lunes, 12 de enero de 2009

El silencio de Obama


Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

La franja de Gaza es una pequeña porción de tierra que mide alrededor de 41 kilómetros de largo por entre 6 y 12 kilómetros de anchura, que se extiende a lo largo del mar Mediterráneo en una de sus fronteras. La otra es con Egipto, al suroeste. Y todo el oriente de este pequeño territorio hace frontera con Israel. Dicho territorio, junto a Cisjordania (llamada también “Franja occidental” o “West Bank”), son las tierras de las que está formada Palestina.

Este país perdió durante la primera mitad del siglo veinte casi todo su territorio, debido a las imposiciones colonialistas de Inglaterra que, arbitrariamente, después de la segunda guerra, en 1947, decidieron en las tierras despojadas a los palestinos, establecer a la nación judía, la cual, hasta entonces, por razones históricas, no había tenido un territorio formal (aunque esto no impidió que, ya en esos años, el gran poder económico de los judíos en todo el mundo fuera un hecho). Nació así Israel, país desde entonces muy apoyado por Estados Unidos. Y como fuera creciendo la población original de judíos, su ambición por irse anexando más y más tierras palestinas, fue creando los conflictos violentos de los que, nuevamente, el mundo atestigua uno más.

Independientemente de que Israel siempre ha justificado sus intensos y desequilibrados ataques contra los palestinos por “razones de seguridad”, hay que ver que no son comparables contra el supuesto daño que han provocado los grupos palestinos beligerantes, tales como los ataques guerrilleros o los bombazos suicidas. Y aquí sólo señalaré que en el presente análisis no defiendo la violencia de ninguno de los dos bandos. Nunca he estado de acuerdo, por ejemplo, con los ataques suicidas palestinos contra israelitas, en donde muere gente inocente cuyo único problema fue estar a la hora y en el lugar equivocado (y tampoco, por ende, estoy de acuerdo en los así llamados “ataques terroristas” en ningún lugar del mundo, pues son una forma de irracional violencia que sólo produce caos y generalmente agudiza los problemas que pretenden “solucionar”). Incluso puede ser que en tales atentados muera gente que esté en contra de la represión militar contra palestinos que realiza el ejército israelí. Por ejemplo, un grupo de manifestantes de la izquierda israelí se manifestó hace unos días frente a la casa del primer ministro Ehud Olmert, con mantas que decían “Judíos y árabes se rehúsan a ser enemigos” o “El ejército israelí y Hamas están peleando a nuestras expensas”. Esta última consigna es muy clara en el sentido de que lo que hagan los grupos gobernantes, sobre todo en la defensa de sus intereses, que no siempre son los de sus gobernados, puede estar en contra de los intereses de éstos. Sí, porque podría considerarse poco prudente de Hamas, aún cuando aduce la defensa de los intereses de su pueblo (algo perfectamente entendible y loable), lanzar sus ataques (no comparables a los israelíes, repito) contra Israel, si ya se sabe, por experiencias pasadas, que la brutal reacción de los judíos contra ellos tiene muy lamentables “efectos colaterales”, o sea, la muerte de cientos de civiles inocentes y la bárbara destrucción de infraestructura urbana (edificios, casas, puentes, caminos, escuelas), que para un pueblo pobre, como es el palestino, ha costado tantos esfuerzos materializar y que quizá no pueda volver a tener. Cuánto tiempo, por ejemplo, lleva construir una casa, muchos años... y que en unos segundos un cañonazo de un tanque israelí puede hacer pedazos. En esas lamentables muertes, en esa insensata destrucción, quizá no estén pensando los líderes de Hamas cuando lanzan sus cohetes, por mucho que su solidario pueblo les brinde su incondicional apoyo, el cual, supuestamente, le permite a los combatientes de Hamas instalar sus pertrechos en casas, escuelas, departamentos, sí, hasta servirle, inclusive, de escudos humanos (eso ha empleado de justificación el ejército judío para atacar objetivos civiles, pues, asegura, en ellos se apertrechan armas y guerrilleros de Hamas. Dice que a la gente se le han lanzado volantes informando que “esta zona será bombardeada, favor de desalojarla”. Vaya “amabilidad”, avisar que en unos instantes la casa de alguien será destruida, sin mayor preámbulo, así que se le suplica, muy amable y decentemente, abandonarla, no sea que “vaya a ser lastimado”).

Pero si el gobierno israelí se ha referido siempre a los atacantes suicidas o a los cohetes lanzados por Hamas como “atentados terroristas”, qué se puede decir de los ataques que un ejército profesional, perfectamente armado y pertrechado, está infligiendo contra población civil inocente, de la que ya se cuentan más de 700 muertos, la mayoría mujeres y niños (basta ver en Internet las desgarradoras imágenes de gente muy malherida o de cadáveres de infantes terriblemente mutilados y carbonizados para que la sangre se nos hiele por esas terribles escenas). Y siempre, empleando tal justificación, ha sido que el ejército israelí ha practicado infames bombardeos masivos e invasiones de sus soldados a tierras palestinas. Eso sucedió, por ejemplo, en el 2002, cuando también Israel bombardeó masivamente ciudades palestinas de la franja occidental, tales como Ramala y otras igualmente importantes (esa incursión la llamó “Operación Escudo Defensivo”). En 2003 hubo más ataques, sobre todo contra Gaza. Y en 2006, cuando el brazo político de Hamas ganó las elecciones en la franja de Gaza (victoria que de inmediato deploraron la mayoría de los aliados de Israel, como EU, Inglaterra, Francia, Italia, entre otros), también con la llamada “Operación Lluvia de Verano”, los militares israelíes bombardearon masivamente ciudades palestinas. La razón esgrimida fue que, además de los ataques terroristas, Israel no podía aceptar que un grupo “terrorista” como Hamas estuviera en el gobierno (supongo que al seguir considerando un grupo terrorista a Hamas, le retroalimentó a este su innata beligerancia, aunque hubiera tratado de renunciar a la violencia). Y en ese mismo año también por ataques poco significativos del grupo libanés Hezbollah, como una protesta contra los ataques israelíes a Gaza, contra soldados israelíes (tres murieron, dos fueron heridos y dos secuestrados), el ejército israelí lanzó un desproporcionado ataque contra Líbano, en el cual más de 1000 civiles fueron asesinados, se dañó severamente infraestructura urbana (plantas de generación eléctrica, edificios, puentes, caminos...), además de que se desplazó a más de un millón de libaneses de la zona del conflicto. Y los daños económicos que tan brutal acto de prepotencia militar dejó, aún no han podido superarse en ese país árabe. En el actual conflicto, Israel justificó que fue debido a que Hamas rompió la tregua impuesta, pero lo que no se ha dicho por ningún lugar es que el rompimiento se debió a que Israel asesinó a palestinos “sospechosos” de ser atacantes (un estudio reciente demuestra que el 75% de las ocasiones en que se ha roto una tregua, se ha debido a que Israel ha asesinado a palestinos, sin una firme razón). Tampoco se aclara que el sometimiento por parte de Israel de Gaza es inhumano, pues desde finales del 2006, prácticamente se han cerrado todos los cruces fronterizos, impidiéndose así la entrada de cuestiones tan básicas como alimentos, medicinas, combustibles... Antes de que Hamas ganara el poder, Israel exportaba o permitía la entrada de alrededor de 9000 necesarios artículos a esa región, luego de lo cual sólo autorizó 20 productos, so pretexto de que así se debilitan a los terroristas. Por el racionamiento, por ejemplo, de combustibles y energéticos, se han cerrado plantas eléctricas en Gaza, las que proporcionan un 30% del consumo. Los medicamentos escasean, así como los alimentos (el agua potable, por ejemplo, está a punto de generar una crisis sin precedentes, ya que el acuífero del que se surte Gaza, está sobreexplotado y muestra, además, signos de contaminación del agua marina, que lo está invadiendo, dados sus reducidos niveles, lo que ya está provocando males y enfermedades gastrointestinales entre los gazaítas). Y eso era antes del actual conflicto, durante el cual, se están restringiendo a cero los permisos para el tráfico comercial a Gaza o de palestinos que pudieran pasar a Israel a surtirse de viandas. Por eso en 2006 los gazaítas de plano allanaron la frontera con Egipto, para comprar todo lo básico, como alimentos, que por culpa del cerco judío, ya no podían conseguir. Y en estos días, para empeorar esa situación de emergencia humanitaria, Egipto se sumó a la acción genocida israelí al cerrar su frontera y vigilarla fuertemente con soldados y equipo militar (claro, tampoco se puede esperar nada de Egipto, país en donde hasta las manifestaciones públicas pacíficas siguen siendo consideradas “delitos graves” por la dictadura reinante de Hosni Mubarak). Pero la respuesta ante tanto sometimiento es todavía más sometimiento con los inmisericordes bombardeos y la invasión militar.

Así que los muertos que tantas incursiones han dejado suman miles, en tanto que los así llamados ataques “terroristas” palestinos (los atacantes suicidas o el lanzamiento de cohetes por grupos guerrilleros como Hamas o Hezbollah), desde su inicio no han provocado ni 500 decesos. En el actual conflicto, al momento de escribir estas líneas, van asesinados casi 900 palestinos, contra 14 israelitas, de los cuales 11 eran soldados (6 muertos por error por sus propios compañeros) y apenas tres civiles. Así que si hacemos cálculos, tendríamos casi 64 fallecimientos palestinos por cada fallecimiento judío. Y esa proporción, por mucho que varios analistas traten de justificar las incursiones israelitas como de “legítima defensa”, simplemente es indefendible. Y eso, sólo por el lado del conflicto, pero fuera de él, veamos cómo el mundo, sobre todo Estados Unidos, incondicional aliado de Israel, ha contribuido a su materialización.

Por un lado, EU ayuda militarmente a Israel (sobre todo porque este país es un importante contrapeso dentro del mundo árabe), so pretexto de que las armas que son donadas a Israel son para “legítima autodefensa” o “seguridad interna”. Tan sólo la ya agonizante administración del ineptamente beligerante George Bush, ha ayudado con $2400 millones de dólares (mmd) cada año a Israel y el año pasado, 2008, se planeó aumentarla en un 25%, o sea, unos $600 mdd. Pero no conforme con eso, además del gran negocio que dicha “ayuda” significa para los fabricantes de armas (hay que recordar que EU es el primer fabricante y exportador mundial de este muy lucrativo negocio, el que monta a nivel global nada menos que un billón de dólares), tan sólo en el pasado año de 2008, las ventas de armas estadounidenses a Israel ascendieron a nada menos que 22,000 millones de dólares (esta suma, como comparación, más o menos es el dinero que los inmigrantes mexicanos en EU mandaron a México en el 2007). Entre lo vendido están 75 aviones de combate F-35, nueve aviones de transporte de tropas C-130 y cuatro barcos de combate. Así que si en este infame conflicto hay ganadores, los primeros son los fabricantes de armas como General Dynamics, Northrop Grumman, Raytheon Missile Systems, Boeing, General Electric, AM General... y así. Y sobre esa situación, la New American Foundation (una crítica organización no gubernamental que denuncia el intervencionismo militar estadounidense) señala que es deplorable que armas estadounidenses sean empleadas en un conflicto que a todas luces rompe los acuerdos bajo las cuales pueden emplearse, como es el atacar a población civil inocente con ellas. Además, en un análisis imparcial, esos mismos fabricantes de armas (sean estadounidenses, rusos, chinos, franceses, ingleses, italianos, checos...), también ganarían por la venta “clandestina” de armas al brazo armado de Hamas, las que, se presume, proceden de contrabandistas que operan desde Egipto.

