viernes, 13 de noviembre de 2009

Panorama económico de Rusia

RIA NOVOSTI

Economía rusa puede crecer más del 3% en 2010: El Producto Interior Bruto (PIB) de Rusia puede crecer por encima del 3% el año próximo si el precio del petróleo supera los 60 o 70 dólares el barril, anunció hoy el viceministro ruso de Desarrollo Económico, Andrei Klepach.

"La previsión oficial del crecimiento del PIB en la que se basan los presupuestos federales, es de 1,6% para el año que viene. No obstante, si el precio del petróleo está a más de 60 o 70 dólares el barril, la economía puede crecer del 3 al 3,5%", resaltó Klepach.

El borrador de los presupuestos federales de 2010 toma por referencia el precio del crudo de 58 dólares el barril en tasa interanual. El Ministerio de Hacienda de Rusia comunicó con anterioridad que el precio del petróleo ruso Urals alcanzó su máximo anual de 72,5 dólares el barril en octubre pasado, mientras los presupuestos federales para 2009 se confeccionaron a partir de 41 dólares.

Según las previsiones del Ministerio de Desarrollo Económico, el precio del petróleo ruso promediará 57 dólares el barril en 2010.

Los expertos prevén que el PIB ruso caerá un 8,5% en 2009 en relación con el año anterior, no obstante, el Gobierno no descarta que la reducción sea menor.

Según los datos preliminares del Servicio Federal de Estadística (Rosstat), el PIB ruso creció un 13,9% en el tercer trimestre frente al segundo, mientras en tasa interanual la caída fue de un 8,9%.

Según constató anteriormente el Ministerio de Desarrollo Económico, la economía rusa, por primera vez desde el inicio de la crisis, registró un repunte intertrimestral de un 0,6% en el tercer trimestre (2,4% en tasa interanual). En relación con el mismo período del año anterior, el PIB se contrajo un 9,4% frente al 10,9% en el segundo trimestre de 2009.

Medvédev busca un punto de apoyo para modernizar a Rusia

El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, busca un punto de apoyo para modernizar a la sociedad rusa, escribe hoy la prensa local al analizar el mensaje que el jefe del Estado presentó la víspera a la Asamblea Federal o Parlamento.

El plan de modernización que Medvédev esbozó el pasado jueves no se corresponde con el diagnóstico de la situación nacional que él mismo hizo. Por un lado, reconoció que modernizarse es "una cuestión de supervivencia" para Rusia pero, por otro, propuso un tratamiento local y homeopático.

El politólogo Gleb Pavlovski opina que "en parte, fue el mensaje del presidente al Gobierno, mensaje de Medvédev a Putin en cierto sentido". En su discurso, el jefe del Estado realmente formuló tareas específicas para el Gabinete y hasta mencionó una serie de productos y servicios concretos, empezando con el número objetivo de misiles Iskander y terminando con la propagación de Internet de banda ancha y la construcción de "edificios inteligentes" para escuelas.

Semejante reorientación de un documento programático tiene sentido, tal vez: dentro del entramado político que Medvédev, a juzgar por todo, no piensa cambiar, el Parlamento no puede considerarse un sujeto apropiado y se limita, en realidad, a sellar las decisiones ya tomadas.

El problema fundamental de Medvédev es la audiencia. Es probable que exista en algunas oficinas del Kremlin un equipo de correligionarios suyos, dispuestos a dejar a un lado las razones coyunturales para sacar adelante el país, pero no sabemos nada al respecto. Hasta la fecha, los comunistas fueron los únicos que, de forma directa y por primera vez en la historia postsoviética de Rusia, le ofrecieron al presidente apoyo político. Lo cual significa que su fracción parlamentaria olfateó la soledad de Medvédev.

Rindamos tributo a esta reacción instantánea pero reconozcamos que se trata de un síntoma alarmante. Los comunistas difícilmente persiguen los mismos objetivos que el presidente. Lo más probable es que desean sacar de la situación algunas ventajas inmediatas.

¿Queda alguien más? Observadores benévolos constatan que "peritaje" y "peritos" figuran entre las palabras más frecuentes en la alocución presidencial pero, con todo el respeto al regocijo de los tecnócratas, resulta imposible imaginar a la comunidad de expertos como fuerza política dispuesta a respaldar a Medvédev.

Ministro ruso declara que sólo las provocaciones políticas pueden obstaculizar el suministro de gas a Europa

Rusia espera que Ucrania pague oportunamente el gas ruso suministrado y se abstenga de organizar provocaciones políticas que pongan en peligro el suministro ininterrumpido de gas a Europa, declaró hoy el ministro de Energía ruso Serguei Shmatkó.

"No existe ningún peligro para los suministros del gas ruso a Europa, excepto unas provocaciones políticas", dijo el ministro al cierre de la 14 reunión de la comisión intergubernamental ruso-eslovaca celebrada en Moscú.

El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, a su vez señaló el 11 de noviembre que el carácter ininterrumpido de los suministros de gas a Europa dependerá de cómo los países de tránsito cumplan los compromisos asumidos. El holding ruso Gazprom dejó de suministrar combustible a los consumidores ucranianos a comienzos del año en curso porque no fue firmado el respectivo contrato para 2009. El 7 de enero de 2009, tras cerrar Ucrania las tuberías de tránsito, Rusia cesó por completo los suministros de gas. Como resultado, muchos países, en primer lugar de Europa del Este, pasaron dificultades con combustible.

En la reunión de este viernes, el ministro de Economía de Eslovaquia, Lubomir Jahnatek, pidió a la parte rusa garantizar los suministros ininterrumpidos de gas a su país. "Eslovaquia paga precios mundiales por gas ruso y espera que no se convierta en rehén de relaciones de Rusia con otros Estados", dijo.

El ministro de Energía ruso le prometió elaborar medidas compensatorias por si surgen problemas con el suministro de gas a Europa, así como aseguró que Moscú hará lo máximo para impedir el surgimiento de una situación similar a la de enero de 2009.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.