miércoles, 11 de marzo de 2009

Ecuador: La lógica del desarrollo choca con los movimientos


Raúl Zibechi (IRCAMERICAS, especial para ARGENPRESS.info)

Pese a proclamarse socialista y defender el "buen vivir", el presidente Rafael Correa impulsa la gran minería a cielo abierto, que en toda la región viene provocando graves daños ambientales y sociales.

"Esa izquierda infantil, ese indigenismo infantil, ese ecologismo infantil, ya están volviendo a activarse, haciendo reuniones para promover un levantamiento contra la minería". "Con la ley en la mano no vamos a permitir esos abusos, no vamos a permitir levantamientos, que bloqueen caminos, que atenten contra la propiedad privada, que impidan el desarrollo de una actividad que es legal: la minería".

No fue un político conservador quien pronunció esas frases, sino Rafael Correa, presidente de Ecuador, quien se proclama partidario del "socialismo del siglo XXI" y enemigo del neoliberalismo. La primera la dijo en su informe ante el Congreso Provisorio a comienzos de enero y la segunda el 12 del mismo mes, en el balcón de la casa de gobierno, en Quito1. Además acusó a los movimientos sociales que rechazan la Ley de Minería de ser "aliados de la derecha" en tanto el ministro de Gobierno, Fernando Bustamante, habló sobre una posible vinculación golpista entre las organizaciones indígenas y los militares2.

Ya a comienzos de enero el clima se había caldeado cuando la policía reprimió con saña a los comuneros que protestaban en el sur del país contra la ley. "No vamos a negociar con criminales y canallas", fue la respuesta del ministro Bustamante a los dirigentes indígenas que se defendieron de la represión reteniendo a un capitán de la policía3.

Movilización, represión y después

El 20 de enero se enfrentaron en Ecuador dos modos de estar en el mundo. El gobierno de Correa, que poco antes impulsó y consiguió ganar un referendo por la reforma constitucional inspirada en la lógica del "buen vivir" ("Sumak Kausay" en quichua) y del abandono del modelo neoliberal, presionó al Congreso para que aprobara la Ley de Minería que fue aprobada por la Comisión Legislativa el 12 de enero. Los movimientos sociales convocaron una movilización nacional para oponerse a la explotación minera transnacional. Las fuerzas que se enfrentaron en las calles fueron muy desiguales: hubo heridos y detenidos, gases lacrimógenos y golpes.

Desde los primeros días de enero se producían manifestaciones en muchos puntos del país, por parte de indígenas y asociaciones urbanas, ambientalistas y humanitarias así como la federación de indígenas evangélicos, que cuestionaron la Ley de Minería por considerarla inconstitucional y por no haber mediado un amplio debate nacional en un tema tan importante. Las protestas fueron especialmente masivas en el sur, en la sierra andina y en la Amazonia, a través de cortes de carreteras, marchas, actos y huelgas de hambre.

Ese 20 de enero, día de la Movilización por la Vida, miles de indígenas salieron a las carreteras como acostumbran hacerlo en cada protesta. Unos 4.000 indígenas cortaron la carretera Latacunga-Ambato en la sierra sur, y otras decenas de miles en múltiples lugares del país, incluyendo protestas en Quito y Cuenca, las dos principales ciudades andinas, pero también en la Amazonia y en la Costa. Fueron marchas multicolores animadas con tambores, flautas, bombos y bocinas en las que participaron comunidades y familias enteras.

Aunque la CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador)4 siempre dijo que la movilización sería pacífica, la represión fue importante, con gases lacrimógenos y hasta disparos de bala que provocaron decenas de heridos, algunos de ellos hospitalizados. Puede decirse que la represión no fue muy diferente a la que se registró en otras ocasiones cuando en Ecuador gobernaba la derecha.

A la hora de explicar esta actitud gubernamental, Humberto Cholango presidente de Ecuarunari, la organización indígena de los quichuas de la sierra, dijo que el problema es que la derecha rodea a Correa. "El presidente debe sólo mirar a su alrededor si quiere ver a la derecha", dijo en relación a las acusaciones vertidas por el presidente a los movimientos indios5. No obstante, la CONAIE debió reconocer que de las manifestaciones partieron actos de violencia contra diversas personas y policías, que justificó por la presencia de "infiltrados en una movilización legal y legítima"6.

