miércoles, 4 de marzo de 2009

Colombia: Se destapan más crisis en el gobierno de Uribe Vélez


Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

La crisis del organismo de seguridad más importante de Colombia, el DAS, ha seguido golpeando la marcha de esa institución y puesto al descubierto toda clase de irregularidades cometidas especialmente bajo el gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez.

El diario liberal El Espectador de primero de marzo de este año publicó que: “Seis días antes de que se cumplieran los 52 años del DAS, uno de los escándalos más grandes que empezaba a desdibujar la imagen del organismo de inteligencia del Estado, se consolidó con la salida de su director, Jorge Aurelio Noguera Cotes”. El hecho ocurrió el 25 de octubre de 2.005, luego de un fuerte enfrentamiento del Director Noguera Cotes y el Subdirector José Miguel Narváez, que permitió que el país supiera que el DAS había sido infiltrado por los paramilitares.

Como consecuencia de esos hechos el director del organismo Noguera Cotes ha estado preso.

Dice El Espectador que un grupo de ex militares y civiles entraba y salía del organismo impartiendo órdenes, y agrega que en la tras escena los ilegales esperaban su turno para adueñarse del poder absoluto. El DAS se volcó a rastrear a cuanto escenario y personalidades les parecían significativos, como consecuencia del atentado terrorista en el club El Nogal, de Bogotá, de 17 de febrero de 2003, en que murieron 36 personas y quedaron alrededor de 200 heridos.

Todo este proceso de degradación y corrupción en el DAS ocurrió bajo la presidencia de Uribe Vélez. Una de las acusaciones formuladas en la opinión pública fue la de que todo esto causaba tremendos traumatismos gubernamentales y generaba inseguridad en la población.

Años después, en el segundo mandato presidencial de Álvaro Uribe Vélez quien se hizo reelegir quebrantando las normas constitucionales que hizo modificar para su beneficio, se ha presentado la crisis más profunda del DAS y de la seguridad nacional en Colombia, que el Presidente Uribe Vélez maneja a su capricho. Actualmente la crisis del DAS ha tomado rumbos inéditos, abriendo campo a pugnas entre militares y policía por el control de la inteligencia.

Toda esta crisis coincide con la de la empresa petrolera colombiana, Ecopetrol, en la que el gobierno de Uribe abrió las puertas a capitales extranjeros, que ha llevado a la necesidad urgente de que Ecopetrol modernice las refinerías de Cartagena y Barrancabermeja, con una inversión de 5.000 millones de dólares. La política petrolera del presidente Uribe abrió el campo a inversiones extranjeras que están en las causas de la crisis actual y ante la necesidad de construir y modernizar nuevas refinerías en Cartagena y Barrancabermeja. Esto en consecuencia del empeño de Uribe Vélez de entregar a empresas privadas extranjeras y nacionales el manejo de la industria petrolera y de otras actividades económicas.

A su vez, el costo de vida y el desempleo han llevado ya a niveles no vistos en más de 5 años antes: el desempleo en enero de este año ya se elevó al 14.2 %; el empleo formal bajó en 58.000 puestos en el último trimestre del 2008. A la vez, que se incrementó a 93.000 personas el número de trabajadores informales. Se prevé claramente la desaceleración de la economía y la pérdida de empleos podría aumentar espectacularmente (El Tiempo, Bogotá, febrero 28 de 2009, p.14).

El monstruoso empeño del presidente Uribe Vélez de privatizar la economía colombiana y abrirle campo fácil al capital extranjero para apoderarse de ella, han dado lugar a que Colombia se incorpore a la lista de países dependientes y subdesarrollados con una crisis social en ascenso. Todo esto, obviamente, se expresa en la vertiginosa militarización del país, en el crecimiento de la violencia y crímenes sociales y políticos y en el desconcierto de la opinión pública.

El Movimiento de alianzas políticas que ha organizado el presidente Uribe Vélez para su propio beneficio está llevando a una intensificación de la atmósfera de angustia y crisis en la población pobre colombiana.

Al tiempo, el gobierno de Uribe Vélez ha adoptado una política de guerra sucia que afecta a la república del Ecuador, tratando de trasladar a ese país las prácticas represivas colombianas de muchos años.

Los movimientos políticos que ha aglutinado el presidente en torno suyo, comienzan a padecer las consecuencias del autoritarismo gubernamental y de la crisis social. La violencia y crímenes en las diversas regiones del país han tomado mucha fuerza, pero los periódicos de circulación nacional no registran esos hechos.

Como ya el próximo año debe ser elegido el presidente que reemplace a Uribe Vélez, la tensión política, el incremento de la violencia, el desempleo y la ruina de pequeñas y medianas empresas nacionales, solo ofrecen para Colombia un panorama de crisis económica, social y política, y de incremento de la violencia estatal y de la derivada de las acciones crecientes de paramilitares y narcotraficantes.

Foto: Colombia - Álvaro Uribe Vélez, presidente de la República. / Autor: César Carrión - Presidencia Colombia.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La muy oportuna “descomposición” del Estado mexicano, pretexto para militarizar y recrudecer la represión gubernamental


Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

En el excelente libro “The shock doctrine” de la periodista Naomi Klein, se plantea la tesis central de que en todo el mundo la instauración de brutales medidas económicas y de control social que sólo han favorecido, y continúan favoreciendo, al capitalismo salvaje, se ha facilitado cuando concurren eventos tan catastróficos y graves, que son capaces de poner en “shock” a todo el sistema y que en consecuencia merecen un tratamiento de “shock” acorde a la “dramática” situación.

Por ejemplo, eso pasó cuando el 11 de septiembre del 2001 fueron derribadas las torres gemelas de la ciudad de Nueva York, debido a un muy sospechoso atentado de la organización terrorista Al Qaeda comandada por el (¿escurridizo?) Obama Bin Laden. Fue suficiente para que el gobierno de Bush, en aquel entonces, pretextando una crisis nacional, iniciara su famosa “guerra contra el terrorismo”, la cual, si no se hacía, advirtió, podría ocasionar que “eventos terroristas” tales como el de las torres gemelas, pudieran repetirse y toda la estabilidad de EEUU se colapsara y se viniera abajo. Y tan efectivo fue esa especie de psicótico miedo que se indujo en la mayor parte de los estadounidenses (he conocido gente de ese país que se dice progresista y demócrata, que, sin objetar nada, estuvo de acuerdo con la subsecuentes invasiones a Afganistán y a Irak por motivos de “seguridad nacional”), que aceptaron sin titubeos que se implantaran medidas que inclusive atentaban contra los derechos humanos y las libertades básicas de todos los estadounidenses. Se implementaron ilegales cuestiones que permitían a agencias como el FBI o la CIA espiar telefónicamente a sospechosos, se consideraban “terroristas” a personas que tuvieran descendencia o fueran árabes, se investigaba en las escuelas a profesores y/o alumnos que estuvieran estudiando árabe o interesados en esa cultura, se “invitaba” a la ciudadanía a “denunciar” a cualquier persona que tuviera actividades “raras”, se detenía ilegalmente a cuanto extranjero ingresara o estuviera viviendo en ese país… y muchas otras arbitrariedades que la agencia que se formó especialmente para tal efecto, el “Department of Homeland Security”, coordinó, sin menoscabo de violar abiertamente las libertades civiles y de actuar el gobierno ilegal y hasta fascistamente (además, fue tan efectiva la psicosis creada, que a la fecha varios “patriotas” ciudadanos, voluntariamente se dedican a “cazar” terroristas a través del Internet. Aprenden árabe para hacerse pasar por árabes, ya que continúa el estigma de seguir considerando a dicha nacionalidad como “terrorista”, y espían a organizaciones y ciudadanos árabes con tal de “descubrir” planes para futuros atentados “terroristas”. Ver mi trabajo en Internet “Los aficionados antiterroristas o de cómo se sigue extendiendo la paranoia ‘antiterrorista’ ”). Pero además la “guerra contra el terrorismo” ha sido un excelente negocio desde entonces por los miles de millones de dólares que EEUU y el resto del mundo, obligado por aquél, han gastado para tenernos “más seguros” (ver mi trabajo en Internet “La amenaza terrorista: El nuevo gran negocio para la industria del miedo”).

Los tratamientos de “shock” también se han aplicado cuando se producen fuertes crisis económicas, tales como las que se achacaron a los estados de economía mixta (keynesianos), quienes a finales de los años setenta y principios de los ochenta, aún se guiaban bajo ese esquema, y que comenzaron a experimentar recurrentes problemas económicos (aunque nunca tan graves como los que actualmente se viven, producto de un desregulado, descontrolado y salvaje capitalismo, al que se dejó actuar a sus anchas durante los últimos treinta años). Dichas crisis en realidad no fueron producto de la participación del estado en la economía, sino que se deben al carácter inherentemente crítico y recesivo del sistema capitalista, pero así se hizo ver. Los problemas derivados de dichas crisis, tales como altísimas inflaciones (de mil por ciento o más, o sea, que un artículo podía subir hasta diez veces su valor en sólo un año), además de fuertes deudas externas (las que se debieron a préstamos de bancos extranjeros, con gran ánimo de obtener buenas ganancias), provocaron en la población de tales países (especialmente de la región latinoamericana), una gran preocupación, acompañada de angustias y miedos y una creciente inseguridad económica, pues todo subía inclementemente, menos sus salarios, además de que en cualquier momento podían ser despedidos. Y se debe señalar, como analiza Naomi Klein en su mencionado libro, que esas crisis e inestabilidades financieras, la mayoría fueron heredadas de las dictaduras militares, sobre todo en Latinoamérica, que fueron infames, violentas, asesinas y autoritarias formas de imposición política (muy bien planeadas y vigiladas por Estados Unidos, la CIA y sus corporaciones), que defendieron solamente los intereses de las empresas y corporaciones extranjeras establecidas en esos países, y de las clases capitalistas “nacionales” ligadas a aquéllas, todo lo cual dio lugar a brutales experimentos económicos, que lo único que provocaron fue una mayor concentración de la riqueza en unas cuantas manos, generalizada pobreza poblacional (los miles de latinoamericanos que se sumaban a los niveles de pauperización, semana a semana, eran dramáticos), niveles de desempleo nunca antes vistos, altísimos niveles de corrupción gubernamental que se alimentaron justamente de los préstamos internacionales, excesivos gastos en compras de armas para que pudieran los militares reprimir sobradamente a sus aterrorizados ciudadanos mientras hacían sus “experimentos económicos”, subsidios y “estímulos fiscales” a las empresas “nacionales” y extranjeras… y otros ilegales saqueos cometidos por aquéllos corruptos, genocidas militares, en contubernio con las mencionadas corporaciones, factores que, en conjunto, fueron las causas que dieron lugar a las abultadas deudas externas mencionadas antes (las que se incrementaron aún más cuando los bancos extranjeros, muy estratégicamente, aumentaron sus tasas de interés a 15% o más, con tal de preparar las condiciones para aplicar los planes de “shock” para “resolver los problemas económicos de las economías emergentes”).