La siguiente ganadora es la recesiva economía de EU, que hará cuanto pueda, con tal de aliviar en algo sus profundos males, provocados, sobre todo, por la debacle financiera, que tiende a agravarse y está muy lejos de tocar fondo (leer en el Internet mi artículo “El convenenciero capitalismo salvaje”). Y si en las soluciones está el vender armas y alentar con dicha acción conflictos bélicos, pues adelante. Esto, desde el punto de vista del capitalismo, es algo lógico, pues las armas, finalmente, son mercancías, cuyo valor de uso (su utilidad, pues), es la de destruir, matar. Así que las guerras son una forma digamos que “legítima” de emplearlas. Y no cuesta trabajo imaginar que las bodegas del ejército israelí estarán llenas de armas, gracias a la “ayuda” militar estadounidense, así que deben de emplearse, no vaya a ser que con el tiempo pudieran caducar y fallar (esto no es especulación. Guerras como las dos de EU contra Irak, sirvieron para disminuir los repletos inventarios de armas que estaban por caducar que el Pentágono poseía). Así que los bombardeos masivos servirían, pues, para emplear y justificar la “ayuda” estadounidense, la cual, de otra manera, no se seguiría dando (aunque de todos modos Israel es excelente para crearse enemigos, otro de los cuales es Irán, por ejemplo) y a Israel no le quedaría más remedio que comprar su equipamiento militar (además de sufragar los gastos que la propia guerra genera, los que se estiman entre 25 y 45 millones de dólares diarios). Los terceros en ganar serán las compañías constructoras, sobre todo israelíes y estadounidenses, las cuales, amparadas por “programas de reconstrucción” (auspiciados quizá por organizaciones mundiales tales como la ONU), deban de rehacer la mutilada infraestructura urbana que está siendo demolida por los intensos bombardeos israelíes (basta ver fotografías de edificios enteros, públicos y habitacionales, reducidos a escombros, puentes, casas, calles), porque algo se tendrá que rehacer, indudablemente.

Y, bueno, pero hasta ahora no he mencionado para nada al señor Barack Obama, que da título a este análisis. Sucede que Obama, tanto para estadounidenses, como para todo el mundo, es una esperanza de cambio que, se supone, ayudará a destrabar todos los problemas en los que está inmerso EU, particularmente la severa recesión económica que actualmente padece dicho país y el mundo entero, además de los problemas que la idiotamente beligerante administración Bush, casi por concluir, ha dejado. Pero analizando las acciones que hasta ahora Obama, como presidente electo, ha considerado, al parecer tal esperanza se desvanece.

Antes de pasar al plano de la ofensiva militar que estamos analizando, veamos de pasada lo que Obama ha hecho en el campo económico, por ejemplo. Resulta que ha referido que más que aliviar directamente las deudas de millones de estadounidenses que han perdido sus casas a consecuencia de la crisis de los créditos, dará preferencia a la reestructuración de las deudas de los negocios y empresas, pues ha declarado que si en realidad se desea reactivar la actividad económica, son precisamente tales negocios y empresas a los que se debe de apoyar, con tal que el efecto multiplicador de rescatarlos se proyecte, enseguida, en la creación de empleos. Sin embargo, algo que no está considerando Obama, es que no sólo rescatando a los empresarios de su país se reactivará a la actividad económica, pues sin el debido consumo por parte de la población, el rescate estará lejos de completarse. Ya declaró que de ninguna manera permitirá que quiebren los bancos, y estuvo de acuerdo con el intento inicial, por parte de la administración Bush, de inyectar más de 700,000 millones de dólares a esos ineficientes barones del dinero. También se declaró a favor de ayudar a las llamadas “Big tree”, o sea, los fabricantes estadounidenses de autos (General Motors, Ford Motor Company y Chrysler) y se mostró muy inclinado a rescatar a esos ineficientes sectores automotrices, con tal de que no se pierdan los dos millones de empleos que generan directa e indirectamente (pero sobre esto, el premio Nobel de economía 2008, el señor Paul Krugman, duda que dicho sector sobreviva en el largo plazo, tanto como consecuencia de la crisis, como también por la agresiva competencia de automotrices extranjeras, tales como las japonesas o las asiáticas). Sin embargo, si el consumo social no se reactiva, de nada servirá inyectar millones de dólares para dicho rescate, pues si se fabrican los autos, pero no hay nadie que los compre, sólo habrá sido dinero tirado a la basura. Y es que este es el clásico círculo vicioso de toda crisis capitalista, pues las empresas afectadas comienzan a despedir trabajadores o a cerrar, lo que atrae como consecuencia una disminución del consumo, lo que llevará al cierre de otros sectores, que implicará más despidos... y así. Por ello, lo que Obama tendría que plantear sería la concesión de créditos a las familias (lo ha dicho, pero de manera muy superficial), para que con dinero público, a través de aquéllas, se iniciara la compra, por ejemplo, de vehículos. Y esto no es otra cosa que keynesianismo puro, en el cual el estado es rector de la economía y los capitalistas crecen merced a la acción estatal. El capitalismo, pues, es un gran oportunista, porque cuando no puede solo, recurre al estado para su salvación, como ahora sucede, que no sólo en EU, sino en todo el mundo se están “rescatando” a los ineficientes, avorazados bancos.

En segundo lugar, Obama ha declarado que está a favor de seguir apoyando a la industria armamentista estadounidense, pues dice que es un “muy importante” sector de la economía de EU, de entre los considerados “vitales”. Claro que es así, pues además de ser el primer fabricante y exportador mundial de armas (es un gran negocio, pues), es parte del dominio hegemónico estadounidense su poderío militar y Obama, de ninguna manera, objetará ese poder. Y si eso seguirá alentando la existencia de guerras, pues las armas deben necesariamente de emplearse, adelante con ellas. Me pregunto, entonces, ¿esa es la ética que el hombre de la esperanza mundial habrá de profesar?

En tercer lugar, en los nombramientos de su futuro gabinete, se está rodeando de gente que siempre ha favorecido la política de hegemonía militar estadounidense (sus constantes invasiones, por ejemplo), combinada con la acérrima defensa del neoliberalismo económico, con tal de que las empresas estadounidense puedan seguir operando a sus anchas por todo el mundo, más ahora que la brutal recesión económica buscará una política de mayor “libre comercio”, mediante la cual, EU venda cuanto pueda y compre lo menos posible. Por ejemplo, Hillary Clinton se pretende que sea la futura secretaria de Estado. Ella fue, al igual que la mayoría de políticos estadounidenses, de las que apoyó, en su momento, la invasión a Irak (aunque ahora, como muchos, se arrepiente de haberlo hecho, en vista del caos que se ha hecho de ese pobre país). Robert Gates, a quien Obama ratificará como secretario de la Defensa, apoyó y gestionó abiertamente las invasiones a Afganistán y a Irak, además de que fue jefe de la CIA durante la gestión de Bush padre, y algo tuvo que ver con el famoso escándalo Irán-contras. Joe Biden, futuro vicepresidente, también apoyó la invasión a Irak y se le considera un “halcón “ de la política estadounidense exterior... y siguen los nombres del futuro gabinete, en donde realmente no hay personajes nuevos, sino que se trata de reciclajes de personalidades que desde la era Bill Clinton han estado allí, para defender los intereses estadounidenses a cualquier costo.

Por último, ansiosamente el mundo ha querido conocer la posición de Obama en el actual conflicto israelí-palestino. El presidente electo se limitó hace unos días a decir que “eran muy lamentables las muertes de civiles en Palestina”, y ya. Sin embargo, uno de sus ayudantes, David Axelrod, se apresuró a declarar el domingo 27 de diciembre del año pasado, casi al inicio del conflicto, que su jefe apoyaba a Israel y que “culpaba” a Hamas de haber iniciado la ofensiva, posición que siempre ha sostenido Bush, por lo que con tales posiciones, Obama no se diferenciaría mucho de su antecesor y no sería ninguna garantía para los árabes que vaya a cambiar mucho su política en cuanto a un tácito apoyo a Israel (lo cual, de todos modos, es vital para la política estadounidense en el Medio Oriente). Y por si eso no bastara, resulta que ya se habla de que Obama nombrará como su “experto” para mediar en los conflictos entre Israel y Palestina al señor Dennis Ross, que actualmente figura como uno de sus “consejeros, experto en asuntos árabes”, quien sirvió durante las presidencias de Bush padre y de Clinton, como negociador para el Medio Oriente. Sin embargo, los árabes siempre lo han tenido como pro-israelí, dado que sus posiciones, en todo momento, han buscado favorecer por encima de todo a los intereses judíos. Además el señor es un “halcón”, pues en un reciente informe del “Bipartisan Policy Center”, para el que Ross trabaja, favorece un bloqueo de gasolina contra Irán, como acto de beligerante presión, así como un “bombardeo aéreo”, si fuera necesaria una futura invasión a ese país, al que se le acusa de estar construyendo bombas nucleares. Así que si esa es la gente de la que Obama se servirá para “arreglar” las cosas entre palestinos e israelitas y, en general, entre el mundo árabe y los judíos (o en el resto de las “promesas” que ha hecho), ¡qué se puede esperar!

Obama ha dicho que ya que sea presidente formal lo escuchará hablar el mundo (ha puesto de pretexto para no actuar en muchos de los urgentes asuntos, que tiene en su agenda el hecho de que respetará la gestión de Bush hasta su último día, posición que me parece muy cómoda). Y la ONU sólo se pierde en discusiones estériles de si condena o no la invasión israelí y si exige o no el alto al fuego (lo último que hizo fue demandar un inmediato alto al fuego, del que EU se abstuvo, por lo que no se considera que tendrá fuerza dicha exigencia, dado que el principal aliado israelita no la aprueba).

En días pasados, incluso un grupo de manifestantes, se apostó frente a la casa de veraneo de Obama, exigiéndole que hiciera algo por los palestinos, aún antes de que se le declarara formalmente presidente y que EU debía de cambiar su política de apoyo irrestricto a Israel. Pero Obama nada dijo, ni siquiera habló con ellos. Así que, ¿dónde quedaron sus declaraciones de campaña de que escucharía a toda la gente para tomar decisiones? Tampoco esa es buena señal de que será diferente de sus antecesores.

Mientras eso sucede, ¿cuántos palestinos civiles, inocentes, habrán seguir muriendo, asesinados por las bombas y las balas del ejército israelita, ante la impasibilidad del mundo y de Obama?

Foto: Barack Obama presidente electo de los Estados Unidos de Norteamérica. / Autor: NYT - INDEPENDENT


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Experimentos tenebrosos para las guerras del futuro. Nuevas armas de Israel y Estados Unidos son probadas contra civiles palestinos


Gustavo Herren (especial para ARGENPRESS.info)

Uno de los objetivos militares centrales del gobierno de Israel es no irse de la Franja de Gaza sin las 'cabezas' de todos los líderes de Hamas. Descabezar al gobierno de Hamas en vistas a un cambio de régimen.

Para esa tarea, la infantería del ejército israelí deberá internarse en los campos de refugiados donde está la Resistencia palestina y en la ciudad de Gaza propiamente dicha. No lo ha hecho hasta ahora. La ciudad tiene unos 400.000 habitantes en el área céntrica (y casi 1,5 millones en los suburbios). Pero el tiempo disponible se acaba, presumiblemente no debería ir mucho mas allá del 20 de Enero, fecha en que Obama asume la presidencia de EEUU y que deberá pronunciarse públicamente como tal en medio del clamor mundial, sobre la invasión, la masacre de civiles palestinos y el desastre humanitario producido, así como redefinir la guerra contra el supuesto terrorismo según el gobierno de George W. Bush.

Pero la ocupación de la ciudad, requiere que las fuerzas armadas israelíes resuelvan estrategias complejas de guerrilla urbana, en espacios restringidos para sus blindados y tanques así como para su aviación y fuego naval, como son las múltiples callejuelas, edificios y construcciones de la empobrecida ciudad, que pueden convertirse en verdaderas 'trampas' para los invasores. Buena oportunidad, para que Tel Aviv ponga a prueba su siniestro armamento secreto.

Para intentar lograr su objetivo con la menor cantidad de bajas propias, los israelíes utilizan las lecciones que sufrieron frente a Hezbollah en el ataque al Líbano (2006), y las enseñanzas transmitidas por su socio EEUU (en la invasión a Irak y la guerra de Afganistán).