Lo cierto es que no hubo debate nacional sobre la Ley, pero hubo violencia en las calles, y una crisis de relaciones entre el gobierno y los movimientos sociales que deberían ser la base social de un gobierno que propone una "revolución ciudadana". En ese distanciamiento jugaron un papel relevante los medios de comunicación que, en todo momento, buscaron crear un clima de enfrentamiento, pero también las duras actitudes de Correa y de una parte de la dirigencia social.

A la hora de hacer balance de las movilizaciones contra la minería, Acción Ecológica mostró su alegría porque "está naciendo una nueva alianza campo ciudad que recoge los principios del ecologismo". Destacó que "los argumentos de proteger el agua, fortalecer la soberanía alimentaria, reivindicar el derecho a la consulta, desconfiar de las transnacionales, son ya comprendidos y asumidos por muchos ecuatorianos y ecuatorianas". Se lamentó del rumbo derechista del gobierno de Correa pese a sus posiciones soberanas como la nueva Constitución y la declaración de ilegitimidad de la deuda externa. "La historia demuestra que cuando un gobierno se derechiza es muy difícil que vuelva a ser de izquierda", concluye el balance7.

Días después, la CONAIE envió una "Carta Abierta al Foro Social Mundial" en la que explicaba su "oposición y rechazo" a la presencia de Correa en "un espacio donde históricamente se construyen alternativas y garantías a los derechos de los pueblos y por la vida y no puede ser tribuna para un presidente con posiciones impregnadas de racismo, machismo, paternalismo, discriminatorias, sexistas y violentas". Alertan al Foro que detrás del lenguaje de la "revolución ciudadana" se reprime y atenta contra la dignidad y los derechos y asegura que "la larga noche neoliberal está presente en Ecuador"8.

Argumentos en disputa

El sociólogo Alejandro Moreano intenta analizar la Ley de Minería en el marco de las agudas contradicciones del gobierno de Correa. Al principio de su mandato aseguró que cuando se vencieran los contratos de las concesiones de telefonía celular a empresas privadas (Telefónica de España y América Móvil del mexicano Carlos Slim) esos servicios volverían a manos del Estado. Pero luego les renovó las concesiones por 15 años más. Algo similar sucedió con la auditoría de la deuda externa pública: después de quedar demostrado que hubo procedimientos ilícitos para contraerla, en noviembre pasado, Correa se desdijo de su idea inicial de no pagarla.

"Desde el principio, el gobierno nos ha acostumbrado a una política en que las reformas vienen acompañadas de una medida neoliberal, o a la inversa. Una de cal y otra de arena, una de izquierda y otra de derecha. ¿Cómo entender tales contradicciones? ¿Las medidas de izquierda son sólo coartadas y cortinas de humo para las de derecha?", reflexiona el catedrático Moreano9. Al parecer, sólo el tiempo podrá responder estas preguntas. En todo caso, varios analistas sostienen que uno de los problemas centrales es que el partido de gobierno, Acuerdo País, tiene en su seno importantes divergencias y un amplio sector de derecha.

La Ley de Minería fue analizada con rigor por los movimientos. En los "Antecedentes" de uno de los trabajos, se recuerda que la inversión extranjera en Ecuador se ha focalizado siempre en la actividad extractiva y la agroexportación y que la división internacional del trabajo condenó al país a ser exportador de materias primas y productos primarios sin industrializar como cacao, café, banano y otros. "Por cada dólar situado en el pais, le ha rendido cuatro a la inversión foránea"10.

Luego de la segunda guerra mundial se inicio un proceso de sustitución de importaciones y de industrialización, se realizaron nacionalizaciones y se estableció un Estado del Bienestar. Pero el país se siguió sosteniendo en base a la exportación de uno o dos productos primarios, lo que lo hizo muy vulnerable. En las últimas décadas su principal exportación es el petróleo, que sin embargo no ha sido capaz de alentar la producción nacional de bienes de capital ni impulsar la exportación de derivados del crudo por lo que "la explotación de petróleo ha devenido en fuente inagotable de pasivos sociales y ambientales"11.

