lunes, 30 de noviembre de 2009

Rusia: El primer atentado importante de la época Medvédev

RIA NOVOSTI

La explosión que causó el pasado viernes el descarrilamiento del tren Nevski Express en el trayecto entre Moscú y San Petersburgo con un saldo de 25 muertos, 98 heridos y cuatro desaparecidos, es el atentado más grave de cuantos han tenido lugar en la red ferroviaria de Rusia y el primer ataque terrorista de magnitud durante la presidencia de Dmitri Medvédev, escribe hoy la prensa local.

Entre las víctimas mortales figuran dos funcionarios de rango federal: Serguei Tarásov, director general de la empresa de obras viales Avtodor, y Boris Yevstrátikov, jefe de la agencia de reservas públicas. La explosión colapsó el tráfico entre las dos mayores ciudades del país. Sesenta trenes con más de 27 mil pasajeros a bordo se vieron bloqueados en la ruta entre Moscú y San Petersburgo. El tráfico en el tramo afectado se reanudó el domingo pero los convoyes aún se mueven con un retraso de ocho a diez horas.

La primera detonación que causó el descarrilamiento de cuatro vagones traseros tuvo lugar en la noche del viernes. Al día siguiente, cuando un grupo de detectives - entre ellos, Alexander Bastrikin, jefe del Comité de Investigación anexo a la Fiscalía de Rusia - inspeccionaban el lugar del accidente - se produjo una segunda explosión. Fue un artefacto de menor potencia y que no detonó del todo, de manera que no hubo víctimas.

Se barajan diversas hipótesis sobre la autoría del atentado pero algunas fuentes policiales mencionan como eventual responsable a Pável Kosolápov, un ruso convertido al wahabismo que mantiene vínculos con la guerrilla norcaucásica y está presuntamente implicado en varias explosiones ocurridas en los últimos años.

Observadores locales destacan que la reacción del mandatario ruso al atentado contra Nevski Express demuestra un cambio de estilo en el poder, a saber, un grado de transparencia mucho mayor que en las ocasiones anteriores. La televisión mostró el sábado fragmentos de una videoconferencia entre Medvédev y los jefes de varios departamentos que se ocupan de superar las consecuencias del atentado. Las cámaras enseñaron cómo el presidente imparte en público una serie de recomendaciones a los titulares del Interior y Seguridad. El politólogo Alexei Makarkin considera que, por parte de Medvédev, es un intento deliberado de mostrar su autonomía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.