Por otro lado, los conflictos de Vietnam, Somalia, Irak, Afganistán y Líbano descolocaron tanto a la primera potencia mundial como a sus 'partners' marcando cambios en el paradigma militar, y poniendo en cuestionamiento el rol de la tecnología. Israel y su industria bélica (junto con EEUU), intenta mostrar que es posible contrarrestar la guerrilla urbana mediante fuerzas híbridas para guerra no convencional y convencional, lo cual resulta además en negocios de enorme rentabilidad.

Para ello, aparte del previo bombardeo aeronaval por saturación y fuego concentrado de artillería sobre Gaza, deben lograr entre otras cosas, que en el momento de la ofensiva final (llamada Fase 3) el poder de fuego aéreo y naval se proyecte rápidamente (1) sobre 'puntos' específicos de la zona poblada, en apoyo a la operación de su tropa de infantería. Es decir que según su modelo de guerra electrónica, necesitan bombardear con una precisión del orden de la decena de metros y con explosivos diseñados para producir daño limitado.

Por ejemplo, si en una edificación de un área densamente poblada se encontrara un líder enemigo, resulta mucho más eficaz militarmente y conveniente para el negocio de armas la acción de un misil o una bomba inteligente (que destruya todo el edificio o vivienda seleccionada pero sin daño alguno para sus vecinos), que la operación directa de fuerzas especiales y francotiradores.

Así una de las líneas experimentales que desarrolla Israel es la de 'bombardeo de precisión contra blancos selectivos', lo que paradójicamente requiere investigación y desarrollo en armas que produzcan un daño colateral mínimo, que de paso es funcional a su tradicional política de Estado de asesinato selectivo de líderes enemigos.

Durante los bombardeos israelíes a Gaza en 2006, un equipo de periodistas de la televisión italiana RAI que habían denunciado a EEUU por el uso de bombas de fósforo blanco (prohibidas por convenios internacionales) en los salvajes ataques contra Faluya (Irak, 2004), hicieron lo propio al anunciar que la Fuerzas Armadas de Israel (Israel Defense Force; IDF) estaban utilizando una nueva arma contra los palestinos. Al respecto, distintos médicos de los hospitales de Gaza denunciaron numerosos casos anómalos de heridos que sufrieron amputaciones de sus piernas no por lesiones visibles de metralla, sino por lo que parecían 'quemaduras' severas. Posteriormente se descubrió que las lesiones se debían a la incrustación en los miembros de micro-metralla (invisible incluso en los rayos X).

Se trata de una de las nuevas armas experimentales que desarrolló Israel y usó contra civiles en 2006, tanto en el Líbano como en la Franja de Gaza y que ahora perfeccionada vuelve a probar en este último territorio. Es de la clase nombrada en inglés como DIME (Explosivo con metal inerte denso; Dense Inert Metal Explosive), que comenzaron a desarrollarse en EEUU en 2000.

Son bombas inteligentes (autoguiadas por satélite o láser por ejemplo), que pueden ser lanzadas desde aeronaves tripuladas o no, y que contienen un explosivo muy peculiar. Una mezcla homogénea de un material explosivo y un polvo denso compuesto de pequeñas partículas de una aleación de un metal químicamente inerte (como el tungsteno), con otros en pequeña proporción (como níquel o cobalto).

'Metal inerte' no se refiere a que sea biológicamente inerte, sino a que el metal no está involucrado en la energía de la misma detonación vía las reacciones químicas desarrolladas durante la explosión (caso contrario es el polvo de aluminio, que aumenta la potencia de la detonación).

A diferencia de las bombas convencionales, el explosivo y el polvo están contenidos en una carcaza de fibra de carbono (no de metal) que se desintegra en la explosión y no es lo que produce el mayor daño, que es originado por el polvo en sí, cuyas partículas pesadas se proyectan con alto impulso inicial y alta temperatura actuando como micro-metralla letal en un radio de unos 4 metros, pero con un alcance reducido del orden de 10 metros debido a que pierden significativamente su energía por rozamiento con el aire.

Esta clase de bomba que es conocida como 'munición con letalidad focalizada' (Focused Lethality Munition' (FLM)) cumple con el requisito de 'bajo daño colateral', necesario para competir en el mercado global de la muerte.

El diseño de la bomba también esta integrado con otra tecnología reciente, la de 'bombas de pequeño diámetro' (Small Diameter Bomb (SDB)) que son de peso reducido (unos 100 Kg o 250 libras) pero con un efecto explosivo equivalente a un artefacto mucho mayor, y que irán reemplazando a las de 500 libras (unos 250 Kg) que vienen utilizando las fuerzas aéreas para zonas pobladas. Se agrega además otra tecnología menos reciente que da la precisión en el impacto y convierte a la bomba en lo que llaman 'inteligente' (2). Un ejemplo es la bomba GBU 39 suministrada por EEUU y usada por Israel para asesinar al líder de Hamas, Nizar Ghayan, y a su familia mientras se encontraba en su vivienda en la ciudad de Gaza. Tiene una probabilidad del 50% para caer dentro de un radio de 8 metros del blanco seleccionado.

En el caso de la DIME, lo tenebroso es que la unión de estas tecnologías permite además que la explosión tenga acción dirigida como si fuera una 'hoja de corte', de modo que la metralla microscópica puede penetrar y cortar huesos y tejidos del cuerpo produciendo la muerte. En caso que la víctima sobreviva y sus miembros no fueran seccionados en la detonación, es posible que sufran lesiones tan severas por la metralla incandescente que deban ser amputados. La incorporación de la aleación de tungsteno al organismo tiene efectos tóxicos pero además, produce alta probabilidad de desarrollar cáncer en el largo plazo.

Si bien ninguna muerte en cualquiera de los bandos tiene justificación, semejante sofistificación tecnológica de estas nuevas armas para el terror lograda por la industria militar estadounidense-israelí, contrasta con la simplicidad de los cohetes Qassam con carga explosiva, cuyos lanzamientos por las milicias palestinas se intensificaron en repudio al endurecimiento del bloqueo israelí debido a que el partido político Hamas, elegido por la mayoría de los palestinos de la Franja de Gaza en las elecciones legislativas democráticas de 2006, es considerado como grupo terrorista por EEUU, Israel y la Unión Europea.

Estos artefactos son construidos artesanalmente, usando como combustible fertilizante en su mayor parte de origen israelí y sacarosa (azúcar), carecen de sistema de guiado alguno, su alcance es del orden de 10 kilómetros y su rendimiento es incluso menor al de algunos cohetes fabricados por los modelistas estadounidenses como 'hobby' (candy rockets). Su mortandad es varios órdenes menor que la de cualquier misil o bomba inteligente y si bien pueden producir daños son incapaces de demoler un edificio entero.

A pesar que los grandes multimedios occidentales (como CNN), omiten y manipulan información, presentando la invasión a Palestina como una especie de teoría de los dos demonios (en que fuerzas militares equivalentes (3) combaten ante poblaciones que casi no participan y observan como víctimas), ocurre un fenómeno con cierta semejanza a cuando EEUU invadió Irak. Una parte significativa del pueblo iraquí no fue neutro, sino que fue y sigue siendo la Resistencia contra el invasor.

Destruir totalmente a Hamas no le resultará fácil a Israel y EEUU, ya que como en Irak el mismo pueblo palestino es una componente importante de la Resistencia y de una u otra manera continuará luchando contra su opresor a pesar del revés militar. Algunas ramas religiosas del Islam original, a diferencia del cristianismo, tienen una componente político-militar que se activa solo cuando es amenazada su supervivencia, y permanece así hasta que no cese la amenaza.

Fotos: Edificio destruido por un ataque aéreo israelí en la Franja de Gaza. / Autor: Wissam Nassar - XINHUA

Notas:
1) 'Rápidamente' significa 30 segundos desde que la fuerza terrestre transmitió las coordenadas del blanco.
2) Esta clase de bombas de precisión autoguiadas se denominan GBU (Guided Bomb Unit), y se suelen usar en las llamadas operaciones 'quirúrgicas'.
3) La asimetría entre los armamentos disponibles por las milicias palestinas y las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) está significativamente a favor de esta última, al punto que las milicias armadas no representan ninguna amenaza para la existencia del Estado de Israel.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Que la encuentres

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

Hace unos años, al entrar al Grand Palais de París, para satisfacer una invitación de un joven pintor sudamericano, Atahualpa Yupanqui se quedó mirando durante varios minutos un gran paño azul, que sólo tenía un intenso punto negro en el medio.

El artista, contento por la presencia del célebre folklorista, se acercó muy solícito y el díscolo cantautor le preguntó acerca del significado de esa tela. “Se llama búsqueda”, fue la respuesta. Don Ata recorrió la muestra, con inocultable incredulidad y, a la salida, con ronca ironía y por todo saludo, le dijo, “que la encuentres, joven”.

Ese recuerdo me ronda estos días ante la desorientación que reina entre muchísimas personas frente a los acuciantes problemas sociales, económicos, culturales y de la comunicación, observadoras también, con inquietud o, quizás pasividad, de algún punto oscuro, huérfanas de referencias, de motivaciones altruistas, de mística.

Estimula, no obstante, ver en estos días las manifestaciones de miles de personas, desafiando temperaturas de varios grados bajo cero, que se desarrollan en varios países europeos, en solidaridad con el pueblo palestino, condenando los crímenes que comete el Estado terrorista de Israel.

Quizás se deba a esa reserva de dignidad, que una buena parte del mundo mira con escepticismo la conducta de gobiernos a los que se le acredita buenas intenciones, y de las organizaciones y movimientos sociales que componen ese conjunto de fuerzas creadas con sacrificio por los pueblos para combatir las injusticias y las inequidades, con la legítima aspiración de transformar las estructuras como medio mayor para comenzar a construir un mundo mejor.

Sin embargo, una vez en carrera, la mayor parte de esos mismos actores tan bien inspirados, casi sistemáticamente comienzan a decepcionar, al transitar por una praxis irresponsable y con clara inconciencia de la oportunidad histórica.

Sin rubor y hasta con soberbia, exhiben cartas insospechadas de ineptitud e improvisación, verificando maestría para hacer oposición pero mediocridad para construir, déficit que amenaza con el cementerio a las viejas esperanzas populares, gestadas con inmensos sufrimientos de muchas generaciones de individuos.

A diferencia de la tela que Yupanqui no pudo entender, este lienzo es amplio y colorido, pero la impotencia ante la búsqueda es parecida.

Un malestar general avala esta interpretación, verificada entre la mayor parte de la población, esa que forman los seres pensantes y sensibles, los asalariados, los productores y empresarios medianos y pequeños, los que tienen un empleo sin alcanzar el salario mínimo y los que no tienen ningún empleo, y esa creciente masa que la edad biológica y el sistema socio-económico aleja del trabajo, sumado igualmente el vasto universo intelectual de artistas, científicos y tecnólogos.

Difícil se hace comprender las vacilaciones de varios de nuestros gobiernos de discurso progresista, frente a los problemas sociales más acuciantes y a temas extrafronteras, donde se desarrollan conflictos bélicos, con altísimo costo en vida y materiales, que dejan sin vigencia los viejos organismos de las relaciones multilaterales.

Con paso lento de indolente burocracia, timidez excesiva y fracaso anticipado, gobiernos de cuño progresista intentan enfrentar la carencia de alimentación de toda la población marginada, el abandono de miles de niños en las calles, la drogadicción, como presuicidio de muchos desesperanzados.

A ello se suma un matonaje acrecentado, creciente inseguridad pública e impunidad de los criminales y ladrones de las altas esferas, a quienes, para colmo, el Estado jubila con privilegios, premiando años de parasitismo, evasión de capitales, acumulación de fortunas malhabidas y, en muchos casos, asesinatos y torturas.