Se cuestiona también que la ley haya sido aprobada por la Comisión Legislativa o "Congresillo", un organismo transitorio ya que en abril se realizan elecciones generales en el marco de la nueva Constitución. En el mismo sentido, los críticos sostienen que la Ley de Minería "no se corresponde con la visión de país que incorpora la Constitución vigente desde octubre de 2008", en gran medida porque "rompe el equilibrio entre comunidades y entorno natural impidiendo el libre ejercicio de los derechos", y, en lugar destacado, "desvirtúa el carácter plurinacional del Estado ecuatoriano"12.

En cuanto al articulado, se considera que el artículo 2 (Ámbito de aplicación), no incluye a las personas comunitarias como sí lo hace con las personas públicas, mixtas o privadas y que el artículo 3 (Normas supletorias) incurre en la omisión de no destacar "la supremacía de la Constitución política y de los instrumentos internacionales sobre los derechos humanos y ambientales"13.

El artículo 15 (Utilidad pública) es uno de los más cuestionados. El informe de Acción Ecológica destaca que no se establece de modo explícito que las concesiones "no deben jamás comprometer el derecho al agua, la soberanía alimentaria, las áreas naturales protegidas, los territorios indígenas y las tierras dedicadas a la producción de alimentos". El abogado de la Fundación Pachamama, Mario Melo, enfatiza por su parte en que al declarar la actividad minera de "utilidad pública", la Constitución autoriza a expropiar tierras en los territorios indígenas "con solo alegar un supuesto bienestar colectivo".

A su vez el artículo 16 (Dominio del Estado sobre minas y yacimientos) coloca en lugar destacado "los intereses nacionales" que naturalmente son definidos por el gobierno de turno, y según la crítica van a responder "a los requerimientos coyunturales de ingresos fiscales, los cuales terminarán imponiéndose al objetivo permanente del buen vivir de las personas que habitan el país"14.

El artículo 28 (Libertad de Prospección) dice que cualquier empresa "tiene la facultad de prospectar libremente para buscar sustancias minerales", lo que les permitirá realizar estudios mineros en tierras de comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas (en Ecuador hay 14 nacionalidades y 18 pueblos indígenas). En paralelo, el artículo 90 (Procedimiento Especial de Consulta a los Pueblos) hace referencia a que dichas consultas se harán conforme al artículo 398 de la Constitución y no del 57. La diferencia es mayor: por el primero se dictamina que si una comunidad o pueblo se opone a la prospección, el diferendo "se resuelve con la decisión de la autoridad administrativa superior". Por el segundo, la misma oposición se resuelve "conforme a los instrumentos internacionales aplicables, entre los que está la Declaración de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Pueblos Indígenas, aprobada por el Ecuador, que hace necesario que el resultado de la consulta sea el consentimiento de los consultados para que se realice la actividad prevista"15.

Como puede constatarse, uno de los aspectos más controvertidos se relacionan tanto con lo ambiental como con el respeto a los territorios indígenas que consagra la nueva Constitución, pero que la Ley de Minería no respeta integralmente.

Acción Ecologista concluye que la Ley "se inscribe en el modelo neoliberal", ya que privilegia la inversión extranjera, otorga prioridad a los ingresos por sobre los pasivos sociales y ambientales, a la extracción de minerales sobre los derechos humanos, de las comunidades afectadas, la conservación de la biodiversidad y las fuentes hídricas. Incluso prevé abrir a la extracción de zonas naturales que están protegidas, a la vez que incluye "disposiciones tendientes a criminalizar la protesta y el ejercicio del derecho a la resistencia".

Según el informe de Acción Ecológica, el objetivo para el Estado es que la actividad minera sea "una fuente importante de ingresos fiscales, complementaria y ulteriormente sustitutiva del petróleo". Aunque se defiende la política de aumentar los ingresos del Estado, se considera que los aspectos regresivos refuerzan la dependencia neocolonial del Ecuador. Por último, y esto es muy grave, este modelo extractivista se aleja de la nueva Constitución que dice defender "el modelo de desarrollo humano, integral, holístico, para obtener el objetivo del buen vivir, con el ingrediente esencial de no ejercer violencia sobre las personas ni sobre la naturaleza, con la cual se debe mantener una relación de plena armonía"16.

