martes, 15 de diciembre de 2009

OMC: Destellos de lucidez en la Ministerial

Umberto Mazzei

Este año termina con gran actividad internacional y toda en Europa. En Roma, la Cumbre de la Alimentación, de la FAO. En Lisboa, la Conferencia Iberoamericana. En Ginebra, la Conferencia del Sistema Global de Preferencias Comerciales, de la UNCTAD y la Conferencia Ministerial, de la OMC. En Copenhagen comienza la Conferencia del Clima. Esta concentración de eventos no favorece a los países en desarrollo y menos a Ibero-América, porque suelen tener pocos diplomáticos especializados en temas técnicos y poco dinero para tanta movilización.

A nuestro juicio, el evento de mayor potencial fue la Conferencia del Sistema Global de Preferencias Comerciales, en la UNCTAD - muy poco reportada- que trató sobre comercio entre países en desarrollo. Sobre eso escribiremos luego. Hoy nos limitamos a comentar lo sucedido en la OMC, que fue “Mucho quehacer para nada ”.

La Conferencia Ministerial de la OMC pasó, sin gloria, pero con algunas intervenciones lúcidas. Se practica el ritual de proclamar el deseo de que se concluya la ronda Doha en 2010, pero con poca convicción. Antes de la ministerial, en una reunión preparatoria del G-20 agrícola, en la OMC, la delegación de Bolivia, expresó claramente que su país priorizaba la sustancia de la negociación a la urgencia de firmar. Eso sería un “leit motiv” de varias declaraciones lúcidas en la ministerial. Otro fue el de la transparencia y reforma de la OMC, que muchos quieren, pero con agendas divergentes.

Intervenciones notables

Cuando se escucha hablar en ambientes de política internacional hay que recordar aquella comparación donde se dice que los diplomáticos – al inverso de las damas –cuando dicen si, quieren decir talvez; cuando dicen tal vez, quieren decir no; cuando dicen no …no se es diplomático.

Cuba

Los primeros destellos de lucidez fueron en la declaración del Canciller de Cuba, Rodrigo Malmierca. “La crisis ha desmentido los mitos de que la desregulación y la liberalización económica promueven el crecimiento y el desarrollo. El sistema comercial y financiero internacional necesita ser transformado de manera radical, no cosméticamente, para enfrentar los desafíos del Siglo XXI”, comenzó diciendo.

“Los procedimientos de las negociaciones en la OMC no han mejorado en términos de transparencia”, continuó, “pues todavía no se garantiza la participación real y efectiva de todos los Miembros en todas las fases del proceso, como única vía genuina para llegar al consenso”…”La situación actual de la Ronda Doha está lejos de alcanzar los propósitos del Desarrollo que pretendieron sustentarla. El propósito de culminar la Ronda el próximo año no puede ser una meta traducida en precipitaciones que menoscaben los intereses legítimos del Sur. El objetivo debe ser lograr progresos significativos y equilibrados en todas las áreas de negociación, en particular las relativas al desarrollo.”

Sur África

Mas tarde, el Ministro de Relaciones Exteriores de Sur África, Robert Davies, habló del desvío de prioridades en la negociación. Primero aclaró que “Sudáfrica no es parte de los acuerdos alcanzados por algunos miembros en el paquete de julio, 2008. Que “los textos son desequilibrados y dan amplio acomodo a la sensibilidad de los países desarrollados en la agricultura, al tiempo que piden demasiado de los países en desarrollo en reducción de aranceles industriales aplicados y en espacios para políticas de desarrollo industrial.”

“Sudáfrica apoya plenamente la posición del G20 [agrícola], del Grupo de África y de otros, para pedir una “conclusión temprana y exitosa” de la Ronda de Doha, definiendo el éxito en términos de lo que promueva en desarrollo, según lo mandado en Doha. Permítanme decir que, si tenemos que elegir entre las dos conclusiones, Sudáfrica opta por la del desarrollo exitoso.”

“Los paquetes de rescate en curso de varios países desarrollados …, pueden exacerbar los desequilibrios existentes… por esta razón, Sudáfrica apoya las propuestas formuladas por Argentina y otros países en desarrollo, para que la OMC de seguimiento al impacto de esas medidas [de rescate financiero] en el comercio y la inversión de los países en desarrollo.”