Así que terminadas las dictaduras militares y sus horrores (que más que a la resistencia social, se debieron a que su promotor y patrocinador, el gobierno estadounidense, se percató de que ni habían funcionado como “experimento económico” para resolver las recurrentes crisis económicas, y además estaba saliéndole muy caro seguir sosteniendo a los corruptos, genocidas militares), habiendo hecho la transición a regímenes “democráticamente electos”, los ciudadanos de esos países, por lo menos tenían ya, de acuerdo con la demagogia gubernamental, asegurada su “libertad política”. Pero ante las fuertes crisis e inestabilidades económicas heredadas del pasado (algo que por aquellos años constituía un cotidiano “azote” para la gente, eran las altas tasas de inflación mencionadas arriba, que pulverizaban en una semana el salario del trabajador y cuanto aumento se le otorgara), cualquier receta que bajara antes que nada tan altos índices inflacionarios y “corrigiera” el rumbo económico, era digamos que resignadamente bienvenida por toda la gente, aunque eso requiriera “grandes sacrificios”, sobre todo entre la mayoría de la pauperizada población (en México, por ejemplo, eso comenzó a implantarse en el sexenio de Miguel de la Madrid y aún se recuerdan la cantidad de cierres de empresas públicas o que se vendieron, los masivos despidos de trabajadores a que ello tuvo lugar, el alza generalizada de precios de combustibles, de electricidad, de servicios… las restricciones laborales… pero, efectivamente, la gente estaba resignada pues entendía o se les “hizo entender” que era “por su bien”). Eso posibilitó a los barones del dinero y a las corporaciones, la imposición de extremas “medidas correctivas”, a través, sobre todo, del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario internacional (FMI), con tal de “aliviar” los problemas económicos (el FMI y el BM, desde entonces, son simples organismos al servicio de las potencias dominantes, las del G-7 más Rusia, encargados de aplicar disciplinaria y draconianamente las recetas administrativas que beneficien no a los países que pretenden “rescatar”, sino a las globales corporaciones industriales y financieras, las pertenecientes justo a esos países dominantes). La exigencia para que tales agencias (al servicio del capitalismo central, como dije), era que el estado vendiera la mayoría de sus empresas públicas, suprimiera sus barreras proteccionistas para alentar el “libre mercado” y disminuyera sus gastos sociales. Esto implanta a nivel mundial al así llamado neoliberalismo, que, como se ve, en lugar de resolver las crisis, las ha agudizado aún más, como sucede con la actual recesión mundial que estamos experimentando, considerada de las peores desde la crisis de 1929.

Así pues, fue posible imponer infames “curas económicas” (shock treatment) gracias, como dije, a que en determinado momento los problemas existentes son tan aparentemente graves y “apocalípticos” que no queda de otra. Incluso, cuando ocurren desastres naturales, tales como terremotos, huracanes o inundaciones, los gobiernos, junto con el capitalismo mundial, los aprovechan muy a su favor, con tal de implantar cambios en su propio beneficio. En México, por ejemplo, tras los sismos de 1985, fue posible en la capital, de las más afectadas zonas, deshacerse de cientos de viejas viviendas y vecindades en renta que fueron sustituidas por masivas construcciones nuevas, las cuales se vendieron a sus propietarios (si podían comprarlas, claro), no se les rentaron, como antes, lo que constituyó un excelente negocio para quienes tuvieron tan oportunista, lucrativa idea. En Estados Unidos, cuando la ciudad de Nueva Orleáns fue afectada por el huracán Katrina, en agosto de 2005, miles de casas del llamado “public housing” – que eran casas que el gobierno digamos que había construido y financiado a precios subsidiados para que las adquiriera la población de bajos ingresos desde la época del “estado benefactor”, el de economía mixta de Roosvelt – fueron arrasadas, lo que de inmediato Bush y sus secuaces aprovecharon para reconstruir a cargo de empresas constructoras privadas, bajo el esquema de venta a precios de mercado, “reales”, y no subsidiados, como era antes. Si los antiguos moradores podían comprar, bien, y si no, ni modo, era su problema. Un prominente congresista republicano, Richard Baker, en ese entonces comentó, cínico, que “lo que el gobierno nunca pudo hacer en años, deshacerse del ‘public housing’, la fuerza de la naturaleza lo había hecho en sólo un día”. Lo mismo sucedió con las escuelas públicas que resultaron afectadas o destruidas, pues en lugar de repararlas o reconstruirlas, se dieron concesiones para escuelas privadas y a la gente sólo se le otorgaron “subsidios” parciales (medias becas, por ejemplo) para que metiera a sus hijos allí… también los que pudieran, claro.

Y así, podría seguir con los ejemplos de lo que una situación de tensión y drama generalizado puede hacer para los efectos de la aplicación de tratamientos de “shock”.

En nuestros días esto justo sucede en México, a través de dos cuestiones fundamentales: la violencia y el poder del así llamado “narcotráfico”, por un lado, y la recesión económica que ya también nos está afectando profundamente, por el otro.

En cuanto al primer factor, el surgimiento del narcotráfico como un “peligro para la estabilidad”, no es algo que se haya dado así, repentino, sino que lo que actualmente estamos viviendo es producto de las íntimas y ocultas relaciones que ha forjado el Estado, desde años atrás, con mafias financieras y empresariales que han permitido, entre otras cosas, la existencia de la actual presidencia fraudulenta en el poder y un gabinete de panistas que en lugar de efectivamente gobernar, han buscado hacer los grandes negocios, junto con sus secuaces, desde la ilegal venta de tierras en áreas naturales para ser convertidas en proyectos turísticos, hasta los intentos (fallidos, por lo pronto), de privatización de la industria petrolera. El narcotráfico, claro, también es un muy lucrativo y excelente negocio y bancos como Banamex, filial del quebrado Citigroup, se ligan al lavado de dinero que desde hace muchos años se ha venido realizando sin mayores problemas (sí, desde gobiernos anteriores, que lo han cobijado, y como lo sigue haciendo el actual. Ver mi artículo en Internet “Especulación y narcotráfico, nuevos grandes negocios del lumpencapitalismo”). Así que si de repente esos pactos, digamos que de haberle vendido el alma al diablo desde hace mucho tiempo, se tratan de romper, así, “limpiarse de toda culpa”, es lógica la reacción que las desairadas, afectadas mafias están teniendo (las frecuentes ejecuciones de funcionarios, policías o militares así lo evidencian). El que se señale a la “corrupción” como el factor detrás de los problemas que se están dando en cuanto a los niveles de violencia (que, además, presentándola así, como un factor aislado, clave por sí mismo, se pretendería con ello que el gobierno fuera totalmente ajeno a ella, una víctima, siendo que justamente la corrupción es parte inherente de aquél), es justo lo que evidencia cuan ligados están los poderosos grupos oligárquicos (los que controlan todo, como dije, gobierno, bancos, telecomunicaciones, industrias, minas…) con los llamados “negocios ilícitos”, los que resultan fundamentales y la parte más lucrativa para muchos de aquéllos. Por mencionar un caso de qué tan importante es el narcotráfico para muchos países, considérese el ejemplo de Afganistán, país que a pesar de la invasión militar, principalmente estadounidense, resulta que ha incrementado diez veces su producción de opio, gracias a lo cual, surte del ochenta por ciento de la droga que se consume en el mundo, y que sorprendentemente hay grandes facilidades para que los embarques de dicha droga salgan de los aeropuertos que están controlados nada menos que por las “fuerzas de paz” de la OTAN. Es muy importante la siembra de opio y la producción de drogas para Afganistán, pues es un negocio que asciende a unos mil millones de dólares anuales, la mitad de la actividad económica anual de dicho empobrecido país, que ya no existiría de no ser por dichas drogas (se ha sugerido desde el Departamento de Estado estadounidense que podría comprarse cada año la totalidad de la producción de opio, como posible “solución” con tal de “evitar que los campesinos afganos la vendieran a los ilegales fabricantes de drogas”). Así que podría decirse que no sólo nos estamos “colombianizando”, sino que también “afganistanizando”.

Pero una ventaja clara deben de obtener los actuales mal administradores panistas de esa violencia que ellos mismos, desde las cúpulas del poder, han cobijado. Y dicha ventaja es que ahora sólo se quiere presentar como el problema “más grave” que tiene México al poder y la violencia que el narcotráfico está generando, frente a los cuales se quisiera mostrar al Estado como “ajeno”, y ante ello, nada más importa, no. No importa que la política entreguista del panismo esté vendiendo todos los recursos naturales que posee el país, incluido el petróleo, el más importante de todos, a empresas extranjeras que hacen un buen negocio con ellos (por ejemplo, se han vendido desde que el panismo gobierna, cientos de hectáreas de tierras en zonas protegidas y reservas naturales, muy importantes ecológicamente hablando, para el desarrollo de complejos turísticos, sin que importe, siquiera, el impacto y el daño ambiental que tendrán éstos). No importa que la carga fiscal que pesa sobre los contribuyentes, sobre todo los de más bajos ingresos, se esté agravando más con la imposición de nuevos aranceles, los que están incluso desalentando y acabando con su actividad. No importa que exista una abierta impunidad, debido a la cual ciudadanos comunes sufren a diario actos delincuenciales o ilícitos. Así, asaltos, asesinatos, secuestros, fraudes, desapariciones, prepotencia policial y militar, víctimas de corrupción, presas del agiotismo bancario que cobra altísimos intereses por el crédito otorgado… pasan prácticamente desapercibidos y los órganos legales y judiciales nada les resuelven. Por ello es que mucha gente ya ni se preocupa en levantar un acta ministerial al sufrir un acto delictivo, pues la mayoría de las veces la autoridad no procede legalmente para investigar y resolver el problema, dejando muchos delitos, tales como los robos, secuestros o asesinatos, impunes pues nunca se “localiza” a los culpables. Y en cuanto a los asesinatos o desapariciones de líderes sociales que defienden los derechos de sus representados o periodistas honestos que tratan de descubrir los sucios negocios de gobierno y mafias, no, ¡nunca se hallan culpables!, y son crímenes que han quedado impunes, como el asesinato del periodista estadounidense Brad Will, quien intentaba mostrar la lucha social de la APPO en Oaxaca contra el gangster Ulises Ruiz, del que a la fecha “no se sabe quién lo mató”. O el reciente, también cobarde asesinato, de los líderes campesinos mixtecos Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas, quienes fueron “levantados” y posteriormente torturados y asesinados arteramente. No, tampoco allí la policía, ni las autoridades judiciales “saben” quién lo hizo, a pesar de que testigos afirman que aparentemente fueron “policías investigadores ministeriales” del estado de Guerrero quienes cometieron tan infame crimen. Pero, en sentido opuesto, sorprende la rapidez con la que el Estado trata de inculpar y juzgar a los líderes políticos que le estén provocando muchas movilizaciones y problemas, como fue el caso de los líderes de la mencionada APPO (Flavio Sosa, entre los principales, quien fue encarcelado más de dos años) o los de San Salvador Atenco, a quienes de inmediato se apresó y sentenció a severas penas carcelarias (el caso más dramático e injusto es el del sexagenario líder Ignacio del Valle, atenquense que por defender las tierras de sus compañeros de lucha, está sentenciado a penas que acumuladas suman ¡112 años!). Incluso se trató a finales del 2007, con tal de que la inculpación y arresto de “sospechosos” fuera rapidísima, de aprobar una ley que hubiera autorizado a cualquier policía a allanar una casa, sin orden de cateo, y arrestar a los presuntos delincuentes, sin orden de arresto, la cual, de momento está suspendida, pero es indudable que podría aprobarse si el tratamiento de “shock” así lo amerita.

