martes, 10 de noviembre de 2009

Tucumán: Sin respuestas, sin diálogo. Los autoconvocados extreman las medidas y cumplen con sus advertencias de cerrar las puertas en los nosocomios

PRIMERA FUENTE

El conflicto de la salud pública en la provincia tiende a profundizarse en las próximas horas si desde el Gobierno local no mejoran las propuestas saláriales que reclama el sector de los autoconvocados. Ayer se inició la semana con una huelga más dura y cumpliendo la advertencia de cerrar los accesos a los nosocomios, salvo, el ingreso a las guardias médicas. Todo se concentra en ese espacio. El viernes a la noche se realizará la tercera marcha de las antorchas en la Plaza Independencia. “No vamos a permitir que se nos siga tratando de apretadores y de desconsiderados con la población”, dijo Braulio Fanlo, uno de los referentes de este movimiento.

Han pasado 20 manifestaciones en la Plaza Independencia, y el próximo 21 de octubre se cumplirán siete meses desde que se inició el conflicto de la salud pública entre el movimiento de autoconvocados y el gobierno local. El próximo viernes por la noche se realizará la tercera marcha de antorchas y durante esta semana la atención médica en los hospitales públicos tiende a profundizarse si desde la Casa de Gobierno no mejoran las relaciones para llegar a un diálogo serio.

Ayer los nosocomios de la provincia permanecieron con sus entradas principales cerradas y todas las atenciones médicas se registraron por las guardias y emergencias. En los consultorios externos nos e entregaron los números para la atención y las cirugías programadas para esta semana fueron canceladas sin brindar una nueva fecha. Esta situación obedece a la concreción de la advertencia que ya habían lanzado los autoconvocados la semana pasada luego de que fracasará el encuentro con los ministros de la casa de Gobierno en el Arzobispado de Tucumán.

Esta situación provocó el viernes pasado el casi alejamiento del director de hospital Centro de Salud, Ricardo Figueroa, y el pedido de renuncia de varias más por considerarlos pasivos y sin compromiso con los trabajadores. Sin embargo, el gobierno para mostrar fortaleza política respaldó el accionar de los encargados de los nosocomios, aunque no se sabe por cuanto tiempo sostendrá el peso de la presión de la mayoría de los empleados rebeldes de la salud.

En este sentido, uno de los referentes de este movimiento y delegado del Hospital Avellaneda, Braulio Fanlo, sostuvo que el sector no esta dividió y que al contrario pelearán con todo y con las mismas ganas desde que se inició el conflicto. “No vamos a permitir que se nos siga tratando de apretadores y de desconsiderados con la población. El Estado es quien debe garantizar la salud pública y para eso debe contener a sus trabajadores, y contar con los edificios y elementos de trabajo. El Estado es quien viene dilatando las soluciones porque están condicionados por los gremios que no representan a nadie e incluso intentan seguir engañando a la sociedad”, dijo.

Foto: Argentina, Tucumán - El clima en la salud pública tiende a empeorar y las soluciones saláriales no llegan. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.