actuales inversionistas, si la aerolínea desea que se considere una intervención financiera de alta escala por parte de un órgano empresarial apoyado por el gobierno.

La JAL propuso anteriormente una reducción del 44 por ciento en las provisiones de las pensiones para los empleados actuales y los anteriores, quienes han disfrutado de muy buenos paquetes de retiro, pero ha modificado esta cifra a un 30 por ciento.

No obstante, deberán obtener el consentimiento de una mayoría de dos terceras partes de sus actuales empleados y los que ya se han retirado antes de que la compañía pueda continuar con la modificación de su estructura de pensiones.

El Banco Central de Japón se muestra indeciso respecto a recuperación económica sostenida en el país

El Banco de Japón (BOJ, siglas en inglés) dijo el martes que a pesar de las mejoras en la economía, "las cuales se deben en gran parte a las diversas medidas de políticas adoptadas a nivel nacional y en el extranjero (...) el impulso de una demanda privada en el país que sea autosostenible permanece débil".

El BOJ señaló en su Reporte mensual de noviembre sobre los desarrollos económico y financiero recientes, que espera que la caída de los precios comience a ralentizarse para finales de año.

"Se espera que el ritmo anual de descenso de los precios de consumo se modere hacia finales de año, mientras que los efectos de los precios de los productos petroleros decrecen", añadió el banco.

Sin embargo, no hizo referencia respecto a que el deflactor de la demanda interna de la semana pasada, una medida clave de la deflación, cayó 2,6 por ciento, lo cual representa su descenso más fuerte durante más de medio siglo.

La semana pasada, el gobierno declaró que considera que la nación se encuentra en un estado de deflación, e instó a los bancos a tomar medidas para combatir la caída de los precios.

De igual manera, el banco dijo que se espera que las condiciones de la inversión fija de las empresas permanezca débil, lo cual fue atribuido a que "las ganancias corporativas continúan en un nivel débil, y el sentido del capital social excesivo es fuerte", pero no presentó ninguna medida adicional para combatir este problema.

A pesar de las mejoras en el sector de la fabricación, Japón no ha logrado convertir las políticas gubernamentales en un crecimiento de consumo y una mejora de las condiciones en los hogares.

Japón ha padecido lentas circunstancias económicas desde que comenzó a resentir el año pasado los efectos de la crisis crediticia que inició en Estados Unidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.