Tampoco importa, ante el narcotráfico, la ineptitud gubernamental, la que está agravando problemas tales como la propia crisis económica que estamos viviendo actualmente (las medidas implementadas, como la indiscriminada venta de dólares para “evitar” que el peso se devalúe más, van principalmente dirigidas al rescate de las empresas y los bancos, quienes tienen adeudos en moneda estadounidense, que a los ciudadanos comunes, los más afectados en esta hecatombe)… no, nada es más importante que “la guerra sin cuartel al narcotráfico”. Y he ahí un primer elemento que amerita el tratamiento de “shock”, pues el amarillismo mediático con que se ha manejado el problema de la violencia creada por el narcotráfico, intenta mostrar que es sólo el “crimen organizado” el causante, y que el gobierno nada tiene que ver, muy estratégicamente se ha exculpado y deslindado. Así pues, ese alarmismo-amarillismo que tanto el Estado, como los medios de manipulación masivos (pro gubernamentales éstos) se han encargado de inflar, presentándolo como el más dramático y peor de nuestros males, está surtiendo un excelente efecto psicológico entre la población, mucha de la cual ya ni cuestiona que el ejército vigile las calles y que el país se deba de militarizar (en efecto, hay ejecuciones de capos o de algunas autoridades, pero son casos focalizados, no extendidos a todo el país, pero gracias al alarmismo con que se manejan y también a que hoy día el mundo es una especie de vecindario electrónico en donde todo lo que sucede, especialmente las malas noticias, se difunden por todas partes con efectiva rapidez, se crea la sensación de que tenemos la violencia a un lado. El quebrado diario español “El país”, realizó un reportaje que más tiene tintes sensacionalistas para vender, que de proporcionar información veraz, al calificar a Ciudad Juárez como “el rincón más peligroso del mundo”. Me pregunto, ¿en dónde quedarían sitios como Irak, por ejemplo, con frecuentes atentados suicidas? Pero valga también ese amarillismo de la prensa extranjera para contribuir más a la idea de “descomposición del Estado”). Así pues, al imponerse la idea de que sólo militarizando al país el problema del narcotráfico se resolverá, se matan dos pájaros de un tiro, pues por un lado se incrementa el poder autoritario de este gobierno echando mano del ejército y, por el otro, se justifica una medida, los militares realizando tareas judiciales, que carece de fundamentos legales definidos (los mismos mandos militares han dicho que es necesario que haya una legislación clara que convierta a las labores policiales que realiza el ejército en algo cotidiano, rutinario), lo cual sería un paso previo al establecimiento, muy aproximado, de un “Estado de excepción”, situación bajo la cual son abolidas todas las garantías legales, desaparece el gobierno y pasa a tomar el mando el cuerpo militar. Eso sucede ya en Ciudad Juárez, en donde el ejército tomó por completo el mando policial (el primero de marzo arribaron casi 2000 soldados más allí). El presidente municipal de esa ciudad, José Reyes Ferriz, declaró que lo que se está haciendo en el lugar, es decir, la militarización, es una especie de “modelo experimental” que el gobierno de Calderón prevé que se pueda ir implantando en “donde sea necesario”. Así pues, militarizar ha sido siempre la “solución”, imponer dictaduras militares como aquéllas a las que me referí antes, pues se ha justificado la incapacidad de mando de los gobiernos que en su momento derrocaron dichas dictaduras, como motivo suficiente para hacerlo (aunque esa “incapacidad”, más tuvo que ver con el hecho de que se trataba de gobiernos que buscaban beneficiar a las clases trabajadoras y recortar los privilegios de los grupos dominantes).

Entonces, ya con un tercio del ejército patrullando varios lugares del país, pero con un fin perfectamente definido, el del “combate al narco”, será justificable que para efectuar tal lucha, los militares, incluso, puedan estar autorizados a cometer actos ilegales o prepotentes, tales como detenciones arbitrarias, cateos a domicilios sin orden judicial, disparar contra supuestos sospechosos… y muchos otros ilícitos que han merecido varias quejas en contra de las fuerzas armadas. Por ejemplo, ya se han reportado varios “errores” de soldados que han asesinado en retenes a ciudadanos inocentes, quienes víctimas del terror de ser detenidos por militares en medio de la noche (hay tantos falsos soldados y policías, que sólo detienen para robar o asesinar, que es natural que la gente tema a esos retenes), no obedecen la señal de detenerse que se les hace (el caso más reciente fue el asesinato en diciembre del año pasado, 2008, de una mujer embarazada, a bordo de su automóvil, que por pánico no detuvo su auto en un retén militar ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua). Recientemente, un funcionario de la Secretaria de la Defensa Nacional, el general Jaime Antonio López Portillo, declaró que las 671 quejas en contra de elementos del ejército que se presentaron en el 2008, “no son muchas”, tomando en cuenta que a diario se despliegan 45 mil soldados (eso daría un porcentaje de 1.5% de soldados que hubieran cometido una falta, y quizá por eso a este general le parezcan “pocas” las quejas). Claro, y con tal de no echarse los panistas en contra al “leal” ejército que “combate al narcotráfico” y quedar muy bien con éste, se pasan por alto tales denuncias y por ello se ha tratado de dar carpetazo y dejar impunes actos de brutalidad y ensañamiento militar contra la población civil, como el vergonzoso acto cometido contra la mujer indígena Ernestina Ascencio (que recién cumple dos años), sexagenaria, humilde campesina, quien a pesar de su propio testimonio y de las indiscutibles pruebas forenses que se le practicaron al morir (se le hallaron severos desgarres vaginales y restos de semen de varios individuos), de que había sido violada tumultuariamente por militares, al final el caso se cerró por presión desde las altas esferas (el mismo Felipe Calderón, en un acto de claro desdén hacia el infame crimen y prepotencia, declaró que la mujer había fallecido de una “gastritis mal atendida”, haciendo eco de los falsos argumentos emitidos por José Luís Soberanis, presidente de la Comisión de Derechos Humanos, quien sostuvo tales vergonzosas aberraciones y por el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, quien, aunque inicialmente había favorecido que se trataba de una violación por militares, al final, extrañamente, “cambió de opinión” y también aceptó que se trataba de una gastritis). Y en las recientes manifestaciones de jóvenes encapuchados que han querido achacarse a los narcos (independientemente de si esto sea verdad o no), muchas de las personas que han asistido, han denunciado que ellos o familiares han sido víctimas de la violencia y prepotencia militares, algo que es indudable dada la impunidad con que tradicionalmente opera el ejército (son frecuentes las incursiones militares, por ejemplo, en las tierras ocupadas por bases del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN, en Chiapas, cuyo fin ha sido intimidar y expulsar de esos lugares a sus hostigados habitantes. Y recuérdese que la represión hecha contra estudiantes en 1968 fue consumada por soldados, así como la “guerra sucia” desatada contra activistas políticos en los años posteriores fue llevada a cabo principalmente por cuerpos de inteligencia militar). Pero además esto será un excelente negocio para los armeros que surten al ejército (principalmente estadounidenses), pues al emplear extensiva e intensivamente al ejército, se requerirá mucho más armamento, además de todos los gastos que tan tremenda movilización de tropas necesitará, por ejemplo, la transportación, la alimentación, el hospedaje (sí, muchos deben de estar haciendo las grandes cuentas).
Así pues, el actual gobierno panista, al apostar exclusivamente a la violencia militar, se estaría infligiendo una especie de auto-cuasigolpe de estado al relegar las tareas de control, mando y vigilancia de gran parte del país al ejército, reconociendo de esa manera una intrínseca ineptitud para gobernar, pero que no se presenta ante la gente como tal, sino como una acción por el “bien del país”. Calderón podría declamarlo así: “¡Delego algunas de mis facultades y mis funciones en el ejército, pero sigo firme en la presidencia fraudulenta!”. Es que el tratamiento de “shock” así lo requiere. Lo más irónico de todo es que se está cayendo en los “funestos presagios” que se argumentaron durante la campaña de desprestigio contra el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, los que argumentaban que el país se iría al caos y a la descomposición si éste ganaba, todo lo cual fue parte del golpe de estado mediático gracias al cual, como he señalado antes, pudo ganar fraudulentamente Felipe Calderón y en el que las mafias empresariales y bancarias ligadas al narcotráfico, que ahora Calderón pretende combatir, ejercieron una gran participación. Pero todo sea en nombre de seguir controlando al país-negocio que es México.

El segundo elemento que mencioné para aplicar el doloroso tratamiento de “shock” es la actual recesión económica, indudablemente mucho más grave que otras que se hayan visto con anterioridad, pues emana directamente del centro capitalista del mundo, los Estados Unidos, quebrado país que ahora descarga inmisericordemente sus errores económicos, bancarios y administrativos sobre el resto del mundo (ver mi artículo en Internet “El convenenciero capitalismo salvaje”). En este caso, el “catastrofismo” tan criticado últimamente por Calderón, le está sirviendo también a la perfección, pues está preparando psicológicamente a los mexicanos para la aplicación de “curas” que por muy “dolorosas” que sean, serán para “salvar” al país de una hecatombe económica. Así pues, se están aplicando, con tal pretexto, nuevos impuestos, como el IETU (Impuesto empresarial de tasa única), que están agravando el peso arancelario que ya pende principalmente sobre los trabajadores (no sobre las grandes empresas, las que son expertas en evadir impuestos o en disminuir su pago), se incrementan los precios de los combustibles al aumentar la cantidad que el gobierno retiene como gravamen fiscal (hay una demanda actualmente desde el sector de los transportes públicos exigiendo la congelación del precio del diesel, el que ha seguido subiendo mes tras mes, dificultando aún más las actividades económicas que dicho sector de por sí tiene ya). Incluso se habla ya de que buscará aplicarse el IVA a todo, incluyendo alimentos y medicinas, que hasta ahora han estado exentos, pero con una tasa del 12% (¡para que vean que somos muy buenos, la bajamos del 15% al 12%!, alardearán los mal administradores panistas), con tal de aumentar la recaudación, se justifica, para preparar al país contra los profundos efectos que esta recesión tendrá, según reza el discurso oficial. Sin embargo, más bien parece que esa recaudación será enfocada a enfrentar los altos costos que el dispendio gubernamental ejerce, desde incrementar sustancialmente el presupuesto para las fuerzas armadas (las que, como ya señalé son fundamentales tanto para la “guerra contra el narcotráfico”, como para el control del descontento social que detonarán las impopulares medidas económicas, fiscales y legales que se irán imponiendo), seguir pagando insultantes altos salarios a todos los funcionarios y hasta que se puedan “rescatar” empresas (ya lo comenzó a hacer el gobernador de Coahuila, el señor Humberto Moreira Valdés, quien “apoyó” con un millón y medio de dólares a la planta de General Motors ubicada en ese estado. O el Banco de México, subastando dólares indiscriminadamente, para que no se siga devaluando el peso, con tal de que las empresas que tengan adeudos en esa moneda no los paguen tan caros).
Y también se está aprovechando que todo es “guerra al narco”, para forzar, ahora sí, dicen los panistas, una sustancial modificación a las leyes laborales (la “Ley Federal del Trabajo” principalmente), con tal de que los patrones puedan actuar más libremente en la contratación de los trabajadores, quienes si de por sí con la legislación actual son víctimas frecuentes de despidos injustificados, malas condiciones laborales, bajos salarios, anulación de prestaciones, sobreexplotación, entre otras ilegalidades laborales, si esas leyes se modifican, su situación empeorará, a cambio de que México sea, como China, una especie de paraíso laboral, con trabajadores controlados militarmente (dado el proceso de militarización que expongo arriba), mal pagados, y sometidos a la conveniencia y capricho de las empresas, sobre todo extranjeras, que manejarán a su antojo a esos trabajadores. Así pues, todas esas medidas de “shock”, se justifican plenamente ante los “terribles” efectos que la recesión, (junto con la guerra al narco) tendrá. Todas esas imposiciones, indudablemente que se aplicarán, pero lo inmoral aquí es que en lugar de que se busquen medidas que atenúen esos efectos en la población de menores ingresos, que es la mayoría, lo único que se haga sea forzar “soluciones” que solamente aminoren los efectos perniciosos en los grupos privilegiados del país, incluyendo, claro, a la clase gobernante ligada a ellos.