Los defensores de la ley aseguran que creará 300 mil puestos de trabajo, que es vital para el desarrollo del país y que no habrá contaminación. Algo que no puede corroborarse y que desmiente el pasado petrolero rediente del Ecuador. En todo caso, fortalecer el papel del Estado parece una de las prioridades del gobierno actual.

El área destinada para la explotación minera son 5,6 millones de hectáreas que equivale al 20% de la superficie del país, que incluye parques nacionales y reservas naturales concesionados desde los años 80.

Ecuador nunca había sido un país minero, pero la irrupción de esta actividad puede colocarlo en la misma senda de sus vecinos, y muy en particular del Perú. En toda la región andina la minería ha provocado la contaminación de las fuentes de agua que amenaza la sobrevivencia de miles de comunidades, hecho que está en la base del nacimiento de una nueva generación de movimientos sociales.

Clamor continental contra la minería

La actividad minera es la principal causa de conflicto ambiental en América Latina. A lo largo de la cordillera andina se registran acciones permanentes de los movimientos sociales contra la salvaje explotación de la minería a cielo abierto. Si se observa en perspectiva, el movimiento contra la minería a cielo abierto, pese a su corta vida, está creciendo de forma exponencial.

En Argentina funcionan nueve yacimientos de oro, plata y cobre, hay cinco en construcción y se exploran otros 140. Hay 70 pueblos de trece provincias afectados por la explotación minera a gran escala. Son cinco mil kilómetros de la cordillera andina donde se instalan empresas de Estados Unidos, Sudáfrica, Gran Bretaña, Suiza, Japón y, sobre todo Canadá, sede de las principales multinacionales del sector. La mina Bajo la Alumbrera, en la provincia de Catamarca, se encuentra entre las diez mayores explotaciones de cobre y las quince de oro del mundo.

En 2002, cuando comenzaron a reunirse los Vecinos Autoconvocados de Esquel, eran la única organización que luchaba contra la minería en Argentina. Hoy son más de cien las asambleas de vecinos autoconvocados que se movilizan para denunciar los grandes emprendimientos multinacionales de la minería, pero también de la celulosa y la agricultura de monocultivos, agrupados en la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC).

En Chile existe una prolongada movilización contra la mina Pascua Lama. Es un proyecto binacional (Argentina y Chile) de la canadiense Barrick Gold que extraerá oro y plata, usará 370 litros de agua por segundo, dinamitará 45 mil toneladas de montaña por día y cuenta con reservas por 20 mil millones de dólares. Hasta ahora el proyecto está trabado por cuestiones legales y por la oposición de los movimientos sociales. El movimiento de resistencia, integrado por agricultores, indígenas e iglesias denunció que Barrick Gold ocultó que los yacimientos están debajo de tres glaciares.

Pero es en Perú donde se está librando una de las más fuertes batallas por la mayor organización social contra la minería en América Latina, la CONACAMI (Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería). Se trata de una joven organización nacida en 1999, en respuesta al "boom minero" que se produjo en Perú a partir de 1993 de la mano del régimen autoritario de Alberto Fujimori. Son 1.650 comunidades de la costa, la sierra y la selva, que tienen más de mil dirigentes perseguidos por la justicia.

Perú se convirtió en el primer productor de plata del mundo, tercero de estaño y zinc, cuarto de plomo y cobre, y quinto de molibdeno y oro. Los minerales suponen 45 por ciento de las exportaciones peruanas, pero la actividad minera sólo aporta 4 por ciento de los ingresos del Estado y ocupa al uno por ciento de la población activa. La contaminación le cuesta al país 4 por ciento del producto interno bruto. Se calcula que casi una cuarta parte de la superficie del país, unos 25 millones de hectáreas, está concesionado a empresas mineras.

Ecuador puede mirarse en ese espejo. Por un lado, los conflictos sociales y ambientales de los 90 pueden multiplicarse, como ya lo anunció la CONAIE. La violación de los derechos indígenas y de sus territorios "volverá inviable los proyectos", advirtió la organización a las empresas mineras, ya que la Ley de Minería viola el artículo 169 de la OIT que reconoce los derechos colectivos17. Pero Correa cuenta con el 70 por ciento de apoyo y saldrá victorioso de las elecciones generales a realizarse a fines de abril en el marco de la nueva Constitución.