Confusión en el qué hacer, debilidad ideológica, impotencia programática, enredos administrativos, debilidad por el consumismo, complicidad involuntaria o capitulación ante la corrupción burocrática institucionalizada, seducción ante el poder, destacan entre los factores que paralizan procesos y marchitan ilusiones, amenazando frustrar, una vez más, otra ocasión histórica de emancipación indoamericana.

Similares males aquejan a las fuerzas progresistas en los países industrializados, donde la izquierda está arrinconada, dejándose robar un pasado heroico y banderas de reivindicaciones populares legítimas por la nueva derecha, con siniestra capacidad de renovación en los métodos de saqueo, agresiones militares, prostitución ideológica de la enseñanza y asqueante manipulación de los instrumentos de comunicación.

Ese renunciamiento y apatía de las dirigencias orgánicas, ha forzado a los jóvenes de la periferia de las ciudades francesas, a los estudiantes de liceos y colegios de Chile, a la juventud griega y a miles y miles de personas sin militancia clásica, a volcarse a las calles en muchos países para denunciar las políticas de la derecha y en reclamo de simples derechos de la ciudadanía.

El terrorismo de Estado, que practican Estados Unidos e Israel, este último lanzado de nuevo desde hace dos semanas en un demencial genocidio del pueblo palestino, ambos enarbolando las facultades que, dicen, les otorgó Dios del “destino manifiesto” y de “la tierra prometida”, es una monstruosidad.

Dos razones la generan: una, la naturaleza criminal del sistema que representan esos gobiernos, apuntalados por la complicidad, por intereses comerciales, de las “democracias” europeas y, dos, la cobardía y corrupción de los regímenes árabes.

Con esas vergüenzas se complican, por indiferencia e incapacidad, gobiernos “de buenas intenciones”, partidos de izquierda y movimientos sociales, que han abandonado las calles, erróneamente confiados en la acción de los nuevos gobernantes, esos que, desde hace años componen la misma heterogénea familia de ideas.

Los triunfos electorales han sido, erróneamente, interpretados como victoria política y social, pero sólo han generado una desmovilización muy perjudicial, que imposibilita el más mínimo control de la administración estatal, negando toda clase de participación.

La búsqueda, en el punto negro de la tela del Grand Palais, es una tarea difícil pero, en cambio, es muy fácil hallar la explicación de la complicidad con Washington, de la mayoría de los Estados que integran la Organización de Naciones Unidas, en varias acciones criminales, como el bloqueo de medio siglo a la pequeñita Cuba.

Similar abrazo recibe el gobierno norteamericano cuando corre presuroso para salvarle la vida a los bancos autoquebrados, al mismo tiempo que destruye países, culturas milenarias, y acaba con la vida de millones de personas en los territorios invadidos y destrozados con sus bombas de todo tipo, inventadas por eximios ingenieros de Harvard, Massachussets, Oxford y otras mecas del pensamiento occidental.

En conjunto, todos esos gobiernos son enemigos de sancionar, económica, comercial e, incluso militarmente a Israel, apoyando con su inacción la aplicación moderna de los siniestros métodos nazis de gasificación de las víctimas, a los que Tel Aviv suma el uso infernal de bombas termobáricas y el uranio empobrecido, quemando la tierra, envenenando el agua y transformando los poblados en ceniza.

El discurso de gobiernos, que invocan derechos y democracia, sirve de sostén al genocidio.

La única excepción en esa complicidad, la constituyen los miles de manifestantes que, bajo fríos extremos, recorren los países europeos, denunciando los crímenes del Estado de Israel y del imperialismo norteamericano, dignos exponentes del sistema capitalista, en su naturaleza rapaz y asesina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Por qué soy chavista


Gil Ricardo Salamé Ruiz (especial para ARGENPRESS.info)

Mucha gente de la oposición que me conoce desde hace muchos años, que sabe que hice parte de mi primaria en un colegio católico, La Salle, que estudié mi bachillerato en U.S.A. en Admiral Farragut Academy en St. Petersburg Fla., donde jugué foot ball americano en el equipo de esa academia, que estudié mi carrera de economista en The University of Texas en Austin, Texas e inicié mis estudios sobre la Historia en esa universidad, que hice mi Post Grado en Industrialización en Netherlands Universities Foundation - NUFFIC en La Haya Holanda y además de eso he viajado alrededor del mundo, que pertenezco a la clase media porque soy economista e historiador aficionado, que hablo dos idiomas. Entonces, se horrorizan y me dicen, “cómo es posible si tú no eres tierruo cómo es que eres chavista”. Como si únicamente los pobres de este país son los chavistas.

He aquí mis razones para los que las ignoran:

Fui de los economistas que trabajó en la Dirección de Industrias del antiguo Ministerio de Fomento, el cual se encargó de llevar a efecto la política de industrialización de Venezuela, siendo Ministro de ese Despacho Lorenzo Fernández y Director de Industrias el Dr. Manuel Delgado Rovati. La política que se implantó fue la de substitución de importaciones, mediante la protección a la industria nacional, utilizando para ello la elevación de los aranceles de aduana, los beneficios de exoneración de los aranceles para la materia prima y el sometimiento a licencia de algunos productos importados que se manufacturaban en el país, además se le concedieron créditos a los industriales con tasas bajas de interés. Motor de ello fue la extinta Corporación Venezolana de Fomento, así llegó Venezuela a tener un alto desarrollo en su industria de la Confección, de calzado, de papel, en textiles como fue la manufactura de Blue Jeans, telas de algodón, telas mezcladas con fibras sintéticas, y una alta producción de tejidos de punto y su confección. Venezuela se daba el lujo de hacer sus propios diseños en ropa, calzado, trajes de baño y ropa interior para damas, ahora solo se consigue la colombiana. No solo fue éste el único desarrollo que hubo en el país, la industria productora de materia prima repuntó también, la rama textil que es la que más conozco por haber trabajado toda mi vida profesional en esa rama, la siembra de algodón llegó abastecer totalmente el consumo de algodón de fibra corta y parte de la fibra larga. Las hilanderías de algodón progresaron en Venezuela, la de lana también y por otro lado las plantas productoras de fibras sintéticas abastecieron totalmente la demanda nacional de esos productos. La siembra del sisal abasteció la producción nacional y había plantas de manufacturas de sisal. Para la llegada de Carlos Andrés Pérez a su primer mandato en el país existían 14 fábricas de corbatas, las cuales formaron la Asociación de Corbateros de Venezuela. Estas empresas confeccionaban sus productos, corbatas, corbatines, lazos y fajas para smokings con telas importadas, por cuanto las telas para hacer corbatas no se producían ni se producen en el país por ser telas muy especiales que deben ser cortadas al sesgo para darle elasticidad a las corbatas. Este tipo de telas requieren ser fabricadas en telares muy especiales que solo poseen pocos países en el mundo. Además, como los confeccionistas de corbatas para no uniformar a la gente compran muy poca cantidad de metros por cada pinta, la producción total de cada diseño se vende entre varias fábricas alrededor del mundo. No obstante, esa era la única tela que se importaba, los forros y entretela para su confección, más el hilo para coserlas, las etiquetas, las bolsas plásticas, cajas de cartón, las etiquetas para colocar los precios, las etiquetas de telas para las marcas, cuido de la pieza y fabricante, eran todas hechas en el país. Pero no sólo se desarrolló la industria textil, de la confección y calzado en Venezuela, también otras industrias muy importantes lo hicieron, la química, la de producto plásticos, metalmecánica, cartón, farmacéutica, de neumáticos etc. Florecieron con el amparo de la protección gubernamental e inclusive el propio CAP en su primer gobierno ayudó al desarrollo de la industria nacional con su política crediticia.

En cuanto a las fuentes de trabajo para los profesionales de la Economía: durante la IV república hasta la llegada de CAP II, era obligatorio para cada empresa que se constituyera o se ampliara debían presentar un Estudio Económico de Proyectos o de Ampliación a la Dirección de Proyectos del Ministerio de Fomento .para su aprobación. A su vez se les exigía a todas las industrias del país elaborar cada año un informe llamado RIPI – Registro de Potencial Industrial, que debía ser hecho con base a la última Declaración del Impuesto sobre la Renta, esos estudios debían ser elaborados por economistas debidamente inscritos en el Colegio de Economistas de su localidad y solventes con su colegio. Una vez aprobado tanto el proyecto y el RIPI se les concedía un certificado el cual era indispensable para gestionar cualquier asunto en los distintos despachos gubernamentales o la banca. El Registro del Potencial Industrial le era y le fue muy útil al país, constituía una base de datos de las industrias existentes y para las estadísticas de producción de cada rama industrial. Eso dos requisitos fueron eliminados en el Ministerio de Fomento, el RIPI lo eliminó el Director de Industrias de ese Despacho y que porque “se había convertido en una fuente de corrupción dentro de su despacho”. Este señor hizo como el del chiste, eliminó el sofá o mucho peor “se quedó sin el chivo y el mecate” y dejó a la Nación sin fuente estadística para la producción., consumo de materia prima, número de obreros y empleados que trabajan por cada rama industrial y el Valor Agregado de las distintas ramas industriales. Al ser eliminado estos dos requisitos la fuente de ingresos para los economistas cayó drásticamente. Y para colmo la globalización puso su grano arena para quitarles trabajo a los economistas venezolanos. Desplazó el trabajo de ellos, eran pocas las empresas que vinieron a establecerse en el país, y además ya traían sus proyectos hechos en el extranjero. Para muchos era más barato importar que producir en Venezuela.

Por qué soy chavista

No puedo apoyar a la oposición por ser ellos los que han arruinado al país y Chávez es quien lo está recuperado. Veamos:

Como ustedes pudieron observar la industria nacional presentaba un buen desarrollo hasta la llegada de CAP a su segundo mandato, él causó un desastre en la economía en su II mandato. Tomó medidas contra el pueblo venezolano que causaron una debacle, ya es harto conocida las causas del “Sacudón” y de los miles de muertos y desaparecidos que hubo durante las protestas. Mandó al ejército a mancillar el pueblo.

Veamos ahora la causa de la ruina de la industria nacional, Carlos Andrés Pérez en su segundo mandato se le ocurrió abrir a la globalización a Venezuela sin tomar precaución alguna por lo que de inmediato puso a la industria nacional a competir con la industria asiática, cosa que no ha podido hacer ninguna empresa del mundo. La globalización trajo como consecuencia el cierre de muchas empresas entre ellas las textiles, de la confección y del calzado. La industria papelera del país también fue seriamente afectada, cerró su fábrica Papeles Maracay, C.A pero para que vean con más detallas las empresas que desaparecieron desde CAP II hasta la llegada de Chávez al poder les daré a ustedes esta lista de empresas a las cuales le hice trabajo como economista:

He aquí el listado: Caramelos Fiesta, C.A; Cerámicas Mara, C.A., Congrif de Venezuela, C.A, Rostros, C.A; Gray Tools, Co. cuya oficina principal estaba en Houston, Texas y la Subsidiaria en Maracaibo, Estado Zulia, M.G., C.A, Fábrica Venezolana de Fantasías, C.A, K.C.V. de Venezuela, C.A., Fábrica de Papeles Maracay, C.A., Carrot de Venezuela, C.A., Confecciones Ararat, C.A, Confecciones H.R.H, C.A.. Confecciones Osito, C,A., Confecciones Paramount, C.A., Creaciones Marlene, C.A., Industrias Lee, C.A. Mister Pants, C.A, Manhattan de Venezuela, C.A., Wendell, C.A, Manufacturas de Algodón Inca, C.A., Alfobaño, C.A., Calcetines Master, C.A., Morwill, C.A.,. Fábrica de Medias Cometa, C.A., Industrial Paraíso, C.A., Indomax, C.A., PASINCA, C.A, Industrial Fogel, C.A., Noemy, C.A, Tejidos de Punto Tip Top, C.A., Felintex, C.A.., Tejidos Iro, C.A, Wilson Athletics, C.A y Yercoli, C.A., Hildatex, C.A, Tecno Tex, C.A., Fábrica de Tejidos Fogel, C.A., Anabelle, C.A., Bel Style, C. A., Creaciones Julieta, C.A, Confecciones Nova, Montreal, C.A., Cachilu, C.A, Confecciones Bernini, C.A., Manufacturaa Franceven, C.A., Venus Form, C.A. y Van Raalte de Venezuela, C.A., Tejidos Jacquar de Venezuela, C.A., Textilera Libertador, C.A., Industrias Oregon, C.A., Felintex, C.A., Multifibras, C.A., Mistex, C.A., Felintex, C.A., Fábrica de Tejidos de Punto Tip Top, C.A., Tejidos Iro, C.A, Transprint, C.A., Transcolor, C.A y Fábrica de Camisas Opus, C.A.