Pero no deben de sorprender los tratamientos de “shock”, justificarán los panistas, ya que en todos lados, no sólo en México, se implementarán, como lo que está haciendo Barack Obama en EEUU (lo que afectará a México, por supuesto), el centro y causante de la crisis, al enfatizar que si no se rescata a los bancos estadounidenses (como se está haciendo, por ejemplo, con el quebrado Citigroup), por muy impopular que eso parezca, se corre el riesgo de que el “país se colapse en el corto plazo”. Incluso se habla ya de que la recesión económica en todo el mundo, pero sobre todo los efectos que tendrá en los países más pobres y vulnerables, estará muy ligada a la “seguridad interna” de ese país. Así que eso prepara muy bien el terreno para futuras invasiones estadounidenses a “naciones inestables” (más tratamientos de “shock”, pues), así, como México, con tal de que la “seguridad interna” de EEUU no se vea afectada (muy estratégicamente Obama prevé subirle el presupuesto al Pentágono un 4% en el año 2010, quizá para que el ejército esté preparado para las eventualidades y problemas que la severa crisis planteará a su “seguridad nacional”). Y no sólo eso, sino que en recientes declaraciones hechas por el ex zar antidrogas de EEUU, el señor Barry McCaffrey, en referencia a México y el narcotráfico, urgió a que se detenga el poder de las mafias mexicanas de narcotraficantes, pues todo el dinero que obtienen por la venta de drogas en ese país (que para el año pasado se calcula que ascendió a unos $18,000 millones de dólares), las está fortaleciendo más, y eso está afectando la gobernabilidad en México (precisamente lo que analizo en este trabajo, que, como ya comenté, le cae como anillo al dedo a ambos gobiernos para justificar una futura militarización de todo el país y recrudecer la represión no tanto contra el “crimen organizado”, sino contra las protestas sociales), por lo que reiteró que “México es una emergencia nacional” (justificación del tratamiento de “shock”). Eso mismo declaró el Pentágono, a través del US Joint Forces Command, organismo que advirtió que México se enfrenta al peligro de sufrir un “rápido y repentino colapso debido al poder de las mafias criminales y los cárteles de las drogas”. Y ya el secretario de la Defensa, el republicano Robert Gates (un muy conservador personaje, que sirviera tanto a Bush padre como a Bush hijo), declaró por estos días que “Estados Unidos quiere incrementar la asistencia militar que provee a México para su lucha contra el tráfico de drogas. La ayuda podría ser suministrando equipo militar, entrenamiento, labores de inteligencia, con tal de ayudar a las autoridades en su lucha contra los bien armados y organizados narcotraficantes”. Bastará leer entre líneas que lo que Gates dijo es más que un “ofrecimiento”, pues en realidad se trataría de una medida que EEUU se reservaría el derecho de aplicar unilateralmente, con tal de que su “seguridad interna” no se exponga. Y también significaría que no le basta a EEUU con la aprobación del “Plan Mérida” – que pudo haberse también denominado “Plan México”, en alusión al “Plan Colombia” –, con el que sólo se destinan fondos para que México “combata al crimen organizado”, sino que se estaría planteando que el gobierno de Calderón acepte ayuda militar directa (y previendo también que aquellos fondos no se emplearan correctamente).

Por tanto, como puede verse, podría estarse preparando el terreno para pretextar, en un no muy lejano futuro, quizá hasta una intervención militar estadounidense de “corto alcance” (ya el gobernador de Texas, Rick Perry, adelantándosele a Gates, habla de que militarizará completamente la frontera entre su estado y Texas, con la operación “Río Grande”, y no es de dudarse que podría autorizar incluso incursiones a nuestro país, si fuera necesario, para combatir a los delincuentes, todo para garantizar la seguridad de su estado), con tal de “apaciguar” al país. Sí, se requerirá un tratamiento de “shock”.

Si eso sucede, las mafias, la “guerra al narco”, la “descomposición del Estado mexicano”… habrán servido perfectamente bien para tal cometido.

Pero si así fuera, EEUU no sólo estaría buscando acabar con el poder del narcotráfico, pues eso se podría lograr más fácilmente legalizando las drogas y desmantelando las redes de lavado de dinero que operan conjuntamente entre los dos países (algo que no se hará, pues se acabaría con el “Big Money” que ese negocio deja), sino que además México es estratégico para los planes de “seguridad energética” que EEUU diseña desde hace años, con tal de proveerse de energéticos vitales como el petróleo, del que México tiene probadas y potenciales reservas (en los llamados “pozos ultraprofundos” del golfo, que pretenden concesionarse a empresas extranjeras o los yacimientos hallados recientemente en Chicontepec, Veracruz, todo lo cual podría aumentar muchos años más, se especula, la producción petrolera mexicana. Ver mi artículo en Internet “Los pozos petroleros ultraprofundos, otra manera de seguir garantizando la dominación estadounidense sobre México”).

Y claro, en referencia a la “seguridad interna” que menciono arriba, México es también muy estratégico como espacio de “contención de actos de terrorismo, descontento social y subversión que pudieran provenir de la frontera sur de EEUU”, tal y como se ha estipulado en los planes de “seguridad nacional” que Bush y su “guerra contra el terrorismo” asignaron para su “patio trasero”. Véase, al respecto, lo efectivas que son nuestras autoridades migratorias para contener, mediante golpes y violentos métodos, a los ilegales centroamericanos que intentan penetrar por la frontera sur de México en su camino hacia EEUU. Son menos indocumentados que la migra estadounidense tendrá que arrestar y deportar a sus países.

Así pues, resultaría práctico militarizar al país, ya sea que sólo lo hicieran los panistas o combinadamente con EEUU, la opción más óptima.

Por tanto, es bastante probable que la “descomposición del estado mexicano”, sea parte de un velado plan contemplado desde EEUU, en asociación con los panistas, para dar paso, como dije arriba, a un Estado militarizado, rígido, disfrazado de “democracia”, que sirva más efectivamente a los intereses estadounidenses de toda índole (por ello se seguirá impidiendo, a toda costa, que gane las elecciones un candidato de izquierda, como López Obrador, pues ello interferiría con los planes estadounidenses. Y por tal razón es que el reflujo del PRI, como alternativa que deje de lado a los ineptos, negociantes panistas, se ve como una fuerte, ideal opción, ya que siempre ha sido un partido pro empresarial, pro estadounidense y también muy dado a ejercer “mano dura” contra el descontento social).

Esto explicaría muy bien la cínica actitud que EEUU muestra en cuanto al doble juego que lleva al referirse a la “descomposición” del Estado mexicano. Por un lado hace sus alarmistas declaraciones contra México, pero no menciona que ciertamente la producción de drogas continúa al alza por el fuerte consumo de estupefacientes que sostiene una buena parte de los estadounidenses, así que mientras no disminuya la demanda, no disminuirá el narcotráfico (es una exigencia en algunos círculos gubernamentales de ese país que se legalicen drogas como la marihuana, pues esa medida contribuiría, se dice, a disminuir fuertemente ese problema).

Por otro lado, lo del “gran poder” de las mafias y los cárteles de las drogas se debe también a que con todos los millones de dólares que ganan pueden armarse perfectamente bien con todo tipo de sofisticados arsenales de rifles de asalto, metralletas, pistolas… que compran justamente en EEUU, en donde las laxas leyes sobre posesión de armas, permiten un nutrido comercio de aquéllas (unos 200 millones de estadounidenses poseen armas de todo tipo). La institución Brookings estima que alrededor de 2000 armas son compradas y llevadas desde EEUU a México todos los días, lo que nos daría la sobrecogedora cifra de más de 730,000 por año. Estimando un costo por arma de unos $200 dólares, los vendedores de tales armas obtendrían unos nada despreciables 146 millones de dólares. Esos vendedores son armeros que operan a lo largo de la frontera, de los que hay alrededor de 6600, que es en donde, sin problemas, se surten los narcotraficantes. Así que siendo tan excelente negocio, no parará, a menos que las hipócritas autoridades estadounidenses (el periódico New York Times también llamó “hipócritas” a las autoridades estadounidenses por el doble juego que practican) hagan algo contra ese ilegal, pero muy lucrativo tráfico. Y en este momento, con la tremenda recesión que están padeciendo los ciudadanos de EEUU, evitar que entraran esos millones de dólares y en algo “aliviaran” los problemas económicos, sería absurdo. Por ello, pues, no sorprende que en la “guerra contra el narco” emprendida por Calderón, los delincuentes estén mejor armados que las policías o el mismo ejército (es increíble que incluso ya posean los narcos hasta lanzacohetes y granadas).

Así pues, bienvenida sea la “descomposición del estado”, la “guerra al narco”, el “crimen organizado” y la “recesión económica”. Nada mejor para aplicar los tratamientos de “shock”.

Las elites empresariales estadounidenses y mexicanas, ligadas a las mafias, y los mal administradores panistas, se beneficiarán bastante de tales “desgracias” y de tales “tratamientos”. Nunca antes el “catastrofismo” de cualquier forma fue tan oportuno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cambios en Cuba, ¿En beneficio del pueblo o del capitalismo?


Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Hace unos minutos se anunciaron cambios de funcionarios en México, precisamente a las pocas horas que se publicaron cambios en el interior del gobierno cubano. No comentaré los efectuados en la nación mexicana porque me parecen intrascendentes dado que, como han sido en su historia, son simples cambios de nombre que buscan tapar o desviar críticas a personajes que han desfalcado recursos multimillonarios al presupuesto público o han provocado que salgan a la luz otras corrupciones. En cuanto a los cambios en Cuba resultan interesantes porque tras ellos quizá estén batallas ideológicas que no han cesado en esa Isla del Caribe desde el triunfo de la Revolución.