Notas
Kintto Lucas, ob. cit.
Comunicado 3 de la CONAIE, 20 de enero de 2009, en www.conaie.org.
Diario Hoy, 7 de enero de 2009, en www.hoy.com.ec.
Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, principal organización social del país.
Kintto Lucas, ob cit.
"La CONAIE a la opinión pública nacional e internacional", 12 de enero de 2009 en www.conaie.org.
"Balance de las jornadas de protesta contra la minería", Acción Ecológica, Quito, 24 de enero de 2009.
"Carta Abierta al Foro Social Mundial", en www.conaie.org.
Kintto Lucas, ob. cit.
"Informe sobre el proyecto de Ley de Minería", ob. cit.
Idem.
Mario Melo ob cit.
"Informe sobre el proyecto de Ley de Minería", ob cit.
Idem.
Mario Melo, ob cit.
"Informe sobre el proyecto de Ley de Minería", ob cit.
"Minería y atentados contra el derecho a la educación", CONAIE, 6 de marzo de 2009.

Raúl Zibechi es analista internacional del semanario Brecha de Montevideo, docente e investigador sobre movimientos sociales en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor a varios grupos sociales. Escribe el "Informe Mensual de Zibechi" para el Programa de las Américas.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Confirmará en El Salvador el FMLN la vía electoral?


Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. El domingo 15 el Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, frente guerrillero que luchó contra los gobiernos oligarcas y militares durante 12 años (1980/92), podrá demostrar ante el mundo que la vía electoral es posible para asumir el gobierno de ese país de alrededor de 7.5 millones de habitantes.

El triunfo de FMLN sobre el partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), integrado por políticos y empresarios cristianos derechistas vinculados al terrorismo paramilitar y que detenta el poder desde 1992, será un mensaje para América Latina acerca de las estrategias de las izquierdas para obtener el gobierno. Las experiencias de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Brasil, Uruguay y, hasta el mismo Chile, deben ser analizadas.

2. “El FMLN fue fundado, según datos del internet, el 10 de octubre de 1980 por las Fuerzas Populares de Liberación “Farabundo Martí” (FPL), por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la Resistencia Nacional (RN) y el Partido Comunista Salvadoreño (PCS). Ese mismo año se sumó el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC)”. Sin embargo ya desde cinco años antes se realizaban reuniones para integrar una “guerra de guerrillas” contra el gobierno militar de Arturo Molina, pero al parecer fue el asesinato de del arzobispo Oscar Arnulfo Romero por la burguesía en 1980, el hecho que agudizó el descontento del pueblo que dio lugar al levantamiento del FMLN.

3. ¿Qué asuman las izquierdas o centroizquierdas el gobierno quiere decir que ya con ello tienen el poder? De ninguna manera. Es un paso importante cuando gobiernos como el de Chávez, Morales y Correa, usando la movilización y la participación directa de las masas trabajadoras pueden cambiar la Constitución y logran reglamentar a los poderosos empresarios capitalistas; pero si llegan al poder como Bachelet, Lula, Tabaré, sin tocar la Constitución burguesa, sin extirpar las leyes que garantizan la explotación y la acumulación de capital permitiendo lo que los capitalistas quieren, el gobierno se convierte en sólo un instrumento al servicio del capital. Por eso, si el próximo domingo el FMLN gana las elecciones sólo será un primer paso.

4. La historia, sobre todo en Europa, ha demostrado que el ascenso al gobierno por la vía electoral de la socialdemocracia o de los llamados “partidos socialistas” (España, Francia, Suecia, Alemania) en nada han beneficiado directamente a la población trabajadora. Sólo se han hecho cargo de la administración de la maquinaria de explotación que la burguesía ha construido. Los partidos de derecha en el gobierno son los representantes del capital, pero cuando la centroizquierda asume la administración de esa maquinaria sin realizar los cambios profundos que se requieren, todo termina en un engaño. ¿Cómo se podrá gobernar, en beneficio de la mayoría de la población, con leyes y constituciones hechas a la medida de las clases dominantes?