Empresas Comerciales: Distribuidora Distramex, C.A. distribuyeron para todo el país una amplia gama de artículos que vendían a través de la tarjeta de crédito American Express. Comercial Rovira, C.A. ésta se encontraba localizada en Tacarigua, Estado Miranda y se dedicó a la comercialización de alimentos vendían al mayor. Abraham Sultan, C.A. distribuía pasamanería y cintas bordadas, Mil Tapiz, C.A., Industria de la Construcción: Constructora Montreal, C.A.

Esta lista de empresas son únicamente a quienes les hice trabajos en algún momento, hay muchas otras más que no están aquí.

El cierre de estas empresas trajo como consecuencia, y es duro decirlo, que mis ingresos como profesional de la economía llegasen a ser cero por algunos meses.

Con la apertura comercial la industria de la confección venezolana se arruinó. Las fábricas confeccionistas de corbatas se redujeron a una sola, Distribuidora de Corbatas Astra, S.R.L., las demás se convirtieron en importadoras de corbatas y otras cerraron sus negocios. La pujante industria del calzado desapareció, solo quedan pocas fábricas de aquella época. La de tejidos de punto prácticamente cerró totalmente, quedaron muy pocas empresa, una de ellas Ovejita. La industria fabricante de hilados de lana desapareció, y la de telas de lana también, se cerró la empresa fabricante de telas jacquard para tapicería, la industria textil en su totalidad se vino abajo, empresas con años en Venezuela cerraron sus puertas, vimos desaparecer Silka, C.A., Telares Los Andes, Telares Maracay, C.A. Hilana.C.A.Texfin, C.A. Sudamtex, C.A, Flexilon, C.A. Las empresas de industria de la confección casi llegó a ser cero, fabricas muy importantes se vieron obligadas a cerrar sus negocios, no pudieron competir con los productos importados. La globalización ha destruido y sigue destruyendo a las industrias de los países más pobres, el gran capital desplaza a los pequeños y medianos empresarios. El pacto que firmaron entre Canadá, EE.UU. y México solo ha servido para los EE.UU. Las empresas norteamericanas de la frontera con México les pagan sueldo de hambre a sus obreros. Canadá por su parte sufre de grandes inconvenientes para colocar sus productos en U.S.A., a la madera que ellos desea exportar le ponen una serie de trabas. Y como para un chiste en la revista Newsweek de fecha Dec. 2008 – Feb. 2009 dice en uno de sus artículos de “Cómo Arreglar El Mundo – How To Fix The World” que no es culpa del capitalismo la crisis económica mundial sino de la globalización”. ¿Será que las empresas comprometidas con la globalización son del tercer mundo?

Pero volvamos a las razones por las cuales soy chavista y jamás podré apoyar a la oposición, ya les conté lo sucedido con la Globalización, (Apertura Comercial) Ahora vamos a una razón que a muchos se le escapa, porque todo los que tenían ahorros en bolívares durante el Paro Petrolero (2002-2003) sufrieron pérdidas equivalentes a las de este caso, vayamos a él, el Paro Petrolero le causó una pérdida a un apreciado colega de U$ $ 8.666,66. Veamos cómo ocurrió, una compañía al iniciarse el paro en diciembre de 2002, le debía la cantidad de Bs. 20.000.000, ese monto al cambio de Bs. 1.200 por dólar (Ver cambio del día en boletín de BCV) era nada menos que US $ 16.666.66. Él tenía una inversión que hacer un poco inferior a la que iba a cobrar y le sobraba un dinero para ahorrar, pero con el Paro Petrolero no le fue cancelado el monto sino hasta que la gente volvió a trabajar y cuando eso ocurrió el cambio por dólar estaba en Bs. 2.500, y cobró lo que le debían, Bs. 20.000.000, pero ahora eran sólo US $ 8.000 por lo cual no pudo hacer la inversión o sea que la Gente de Petróleo y quienes apoyaron este Paro le deben la cantidad US $ 8.666,66. El Paro Petrolero no sólo le causó pérdidas a la Nación por 15 millardos de dólares, sino a todo aquel que tenía ahorros en bolívares les causó una pérdida del 108.33 %.

Qué ha hecho Chávez para que sea chavista:

Primero y Principal:

Con la política del control de divisas ha protegido a la industria nacional, evitó la fuga de divisas y ha fortalecido la Reservas Nacionales. No se conceden divisas para importar artículos que se fabrican en el país. Por lo cual, la industria nacional ha resurgido. Con está medida volvieron a producir empresas de la confección que antes estaban cerradas o se habían convertido en importadores, así volvió a producir corbatas la primera empresa fabricante de corbatas de seda en Venezuela, y otras más abrieron de nuevo sus puertas como confeccionistas. Hoy en día hay dos fabricantes nuevos de corbatas, producto que muy poca gente usa pero genera trabajo para las costureras. Y si es la industria confección en general también ha resucitado.

Lo que ha hecho por Venezuela:

1) Logró que le pagasen a miles de personas su Pensión del S.S.O. antes no lo habíamos logrados.

2) Con la Misión Milagros: donan exámenes de la vista más los lentes Esta Misión a su vez efectúa su labor primordial, devolver la vista a aquellas personas que sufren de cataratas, y otros problemas de la vista.

3) En Centro de Salud Integral CDI Salvador Allende, hospital que queda en Chuao hacen una serie de exámenes médicos sin que nos cuesta un centavo a los pacientes. Ellos son exámenes de sangre, electrocardiogramas y ecosonograma del corazón, radiografías de los pulmones, de los riñones y del abdomen, más otra serie de exámenes que se hacen con aparatos muy especiales que muchas clínicas privadas no poseen. Este CDI también es muy conocido por el equipo médico y sus aparatos que cuenta para la rehabilitación de sus pacientes.

4) Misión Sonrisa: tratamiento de muelas y dientes para colocar perfiles en boca y “planchas”.

5) Con Mercal y PDVAL vende alimentos a precios más baratos que los automercados.

6) La Fundación Berruecos, que se encarga de niños discapacitados, haciéndoles tratamientos de varios tipos entre ellos utilizando caballos, equino terapia, para restablecerlos. Además cuenta con un hospital en Fuerte Tiuna para la rehabilitación de esas personas.

7) La Misión José Gregorio Hernández donó a finales de año 600 audífonos para personas con problemas auditivos. Muchos salieron muy felices por haber tenido el placer de oír por primera vez. ¡Qué bello es oír el trinar de los pájaros! Y hasta el sonido que haces con los pies al pisar. El operativo que fue efectuado en Cagua, estado Aragua, suministró transporte hasta el lugar donde se efectuó el operativo. Allí se le dio desayuno, bebida y toda clase de atenciones.

8) Pero lo más importante que ha hecho el presidente Hugo Chávez en materia económica es que con su política ha vuelto a generar empleo donde había desaparecido. Ha estimulado a la industria de la construcción, lo mismo ha hecho con la automotriz, la lechera, la ganadera, la agrícola, la del hierro y la industria del plástico. Falta mayor protección para la textil y para la de la confección, no es posible competir con países asiáticos que subsidian sus exportaciones. Otra cosa en el país todo marcha, todos trabajan, todos hablan, todos opinan, hay actividad.

9) Ha fortalecido nuestra industria petrolera y minera son industrias que ahora están en manos de los venezolanos.

10) En Venezuela ya no hay analfabetas, la Misión Robinson la eliminó

11) Todas la ciudades importantes del país cuentan con sistema de transporte rápido, tenemos los Metros de Caracas, Maracaibo, Los Teques, Valencia, el Trolebús de Mérida, y ya esta en funcionamiento y pronto para su inauguración para todo público el Metro Cable del Barrio La Charneca en San Agustín del Sur en Caracas y no olvidemos el tren que nos lleva a Charallave.

12) El gobierno bolivariano de la República de Venezuela se ha ocupado de construir represas, así tenemos la de Yacambu, y ha construido acueductos en varias ciudades del país, tales como en Maracaibo, a él hay que agregarle los construidos en el Estado Anzoátegui, Falcón y Lara.

13) En materia de Educación existe la Misión Ribas y el gobierno bolivariano ha construido una serie de edificio para la instrucción primaria, secundaria y universitaria. Ya la gente no tiene que venir a Caracas a estudiar carreras universitarias, ni salir de sus barrios para llevar a sus niños al colegio, los Simoncitos están en todas partes.

En materia de salud, existe la Misión Barrio Adentro, la cual debe ser fortalecida, y existen en casi todas la capitales de los estados venezolanos Centros Hospitalarios, iguales o similares al Salvador Allende de Caracas.

La estrella de los hospitales construidos por la revolución bolivariana es el Cardiológico Infantil, Dr. Gilberto Rodríguez Ochoa.

En materia de Comunicaciones, hoy nuestro presidente puso en funcionamiento el Satélite Simón Bolívar y demostró lo útil que será para hacer diagnósticos a grandes distancias para los enfermos sobre todo para los indígenas que viven en zonas apartadas a las ciudades.

Además de las razones antes expuestas debo añadirles las siguientes: no creo que sea el sistema capitalista quien cubra la brecha entre ricos y pobres, jamás lo hará y mucho menos creo en los líderes de la oposición como Alberto Federico Ravell, “Cabeza de Motor”, Manuel Rosales, Julio Borges, o los copeyanos quienes apoyaron el Golpe de Estado de Carmona y menos creo que sean los curas de la CEV quienes puedan liderar una revolución en Venezuela y que lo haga una potencia mundial. Y mucho menos creo en líderes y personas que se escudan tras la mentira para impulsar sus organismos o instituciones para llegar al poder. Tales mentiras son muy conocidas, “aquí estamos viviendo una dictadura feroz, no hay libertad de prensa, hay miles de presos políticos, el pueblo está pasando más hambre que nunca, la industria de la construcción y de alimentos está paralizada, siguen reglando mi dinero y no se ocupan de los venezolanos, el castrocomunismo nos embromará, todo esto es culpa de Chávez”. Tampoco creo ni debo apoyar aquellos que soportan el inmenso crimen que está haciendo los sionistas con la Franja de Gaza. .

Para concluir, sabemos que hay mucho por hacer y que modificar en este gobierno para poder tener un desarrollo industrial más acelerado y debemos producir todo el alimento que consumismos, por lo pronto hay suficiente producción de leche, arroz y maíz y fuimos abastecidos en diciembre con suficiente producción de cochino, a nadie le faltó su pernil y a precios muy económicos a pesar de sus 5ta. Columnas que abundan en todos lo sitios de trabajo dentro y fuera del gobierno que solo piensan en cómo perjudicar nuestro proceso.

Gil Ricardo Salamé Ruiz es Economista.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Salvatajes, de Luis Viale a Macri

Oscar Taffetani (APE)

El cable dice que seis chicos de entre 13 y 1 años de edad murieron en el incendio de un edificio ocupado por cartoneros, en La Boca.

En ese edificio, emplazado en la esquina de Almirante Brown y Suárez, alguna vez funcionó la más importante sucursal del Banco de Italia y Río de la Plata. Todavía se advierte, en la cáscara que resistió a las llamas, el aire neoclásico que le habían dado sus constructores, albañiles frentistas -casi con seguridad italianos- de una buena época argentina.