2. En los países de la llamada democracia occidental, como la mexicana, estamos acostumbrados a ver cómo un político, después de acumular millones a la sombra del poder, se hace empresario (Aarón Sáenz, Alemán, Hank, Aspe, etcétera) y cómo un gran empresario, para aprovechar el poder gubernamental y extender sus negocios, se hace político (Fox y su equipo, Clouthier y mil un panistas). En la llamada democracia libre, política y negocios marchan revueltos (Fernández de Ceballos); es difícil distinguir una medida política que no esté contaminada con negocios. Un cambio de funcionarios significa quitarlo de un lugar para pasarlo a otro más propicio para él.

3. Los medios de información, siempre al servicio de capital internacional, nunca informan de los éxitos o los avances en los países que mantienen oposición a las políticas de los EEUU; no lo hacen porque el 99 por ciento de esas empresas viven asociadas a los grandes monopolios de Norteamérica. A partir de que algunos países, como la Unión Soviética y Cuba en América, se declararon socialistas, las campañas anticomunistas irrumpieron en todas partes y las luchas del pueblo por sus derechos fueron calificadas de “comunistas” para justificar represión y asesinatos. Nunca han informado de los avances de sus enemigos, pero aprovechan todo para calumniar.

4. Ahora ha publicado la prensa mundial acerca de que los cambios de 10 importantes funcionarios del gobierno cubano significa un enfrentamiento entre Fidel Castro, enfermo, y su hermano Raúl, presidente que lo sustituyó hace un año en el gobierno. Han subrayado que con estos cambios Cuba entrará al sistema de libre empresa, a la democracia electoral y a la libertad, tal como se practica en los EEUU y en México. Que Cuba, como China en 1979 y la URSS diez años después, está caminando hacia la restauración capitalista. Por tanto nuevamente los grandes consorcios capitalistas se frotan las manos para hacer negocios en Cuba “porque los cambios lo anuncian”.

5. Durante los 50 años de vida de la Revolución Cubana, el pueblo no dejó de pensar que en cualquier momento el imperio yanqui podría lanzar bombardeos tal como lo hizo en los primeros años de la década de los sesenta. Pensado en esas continuas amenazas de los distintos gobiernos yanquis, el pueblo cubano fue forjando una profunda conciencia antimperialista y, al mismo tiempo un gran amor por su pueblo y su país. Aunque durante esas décadas ha sufrido un poderosos bloqueo de los EEUU y los países a su servicio, Cuba ha podido “rascarse con sus propias uñas” solucionando sus problemas básicos, con un pensamiento libre de la corrupción consumista.

6. Sin embargo no deja de ser importante observar lo que ha estado pasando en Cuba en los últimos años. En primer lugar después del proceso que vivió Checoslovaquia a partir de agosto de 1968, después lo que sucedió en el período llamado “especial” que se desarrollo después del derrumbe del llamado campo socialista y en los últimos años en que el neoliberalismo y los medios de información han desarrollado una gran campaña para que Cuba restaure el capitalismo tal como Rusia y China lo han hecho. La realidad es que el pueblo cubano ha tenido que resistir todas las campañas que desde los EEUU y Europa buscan acabar con el único país del “viejo socialismo”.

7. En México hay libertad para tener dos, cinco o diez mansiones en la ciudad y de veraneo, también se puede poseer dos, cinco o diez automóviles y se puede viajar dos, cinco o diez veces por todo el mundo. La única condición para hacerlo es teniendo dinero y buenos negocios. El 80 por ciento de la población no tiene automóvil ni ha viajado nunca fuera de su país o su estado natal y un alto porcentaje no poseen siquiera una casa. Pero lo peor es que no tiene un trabajo ni sus ingresos le alcanzan para vivir. Este es un modelo de capitalismo: unos pocos concentran la riqueza y tienen toda la libertad que quieran mientras la inmensa mayoría vive como esclavo con “libertad”.

8. Cuba, por el sólo hecho de haber sido el único país de América Latina que se convirtió en enemigo de los gobiernos norteamericanos, tuvo que sufrir invasiones, bombardeos en sus cañaverales, bloqueos económicos y amenazas mil. ¿Cómo pudo resistir 50 años solidarizándose con muchos pueblos del mundo que luchaban por su liberación? Sin duda por un alto nivel de conciencia que rechazó la corrupción capitalista de los medios de información que han sido determinantes para la idiotización consumista y sin llenadera de los sectores medios y altos en México. ¿Cómo pudo conquistar Cuba el más alto nivel en América en educación y salud?

9. La situación actual de Cuba en el mundo es muy difícil. En tanto su gobierno y su pueblo luchan por conservar un sistema lo más igualitario posible donde no hayan miserables y millonarios, donde no hayan grandes propietarios y explotados sin qué comer, las poderosas empresas internacionales buscan espacios donde colarse para hacer negocios y corromper al pueblo. Cuba se resiste porque no quiere volver a la etapa batistiana de los años cuarenta o cincuenta cuando Cuba era “el paraíso de la alegría”, el centro de reunión de las grandes mafias internacionales, el burdel más grande del mundo y el país del desempleo y la miseria, por obra del capitalismo.

10. El cambio de funcionarios en Cuba, visto desde fuera, puede estar enseñando la existencia de dos o tres posiciones sobre el futuro político y económico de la Isla. En particular espero que Cuba siga manteniéndose junto a Venezuela, Bolivia y Ecuador, como parte del grupo vanguardia de los pueblos de América Latina en su lucha contra la dominación imperialista. Pero las fuerzas del capital internacional vienen con todo y Cuba no va a poder pararlas solitariamente. Es necesario que todos los pueblos del mundo sigamos luchando contra esas fuerzas cavernícolas que quieren evitar la liberación definitiva de los pueblos. Sigamos atentos a los cambios en el mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

España pierde la memoria


Ricardo Ballón (especial para ARGENPRESS.info)

Las noticias hacen mención de un nuevo atropello a ciudadanos bolivianos, esta vez nada menos que en España, en nuestra propia misión diplomática, olvidando todo lo que la corona ibérica le debe a Bolivia. Si de documentos se trata ¿Por qué mejor no se callan?.

Los medios de información del “primer mundo” hacen gala de su crónica xenofobia, a las víctimas de su invasión territorial o sometimiento comercial, las nominan de “indocumentados”, palabra estigmatizada, que al igual que otros eufemismos, como comunista, terrorista, extremista o fundamentalista, cumple la función de descalificar y prejuzgar a quienes etiqueta. Este método occidental, por cierto nada novedoso, crucificó incluso al Cristo con la etiqueta de “ladrón”.

Pero hay un olvido histórico, los europeos, al igual que otras migraciones, ¿Vinieron con sus documentos en orden?, ¿Respetaron a los habitantes del continente que les brindaron comida y techo? ¿Respetaron la cultura existente? ¿Aprendieron el idioma que se hablaba? ¿Respetaron las religiones locales? ¿Respetaron a las autoridades nativas? ¿Pagaron lo tomado?

España al igual que el resto de Europa parece que han olvidado la deuda histórica que tienen. Todo organismo vivo migra por necesidad de sobrevivencia, el libre tránsito es un derecho humano. Los europeos invadieron el nuevo continente, exterminaron a las persona que vivían en él, robaron y saquearon todos los recursos posibles, renovables y no renovables, se enriquecieron y enriquecieron el viejo continente, se adueñaron de estos territorios, impusieron su modelo comercial de desarrollo desigual, y con semejante deuda histórica, ejecutan cínicamente políticas xenofóbicas en su llamado “primer mundo”, mundo desarrollado con la riqueza ajena.

Bolivia quizás sea el ejemplo más claro de esta barbarie, los hambrientos españoles se lanzaron sobre su territorio por la codicia de los minerales, la historia del legendario Cerro Rico de Potosí es una muestra concreta; la ciudad de Potosí en aquel nefasto entonces llegó a tener más habitantes que Nueva York, así de grande fue la ambición de los españoles que ingresaron en territorio boliviano, portando como único documento sus armas de fuego y su traje de muerte. Estómago y alforjas vacías engulleron todo lo que pudieron, saciaron sus apetitos orgiásticamente, de forma macabra, reduciendo a las personas originarias a la esclavitud y la miseria si es que no las mataban.

Las noticias hoy muestran el trato discriminatorio con los ciudadanos bolivianos, etiquetados de “indocumentados” al igual que los demás ciudadanos nombrados como “latinos” por los xenofóbicos del primer mundo.

Hay una gran diferencia de los colonizadores con los “indocumentados”, estos últimos, víctimas del dominio de occidente, han tenido que dejar su tierra y su familia en búsqueda de sobrevivencia. Los indocumentados, a diferencia de los colonizadores, no están exterminando a la población del primer mundo, no están imponiendo su religión ni cultura, no están saqueando los recursos renovables o no renovables, no están cometiendo ningún delito ni genocidio, simplemente están buscando trabajo.

España, como el resto de Europa, tiene con Bolivia y con el resto del continente una deuda archimillonaria, que quizás a través de las Naciones Unidas, debería gestionarse su pago, así las cosas volverían a su lugar de origen y cada cual disfrutaría las cosas que la naturaleza le brindó, reduciendo la brecha entre países ricos y pobres, y consecuentemente reduciendo el alarmante flujo migratorio de “indocumentados” en el mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mendoza, Capital de la explotación del trabajo infantil

Carlos Saglul (ACTA)

Fabián Bravo y José Soto son delegados de los trabajadores ajeros de Mendoza. “Nos ha reconocido la Justicia a pesar de que todavía no tenemos sindicato. En esa construcción estamos”. En enero, la Segunda Cámara del Trabajo de Mendoza ordenó cautelarmente la reincorporación de Soto y Bravo.

Se trata de dos delegados, trabajadores en la empresa El Resguardo, que fueron electos por sus compañeros durante un conflicto que se suscitó a fines de noviembre de 2007 entre las empresas frutihortícolas acopiadoras y exportadoras y los trabajadores del ajo.

Ante la negativa de la empresa, los trabajadores se constituyeron en la misma con el oficial de justicia, el abogado querellante Alexis Barraza Flores, en presencia del Director del Departamento Jurídico de la CTA, Horacio Meguira, labrándose un acta con la que se logró la orden judicial.

Hace dos años vienen denunciando la explotación infantil de miles de niños, que ahora volvió a cobrar difusión a través de una denuncia de la Cooperativa la Alameda, a la que ellos recurrieron. “La provincia no puede ser más la capital de la explotación infantil”, reclaman.

He aquí parte del diálogo mantenido por Soto y Bravo con ACTA:

¿Cuántos son los ajeros y bajo qué régimen trabajan?

En la cooperativa Colonia Barranqueras hay 17 mil trabajadores inscriptos. Para tenernos en negro han creado cooperativas que sirven para tercerizar la mano de obra. A ellos recurren los galpones ajeros cuando necesitan gente. Una investigación del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) llegó a la conclusión de que la cooperativa era la pantalla que usan empresas productoras para eludir el pago de cargas sociales. Con esos elementos, el INAES le aplicó la máxima sanción prevista por la ley: el retiro de la autorización para seguir funcionando. También fuimos a la Legislatura que se expidió, pero todo continúa como si nada.

A nosotros nos despidieron, alegando que éramos parte de esa cooperativa y no empleados de la empresa Campo Grande, pero logramos que la Justicia ordenará que fuéramos reincorporados.

¿Y ahora?