5. Los primeros escarceos electorales de FMLN fueron en 1994. En esos comicios obtuvo 21 diputados y 15 gobiernos locales. Tres años después ganó el gobierno de San Salvador, la capital de la República, más 53 alcaldías, incluyendo la mayoría de las ciudades más importantes. También obtuvo 27 escaños en el parlamento de un total de 94; su principal competidor fue ARENA. En 1999 confiaba el FMLN ganar la presidencia, pero surgieron muchas divisiones internas que redujeron su porcentaje de votos; sin embargo en las elecciones del año siguiente se convirtió el Farabundo en el partido con mayor cantidad de votos, dejando a ARENA en segundo lugar. A partir de entonces ya no hubo duda de que la estrategia electoral era correcta.

6. Cuando en el 2000, ocho años después de firmar los acuerdos de paz en México por intervención de la ONU, el FMLN se convirtió en la segunda fuerza electoral de El Salvador, las estadísticas en el país señalaban que el 80 por ciento de las familias no alcanzaba cubrir el costo de la canasta ampliada de mercado, un 23 por ciento vivía en condiciones de miseria y el 70 por ciento de la población económicamente activa estaba en la informalidad. Y esta situación se agrava aún más con el terremoto de enero y febrero de 2001 que afecta a un millón 300 mil salvadoreños. Según los números El Salvador es uno de los países, territorialmente, más pequeños de Indoamérica y al mismo tiempo es que sufre la mayor concentración de habitantes por kilómetro cuadrado.

7. Al parecer, según escribió en 2002 la investigadora Martha Harnecker y su grupo de estudio, “a casi 10 años de firmados los Acuerdos de Paz y luego de tres gobiernos sucesivos de ARENA, no sólo están pendientes la soluciones a graves problemas económicos y sociales sino que la llamada transición democrática está en serio peligro de ruptura”. Además de no haberse logrado la vigencia de los derechos humanos en El Salvador, tras la fachada democrática de los gobiernos de ARENA se ha incrementado la corrupción y la impunidad. La realidad es que en muchos momentos el FMLN, que venía de la guerrilla, sufrió grandes presiones y represiones que lo obligaron a cuestionar su estrategia política electoral. Pero siguieron adelante.

8. La realidad es el FMLN arriesgó muchísimo al confiar en una burguesía asesina encabezada por militares. Aunque había intervenido la ONU en la firma de los acuerdos de “desmilitarización del Estado, de cese a la represión, de protección a los derechos humanos”, era muy difícil confiar. Tras las fuerzas militares de El Salvador estaba la CIA, el Pentágono yanqui, que buscaban cualquier provocación para intervenir. Además los sectores más radicalizados u ortodoxos del FMLN se oponían abiertamente a esas negociaciones. Por eso las experiencias de esos ex guerrilleros, que en este fin de semana pueden ganar la presidencia de ese país por la vía electoral, serán base para análisis y discusiones entre la izquierda mundial.

9. El FMLN y sus candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia, Mario Funes y Salvador Sánchez, según sus jefes de campaña, constituyen la única esperanza de progreso y justicia social de ese país centroamericano. Adelantándose señalan que el FMLN, con el trabajo realizado y el programa político que ha presentado, ha ganado la campaña electoral para ocupar la Presidencia de la República salvadoreña porque los ciudadanos han visto que el FMLN merece que lo apoyen, voto por voto, para gobernar. Parece que al fin el partido empresarial ARENA dejará la presidencia, aunque no el poder pues seguirá contando con el apoyo de los sectores más poderosos del capital.

10. Estoy convencido que el FMLN ganará la Presidencia de El Salvador. No aparece por ahí la gran burguesía local asociada o al servicio de los EEUU que pudiera evitar el triunfo electoral de los ex guerrilleros. Sin embargo, después de aplaudir esa victoria se requiere comenzar a organizar al pueblo para defender a ese nuevo gobierno contra todos los ataques y presiones de sus enemigos. Al parecer puede ser menos difícil para la izquierda tomar el gobierno que conservarlo sirviendo a los sectores mayoritarios. Nada puede ser más condenable que la traición y en la izquierda y centroizquierda han estado presentes en el mundo. El domingo 15 tiene que ganar el FMLN para aplastar a la burguesía y su gobierno que han mantenido al pueblo salvadoreño en la miseria y el hambre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: En Naciones Unidas asumen la lucha contra los crímenes de paramilitares y otros grupos criminales en el Departamento de Sucre


Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

En un pronunciamiento público de la Comisión Ética de la Verdad, de las Naciones Unidas, que destaca sólo el diario liberal El Universal, edición de Sincelejo, Sucre, de marzo 10 del presente año, ese organismo de las Naciones Unidas denuncia con tremendo vigor periodístico y político lo ocurrido en las masacres del paramilitarismo colombiano en tres regiones: San Onofre, Montes de María y Toluviejo.