Tras la cáscara -lo vieron los bomberos- había tabiques de madera y cartón; había veinte familias luchando por sobrevivir, reciclando la basura de los ricos, comiendo el avaro maná que no llega del cielo sino de la ciudad hostil, de la ciudad gringa, de esa única oportunidad que tienen de quedarse en este mundo, reflejo cruel de una mala época argentina.

"El director de Defensa Civil de la ciudad de Buenos Aires, Daniel Russo _-reproduce el cable- aseguró que las precarias condiciones en que residían los habitantes contribuyeron a que ocurriese una tragedia..."

El funcionario de Defensa Civil no defiende a nadie. Sigue las instrucciones del manual. Dice que la culpa la tienen los pobres, por vivir en la pobreza.

Si un juez o un fiscal le pidieran explicaciones, entonces deslindaría responsabilidades y diría que él no se encarga de relevar las condiciones habitacionales ni la seguridad de las construcciones. Así, mantendrá su puesto. Seguirá cobrando un buen sueldo por administrar el desamparo, por contemplar cómo en la selva de cemento (¡oh!) los más aptos sobreviven y los otros (¡ah!) se quedan por el camino.

La memoria que acosa

Maiacovski escribió una vez que nuestro planeta está poco preparado para la alegría. Nos apropiamos de su verso para decir que la Argentina, esta Argentina del siglo XXI, está poco preparada para la memoria. No resiste la revisión. No soporta el pasado.

En el pasado había, entre otras cosas, un país inmigrante, levantando con chapa acanalada y madera, junto a la ribera del Riachuelo, el sueño de una vida mejor, para la propia familia y para todos.

Así se fue haciendo La Boca, con ese sueño de obreros masones, socialistas y anarquistas, construyendo sus casas humildes y dignas, avanzando de distintas maneras en un proyecto de redención y emancipación social.

Dos datos entre muchos: el primer diputado socialista de América fue Alfredo Palacios, elegido por la 4ª Circunscripción de La Boca en 1904. Y una de las primeras asociaciones mundiales de bomberos voluntarios funcionó en La Boca a partir de 1884. Es que allí, con casas de chapa y madera, se precisaba el compromiso activo de los vecinos, para proveerse de la asistencia y los cuidados que el Estado no daba.

Actualmente, La Boca es un barrio pintoresco. Una atracción turística de Buenos Aires. Vengan a ver la calle Caminito, sus casas pintadas de vivos colores. Aquí nació el tango, etcétera.

Pero eso es una ficción. Porque la realidad son veinte familias de cartoneros (parte de los 200 mil habitantes precarios de la ciudad de Buenos Aires) obligados a reciclar como vivienda el edificio abandonado de un banco; veinte familias que cualquier noche, por descuido, sucumben a su misma precariedad. Y entonces una bóveda bancaria puede convertirse en bóveda mortuoria para seis pibitos de los que el Estado no tenía noticias.

Responsabilidad Social Empresaria

Luis Viale era un xeneize (genovés) nacido en Chiavari en 1815. Llegó al país como parte de la gran ola inmigratoria en la segunda mitad del siglo XIX. Hay registros de su paso por la provincia de Corrientes y por San Nicolás de los Arroyos, antes de establecerse en Buenos Aires.

De familia acomodada, Viale participó con su capital personal de distintos emprendimientos, entre ellos el Hospital Italiano y el Banco de Italia y Río de la Plata (sí, el mismo banco donde ayer murieron calcinados seis niños).

Además, fue fundador de una de las primeras sociedades de socorros mutuos del país (Unione e Fratellanza) e integró la logia Unión y Amistad de la masonería local.

Cuando se declaró la epidemia de fiebre amarilla en la ciudad, a fines de la década de 1860, Viale trasladó a su familia a una quinta de Moreno y él se anotó como voluntario en los hospitales. Aún no había "Responsabilidad Social Empresaria". Pero sí había un compromiso activo de hombres y mujeres, para que el sueño de una Argentina próspera y justa no se cayera.

Quiso la historia que Luis Viale, entero, quedara resumido en un gesto, en un acto de generosidad y renuncia.

Siendo pasajero del paquebote de recreo América que se dirigía a Montevideo, en la Nochebuena de 1871, debió afrontar el naufragio de la nave a la altura de Punta San Gregorio, en un embravecido río de la Plata. Cuenta la leyenda -reafirmada por los testimonios- que la señora Carmen Pinedo de Marcó del Pont, embarazada, no contaba con un salvavidas al abandonar la nave, y que Luis Viale decidió entregarle a esa señora su propio salvavidas. La señora Marcó del Pont y su hijo sobrevivieron. Luis Viale fue uno de los 110 muertos de ese naufragio.

El gesto del banquero Viale fue recordado con la escultura que todavía hoy se yergue en la Costanera Sur de Buenos Aires, obra del escultor italiano Eduardo Tabacchi inaugurada en 1882.

Coincidencias y paradojas

El mismo día del incendio del ex Banco de Italia en La Boca, se declaró un fuego importante, con un frente de 100 metros, en la Reserva Ecológica porteña. Pronto estuvieron allí dotaciones de bomberos, ambulancias del SAME y funcionarios de distinto rango.

En un tiempo decían que los incendios de la Reserva eran intencionales y eran instigados por el lobby inmobiliario que apetecía esas tierras públicas con vista al río. Luego, el lobby inmobiliario -con la complicidad de legisladores venales que autorizaron su construcción- levantó varias torres de departamentos frente al manchón verde de la Reserva, sin necesidad de quemarla.

La calle que pasa junto a las torres se llama Azucena Villaflor, en homenaje a una hija y madre de obreros de Avellaneda que fue secuestrada y asesinada en la ESMA, en tiempos de la última dictadura.

Uno de los encargados de aquel asesinato fue el coronel del Ejército Roberto Roualdés, fallecido impune, quien por entonces compartía la denominada Comisión para el Saneamiento del Riachuelo con el empresario Franco Macri, padre del actual jefe de gobierno de la ciudad.

El negocio del Riachuelo, en aquel momento, era el dragado, la remoción de barcazas fondeadas y la venta de la chatarra. Después, el negocio (o negociado) fue la administración de los créditos internacionales otorgados para el saneamiento. Actualmente, el negocio es inmobiliario.

El Estado porteño donó tierras junto al río de la Plata, en la Costanera Sur, para que se construyera la Ciudad Deportiva del club Boca Juniors. Aquel complejo nunca se terminó ni se habilitó. Entonces, el club xeneize, de la mano del ingeniero Mauricio Macri, vendió esas tierras que la ciudad le había regalado al consorcio inmobiliario IRSA.

Luego, a pedido del comprador (esto se publicó en los diarios), erradicó la incipiente villa "Rodrigo Bueno", formada por cartoneros y gente sin techo en terrenos lindantes con la Reserva Ecológica.

Algo semejante pasó con los terrenos de la ex Casa Amarilla, pertenecientes al antiguo Ferrocarril Sur y al gobierno de la ciudad. Hubo un convenio con el club Boca Juniors que nunca llegó a cumplirse en su totalidad.

Las equivocaciones -y los costos- de esas operaciones corren siempre por cuenta del Estado; del Estado entendido como máquina de hacer negocios y amasar fortunas personales.

Mientras tanto, los pobres y excluidos de la ciudad crecen. A la sombra, en las grietas y rincones, en los lugares a donde no llegan los inspectores, crecen. Su vida pasa de desalojo en desalojo, al ritmo de los negocios inmobiliarios.

Un Luis Viale patético, de bronce, clavado en la intersección de Azucena Villaflor y el Boulevard de los Italianos, contempla la escena.

Si pudiera, arrojaría el salvavidas, su propio salvavidas, para rescatar por lo menos a un náufrago. Pero no puede, porque es sólo una estatua.

Al otro Luis Viale, al de carne y hueso, al que surge de las crónicas y relatos, lo vemos lleno de ira y dolor, maldiciendo a los seudo empresarios y seudo gobernantes de esta mala época argentina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Empresas recuperadas: un fenómeno que se reactiva ante la huida empresarial

PRENSA DE FRENTE

Habiendo marcado a fuego los meses previos y posteriores a la crisis de finales de 2001, las recuperaciones de empresas en quiebra a manos de los trabajadores parecían un fenómeno anclado centralmente en aquel contexto. Sin embargo y como reflejo de un proceso que, como correlato de la crisis económica global; la caída del consumo, los despidos y el abandono en vías de vaciamiento de empresas endeudadas por parte de la patronal, muestra signos de cotidiana reactivación.

La textil Brukman, la imprenta Chilavert, metalúrgica IMPA, cerámicas Zanón, Grissinopoli y el Hotel Bauen, fueron algunas de las experiencias paradigmáticas de principios de la década. Los procesos organizativos de los trabajadores y trabajadoras y sus respectivas experiencias de coordinación política fueron decantando. A caballo de la devaluación, la estabilización política y el crecimiento económico, el tema fue perdiendo espacio en la agenda mediático política.

Con la llegada de la crisis económica mundial, en nuestro país, los empresarios comenzaron a trasladar las perdidas de ganancia proyectadas con despidos, suspensiones y vacaciones adelantadas. El gobierno lanzó un paquete – al que llamó "anticrisis" – con el que atendió las demandas de empresas transnacionales y grandes grupos empresarios de origen local. Desde lo formal apeló al Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC), medida que - en la letra - obliga a las empresas a presentar anticipadamente, ante la cartera laboral, una comunicación sobre las suspensiones, despidos e incluso reducción de la jornada de trabajo por razones de fuerza mayor, causas económicas o tecnológicas.

“Después de la primavera de la devaluación post 2001 y de la ganancias empresarias sin inversión, con endeudamientos, empresas más pequeñas son literalmente abandonadas por sus dueños que no invirtieron en tiempos de bonanza económica, y tampoco dejaron de endeudarse, buscando el posterior vaciamiento. Esto nos abre una perspectiva de despidos y peligro de perdidas de fuentes laborales muy crítica para el 2009” dijo Eduardo Murúa del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER) en diálogo con Prensa De Frente. “El MNER impulsa la recuperación en los casos de quiebra y abandono patronal, en algunos casos se logrará, en otros no, pero la situación en general es sumamente critica”.

Hacia fines de abril de 2008, los trabajadores del Frigorífico Buenos Aires S.A., ubicado en el barrio de Flores y en el que se elaboran los fiambres y embutidos de la marca Torgelón, decidieron ocupar y poner a producir la empresa ante el abandono de los titulares del frigorífico. "El conflicto empieza en parte en 2005, donde terminan despidiendo a 45 personas. Después vinieron las suspensiones, y en 2007 fueron los últimos despidos. Ahí terminamos de estallar. Los despidos de ellos venían a base de que estaban convenciendo a la gente de que este frigorífico podía seguir trabajando con menos personal, y querían reducir, ellos se querían quedar con la gente que realmente sabe como trabajar, y sacarse a los demás" declaró a la Agencia Walsh uno de los trabajadores del frigorífico recuperado.

Indugraf, empresa Gráfica de Parque Patricios se encuentra tomada desde noviembre por sus trabajadores luego de ser igualmente abandonada por sus dueños, previó envió de despido a los 88 trabajadores de la planta. Mientras tratan de evitar el desalojo ordenado por la justicia, avanzan hacia el control de la fábrica. El próximo sábado 10 a partir de las 14 se realizará en la puerta de la empresa un festival solidario con música en vivo, proyección de cortos y videos.

En Quilmes, los dueños de las empresas “Envases del plata” y “Filobel y Febatex” tampoco dan señales de vida y los trabajadores inician procesos de recuperación de sus fuentes laborales bajo su control, mediante cooperativas. Los obreros luchan por sostener sus puestos de trabajo, sumando en muchos casos 25 y 30 años de antigüedad. Los dueños de “Envases del plata” ofrecieron, con la anuencia no oculta del Sindicato del Plástico, la entrega de una maquina vieja a cambio de las indemnizaciones para 24 trabajadores, durante una audiencia en el ministerio de Trabajo de Nación. El PPC no fue presentado en ninguno de los dos casos.