Estamos trabajando en la creación de nuestro propio sindicato con dos prioridades: terminar con el trabajo en negro y la explotación infantil.

Hablemos de la jornada de trabajo de los chicos.

Hace un año hicimos la denuncia sobre el tema ante la Subsecretaría de Trabajo que se expidió. Después fuimos a la Cámara de Diputados que condenó lo que se hace con los niños. Ahora recurrimos a la Cooperativa La Alameda para darle más difusión al hecho y ver si el Estado hace algo.

Los pibes llegan a las cinco de la mañana y suben al camión que los lleva de vuelta a las 21. Son jornadas agotadoras. Por miedo a los inspectores que en realidad nunca aparecen, los hacen trabajar en el campo. Son jornadas muy duras. No hay sombra ni agua. Tampoco baños. Para comer se puede comprar algo en almacenes que te descuentan lo consumido de la quincena y suponemos, son del patrón.

¿Cuánto cobrán?

El ajo se deposita en cajas de 20 kilos. Te pagan entre 1.50 y 1,70 de acuerdo al patrón. En un día el mejor cortador puede llenar 40 cajas. Recordemos que la caja de ajo se vende a 20 dólares.

¿Qué pasa si los chicos dejan de llevar dinero a la casa?

El tema central es que como trabaja toda la familia, no tienen donde dejarlos. Nosotros decimos que hay que obligar a las empresas a poner guarderías. También es posible hacer un convenio entre las compañías y el gobierno, uno pone el terreno, el otro la obra. Lo que pasa es que todos se hacen los distraídos.

En estos días, la denuncia salió por todos los medios nacionales, algunos del exterior. Pero ¿qué dijo el gobernador Celso Jaque? Nada!

Lo único que pedimos es que hagan respetar la Ley. Esos chiquitos son analfabetos porque trabajan todo el día y no pueden ir a la escuela. Aquí hay violado no sólo los derechos de los niños. A nosotros nos anotaron como monotributistas y se robaron el descuento. Ahora, además nos queda la deuda con el Estado.

Los delegados de los trabajadores del ajo denuncian la explotación de los chicos y reclaman por libertad y democracia sindical. El fallo de la Justicia reincorporándolos a sus tareas es una influencia más del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación “ATE c/ Ministerio de Trabajo”, dictado en noviembre de 2008.

La sentencia considera que limitar la posibilidad de promover elecciones de delegados a los sindicatos con personería gremial contradice el derecho de libre asociación de los trabajadores garantizado por el artículo 14 bis de la Constitución Nacional y, entre otros tratados internacionales, por el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Por la humedad del mundo


Néstor Sappietro (APE)

“Las cárceles se arrastran por la humedad del mundo,
van por la tenebrosa vía de los juzgados;
buscan a un hombre, buscan a un pueblo, lo persiguen,
lo absorben, se lo tragan.”
Miguel Hernández

El imprescindible poeta español Miguel Hernández escribía estos versos en su peregrinaje de cárcel en cárcel, mientras la policía franquista lo enfermaba, lo debilitaba y lo torturaba hasta arrancarle la vida cuando ya había terminado la guerra civil...

De este lado del Universo, en estos días, aparecen voces que parecen extraídas de aquellos versos del poeta.

A Silvia Nicodemo, la encontraron colgada del techo de su celda, en la Unidad Penitenciaria de Mujeres Nº 3 de Ezeiza.

Tenía 21 años recién cumplidos.

A Silvia la persiguieron, la absorbieron, se la tragaron...

La causa de la muerte fue calificada como “suicidio”, como siempre sucede en esa “tenebrosa vía de los juzgados” por donde se arrastra “la humedad del mundo”.

La madre de Silvia, con el alma llena de bronca y de dolor, asegura que a su hija la asesinaron.

Esa es la certeza que le transmitieron las compañeras de Silvia, las mismas que la encontraron ahorcada en su celda individual al fondo del pabellón 8.

“Estaba colgada de un lugar al que por lo alto, ella no podía acceder sola. Estaba viva. Movía las manos y las piernas y apretaba los dientes. Murió en los brazos de una de sus compañeras”.

¿Quién se atreverá a quitarle a la madre sus certezas?

Ella sabe que su hija no estaba deprimida ni tenía intenciones de matarse. Sabe que esperaba el domingo para verla. Sabe que tenía una gran relación con sus compañeras y que era odiada por la policía. Sabe que estaba sentenciada desde el día que golpeó a una celadora para defender a una presa embarazada. Sabe que después de ese hecho estuvo más de veinte días en “los tubos” -celdas de castigo- y que desde ese altercado “se la tenían jurada”. Sabe que los gestos de solidaridad no son compatibles con quienes se creen los dueños de la vida detrás de los muros. Sabe que, después del episodio con la celadora, su hija había pedido en varias oportunidades el traslado a otro sector, incluso por intermedio de un habeas corpus. Y sabe también que nadie la quiso escuchar.

¿Quién podrá quitarle a la madre esas certezas?

¿Quién puede descartar la responsabilidad del Servicio Penitenciario Federal al no prestar atención al pedido de traslado?

Un informe del Centro de Estudios de Política Criminal y Derechos Humanos señala que 59 presos murieron en la cárcel en 2008 y, seis en la primera semana de 2009.

El Estado es el responsable fundamental de estas muertes porque es el encargado de cuidar a cada persona privada de su libertad.

Oscar Castelnuovo, periodista de la agencia Rodolfo Walsh que dio a conocer lo sucedido, consideró que la muerte de Silvia era previsible, “es la continuidad de una política de aniquilamiento de la identidad humana que incluye la tortura permanente, la humillación y en este caso la muerte”.

Las cifras demuestran que la muerte de Silvia no constituye un hecho aislado. Es parte de una práctica habitual en las cárceles argentinas con una historia recurrente en “suicidios” y “muertes dudosas”.

Hacinamiento, condiciones inhumanas de supervivencia, abuso de poder, torturas, humillación; son algunas de las palabras que aparecen frecuentemente entre los testimonios de los detenidos. Además, mientras aumenta la desigualdad social, se multiplican los pobres jóvenes que pueblan los penales.

La muerte de Silvia es un testimonio más del desprecio que sufren quienes primero son despojados de la posibilidad de una vida digna, y más tarde, terminan ajusticiados detrás de las rejas en “confusas circunstancias”.

El reclamo de justicia, encabezado por la madre de Silvia, y seguido por las compañeras de prisión (que iniciaron una huelga de hambre), merece descubrir la verdad.

Por todas las pibas que como Silvia terminan “suicidadas” en ese lugar que se arrastra, como dijo el poeta, “por la humedad del mundo”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Susana es católica pero no comulga con los "derechos humanos"

Irina Santesteban (LA ARENA)

La conductora Susana Giménez fue noticia en los últimos días, cuando declaró ante todos los medios de prensa nacionales, que había que "dejarse de j... con los derechos humanos de los delincuentes" y sentenció, cual jueza infalible, que "el que mata debe morir".

El asesinato del diseñador de interiores Gustavo Lanzavecchia, y amigo de la conductora, fue lo que provocó sus iracundas declaraciones. En ellas, Susana se erigió cual representante popular, al afirmar que, si el gobierno no tomaba decisiones en materia de seguridad, era el pueblo quien debía hacerlo. De ahí a la justificación de hacer justicia por mano propia, hay muy poca distancia.

Susana, con el sostén que le da su fama televisiva, pretendió representar los sentimientos populares, pidiendo "mano dura" contra la delincuencia, en particular contra los menores que consumen paco.

Y sin motivo aparente, arremetió contra los organismos de derechos humanos, porque según ella, son los que defienden a los delincuentes.

Curiosamente, el mismo argumento utilizó Juan Carlos Blumberg cuando saltó a la fama hace seis años, y encabezó multitudinarias manifestaciones que exigían mayor seguridad y penas más duras.

Durante esos años (2003 y 2004) y bajo la influencia de Blumberg, las penas del Código Penal se incrementaron notablemente, aunque en forma desproporcionada y produciendo un evidente desequilibrio en ese cuerpo normativo. Para corregir esas falencias, hace dos años se propuso una reforma integral al Código Penal, que fue rechazada por sectores que tienen opiniones sobre el tema muy similares a las que expresó Susana Giménez. Tal reforma no pudo prosperar, por "demasiado garantista".

La conductora dijo muy suelta de cuerpo, cual si fuera una especialista en derecho penal, que no quiere que los que matan vayan presos un mes y luego salgan porque son menores. Varios comunicadores defensores de la mano dura suelen repetir hasta el cansancio que "los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra".

Esto no es así en la mayoría de los casos, y cuando ocurre es porque hay una evidente complicidad del aparato policial y de algunos sectores políticos y judiciales.

Pero las estadísticas de los tribunales del fuero penal de todo el país, marcan un endurecimiento de las condenas, en particular las que se refieren a delitos contra la propiedad, secuestros extorsivos, asaltos violentos, etc. Sin embargo, esta mayor rigurosidad penal no trajo como consecuencia una disminución de los índices delictivos.

La mayoría de los especialistas en materia de seguridad afirman que penas más duras e incluso la pena capital, no disminuyen los delitos violentos. Una sociedad como la estadounidense, con una enorme población carcelaria y pena de muerte en varios estados, que se aplica incluso contra deficientes mentales, no ha logrado disminuir la violencia de sus principales ciudades.

En Nueva York, mal que le pese a Susana, que la pone de ejemplo con atrevida ignorancia, la puesta en práctica de las políticas del Instituto Manhattan del alcalde Rudolph Giuliani, no logró una baja en los delitos violentos. Lo que se combatió con gran despliegue represivo fue la delincuencia menor: rateros, punguistas, mendigos y "sin techo". Pero las mafias, el narcotráfico y la trata de personas, siguen teniendo en el país del norte a una de sus principales sedes.

Quizás advertida de la virulencia de sus declaraciones, Susana se retractó y dijo que, como "católica" no podía estar a favor de la pena de muerte. Pero ratificó su odio de clase contra los "jóvenes que consumen paco" y los organismos de derechos humanos.

Habría que preguntarle a la conductora qué pensaría si Hebe de Bonafini y Estela de Carlotto, hubieran pedido la pena de muerte para Videla, Menéndez o Massera. Seguramente, los mismos que hoy justifican el exabrupto de la conductora, dirían que estas dirigentes son "revanchistas". Así calificaron más de una vez la política de derechos humanos del gobierno de Néstor Kirchner y actualmente del de su esposa.

En medio de su furia, Susana se dio el lujo de citar la política represiva de Dubai, la ciudad-estado de los Emiratos Arabes Unidos, un paraíso inmobiliario y financiero que hoy sufre la crisis económica que tuvo su origen en ambos sectores. Según la conductora, en ese país las cárceles están vacías porque "a los que roban los matan". Nos preguntamos qué harán en Dubai con los que se benefician con el contrabando de autos importados, aprovechando las franquicias para discapacitados, y luego, cuando son investigados, esconden esos autos mal habidos en establos. Habría que averiguar también qué hacen en Dubai con los que conducen programas televisivos que promocionan obras religiosas y luego se descubre que en ellas, los sacerdotes que debían cuidar y proteger a los niños de esos hogares, cometían abusos contra ellos.

