jueves, 10 de diciembre de 2009

Argentina: Homenaje en la cárcel de barrio San Martín a presos fusilados en la UP1-Córdoba

PRENSA RED

El próximo sábado, a las 18.30, en el predio de la Penitenciaría de barrio San Martín se realizará un nuevo homenaje a los 30 militantes asesinados en la UP1 en 1976. Organiza Familiares, Hijos y Amigos de los ex presos fusilados en UP1. (Ver video).

"Cuando los fusilaron quisieron decirnos que aquellas luchas y aquellos proyectos de justicia social, liberación nacional y dignidad humana, también debían ser aniquilados, debían quedar enterrados para siempre, sepultados en el olvido, borrados de la historia", afirman Familiares, Hijos y amigos de los compañeros.

"MEMORIA Y JUSTICIA DEL AYER, COMPROMISO DE HOY, JUICIO Y CONDENA PERPETUA, EN CÁRCEL COMÚN, A LOS ASESINOS", define la consigna que convoca a organizaciones y personas de la sociedad civil a participar de este encuentro que se llevará a cabo en las puertas del penal (Sábado12, 18.30hs).

'POR ALGO HABRÁ SIDO',

SÍ:¡ POR ALGO FUE,

POR ALGO ES!

Para esconder la complicidad o el miedo no fueron pocos los que se escudaron en la cobarde expresión de “Por algo habrá sido!”.

Y se generalizó una culpa que agigantó el manto de sospecha sobre la legitimidad de la lucha y el derecho de los pueblos a reclamar por su dignidad y justicia.

Hoy, cuando como pueblo vamos retomando nuestro protagonismo, queremos afirmar que efectivamente fue POR ALGO.

Y compartir hoy, en esta tarde de memoria, ese ALGO de AYER.

Porque en aquellas semillas de proyectos estaban contenidas las necesidades, reivindicaciones y derechos por los que HOY siguen luchando lo que ni siquiera tienen un lugar en la tierra para vivir.

El "algo" de ayer

- Fueron los derechos sociales conculcados a los trabajadores por los abusadores del poder en sucesivos golpes oligárquico-militares.

- La lucha de los estudiantes por una educación abierta al pueblo y sus necesidades, con acceso para todos y todas.

- Por las escuelas y los centros de atención de la salud ausentes en los barrios y villas de nuestras ciudades.

- Fue promover y alentar la organización de los sectores populares para recuperar el protagonismo político, siempre negado por los poderosos de turno.

- Fue luchar para cambiar una estructura social injusta, por una sociedad igualitaria, plural, integradora, con dignidad y justicia para todos y todas.

Cuando los fusilaron quisieron decirnos que aquellas luchas y aquellos proyectos de justicia social, liberación nacional y dignidad humana, también debían ser aniquilados, debían quedar enterrados para siempre, sepultados en el olvido, borrados de la historia!!!

Se equivocaron. Porque su egoísmo les impidió siempre cobijar la esperanza.

Y esa esperanza, negada a los genocidas, es la que ha animado tantos años nuestro reclamo de justicia, que ahora comienza hacerse realidad.

La misma esperanza que nos hace decir con fuerza que nos sigue doliendo en nuestros corazones la muerte artera de nuestros padres y familiares. Pero nos alienta saber que la justicia de su lucha sigue viviendo y se extiende hoy, como mejor memoria de aquellos militantes y luchadores populares, a quienes les arrebataron la vida.

Ellas y ellos están presentes

- Cuando los que siguen en el subsuelo de la patria, sin trabajo, sin derechos y sin dignidad, levantan sus cabezas, sus manos y sus pies para movilizarse por las calles exigiendo justicia.

- Cuando los que siguen explotados, sin empleo y sin vivienda, se organizan para ocupar su propio espacio en la tierra que también les pertenece como ciudadanos y habitantes de este suelo.

- En cada rostro sufriente de argentinos y latinoamericanos, a quienes se les ha negado la posibilidad de una vida humana digna.

- En las luchas de los campesinos despojados de sus tierras, y de los pobres de la ciudad olvidados en los márgenes de nuestros barrios y villas.

- En los jóvenes víctimas del atropello policial, a quienes mediante la represión y el miedo, se les quiere negar su derecho a organizarse, a divertirse, a vivir como ciudadanos igual que los demás.

- En los niños y niñas, muchas veces abusados, víctimas de la violencia, que deambulan por la ciudad, buscando el pan, la educación, la solidaridad y la justicia de una vida que merezca vivirse.

- En el reclamo de los trabajadores ocupados y desocupados, que organizadamente protestan exigiendo una mejor distribución de la riqueza.

- En todos y cada uno de los militantes populares que luchan hoy, como lucharon ellos, porque es la misma causa de la justicia siempre negada a los oprimidos por las oligarquías explotadoras.

El "algo" de hoy

Las necesidades vitales y las profundas convicciones que siguen motivando las luchas de hoy.

La mejor MEMORIA de nuestros padres y familiares asesinados por el terrorismo de estado.

El homenaje más querido porque se inmortaliza en el calor de la vida que continúa, trascendiendo la frialdad del mármol.

Esta memoria - que atesoramos en nuestros corazones, se hará justicia- Y, con la condena perpetua, en cárcel común a los asesinos y de los juicios que se iniciarán el año que viene:habremos honrado la verdad,

Habremos quebrado la impunidad de tantos años

Habremos desnudado la complicidad de la justicia,

Habremos reivindicado tantas vidas que fueron denigradas y habremos afirmado las bases de una convivencia social con participación y libertad para nosotros y nuestros hijos.

Ellas y ellos lucharon por nosotros. Nosotros queremos seguir luchando por ellos.

Ellas y ellos nos interpelan desde esos nombres y esos rostros jóvenes para siempre.

Por eso desde este lugar de memoria de la vida arrebatada, afirmamos nuestro compromiso que como el de ellos es por la justicia, por la libertad y por la vida.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.