Pilar Sánchez, miembro de esa Comisión Ética de la Verdad, que pertenece a la Comunidad Santo Tomás de Aquino, de Extremadura (España), se declaró “conmovida” por las historias sobre casos de desaparición forzosa y de los denominados “Falsos positivos” de la Fuerza Pública colombiana, y agregó: “No hay derecho que en un país que dice llamarse demócrata, se registren situaciones de este tipo y todo esto en un estado de esclavitud de los campesinos que pasaron de ser labriegos que toda la vida han trabajado el campo y la siembra, para convertirse en objetivos militares”. Destacó la labor del Movimiento de Víctimas en Colombia, del cual dijo está integrado por gente muy valiente que tiene todo el derecho a conocer la verdad, para que haga justicia en los casos de ejecuciones extrajudiciales. En Colombia se registran muchos casos de violación de los Derechos Humanos. Muchos de estos episodios corresponden al Estado y esto es delicado, porque precisamente El Estado es llamado a velar por la vida, bienes y honra de los ciudadanos, dijo Pilar Sánchez.

“La violencia sistemática, dijo, es un atentado contra los Derechos Humanos en cualquier país y todo esto se agrava con la impunidad, porque es muy fácil victimizar a muchas personas”.

“Criticó enérgicamente la política del Estado Colombiano por la llamada Ley de Justicia y Paz, que es muy condescendiente con los actores armados, al brindarles especie de premios por una verdad a medias que han testificado; el único lugar para los asesinos, es la cárcel”.

La Comisionada Pilar Sánchez, está acompañada en su misión, por decisión de las Naciones Unidas, por Eduardo Nachmann, de “hijos por la libertad y la justicia contra el olvido y el silencio (Argentina) y Lorenzo Loncon Belmar, del pueblo Mapuche de Chile”.

“Terminada y completada su investigación, la Comisión Ética de la Verdad, evaluará la situación para pronunciarse ante las instancias superiores de los Organismos Internacionales de Derechos Humanos”.

Habrá, pues, sanción y castigo a los criminales que todavía a estas horas siguen impunes por los monstruosos crímenes cometidos a lo largo y ancho de la región de los Montes de María.

Yo soy de Colosó donde, junto con Toluviejo, arranca el tramo final de la cordillera conocida con el nombre de Montes de María, que llega más allá del Carmen de Bolívar, San Juan, San Jacinto y San Onofre y las cercanías de Cartagena.

En ese pequeño pueblo de una población de indígenas de la familia y cultura “Zenú” y españoles pobres que en la época de la conquista se fueron a Colosó en busca de refugio y seguridad. Desde el descubrimiento de Colosó que fue una comunidad que desarrolló una increíble mentalidad de producción para exportar, y que desde la época Colonial desarrolló el programa económico de producción de “bálsamo de tolú”, que se consumía en la Costa Caribe y que se abrió espacio para la exportación a Alemania y otras naciones europeas y del Caribe.

A Colosó se fueron a vivir importantes personalidades de otras regiones colombianas y de España, como el médico antioqueño Eleuterio Montoya Kennedy, que obtuvo el título de médico en París y uno de cuyos hermanos fue ministro en el gobierno del General y doctor Francisco de Paula Santander. Se casó en Colosó y tuvo un hijo, el médico doctor Montoya Jaraba; de Italia llegaron los hermanos Rosa; José Uribarren y Baraynca; Eduardo Arango y Córdoba, de Medellín, quien dejó notable familia en Colosó; Víctor Bonifacio y Paulino Rosa, italianos, Belisario Verbel, Galo Abad Díaz Alvis, Facundo Madrid Alvis, Nash Gómez-Cásseres, el francés Marcel Mathieu, José Chadid, José Alegue y muchos más, que construyeron una población de gran unidad familiar en todos sus sectores. Allá fue a dar en la Guerra de los Mil Días el abogado y General Doctor Rafael Uribe Uribe quien reunió en la casa de mi tío Facundo Madrid Alvis, a los mandos militares de los ejércitos liberales que combatían en la Costa Caribe colombiana, durante la guerra civil llamada de los Mil Días. En fin, Colosó es un pueblo de gentes orgullosas pero sencillas y solidarias, pacíficas pero valientes ante el agravio y la violencia, con una unidad humana y familiar que ni los años ni la violencia política han podido destruir.