“A estas situaciones se llega luego de un largo recorrido en que las empresas hacen traspaso de propiedades y una larga serie de irregularidades ocurridas mucho antes del crack en Wall Street, que es ahora usado como excusa. El ministerio no controla desde antes estas situaciones y los sindicatos juegan muchas veces estos casos en favor del empresario” afirmó a Prensa De Frente Vanesa Castro Borda, abogada de los trabajadores. Los obreros de “Filobel y Febatex” permanecen custodiando la empresa debajo de un tinglado exterior y con escasos medios de subsistencia, hasta para alimentarse. La intendencia local tampoco parece muy interesada en la situación de vaciamiento en ambas empresas, a pesar de la trayectoria anterior en torno a las empresas recuperadas del actual jefe comunal, el cada vez más desconocido Francisco “Barba” Gutiérrez.

“Acá no vemos paquete anticrisis, no es serio. Después del comienzo de los despidos lo que hubo fue un acuerdo entre los grandes grupos empresarios, el gobierno y los medios para tapar la situación, que sin embargo comienza a tomar la forma de una ola de quiebras,” explicó Murúa y continuó diciendo: “Lo que implementó el gobierno, además del financiamiento directo a las automotrices y empresas de electrodomésticos, es, por ejemplo, un subsidio de 600 pesos para los trabajadores de los frigoríficos y las curtiembres, que se cobra como si fuera parte del salario. El estado se hace cargo, una vez más y con un parche, de las responsabilidades de los privados. Las medidas a tomar, si realmente se quiere cuidar el empleo son mucho más de fondo”.

Todos los procesos de recuperación de empresas recientes, entre ellos los mencionadas en esta nota, comenzaron antes de que crack de Wall Street y sus consecuencias comenzarán a bislumbrarse en el cono sur. El abandono de la empresas no es un proceso "accidental" sino que remata estrategias del empresariado, que el gobierno permite y los sindicatos avalan en la mayoría de los casos. Allí comienza, con diversos resultados posteriores, la "gestión obrera", practica incrustada ya en la mejor tradición de lucha de los trabajadores de nuestro país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Jugándose la vida de a pedacito$

Claudio Andrade (RIO NEGRO ON LINE)

La adicción al juego es uno de los males psicológicos de nuestro tiempo. "Río Negro" se dedicó a sondear en el interior de los casinos en horarios poco concurridos en los que sobre todo se ve a señoras mayores aferradas a las máquinas tragamonedas. Muchas de ellas terminan apostando su vida ficha tras ficha. También entrevistó a la doctora Marcela González, jefa del Departamento de Ludopatía del Instituto de Juegos de Apuestas de la Ciudad de Buenos Aires, quien tipifica al consumidor y explica el porqué de las señoras en los salones de juegos.

Diamantes. Cerezas. Sietes. Bar. Línea. Sietes. Bar. Doble Bar. Cerezas. Diamantes. Un cofre lleno de monedas de oro. Línea. Diamantes. Y así la vida pasa frente a nuestros ojos.

Jugar a las máquinas tragamonedas es una experiencia repetitiva que, paradójicamente, no deja rastro. No hay acervo posible al cual apelar después de pasarse unas buenas tres o cuatro horas metiendo moneditas en la ranura. No hay pasado.

El sistema electrónico que vive al interior de la máquina no permite que sus clientes saquen conclusiones.

-¿Me explica, señora? -pregunto cándido una tarde en que sólo estamos una abuela de unos 70 años y yo en un despoblado casino del Alto Valle.

-¡Shss!, querido, acá no hay nada que aprender, me dice ella que hace una media hora está empecinada con una máquina. Juega rápido. No descansa. No piensa. Su mano temblorosa apura las monedas equivalentes a 25 centavos cada una.

Me callo y sigo remando.

El escritor francés Pierre Rey explica que hay un vínculo directo entre el juego y el deseo saciado en estado puro y sin mácula. La existencia reducida a un "sí" o un "no". En otros términos, cuando una persona quiere algo, un trabajo, hacer un viaje o ganar dinero, la respuesta a ese proyecto puede dilucidarse, después de mucho tiempo y esfuerzo, en un quizá. El juego, muy por el contrario, tiene la virtud (si se la puede llamar de este modo) de ofrecer al jugador una solución sin travesía. Un sí es el triunfo; el no, una derrota que no amerita mayores análisis. En realidad, no se juega para ganar sino para transcurrir por un camino poblado de respuestas. Y de esta manera hasta el infinito o hasta que el dinero se acabe.

Otros tiempos

A deshoras, en esos tiempos muertos en los que apenas un puñado de audaces se atreve, uno no se encuentra con trajes de dos piezas o perfumes franceses.

En las horas de la mañana o del principio de la tarde se puede descubrir a hombres de gesto atribulado jugando al póquer electrónico y a un particular grupo de mujeres, muchas de ellas pasados los 45, sentadas frente a las máquinas tragamonedas. El espectro no es amplio: amas de casa y abuelas.

Caminan con evidente soltura por el casino con los típicos envases en los que guardan transitoriamente las monedas. Esos enormes potes, que deberían contener un kilo de helado, almacenan tiempo. Cuando se han vaciado ya no hay excusas para permanecer. La insatisfacción les muestra su rostro más oscuro a los que se ven obligados a abandonar este paraíso al revés. Buena parte de la literatura existencialista también cabe en estos recipientes.

No es condición ser rico para tentar la suerte en el casino. En rigor, una significativa parte de los que asisten a las salas de juegos no nada en la abundancia. Pero quienes lo hacen en horarios poco habituales (mediodía, por ejemplo) representan una fauna especialmente comprometida. No se va a disfrutar o a matar las horas entre una cosa y la otra a un casino a la 1 de la tarde. No hay show, no hay bullicio.

Ésta es una de tantas vidas posibles y verdaderas. Ella es ama de casa. Tiene un trabajo cocinando y limpiando en un hogar de clase media. Al menos oficialmente, su horario abarca la mañana y la tarde. Pero no es cierto. Cuando llegan las 14, sale de su trabajo y, mientras a sus patrones les dice que se va a su casa (y en su casa ha dicho que está en su trabajo), parte al casino. Por ahora, se sostiene en el punto crítico en el cual ya lo ha apostado todo y su único resto es su magro sueldo.

Quienes administran salones en todo el mundo aseguran que las estadísticas los acompañan. Un porcentaje pequeño de quienes juegan son adictos. Pero claro, la adicción no es una enfermedad que en términos oficiales tenga una gran historia.

La ludopatía recién fue considerada una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a partir de 1992. Aunque en 1980 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) había incluido el mal en el manual de diagnóstico y estadísticas de los trastornos mentales.

Tanto la APA como la OMS definen al jugador patológico como un individuo que se va haciendo crónica y progresivamente incapaz de resistir los impulsos de jugar con la aparición de una conducta de juego que compromete, rompe o lesiona los objetivos personales, familiares y vocacionales.

Y de eso se ve bastante en el universo de los casinos.

¿Por qué tarda tanto en diagnosticarse esta adicción sobre todo cuando se trata de mujeres mayores que pasan horas ante una máquina tragamonedas? Quizá la respuesta se encuentre en la propia dinámica del juego. El jugador no apuesta la vida de una sola vez en una máquina tragamonedas. Aquí habría que hacer una aclaración: no es lo mismo ser jugador de naipes, dados o ruleta que de máquinas. Para cada caso existen códigos y conductas especiales.

Las tragamonedas no permiten grandes apuestas. La "vida" se juega de a cachitos, moneda tras moneda. Como si los jugadores compulsivos fueran seres de arena que van perdiendo la consistencia de sus cuerpos con cada apuesta.

Charles Fey desarrolló el primer tragamonedas de forma comercial en San Francisco en 1896. Fabricada con hierro, estaba compuesta por tres carretes internos, una ranura para introducir las monedas y una palanca con la cual activar la jugada. Es decir, no es mucho lo que ha evolucionado el artefacto en más de un siglo. Después de todo, ¿a quién se le ocurriría modificar un éxito de tal envergadura?

En la web hay incluso sitios especializados en los cuales se aconseja cómo jugar con mayor eficiencia en las tragamonedas. Algunas de las reglas de oro indican:

- Para maximizar las posibilidades de ganar usted debe jugar en la máquina tragamonedas de más alta denominación que encuentre.

- Maneje su dinero: primero, debe dividir en dos o tres sesiones el dinero que tiene apartado para jugar las tragamonedas. No se arriesgue a perder todo su dinero en una sola sesión.

- No apueste más dinero que el que esté dispuesto a perder.

Según Mariano Chóliz, director del Diploma de Adicción al Juego y otras Adicciones Comportamentales de la Universidad de Valencia, "vivimos en una sociedad consumista en la que el tener es una de las principales aspiraciones y tanto la publicidad como la cultura popular presentan el juego como una actividad atractiva con la que se puede ganar fácilmente y sin esfuerzo. Por ello es en estos meses de crisis económica cuando pueden agravarse las adicciones al juego, porque parece la mejor forma de ganar dinero fácilmente, aunque en realidad el adicto al juego siempre está en crisis económica, ya que gasta todo el dinero de que dispone", advierte.

Chóliz apunta a una de las máximas menos aceptadas en el escenario del azar: "Jugar habitualmente es la manera más fácil de perderlo todo", explica.

Jugando al esclavo

Mujeres mayores. Rostros cansados. Enfocadas en la pantalla. A las dos de la tarde nadie viene a conversar. Aquí no hay temas posibles. Sólo el jugador y su máquina.

En una de las líneas de "producción" una mujer que debe andar por los 50 se mueve de un modo que no es inhabitual en estos salones. Apuesta a tres máquinas al mismo tiempo. No alcanza a sentarse, aprieta su cartera con el brazo y con la mano sostiene el pote de helado. Con la otra introduce monedas. Permanece a los saltos por espacio de varios minutos.

De pronto, una de "sus" máquinas se doblega y le entrega un premio. Son de 20 a 25 fichas. No es un gran premio, apenas lo suficiente para recuperar parte de lo apostado. Su rostro no se inmuta.

La mujer toma su ganancia y sigue como un animalito salvaje buscando alimento.

Otro casino. Otra ciudad: Bariloche. Alrededor de las 19 horas, un grupo de tres mujeres entra charlando animadamente al lugar.

Se dirigen en orden y sin apuro a la caja. Cambian sus billetes por monedas y se dispersan. Cinco minutos después semejan fantasmas perdidos para siempre entre las máquinas. Como desconocidas, solitarios pájaros de la noche, hacen su rutina. Apuestan.

"En la dialéctica del amo y del esclavo, Hegel plantea que para que el amo sea amo debe existir un esclavo y viceversa. En este caso, es el sujeto adicto quien depende de una sustancia o práctica, es el esclavo. Es quien sacrifica su libertad, deja de controlar su vida. Es el amo, la sustancia, objeto o práctica adictiva quien maneja toda conducta del esclavo, del adicto", escribe Susana Elena Calero, médica especialista en Psiquiatría, en un extenso artículo dedicado a las adicciones.

En el mismo trabajo Calero hace hincapié en el número creciente de mujeres víctimas de esta adicción. Un fenómeno tan notorio como poco estudiado. La médica señala un estudio realizado por Harvard Medical School de hace unos años en el que se hace referencia a la incidencia progresiva del juego en adolescentes y sobre todo en adultos mayores que pronto serán jubilados o ya lo son y que terminan destruyendo sus economías con el juego.

"El problema en la mujer está creciendo en los últimos años, algo similar a lo que se observa en el alcohol, el tabaco y la adicción a las drogas. Hay reportes que muestran cómo a mujeres que consultan por problemas emocionales y de relación no se les pregunta sobre adicciones y menos sobre ludopatía. Consecuentemente, no reciben el tratamiento adecuado", explica Calero.

Después de pasar tardes enteras viendo jugar mayormente a mujeres, uno no termina de entender de qué manera explican al interior de sus hogares esas horas en la nada o, incluso, cómo se las explican a sí mismas. Dónde viven los argumentos que puedan justificar desaparecer en un casino justo cuando el casino es el lugar más aburrido y gris del mundo.