Aunque comprar un auto de contrabando no es lo mismo que asesinar y promocionar la obra de un sacerdote abusador, ignorando su reprochable conducta, puede ser excusable, es de esperar que una persona con semejantes "errores" en su vida, fuera más prudente. Sobre todo cuando no ha tenido que lidiar en su vida con la marginalidad, la discriminación, la pobreza, el hambre, la deserción escolar, y tantas otras causas que llevan a muchos pibes, a veces desde los 5 ó 6 años, a consumir paco. En lugar de la escuela y la universidad, estos jóvenes terminan engrosando las filas de la delincuencia y poblando las cárceles de nuestro país; muchos de ellos terminarán muertos a causa del paco.

El crimen que causó la ira de Susana no ha sido esclarecido, y la fiscal interviniente, Analía Córdoba, expresó que se trata de un caso "medio raro". Aparentemente no se sustrajo dinero y para la funcionaria, las víctimas conocían a sus atacantes. Y aunque de éstos sólo uno era menor (de 18 años) y el otro tenía 27 años, para la conductora el origen de todos los males está en los jóvenes que consumen paco.

"Este no es un crimen pasional", dijo, como si esos delitos fueran justificables y demostrando una total ignorancia en la materia en la que pretendió dictar cátedra, pues los mal llamados "crímenes pasionales" suelen ser casos de violencia de género.

Aún profesando la fe católica, Susana proclamó que hay que matar a los pibes que matan y roban, como consecuencia del consumo del paco. Para ello no hace falta la pena de muerte. A estos jóvenes, como lo dijo la Corte Suprema el año pasado, "o los mata el paco o los mata la policía".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Mujeres y varones contra la violencia de género

Sandra Chaher (ARTEMISA)

El lema del Día Internacional de la Mujer de la Organización de las Naciones Unidas es "Las mujeres y los hombres unidos para eliminar la violencia contra la mujer y la niña". La ONU busca comprometer a los varones para disminuir los altísimos índices de violencia de género. En Argentina es asesinada una mujer cada tres días. También cada tres días muere una mujer a causa de abortos clandestinos, otra forma de violencia de género.

"¿Qué pasaría si cada tres días fuera asesinado un dueño de supermercado, un bombero, un florista?", se preguntó Eleonor Faur, Oficial de Enlace del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), durante la conferencia de prensa de presentación de la campaña Las mujeres y los hombres unidos para eliminar la violencia contra la mujer y la niña, realizada ayer en el Centro de Información de la ONU.

Seguramente habría una ley para prevenir y castigar este tipo de muertes, y políticas públicas y programas que la acompañarían. Pero en Argentina no tenemos ley que tipifique la violencia de género, tampoco políticas para el sector ni un programa nacional, y mucho menos estadísticas que permitan dimensionar el tema.

La conferencia de prensa realizada por la ONU se enmarca en la Campaña Internacional Unidos para poner fin a la violencia para las mujeres, lanzada en 2008 y que seguirá hasta el 2015. El objetivo de este año es incorporar activamente a los varones. En otros países, el movimiento de varones feministas levanta como una de sus banderas una sociedad libre de violencia para ambos sexos. En eso consiste, entre otras, la iniciativa Campaña de Cintas Blancas, que promueve que varones de todas las edades se comprometan a no cometer actos de violencia hacia las mujeres y también a estar atentos si fueran testigos. (http://www.whiteribbon.ca)

La Campaña de las Cintas Blancas y UNFPA son justamente dos de las instituciones que organizan un simposio global llamado Involucrando a hombres y niños en la equidad de género que se realizará del 30 de marzo al 3 de abril en Río de Janeiro, Brasil. (http://www.engagingmen2009.org/42?locale=es)

Datos

Según un monitoreo de 11 diarios –nacionales y provinciales- realizado por Amnistía Internacional-Argentina, entre enero y octubre del 2008 fueron asesinadas en Argentina 110 mujeres a manos de su esposo, ex pareja, concubino, novio, ex novio u otro integrante de su familia. La cifra de femicidios registrada por el organismo internacional se emparenta con el registro de femicidios publicados en medios de comunicación que lleva Artemisa Noticias: según el monitoreo de tres agencias de noticias –Telam, DyN y NA- durante el año 2008 fueron asesinadas 105 mujeres: 1 cada tres días y medio aproximadamente. (Ver Femicidios: Algo más que cifras por Gabriela Barcaglioni)

También cada tres días muere en Argentina una mujer por abortos clandestinos mal realizados. Los dos temas de la agenda feminista más importantes, ya que en ellos se juega la vida de las mujeres, están lamentablemente emparentados por datos estadísticos. Y los dos tienen que ver con la violencia de género: la que se descarga contra las mujeres en el contexto de una sociedad patriarcal y misógina.

Según señaló Faur, las mujeres de todo el mundo que tienen entre 15 y 24 años tienen más probabilidades de ser víctimas de violencia en sus casas que de tener cáncer, morir en un accidente de tránsito o en una guerra; más del 80% de las víctimas de trata de personas son mujeres; más de 130 millones de niñas y mujeres que hoy están vivas fueron víctimas de mutilación genital femenina; y una de cada cinco mujeres será víctima, a lo largo de su vida, de violación o intento de violación sexual.

Aún con estos datos en la mano los gobiernos de todo el mundo están en deuda con los derechos humanos de las mujeres, es decir de más del 50% de la población. Según Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, aunque la violencia hacia las mujeres es cada vez más visible falta impulso estatal para combatirla y la sanción de leyes que castiguen la violencia de género de acuerdo a las convenciones internacionales de protección de los derechos humanos de las mujeres (Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer –CEDAW- y Belem do Pará).

Legislación

En noviembre del 2008 el Senado Nacional dio media sanción por unanimidad al proyecto de Ley de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones personales.

Argentina cuenta con una ley de violencia familiar sancionada en 1994. En ese entonces, se trató de una legislación acorde al contexto internacional, pero en la actualidad quedó perimida al no contemplar la especificidad de la violencia de género. El proyecto sancionado en el Senado, y que espera tratamiento de comisiones para este año en la Cámara de Diputados, apunta específicamente a la protección de la mujer como víctima de violencia de género física, psicológica y sexual no sólo en el ámbito de su casa, sino también en espacios de la vida pública como empresas, sindicatos, medios de comunicación, etc.

La senadora Marita Perceval, autora de uno de los 11 proyectos de ley que fueron consensuados para llegar a la media sanción, señaló durante la conferencia de prensa en las Naciones Unidas: "Las sociedades desiguales como la nuestra son sociedades de perpetración, reproducción y generación de violencias. Pero nos cuesta asumir a las violencias como una violación de los derechos de las humanas, son percibidas como un fenómeno repugnante pero habitual". Y recordó una anécdota que evidencia la terrible invisibilidad y naturalidad de la violencia de género: "En los días previos a la media sanción de la ley, en los pasillos de la Cámara de Senadores se podía escuchar a un parlamentario decirle a otro '¿Te acordás del refrán que dice que le dés una paliza a tu mujer cada noche? No importa si vos no sabés el motivo, ella seguro sí lo sabe'..."

Medios de comunicación

El tercer disertante de la conferencia de prensa fue el periodista Luis María Otero, integrante de la Red PAR (Periodistas de Argentina en Red- Por un periodismo no sexista), quien participó como periodista y como varón comprometido en la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

Otero fue uno de los redactores del Decálogo para el tratamiento periodístico de la violencia contra la mujer, elaborado en el año 2008 por la Red PAR. Se trata de diez postulados para el correcto tratamiento de las notas sobre violencia en diferentes formatos, con un anexo de 50 páginas con datos, legislaciones, guías de servicios de ayuda a las víctimas y recomendaciones múltiples.

"Buscamos erradicar de los medios de comunicación términos como 'crimen pasional' –señaló Otero-. La buena tarea periodística es fundamental para ayudar a romper la soledad de las mujeres víctimas de violencia".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Las maniobras poco claras en El Periódico perjudican a todos

PRIMERA FUENTE

La Asociación de Prensa de Tucumán no puede (ni debe) permitir que se avasallen los derechos de los trabajadores contemplados en el Estatuto del Periodista y leyes laborales. Es por ello que denunció el perverso mecanismo de obligar a los empleados a renunciar a una empresa para traspasarlos a otra, que todavía ni siquiera existe de manera legal. La teoría de la victimización de Alberto Llaryora y los fieles ejecutores de su nefasta política en Tucumán es bien conocida.

Durante los primeros días de febrero, la Asociación de Prensa de Tucumán descubrió, una vez más, una oscura maniobra de los directivos de El Periódico que vulnera flagrantemente los derechos de los compañeros de ese medio.

El ardid de Alberto Llaryora y de su personero, el contador Joaquín Fanjul, consistía en poner en marcha un mecanismo para forzar la renuncia de todos sus empleados y traspasarlos a la firma Comunicación Digital SRL, una empresa también propiedad de Llaryora, pero que todavía ni siquiera se constituyó legalmente.

Fanjul fue el encargado de llevar adelante las “negociaciones”, que llevaron a los trabajadores de la firma a rubricar un contrato con la patronal, por el cual el empleado estaba obligado a renunciar a su cargo actual y a aceptar el traspaso a la fantasmagórica firma Comunicación Digital.

Hasta el momento, varios compañeros fueron obligados a firmar este paupérrimo acuerdo. Lo insólito, inadmisible y arbitrario de este contrato es que en su artículo cuarto expresa que “el trabajador acepta en forma expresa que debido a que Comunicación Digital SRL se encuentra en formación, su alta legal en esta empresa será otorgada una vez que esta empresa cuente con las inscripciones impositivas necesarias al efecto”.

Ante esta clara violación a los principios del Derecho Laboral, la comisión directiva de la Asociación de Prensa de Tucumán rechazó de manera in limine el acuerdo entre la empresa y los trabajadores por considerarlo violatorio de los derechos de los compañeros. Ante la negativa de Llaryora de dar macha atrás con la oscura maniobra, la APT decidió, el viernes 20 de febrero pasado, repudiar públicamente y protestar en la puertas del matutino ubicado en San Martín al 600.

Cinco días después, 11 compañeros de El Periódico enviaron una nota firmada a la APT manifestando su desacuerdo por la protesta realizada en el edificio donde funciona el matutino. Sabemos que el temor a perder los puestos de trabajo hace que los compañeros actúen sin pensar, ya que el miedo es un gran adoctrinador. Pero también sabemos, y somos concientes de ello, que los derechos laborales son irrenunciables. Son irrenunciables porque las leyes que lo componen son de Orden Público, leyes que ponen un límite a la autonomía de la voluntad, al transformar en nulos los actos o contratos cuyo contenido resulte contrario a los intereses colectivos de la comunidad. Y justamente eso es lo que defiende la Asociación de Prensa de Tucumán: los derechos colectivos de los trabajadores, a través del cumplimiento del Estatuto del Periodista y del Convenio Colectivo de Trabajo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Mujeres de Automotrices en Lucha

ACTA

Un grupo importante de mujeres (trabajadoras, esposas y familiares) de distintas automotrices cordobesas han difundido una declaración pública para dar a conocer "la situación que estamos sufriendo miles de familias en Córdoba".