”Por último, apoyamos el llamamiento … para iniciar un diálogo sobre la futura reforma de la OMC. Para Sudáfrica este debe enfocarse a fortalecer el principio de consenso y garantizar un proceso inclusivo y transparente en la toma de decisiones. También se necesita más claridad en la OMC sobre aquello que se entiende por desarrollo y más coherencia entre la OMC y otras instituciones multilaterales encargadas de promover el desarrollo y el trabajo decente.”

Estados Unidos

También Ron Kirk, Representante para el Comercio de Estados Unidos, prefiere esperar. Dijo desear un resultado “fuerte” de la Ronda Doha, pero admitió que lo que cuenta es la sustancia: “Los Estados Unidos está comprometido a lograr ese resultado, y creo posible el éxito en 2010. Pero es la sustancia lo que impulsará nuestro progreso y el éxito no es algo que algún miembro o grupo de miembros, puede entregar o dictar”. Una clara crítica a M. Lamy, al Sr. Amorim y los ultra-ronda que empujan para firmar algo rápido y a cualquier precio.

Es interesante que Mr. Kirk reconoció que “El liderazgo dentro de la OMC es ahora más amplio y más incluyente y cada miembro del liderazgo tiene ahora una responsabilidad”. Admitió también que ya hay otros motores de la economía mundial: “Mientras los países desarrollados seguirán teniendo un papel importante en la economía mundial, los países en desarrollo avanzados desempeñan un papel cada vez mayor. Según el FMI, el 58 % del crecimiento económico mundial, hasta el 2014, será dado por China, India, Brasil, Argentina, Sudáfrica y los países de la ASEAN.” Asumimos que el pronóstico se limita al 2014, porque luego la participación será más alta.

Venezuela

Otra lúcida participación fue la del Embajador Germán Mundaraín, que habló por Venezuela. El Sr. Mundaraín señalo la ilegitima intromisión del designado G20 financiero en la negociación de la OMC, que es un asunto entre los 153 países miembros: En la OMC “Se producen declaraciones y hasta se desfiguran los términos precisos, al decir que se observa un "mandato del G 20". Me pregunto ¿puede el G 20 imponerle un mandato a la OMC, o a nuestro Director General? Por esto y por otras razones, estimo que a la OMC, se le está percibiendo como una oficina comercial del G 20.”

Argentina

El Canciller de Argentina, Jorge Taiana, estaba ocupado en Lisboa y fue de los últimos en hablar, pero fue al meollo de los problemas. Señaló primero que con la crisis financiera el comercio ha caído en mayor medida que la producción y que esa situación esta llamada a prolongarse, por lo que “el comercio dejara de desempeñar …el papel dinámico de expansión de la demanda que tuvo en las últimas décadas”. Una referencia oblicua al derrumbe de Estados Unidos como mercado.

Luego paso a los “paquetes de rescate”, para lo que exige que la OMC “ejerza en plenitud la función de control y supervisión que le es propia.” Porque “aquellas medidas que trascienden los tradicionales instrumentos de política comercial, como los paquetes fiscales, la asistencia financiera y las políticas de “Compre Nacional” adoptadas por los países de mayor peso económico, impactan significativamente sobre la competitividad de otros, en particular, aquellos países en desarrollo que no cuentan con recursos fiscales similares.”

Luego señaló que “además de esforzarnos para concluir la Ronda Doha”,queremos, “que respete los mandatos establecidos y que este orientada al desarrollo” y “centrar nuestra atención sobre las normas que regulan los distintos sectores objeto del comercio”. O sea, dejar de poner fechas y concentrarse en una negociación balanceada que promueva el desarrollo.

Terminó señalando la conferencia del Sistema Global de Preferencias Comerciales entre países en desarrollo, como un ejemplo para “un comercio más abierto y equitativo que impulse una cooperación Sur–Sur cada vez más necesaria para sustentar el sistema multilateral.” Una referencia a que si en la OMC no se satisfacen los intereses del Sur, este tomará otros caminos.

El Sumario del Presidente de la Ministerial

Chile es firmador compulsivo en acuerdos de comercio y está muy introducido en la OMC. El Director General Adjunto escogido por M. Lamy en América Latina es el chileno Alejandro Jara, la Presidencia del Consejo General la tiene el Embajador de Chile, Mario Matus y como consecuencia, se invistió como Presidente de la VII Conferencia Ministerial de OMC al Sr. Andrés Velasco, Ministro de Finanzas de Chile.

