viernes, 11 de diciembre de 2009

México: La autonomía de instituciones (Banca Central, Instituto Electoral, Suprema Corte) es una gran farsa

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Felipe Calderón logró al fin deshacerse del priísta Guillermo Ortiz y nombrar a su íntimo amigo e incondicional Agustín Carstens como gobernador del Banco de México, cumpliendo así la gran farsa de la "autonomía" del banco central. El Senado, compuesto por una amplia mayoría de los derechistas PRI y PAN, sólo tendrá que ratificarlo.

Y para redondear la farsa, Felipe Calderón decidió mover al electorero mafioso Ernesto Cordero -que en Sedesol hizo aumentar a 6 millones de pobres más (y los que acumulen en 2009)- a la Secretaría de Hacienda, así como encargar el asistencialismo oficial (que ellos llaman "política social") a un empresario sinaloense Félix Guerra -senador panista con licencia- que hasta ayer se dedicaba -versión oficial- a promover pequeñas y medianas empresas en la Secretaría de Economía, junto al eficiente Gerardo Ruiz Mateos

2. Otra vez saldrán los socialdemócratas del PRD con sus lloriqueos porque -como vergonzante minoría- nada pueden hacer frente a la aplanadora; pero no sería la primera ni la última vez que sólo sirvan de burla. ¿Y la movilización de masas de la que se habló como complemento inseparable de la vía parlamentaria? Lo único bueno para ellos es que continuarán cobrando sus jugosos emolumentos que a fin de año superan el medio millón de pesos. Por eso de manera continua la gente se pregunta: ¿En qué beneficia al pueblo el sistema parlamentario si sus representantes sólo sirven para ponerse de acuerdo para aprobar medidas contra el mismo pueblo? ¿De qué autonomía puede hablarse cuando los funcionarios de esos organismos "independientes" son nombrados por el mismo gobierno y los empresarios? ¿Para eso sale la gente a votar por parlamentarios levantadedos?

3. Al poder político y económico nada puede escapársele de su control y a todo lo que se llama "institución autónoma" es una gran farsa para engañar a los ilusos y tontos. Quien tiene el poder (gobierno, dinero, ejército, medios de información, iglesia) determina todo por la fuerza o mediante negociaciones entre ellos mismos. A los acuerdos entre poderosos -como en la Grecia antigua donde los esclavos no eran considerados seres humanos- se llama democracia representativa y moderna. ¿Quién elige a los jueces de la Suprema Corte, a los funcionarios del Instituto Electoral o al director de la Banca central si no una junta de notables para luego ser legitimados por los partidos políticos mediante acuerdos? Luego de la gran farsa aparecen los medios de información que tratan de engañar al pueblo pensando en que éste es imbécil.

4. Esos organismos "autónomos", inventados por gobiernos y partidos para "dorar la píldora" que se busca hacer tragar al pueblo, sólo causan risa. Hace algunos meses los partidos políticos -especialmente el PAN y el PRI- se pusieron de acuerdo (sin consulta ciudadano alguna) para seleccionar a Leonardo Valdez Zurita "equitativamente" entre más de un centenar de candidatos a los miembros del Instituto Electoral (IFE); hace unos días, en negociación entre Calderón y el PRI, fueron seleccionados entre cien aspirantes a dos personajes (Arturo Zaldívar y Luis María Aguilar) para suplir a miembros de la Suprema Corte (SCJM) y ayer Calderón escogió a su íntimo amigo, Cartens, para imponerlo en la dirección del Banco de México. ¿Puede llamarse organismos autónomos a estas instituciones mafiosas al servicio del poder?

5. Todo queda en familia, escribe Fernández-Vega, en perspectiva para 2012, con el único mensaje claro: la fracasada política económica no se moverá un milímetro, se mantendrá la ineficiencia de los cuates, y de paso se perfila la sucesión, aunque quede claro que es verdaderamente misérrima la caballada del calderonismo, cuando su jamelgo del ITAM, Ernesto Cordero, uno de los responsables del vertiginoso crecimiento de la pobreza en México, cuya única "virtud" es ser amigo del amigo, a quien debe todo tipo de huesos: el puesto en Banobras (director de Administración Integral de Riesgos), en la Secretaría de Energía (subsecretario de Planeación Energética y Desarrollo Tecnológico), en la campaña electoral (coordinador de Políticas Públicas), y ahora en lo que llaman gobierno (subsecretario de Egresos en Hacienda y Crédito Público, titular de la Sedesol)

6. La economía mexicana se desploma aceleradamente; parece que sin freno continuará por el mismo camino: carencia de inversiones, gigantescas ganancias empresariales, funcionarios con altísimos ingresos, enorme desempleo, salarios de hambre a los trabajadores, el ejército en las calles, inseguridad nacional, el narco gana la guerra, intervención económica y militar de los EEUU, represión contra la oposición real. Pero Calderón, al mismo tiempo, ha logrado acuerdos con el PRI y los demás partidos políticos, así como con los empresarios, para estabilizar su gobierno. Podrán quejarse algunos legisladores (que en general terminan sometiéndose), pero la unidad del PRI/PAN es sólida. ¿Podremos algún día, tendremos la fuerza y la capacidad para desplazarlos del poder para que la mayoría de la población lo asuma?

7. Cartens, el financista secretario de Hacienda -junto con Calderón- es el responsable del desplome de la economía mexicana y ahora lo premian nombrándolo en un cargo mayor. Organismos económicos internacionales han señalado que si bien la crisis económica se registró en gran parte del mundo, fue en México donde peor se administró, donde la medidas que se pusieron en práctica fueron erróneas y fracasadas. Pero Calderón, como su íntimo amigo, lo ha colocado en el Banco de México o banca nacional. ¿Serán tan idiotas, tan hijos de puta los legisladores, para aprobar la propuesta calderonista? Yo estoy convencido que sí, pero también que nosotros somos peores porque hasta hoy no hemos tenido capacidad para responder como se debe a estas políticas de la clase dominante que hacen más miserable al pueblo. Preferimos hacer como que no pasa nada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.