A continuación, transcribimos textualmente la declaración firmada por las Mujeres de Automotrices en Lucha de Córdoba:

"Mujer: La crisis económica ya se está haciendo sentir, las suspensiones y despidos están llegando a muchos de nuestros hogares.

Por eso un grupo de mujeres de Iveco, Gestamp y VW comenzamos a organizarnos para defender, junto a nuestros compañeros, el sustento de nuestras familias.

Porque sabemos que estas empresas, que se llenaron de plata, hoy siguen contando con los medios necesarios para mantener todos los puestos de trabajo y con los salarios al 100%.

Porque alrededor de una situación laboral estable se generan ilusiones, proyectos que se ven truncados ante esta problemática que estamos atravesando, y se convierten en incertidumbre, miedo y bronca.

Entendemos que en todos los hogares por igual un despido significa una catástrofe, que no diferencia contratados de efectivos, ni trabajadores de una u otra empresa, por eso llamamos a sumarse a todas las mujeres de las familias trabajadoras, porque a esto sólo podemos evitarlo con la fortaleza de la unidad de todos y todas.

No queremos quedarnos en casa esperando, mientras "ellos" pelean por lo que también es nuestro".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Despiden y a la hora reincorporan a la conducción de un flamante sindicato de trabajadores del plástico

Carlos Saglul (ACTA)

Pasaron apenas días desde que una asamblea de trabajadores del plástico de la provincia de Buenos Aires decidiera la creación de la Asociación de Trabajadores del Plástico (ATP-CTA), para que se pudiera saber qué opinaba la patronal del sector de la libertad sindical: su secretario general fue despedido junto a un grupo de otros compañeros. Sin embargo, las medidas de fuerza en repudio surgieron su efecto y todos fueron reincorporados.

Los grupos económicos y el poder político no cejan en su pretensión de encerrar en el corset del unicato sindical a los trabajadores que buscan canalizar su energía reivindicativa a través de nuevas organizaciones gremiales.

El episodio acaecido recientemente en Pilar con trabajadores de la industria del plástico, es un ejemplo de los obstáculos que se presentan para romper con el viejo molde sindical y, al mismo tiempo, representa la necesidad de apostar a la construcción colectiva para abrir las compuertas de la participación y la solidaridad de la clase.

Rodolfo Jaime, secretario General de la Asociación de Trabajadores del Plástico (ATP-CTA), Diego Torres, secretario de Cuentas y el abogado del gremio, Eduardo Cantis, hablaron con ACTA sobre este nuevo atropello a la libertad y democracia sindical y sobre la voluntad inquebrantable en avanzar en la constitución de una organización gremial de nuevo tipo.

Apenas conformado el flamante gremio, la empresa despidió a la conducción. Rápidos de reflejos, los trabajadores decidieron ayer en asamblea paros de dos horas por turno. Luego de la primera huelga, la patronal palpó la determinación de los obreros y resolvió la reincorporación.

¿Cómo surge el gremio?

El Sindicato del Plástico no existe, por lo menos para los trabajadores. Nos cansamos de enfrentar los atropellos solos y decidimos organizarnos. Nos conectamos con la CTA que nos asesoró y en asamblea decidimos crear la Asociación de Trabajadores del Plástico.

Ustedes trabajan en Pilar. ¿Cuál es la realidad en las otras empresas?

La misma. Hay cientos de compañeros del plástico que están indefensos ante las patronales y su prepotencia.

¿En qué condiciones trabajan?

Se viola el Convenio Colectivo de Trabajo. No se cumple con la más mínima norma de seguridad e higiene. A veces te toca trabajar en lugar donde hay gases y te dicen: -en lo posible no tengan la puerta abierta para no contaminar-. El tema es que vos quedás adentro sin ninguna ventilación.

Han traído aire acondicionado a algunas áreas, pero enseguida nos explicaron que era por las máquinas. El calor las daña. ¿Y nosotros? ¿Somos descartables?

A un compañero que el médico le había recomendando trabajar fajado, en vez de comprar la faja, cosa que debería estar a cargo de la empresa, lo suspendieron.

¿Cómo van a reaccionar?

La persecución es evidente. Apenas nos dejaron en la calle sin causa, tomaron siete trabajadores más. El mismo número que habían despedido.

Decían recién que, bien mirado, esto tiene un lado bueno.

Así es, por un lado llegaron los telegramas, pero por el otro, se acercaron también compañeros de otras fábricas que quieren organizarse. A pesar de la prepotencia y voracidad de los patrones, nos seguimos organizando, somos jóvenes, vamos a pelear y mientras se pelea, no hay despido ni derrota que valga.

Un poco de historia

Ayer mismo publicábamos en nuestra Agencia de Noticias de la CTA que el 21 de febrero, en el marco de una asamblea realizada en la sede de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) de Pilar, un grupo de jóvenes trabajadores conformaron la Asociación de Trabajadores del Plástico. La elección del lugar no es menor ya que la representación y el respaldo va a ser a través de la CTA.

En la reunión estuvieron presentes (además de trabajadores del plástico) dirigentes de Pilar, a saber: el secretario General de ATE, Oscar Radaelli; la secretaria Adjunta de ATE, Rosa Ceniccola; el secretario General de SUTEBA, Hugo Cánepa y la secretaria Adjunta de la CTA, Carmen Pierce.

También estuvieron presentes los abogados de Pilar, de CTA Buenos Aires, y de CTA Nacional, conjuntamente con compañeros de CTA Buenos Aires como el secretario de Organización, Julio Ortellado y otros compañeros de la localidad y de la provincia.

“Este hecho ocurre en un momento muy particular que atraviesa nuestra Central, ya que hace muy poco tiempo, un fallo de la corte pone limites a los monopolios sindicales y abre el camino a la Libertad Sindical. De esta manera podemos llegar a los sectores mas abandonados desplazando a los sindicatos que acuerdan con la patronal y se olvidad del trabajador”, indica un comunicado de prensa de la CTA Pilar.

“Esta incorporación una organización del sector privado y muchas otras que confían en la representatividad de la CTA, permite reafirmar que el eje de la Central son los derechos de los compañeros trabajadores y no los intereses empresariales. Hoy es el comienzo de una nueva clase trabajadora y un nuevo modelo de construcción Sindical”, finaliza la declaración que no queda empañada, ni mucho menos, por la virulenta reacción de la patronal.

Por el contrario, la medida de los grupos empresarios es un acicate para seguir avanzando en la construcción de nuevas formas de organización y representación de los trabajadores.

Le pelota ya echó a rodar y nada ni nadie la podrá parar. Palabra de trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Salta: Marcha en Tartagal de Vecinos y estudiantes universitarios por la declaración de la Emergencia Sanitaria

COPENOA

Una nutrida marcha recorre las principales arterias de la ciudad de Tartagal solicitando se declare la Emergencia Sanitaria ante los numerosos casos de Dengue como los ya confirmados de Dengue hemorrágico con tres personas fallecidas y las deplorables condiciones de hacinamiento de las personas que fueron afectadas por el alud del pasado 9 de Febrero que dejo a cientos de familias sin viviendas.

La marcha esta convocada por estudiantes de la Universidad Nacional de Salta y familiares de los fallecidos y vecinos auto convocados de Tartagal.

La marcha esta convocada por estudiantes de la Universidad nacional de Salta y familiares de los fallecidos y vecinos de Tartagal auto convocados.

"Una gran cloaca al aire libre"

“La ciudad sigue sucia y cuando ingresas en la misma te da la sensación que estas en una gran cloaca al aire libre, los vecinos nos estamos acostumbrando a respirar la tierra mezclada con excrementos de ratas y soportar los mosquitos con el Dengue” Aclara Juan un estudiantes de la UNsa a la Agencia de Noticias Copenoa.

Los casos de personas que ingresan al Hospital Juan Domingo Perón superan las 20 consultas diarias y la extracción de sangre para los exámenes se multiplican estimándose que son mas 1500 los casos con síntomas de Dengue registrados entre el servicio de Salud publica y privada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Entre Ríos: por la crisis bajó el consumo de naftas

INFOALTERNATIVA

El titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de la provincia de Entre Ríos Osvaldo González comentó que se registra una fuerte retracción en el consumo de naftas y gasoil por estos días como consecuencia de la crisis. Vaticinó además que será un año muy complicado para el sector. “Si el año pasado estábamos mal, este año será peor”, dijo el empresario.

Contó que aún no se solucionaron los pedidos que hace el sector hace años y están relacionados con la rentabilidad y los cupos de combustible que reciben las estaciones de servicio.

Consultado sobre la falta de gasoil en algunas estaciones de servicio, de la bandera YPF, dijo que los cupos siguen siendo los mismos. “Como existe una diferencia de precio con esa bandera y el resto, la gente opta por YPF. Si alcanzan ahora los cupos en otras estaciones es porque hay una demanda menor. Nada se mejoró, todo sigue como antes”, indicó González e informó a diario Uno que por estos días la multisectorial está en busca de soluciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza: Cayó 50% la actividad del transporte de cargas


MDZOL

El movimiento en el sector disminuyó drásticamente en los últimos meses. Un relevamiento realizado por la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza, APROCAM, demuestra que el transporte nacional e internacional está sintiendo fuertemente los efectos de la crisis.

El transporte de cargas de Mendoza ha sufrido una merma en la actividad que ronda el 50%, hecho que está poniendo en peligro la subsistencia de muchas pequeñas y medianas empresas que se desempeñan en el sector.

A diferencia de lo que señaló en estos días un forwarder a un medio local, un relevamiento realizado por la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza, APROCAM, demuestra que el transporte nacional e internacional está sintiendo fuertemente los efectos de la crisis.

En el caso del sector del vino de traslado hay una caída considerable porque hubo una baja en las exportaciones y una caída del consumo interno.

“El año pasado salían cuatro o cinco camiones diarios y ahora no salen más de cuatro por semana. Las bodegas que elaboran vino de traslado están trabajando un 50% menos y este año no tienen previsto hacer inversiones de ningún tipo”, dijo Ricardo Squartini cuyos camiones trabajan con el vino y mosto de traslado.

En tanto, Guido Calzetti, transportista de aceites y cargas peligrosas sostuvo que han tenido una baja del 60% en productos químicos y de un 50% en aceites.

“En el 2008 trasladaron 5000 toneladas mensuales de aceite mensuales y 3000 químicos, ahora se hacen 2000 de aceite y 1200 de químicos. Por la crisis internacional los países están comprando menos productos y esto nos afecta directamente porque no podemos hacer ningún tipo de inversión en las empresas. Es más, en algunos sectores están adelantando vacaciones del 2009 para no despedir gente”, sostuvo el empresario.

Expreso Luján, una de las más importantes distribuidoras de paquetería del país, sostuvo las mismas expectativas. Luis Lázaro, propietario de la firma, dijo que la actividad cayó entre un 30 y 40% por la crisis internacional y después de la crisis del campo.

En cuanto a los repuestos para camiones, las distintas casas, manifiestan que han tenido bajas considerables y la causa principal es que los camiones no están trabajando por lo que los dueños prefieren sacar los camiones que están en condiciones y dejar los arreglos de las unidades con problemas, para más adelante. Lo mismo sucede con las cubiertas.

Autor foto: MDZOL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...