El Sr. Velasco presidió durante las declaraciones de todos los países, pero a juzgar por el sumario que presentó, es lícito preguntarse si oyó las que reportamos aquí. Hubiese debido, porque tres son miembros del G20, el grupo de quien la Dirección de la OMC se dice subalterna.

Comienza el Sr. Velasco “Reconociendo la función decisiva que la OMC ha desempeñado para atenuar los efectos de la crisis,”. Un crédito atribuido gratuitamente, sin base alguna y contradicha por las declaraciones que hemos reportado.

Sigue diciendo “La dimensión de desarrollo debe seguir ocupando un lugar central en la Ronda,” Los países en desarrollo se quejaron precisamente de que el desarrollo no es para nada el tema central de la Ronda.

“Los Ministros han reafirmado la necesidad de concluir la Ronda en 2010 y de hacer un balance en el primer trimestre del año próximo.” No es cierto, las declaraciones reportadas no estiman necesario concluir en 2010 y priorizan la sustancia de la negociación. En cuanto al balance nos preguntamos sobre que cosa. ¿que puede hacerse en un par de meses y la navidad viniendo? Mas pérdida de tiempo y dinero sacrificado ante el Ego Supremo de la OMC?

"Hubo amplio acuerdo en que el creciente número de acuerdos comerciales bilaterales y regionales es un problema para el sistema de comercio multilateral, y que hay una necesidad de que los dos enfoques a la apertura se complementen entre sí. Algunos expresaron apoyo a la posible convergencia de los dos enfoques.” Es una trampa para romper uniones regionales que ya fue propuesta por M. Lamy. Decir que hubo apoyo en la OMC para esa idea es pura ficción. ¿Es que la Unión Europea abriría su mercado común a todos los miembros de la OMC? ¿Es que Brasil, que excluye productos de sus socios, permitiría “o resto do mundo” en MERCOSUR? Es una idea, lanzada por M. Lamy, que sólo apoyan las empresas transnacionales.

Ahora, la des-interpretación más grave: “Ha recibido amplio apoyo la idea de basarse en los progresos realizados hasta la fecha. También ha obtenido respaldo la idea de no tratar de reabrir los debates sobre textos estabilizados.” ¿Es que el Sr. Velasco llama “estabilizados” los textos propuestos por presidentes de las áreas de negociación, a veces en modo arbitrario, sin considerar las objeciones, como en servicios, bajo el mexicano De Mateo? ¡Pero si no hay un solo texto aceptado! Mr. Davies, el Canciller de Sur África, fue explícito en decir que no esta de acuerdo con los textos de 2008, Estados Unidos tampoco. En cuanto reabrir debates, el reglamento de OMC dice que no hay nada negociado hasta que todo este negociado.

“La contribución que la OMC puede hacer removiendo barreras al comercio de bienes y servicios ambientales fue ampliamente respaldada.” ¡Pero si ni siquiera hay acuerdo sobre lo que es un bien ambiental y sólo los países desarrollados y sus vasallos apoyan esa propuesta!

Es preocupante que el presidente de una ministerial de OMC entregue conclusiones que no corresponden a lo dicho por los ministros. Hay riesgo de que aunque lo llame “un resumen no exhaustivo que he tomado de puntos clave del debate”, esa apreciación personal sirva para ser manipulada como un mandato. No sería novedad, las quejas sobre la poca transparencia en OMC son muchas y aumentaron con M. Lamy; al punto de que la coerción en sus iniciativas inconsultas es tenida como una causa importante del fracaso en la negociación .

Hay una coincidencia sospechosa entre el sumario del Sr. Velasco y lo que quiere M. Lamy. Hay algo turbio en ese ignorar las declaraciones de los países cuyo texto citamos, pero hay un indicio sobre el origen de ese sumario. El Sr. Velasco, chileno, hablo siempre en castellano, como es normal cuando el idioma del país propio es una de las tres lenguas oficiales de la OMC, pero el sumario – hecho aparentemente durante sus dos horas de almuerzo- lo leyó en inglés. Sólo dos días después hubo disponible una copia en español.

Conclusión

La negociación de la ronda Doha llevó a un laberinto inmanejable y sin salida. Lo mejor es tirarla y recomenzar en cero, talvez, y después de la crisis. Dejo la palabra al Ministro surafricano Robert Davies, quien en la última reunión del G20 agrícola, dijo que la conducta de la OMC cumplía con la definición de locura de Einstein: “continuar a hacer la misma cosa y esperar un resultado diferente”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.