jueves, 10 de diciembre de 2009

Rusia: La prensa desvela otro lanzamiento fallido del misil Bulavá

RIA NOVOSTI

El nuevo, duodécimo ensayo del misil estratégico ruso Bulavá, terminó el pasado miércoles en otro fracaso, igual que seis lanzamientos anteriores, informaron fuentes de la industria de defensa citadas hoy por la prensa local.

Supuestamente "hubo problemas con la tercera etapa" de este cohete concebido como principal componente naval de las fuerzas estratégicas nucleares y arma más importante a bordo de los submarinos 955 Borei que se construyen en los astilleros Sevmash, en el norte de Rusia.

El Ministerio ruso de Defensa y el Estado Mayor de la Armada rehusaron ayer confirmar no sólo el fracaso sino la mera celebración de ensayos. Militares noruegos, entretanto, registraron en la mañana del miércoles la aparición de un objeto volante luminoso desde la zona tradicional de lanzamientos de misiles intercontinentales rusos.

Las anteriores pruebas fallidas del Bulavá provocaron en julio pasado la dimisión de Yuri Solomónov, director del Instituto de Termomecánica de Moscú (ITM) y diseñador jefe del flamante misil.

Los misiles de esta categoría cuestan alrededor de 50 millones de dólares por cada unidad producida en serie, escribe Nezavisimaya Gazeta. Si se elaboran individualmente, el precio es 5 o 6 veces superior, a lo cual habría que sumar los gastos de diseño, estudios de laboratorio, fabricación, ensayos, etc. Doce pruebas de Bulavá ya costaron a los contribuyentes rusos como mínimo 100 mil millones de rublos, o unos tres mil millones de dólares. Es la suma que se quitó a la Armada y es por ello por lo que las fuerzas navales del país recibieron muy pocos barcos nuevos en el último decenio.

Lo lógico sería archivar este proyecto, olvidarlo como una pesadilla, pero el fallido Bulavá cuenta con numerosos protectores y cabilderos. Además del ITM, con los amigos que tiene entre almirantes y generales, están también las empresas industriales implicadas en la obra, los promotores de submarinos Borei, los astilleros, los funcionarios de la agencia espacial Roscosmos y los reguladores de flujos financieros. Nunca dejarán que se vea abortado así no más un proyecto cuyo presupuesto se mide en miles de millones de rublos, destaca el diario.

El misil balístico intercontinental R30 3M30 Bulavá-30 (RSM-56, en tratados internacionales y SS-NX-30, según clasificación de la OTAN) es un cohete de tres etapas que se emplaza en submarinos y usa propelente sólido (en las dos primeras etapas) y líquido (en la tercera). Se lanza desde un túnel inclinado lo que hace innecesario parar el submarino durante la eyección.

Tiene un alcance de 8.000 kilómetros y puede portar de 6 a 10 cabezas nucleares hipersónicas independientes, de 100 a 150 kilotones cada una, capaces de modificar la trayectoria de vuelo.

Realizan con éxito lanzamiento de prueba del misil balístico Topol

Se realizó con éxito un lanzamiento de prueba del misil balístico intercontinental RS-12M Topol, informó el portavoz de las Tropas de Misiles Estratégicos, coronel Vadim Koval.

"Las Tropas de Misiles Estratégicos de Rusia lanzaron hoy a las 15.35 horas de Moscú (11.35 GMT) un misil balístico intercontinental RS-12M Topol desde el polígono de Kapustin Yar en la provincia de Astracán", informó.

La cabeza de combate del misil impactó al blanco convencional instalado en el polígono de Sari-Shagan, en Kazajstán, agregó portavoz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.