miércoles, 9 de diciembre de 2009

Afganistán: Condiciona el secretario de Defensa estadounidense Robert Gates la retirada de tropas

.
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, condicionó la retirada de tropas de Afganistán a la situación en el país afectado por la militancia.

"La transición de la responsabilidad de seguridad que empieza en julio de 2011 será gradual y estará basada en las condiciones en el terreno", dijo en una conferencia de prensa conjunta después de reunirse con el presidente afgano Hamid Karzai en su palacio.

"Haremos avanzar esto, provincia por provincia conforme lo permitan las condiciones", agregó.

Esta es la primera visita del secretario de Defensa después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciara una nueva estrategia para Afganistán el miércoles pasado, en la cual anunció el envío de 30.000 soldados más al país devastado por la guerra para reforzar la guerra contra los militantes.

En Afganistán ya se encuentran más de 100.000 soldados encabezados por la OTAN, de los cuales 68.000 son estadounidenses, que luchan contra la insurgencia encabezada por el Talibán y por agentes de Al-Qaeda.

"Nuestras tropas estarán aquí sólo mientras requieran ayuda para derrotar a sus enemigos, lucharemos a su lado hasta que las fuerzas afganas sean lo suficientemente grades y fuertes como para que garanticen a la nación por su cuenta como ya lo han hecho en Kabul", dijo Gates.

Gates aseguró el firme apoyo de Washington y dijo que el "presidente Obama ha dicho en repetidas ocasiones que nuestro gobierno no volverá a dar la espalda a este país ni a la región". Sin embargo, agregó que "el compromiso de los estadounidenses no tiene duración indefinida".

"Afganistán espera hacerse cargo de la seguridad de la nación dentro de cinco años, pero nuestra nación necesitará ayuda financiera para pagar los salarios y para equipar a las crecientes fuerzas de seguridad", dijo el presidente Karzai en la conferencia de prensa conjunta.

El presidente afgano pidió más apoyo a la comunidad internacional y dijo que "no podrá mantener una fuerza de esa naturaleza y capacidad con sus propios recursos".

Los máximos oficiales estadounidenses apoyan la decisión de Obama

Los dos principales funcionarios estadounidenses en Afganistán expresaron su sólido apoyo a la decisión del presidente de EEUU, Barack Obama, de enviar 30.000 soldados más a ese país.

Tanto Stanley McChrystal, máximo comandante de EEUU en Afganistán, como Karl Eikenberry, embajador de EEUU en Irán, dieron a conocer su postura durante un testimonio ante los Comités de Servicios Armados de la Cámara y el Senado.

McChrystal expresó su confianza en relación al tamaño del despliegue de tropas y reiteró que el progreso será rápido.

"Para el próximo diciembre, considero que seremos capaces de presentar un progreso real que será claro para todos", dijo.

El general también dijo que para julio de 2011, "considero que el progreso será inequívocamente claro para el pueblo afgano. Y cuando sea inequívocamente claro para ellos, ese será un punto crítico y decisivo".

McChrystal insistió que EEUU tendrá éxito en Afganistán y dijo "podemos y cumpliremos con esta misión".

Eikenberry aclaró reportes previos sobre sus dudas respecto al envío de más tropas.

Sin embargo, el embajador criticó al gobierno afgano por su "falta de legitimidad con su propio pueblo como un gran impedimento para la estrategia de EEUU en la región".

Eikenberry también mencionó que la asociación con Pakistán es un tema de preocupación.

Obama pronunció un discurso para la nación en horario estelar el 1° de diciembre en el cual presentó una estrategia que incluye el envío de 30.000 tropas más a Afganistán y comenzar a retirar las fuerzas estadounidenses para julio de 2011.

Aumenta apoyo del público a guerra afgana

El apoyo público para la guerra en Afganistán creció nueve puntos porcentuales a 57 por ciento en las últimas tres semanas, indica una encuesta reciente.

La encuesta de la Universidad Quinnipiac también descubrió que la aprobación de los estadounidenses al manejo del presidente Barack Obama de la guerra aumentó siete puntos en el mismo periodo, de 38 a 49 por ciento negativo frente al empate del 18 de noviembre de 45-45 por ciento.

Los estadounidenses también aprobaron 60-32 por ciento el plan presidencial para iniciar el retiro de tropas de combate de Afganistán en julio de 2011.

Sin embargo, por un márgen de 45-40 por ciento, más estadounidenses no creen que Obama será capaz de mantener la promesa que los que creen que sí lo hará.

La encuesta muestra que el discurso de Obama televisado nacionalmente el 1 de diciembre sobre la estrategia afgana ha funcionado, al menos en el corto plazo, según Peter Brown, director adjunto del Instituto de Encuestas de la Universidad Quinnipiac.

La encuesta fue realizada del 1 al 6 de diciembre entre 2.313 electores registrados a nivel nacional.

Obama dio un discurso en horario estelar al país el 1 de diciembre estableciendo una estrategia que pide el envío de 30.000 soldados extras a Afganistán y el inicio del retiro de las fuerzas de EEUU en julio de 2011.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.