martes, 15 de diciembre de 2009

El gasoducto China-Asia central es resultado de una visión a futuro y del arduo trabajo

XINHUA

"El gasoducto de gas natural China-Asia central es el resultado de arduos esfuerzos por parte de los trabajadores de nuestros cuatro países", dijo el presidente chino Hu Jintao el 15 dic durante la ceremonia de inaguración del oleoducto que une Turkmenistán, Uzbekistán, Kazajistán y China.

Con sus manos en la válvura de apertura, el presidente Hu, junto con el presidente turcomano Gurbanguly Berdymukhamedov, el mandatario kazajo Nursultan Nazarbayev y su homólogo uzbeko, Islam Karimov, abrieron juntos el flujo de gas natural en la central de gas situada en la orilla derecha del río Amu Darya, a 80 kilómetros de la segunda ciudad turcomana de Turkmenabad.

El gasoducto, de 1.833 kilómetros de longitud, comienza en la frontera entre Turkmenistán y Uzbekistán, y atraviesa este último país y Kazajistán, antes de llegar a la región china noroccidental de Xinjiang.

Los otros tres líderes también elogiaron la ardua labor de los trabajadores e ingenieros, quienes concluyeron la construcción del gasoducto en poco más de dos años, en comparación con el periodo habitual que toma entre 6 a 10 años en otras regiones.

"Sinceramente aprecio la devoción de aquellos que han trabajado en el proyecto, así como al total apoyo de los líderes chinos, kazajos y uzbekos, quienes tienen una visión hacia el futuro, así como a sus pueblos", anotó el mandatario turcomano Berdymukhamedov.

"Quiero agradecer a los trabajadores e ingenieros por los grandes esfuerzos para convertir los deseos de nuestros predecesores en una realidad, con una versión moderna de 'la Ruta de la Seda'", dijo el presidente kazajo Nazarbayev.

"Agradecemos a los trabajadores chinos y a los ingenieros por su devota labor, quienes concluyeron uno de los grandes proyectos del siglo XXI en el menor tiempo posible", manifestó el presidente uzbeko Karimov.

Mientras tanto, el presidente Hu describió el proyecto como un portador de la buena voluntad, así como de los beneficios mutuos para las cuatro naciones, añadiendo que "el gasoducto de gas natural China-Asia central es el modelo de una sincera solidaridad y cooperación mutuamente benéfica de China, Turkmenistán, Uzbekistán y Kazajistán".

Los líderes de las tres naciones de Asia central hicieron eco de los comentarios de Hu, y expresaron su creencia de que "la Ruta de la Seda" moderna aumentará aún más la cooperación amistosa entre China y los países de la región.

La Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC), uno de los principales promotores del proyecto, se ha comprometido al desarrollo socioeconómico de las regiones por las que atraviesa el gasoducto, como parte de la cooperación enérgetica mutuamente benéfica.

La CNPC contrató a 20.000 trabajadores locales, lo cual representa 90 por ciento de la fuerza laboral involucrada en el proyecto, y el 60 por ciento de los gerentes de nivel medio también eran trabajadores locales.

La CNPC, el mayor productor de petróleo y gas de China, otorgó 7 millones de dólares estadounidenses en ayuda para Turkmenistán en los campos de cultura, educación, salud y auxilio a los discapacitados.

Asimismo, la compañía china inició en 2009 un programa de becas de cinco años, con el fin de capacitar a 100 estudiantes para Turkmenistán.

En Kazajistán, la CNPC participó de manera activa en la disminución de la pobreza, y ayudó al desarrollo en la agricultura, educación, cultura, deportes y salud, así como en la construcción de la infraestructura rural y las instalaciones públicas.

En Uzbekistán, el gigante petrolero chino financió la reparación de los puentes que se encontraban en ruinas, y ofreció ayuda a los discapacitados.

Durante la construcción del gasoducto, los trabajadores chinos se conviertion en amigos de sus colegas locales. "Ahora, puedo decir orgullosamente a mis compatriotas que no los decepcionados. El gasoducto abrió un nuevo capítulo en la cooperación amistosa en la región", dijo Cheng Lin, un ingeniero chino de la CNPC.

Los líderes de los cuatro países elogiaron el gasoducto China-Asia central, señalando que ayudará a fomentar aún más el desarrollo común de toda la región.

Tal como lo estableció el presidente Hu, las cuatro naciones deben aplicar la experiencia y el modelo de este proyecto a otras áreas de cooperación entre ellas, con el fin de expandir la cooperación económica regional, y establecer una base sólida para la institucionalización y el aumento de la cooperación de la región.

"Dejemos que este gasoducto sea testigo de la siempre creciente amistad entre nuestros cuatro países, y de un mayor desarrollo sólido de nuestra cooperación pragmática", dijo el presidente chino.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.