Diamantes. Cerezas. Sietes. Bar. Línea. Sietes. Bar. Doble Bar. Triple. Cerezas. Diamantes. Un cofre lleno de monedas de oro. Línea. Diamantes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Otra campaña colonizadora

Luis Giannini (PRENSA RED)

El denominado "Rally Dakar Argentina-Chile" pasó por la Patagonia dejando destrucción de lugares naturales, violando derechos de muchos pueblos del Tercer Mundo, como los africanos y ahora nosotros, que nacimos para pito y nunca seremos corneta o primer mundo.

Como una nueva expedición colonizadora o Campaña al Desierto, en el sentido más amplio del término. Como conquista, ocupación, apropiación, destrucción y explotación del espacio natural y social al servicio del lucro de unos pocos. Esto, facilitado por la aculturación del "sentido común" o la conciencia colectiva para que no sólo acepte, sino además celebre los privilegios de los colonizadores. Así, ha transcurrido por nuestra Patagonia el denominado "Rally Dakar" Argentina- Chile.

Muchas voces se opusieron, pero los grandes medios de información las silenciaron. Claro, ellos son parte del negocio que generó la movida, así como los operadores turísticos e inmobiliarios que acumularon algunas ganancias, a costa de lo que destruyó, puso en riesgo y vulneró la calidad de vida presente y futura de los que vivimos acá, el paso del ejército colonizador.

Los hospitales públicos suspendieron intervenciones quirúrgicas porque tuvieron que poner toda su estructura de Emergencias al servicio del evento en sí y de los accidentes que produjo (no pocos), este llamado Rally.

Vehículos aéreos y terrestres del Estado, estructuras de seguridad y defensa civil de todos los órdenes, por entero al servicio de ellos, caminos rurales destruidos donde la paisanada tendrá que arreglarse sola para pasar con su viejas F-100, Bravas o Falcon, porque en nuestra Meseta casi nadie tiene 4x4

Violación de áreas naturales protegidas y de sitios arqueológicos, alteraciones ambientales variadas de consecuencias inciertas, porque no se hizo ningún estudio de impacto ambiental, no se proporcionó ninguna información ni se consultó a ningún potencial afectado, violando todas las leyes al respecto.

El costo social y público del Rally no lo pagan ni sus organizadores, ni los felices aventureros corredores o espectadores, tampoco lo pagan los operadores económicos que ganaron plata con ello. Tal vez algún día lo pague el Estado, luego de que mucha gente ejerza alguna protesta social (de esas que tanto molestan a algunos que gustan de este Rally), con dinero que recaude del IVA que paga cada argentino cuando compra pan, leche o fideos, aunque ese dinero lo haya obtenido de una miserable changa de $20 ó $30, al servicio de algún ocasional explotador que evade impuestos y genera trabajo en negro y tal vez fue un feliz espectador y defensor de este Rally, tan financiado por el Estado.

Muchos fueron a emocionarse viéndolo porque les gustaría hacer lo mismo que los colonizadores que corrían: estar a bordo de poderosas máquinas que nada ni nadie detiene a su paso: ni gente, ni animales, ni plantas, ni nada. Ese sentimiento no los hizo enojar cuando se les impidió cargar combustible en más de 11 estaciones de servicio, solamente de la ciudad de Neuquén, que estuvieron afectadas en forma exclusiva para los colonizadores.

Tampoco se enojaron por no poder hacer trámites bancarios, luego hacer largas colas. Seguramente cuando alguien les comente que, por el rally, le postergaron una operación programada en un hospital, levantaran los hombros y pensaran "Qué mal anda el sistema de salud".

El espíritu colonizado nos coloca los anteojos para ver la realidad color Dakar y todo lo que en otra circunstancia estaba muy mal, como el desabastecimiento, la imposibilidad de hacer trámites en el banco, que los sistemas de salud, seguridad, defensa civil no nos protejan como debieran porque su prioridad es otra, ya no es tan grave, se torna tolerable "para disfrutar de este acontecimiento que tal vez nunca lo veas, porque no podemos ir al Africa", donde no lo hacen más por la andanada de protestas y repudios que han generado por el daño producido. Como nos gustó tanto, ahora dicen que lo quieren todos los años por estos lares.

No se puede culpar a la gente descuidada por los accidentes ocurridos. En estas competencias todos los accidentes son culpa de los organizadores. Si no hay condiciones de seguridad, la competencia no debería realizarse, así como si hay dudas sobre el daño ambiental y social que un evento puede producir tampoco debería realizarse, se llama "principio de precaución" y figura en nuestra Constitución Nacional en forma clara y taxativa.

Por lo demás, los legendarios "Dakar" no son ningunos desconocidos: tienen una trayectoria de accidentes, destrucción de lugares naturales y sociales, de violación de derechos de muchos pueblos del Tercer Mundo, como los africanos y ahora nosotros, que nacimos para pito y nunca seremos corneta o primer mundo.

Todo sucede en un país, una región y una provincia, donde los bienes naturales (el agua, la tierra, los valles, la meseta y la montaña) son tan expoliados y maltratados como la gente, los trabajadores, los jóvenes, los pueblos originarios, las mujeres, en fin todas las personas que nunca se sentaran en la mesa de los poderosos.

En nuestra región se instalan las industrias químicas y las pasteras que ya no pueden instalarse en el primer mundo, aquí se utilizan los métodos de producción bestiales del monocultivo y los venenos, o la grasosa carne del feed-lot que no se usan por allá, aquí son de venta libre muchos medicamentos que ellos producen aquí, pero prohíben en sus países.

Aquí se demuelen montañas enteras para sacar un poco de oro, contaminando millones de litros de agua por día con arsénico y mercurio. Aquí no tenemos los mismos derechos a la calidad de vida que ellos tienen, por eso tenemos que repudiarlos y decirles que no hagan el Rally, con el príncipe petrolero a la cabeza, sin garantizar que nada será puesto en riesgo, sin preguntar a los pueblos afectados si están de acuerdo, sin tocar los lugares naturales intangibles, sin alterar nada de nuestros bienes naturales.

Sólo hay una actitud peor que la del colonizador: la del colonizado que lo defiende porque cree que puede ser un día como uno de ellos y llevarse por delante a sus pinches vecinos. Por eso es necesario decir todas estas cosas aunque parezca una prédica en el desierto, en medio de tanta confusión. Como dice Eduardo Galeano: "En tiempos de crisis, tiempos de definición, la ambigüedad se puede parecer demasiado a la mentira". Señoras y señores, empecemos a debatir cómo impedimos el próximo Dakar. Porque siempre hay una nueva "Re-colonización".

Luis Giannini es Secretario General de la CTA Río Negro.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Respalda Pérez Esquivel a Jesús Olmedo. Anuncian huelga de hambre para el martes 13 de enero en la Quiaca, Jujuy

Alberto Rene Centurión (COPENOA)

La fecha para el comienzo de la huelga de hambre masiva y colectiva, que en una primera instancia había sido anunciada para el 10 de este mes, fue rectificada por el vocero de las organizaciones nucleadas en la multisectorial, Jesús Olmedo, confirmando que la protesta arrancará indefectiblemente el 13 de enero en la Quiaca provincia de Jujuy, anuncio que se efectivizó mediante una conferencia de prensa en la ciudad de Mar del Plata de la cual tomó parte además el premio Nóbel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel.

El premio Nóbel argentino además estará como veedor de la protesta en esta frontera junto a otras personalidades y máximos dirigentes de organizaciones sociales a nivel nacional, los que señalaron en la conferencia "estamos decididos a apoyar cualquier tipo de medida de fuerza que se lleve adelante en la puna, por la dignidad de los seres humanos que están quedando fuera del sistema" prosiguiendo "como lo es esta huelga de hambre colectiva y masiva con la participación de más de 500 personas, para que ahora o nunca el gobierno de la señora presidenta escuche el clamor de los pobres de esta puna" .

A todo esto, los políticos de turno de La Quiaca parecieran no haber aprendido la lección después de la represión del sistema estatal jujeño del 6 de junio de 2.008, donde toda la sociedad salió a las calles de esta ciudad fronteriza para repudiar el accionar de políticos neófitos y con intereses personales arraigados a un sillón de funcionario, el caso de los concejales quiaqueños "supuestamente oficialistas" al gobierno provincial de Walter Barrionuevo, sería un claro ejemplo de la indeferencia ya que estarían más preocupados en ver quien se queda con la presidencia del cuerpo en lugar de bregar por una solución en pos del bienestar de la comunidad a quienes representa.

El plan de lucha que presenta nuevamente la multisectorial de La Quiaca, se estaría sustentando en el estado de alerta y movilización que vienen manteniendo los asambleístas locales "hasta que se reciba una respuesta satisfactoria de las autoridades competentes" señala asimismo un comunicado emanado días atrás, además de aclarar que "la asamblea votó mayoritaria y afirmativamente la propuesta de sus delegados y decidieron que se anunciara y convocara a la huelga de hambre colectiva".

Los lugares elegidos para la ejecución de la medida de protesta, serían el frente del edificio municipal en "repudio a la presencia de un diputado provincial que maneja a su antojo la comuna desde San Salvador de Jujuy y se cree que es el dueño de La Quiaca" señalan los asambleístas además de repudiar a los "autores intelectuales de la represión del 6 de junio de 2.008", manifestación que además de la huelga de hambre tendría la instalación de carpas en la vereda del edificio comunal sobre la esquina de las calles Rivadavia y Pellegrini.

Otro de los lugares elegidos para la realización de esta medida de fuerza será el patio interno de la parroquia local, donde los manifestantes "harán sentir el clamor del hambre y la miseria de los que tienen que vivir con $150,00 mensuales, es una vergüenza" dijo Olmedo, confirmando también que otro de los lugares de lucha serán unos terrenos que se encontrarían en litigio judicial entre los actuales ocupantes y sus propietarios.

La presencia de Olmedo y el grupo de asambleístas en Mar del Plata desde donde "anunciaron al país la situación de La Quiaca", habría comenzado a repercutir en algunos estamentos internacionales, ya que desde el gobierno boliviano de Evo Morales se estarían enviando veedores internacionales para realizar un seguimiento de la huelga de hambre, presencia que se sumarán a la de dirigentes de DD HH que estaría llegando a La Quiaca en consecuencia.

Con esta medida de fuerza "iremos hasta las últimas consecuencias" afirmó Jesús Olmedo prosiguiendo "nos tienen que escuchar, no queremos que la única respuesta del gobierno sean palos, como los del 6 de junio o los que nos dieron en la casa de gobierno con la marcha del grito de los excluidos".

Varias habrían sido las promesas que no se estarían cumpliendo, dijeron los integrantes de la multisectorial, "entre la que podemos contar la burla de una concejal de La Quiaca que durante junio del año pasado nos dijo: yo tengo cupos de harina y prometo que les voy a dar el importe en harina o su valor en efectivo, y hasta ahora seguimos esperando por lo menos ½ kilo de harina, no tienen vergüenza, viven del estado y nos mienten utilizando al estado".

La semana del 12 al 17 de enero tendrá en La Quiaca un significado muy especial, ya que desde varias organizaciones sociales locales, como la CCC, la Corriente del Pueblo y otras dijeron que el "17 de enero no va a pasar desapercibido, queremos justicia" en alusión a los hechos acaecidos el 17 de enero de 2.002 cuando en el letargo de la intendencia de Miguel Tito se quemara parte del edificio municipal, con la desaparición de documentación oficial, registros de cuentas y otros papeles de interés para el correcto desenvolvimiento de las gestiones que continuaron a la fecha.

Finalmente, "descreídos del sistema político actual y artos de las promesas que se las lleva el viento" dijo Olmedo es que "estamos con la convicción de que el pueblo puede hacer tornar el escarmiento" finalizó.

Foto: El padre Jesús Olmedo durante una protesta en La Quiaca. / Autor: COPENOA.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...