miércoles, 2 de diciembre de 2009

Argentina: 14 Gatillos que no están en el Archivo 2009

CORREPI

Lo decimos cada año: al momento de publicar nuestro Archivo los datos ya están desactualizados. Este año no podía ser excepción. Es así que en lo que va del mes de noviembre hemos registrado catorce casos de personas muertas a manos del estado por sus fuerzas de seguridad. Doce ocurridas en el corriente mes y dos que tomaron estado público mucho tiempo después.

El mismo día que 3.000 personas se congregaban en Plaza de Mayo, con CORREPI, para denunciar la política represiva del estado que mata un pibe cada 20 horas, Alberto Antonio "Burri" Pedrozo (17), el menor de siete hermanos, estaba terminando una changa en su barrio Independencia de González Catán. Pasado el mediodía, el vecino que le había pedido palear una montaña de arena hacia adentro de la casa, le dio unos pesos para comprarse una cerveza. Antes de llegar al almacén, un policía se bajó de un patrullero de la comisaría de Villa Dorrego, apuntándolo con su pistola. “Burri” corrió a refugiarse en una casa vecina. Se dio vuelta con las manos en alto, y recibió el impacto de un disparo, quedando otros dos incrustados en la vivienda. En seguida, todo el barrio se reunió gritando que "Burri" estaba desarmado y trabajando en la cuadra, y denunciaron la realidad del gatillo fácil. El lugar fue inmediatamente cerrado y cinco patrulleros se encargaron, con balas de goma y gases, de dispersarlos. Pero sólo por el momento, porque la familia de Burri Pedroza no va a bajar los brazos y junto a CORREPI sabe que esta lucha recién comienza.
Diez años después, cuando el homicidio se encuentra a punto de prescribir, se conoció la noticia sobre Luis Oscar Ledesma, militar retirado, que el 29 de octubre de 1999 interceptó, junto a otros cómplices no individualizados, una camioneta de la empresa donde trabajaba el conductor que había atropellado a su hija. Le disparó a quemarropa a Damián Romero (18) que ni siquiera era la persona buscada, pero casualmente tenía el mismo apellido.
Con la misma impunidad, el 18 de noviembre de este año, un agente de la federal mató de dos disparos a José Emiliano Rajoy (23). Dijo que trató de resistirse a un asalto en Ingeniero Budge.
El 21, tras ser acusado en un comercio de presentar un billete falso, un hombre fue fusilado por un agente de policía santafesina en Fray Luis Beltrán, cuando trataba de escapar en su auto. El mismo día, después de una discusión, el subteniente de la bonaerense Juan Galván, asesinó a la novia y a los padres de ésta en su vivienda de Merlo, Pcia. de Buenos Aires. Después se suicidó.
Ezequiel Córdoba (17) fue encontrado el día 23, muerto, dentro de un Renault 12 manejado por un policía en el barrio Cerro Chico de la capital cordobesa. Estaba herido de bala en el tórax y en la pierna.
El 28, en la localidad de Vista Alegre, Neuquén, un hombre resultó muerto con un balazo en la cabeza, cuando personal policial lo perseguía tras un supuesto intento de ingresar a un campo de cerezas.
Finalmente, cinco personas aparecieron suicidadas en sus lugares de detención: El 21, Juan Manuel Fedrizzi (32), alojado desde hacía seis meses en la alcaidía de la seccional 4ª de Concordia, Entre Ríos. En Rosario, en la comisaría 3ª, un joven de 27 años, detenido cuando pedía monedas en la zona de bares de Parque España, apareció horas después ahorcado en su celda. El sitio digital El Ciudadano informó que cinco meses atrás, en la misma comisaría, otro joven había sufrido idéntico fin. El 24, Diego Javier Vega Forquera (27), apareció muerto en la sala de requisas de la comisaría 9ª de Guaymallén, Mendoza, horas después de haber sido detenido en aparente estado de ebriedad. El domingo 29, en el penal de Villa Urquiza, Tucumán, Miguel Benjamín Pereyra (46), apareció ahorcado en el baño del pabellón donde estaba detenido desde hacía dos meses.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.