En libros míos he desarrollado el tema de las características culturales y raciales de Colosó, víctima de la atroz violencia que agobia a Colombia desde hace mas de 50 años, sin que las clases dirigentes asuman su propia responsabilidad por ese hecho.

Foto: Colombia - Paramilitares en Medellín. / Autor: NODO 50


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: “Para desarmar a los grandes grupos mediáticos el gobierno necesita consenso"


Mónica Ambort (PRENSARED)

Según el investigador Martín Becerra, en el sistema de medios debieran tener idéntica participación las organizaciones comunitarias, las empresas y un sector de medios públicos, no gubernamentales. Además, propone un ente regulador independiente del ejecutivo de turno.

Una nueva ley que reordene el uso del espacio audiovisual no tendría que surgir del gobierno, sino de un debate con los distintos sectores de la sociedad civil. “Escuchando a los demás, también se construye poder”, observa Martín Becerra (40), al advertir la magnitud de los intereses que se oponen al fin de la ley vigente que ha dado letra al mapa de la concentración en Argentina: “El gobierno tiene menos poder que los grandes grupos mediáticos”, subrayó el doctor en comunicación social en diálogo con PRENSARED.

En la sesión inaugural de las sesiones ordinarias del Congreso el 1º de marzo, la presidenta Cristina Fernández anunció que el próximo 16, presentará en el Teatro Argentino de La Plata el proyecto oficial para una nueva ley de comunicación, reclamada durante más de un cuarto de siglo por centenares de organizaciones sociales, entre ellas el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba, en el marco de la Coalición por una Radiodifusión Democrática.

Docente e investigador, secretario académico de la Universidad Nacional de Quilmes y autor, junto con Guillermo Mastrini, de Periodistas y magnates, estructura y concentración de las industrias culturales en América Latina, Becerra sostuvo también que la regulación del sistema de medios debiera recaer sobre un ente plurisectorial, de modo que sus decisiones no fueran sospechadas de vendetta oficialista.

Martín Becerra, quien como periodista trabajó en La Razón, El Cronista Comercial y la revista Humor, recordó además que la precarización laboral derivada de la concentración de medios y el desarrollo tecnológico conlleva disciplinamiento, y que el tratamiento del delito en los medios es una gran operación ideológica, semiológica, que excluye de la palabra inseguridad, a las mayores causas de muerte en el país, los accidentes laborales y los viales.

El investigador estuvo en Córdoba, donde dictó un seminario en el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional, en el marco del doctorado en Estudios Sociales de América Latina.

- ¿Qué opinás del anuncio presidencial sobre la ley de radiodifusión?

- Debiera ser vital el trabajo con sectores de la sociedad, para que no se transforme en una nueva 125. Hay que construir consenso con sectores políticos que no sean únicamente el PJ o el Frente para la Victoria. Que puedan hacer propio el proyecto. Lo mismo con sectores sociales, cosa que hasta ahora no ha ocurrido, porque nadie conoce el proyecto.

- El año pasado el gobierno impulsó encuentros y cabildos abiertos...

- Es cierto, la presidenta se reunió en Casa Rosada con distintos sectores, y escuchó, y muchos funcionarios de Comunicación, de la Secretaría de Medios, del Comfer, han recorrido el país, pero también es cierto que hasta ahora la letra de lo que el Poder Ejecutivo quiere reformar, no es conocido. Eso para mí es un error político, porque hay que construir consenso. Una ley de radiodifusión no puede ser de un gobierno solo. Debe ser una ley de un sector amplio de la sociedad. El gobierno, éste y cualquier otro que quisiera avanzar en ese sentido, necesita aliados, porque tiene enfrente a los principales grupos de medios. Me parece que es señal de debilidad si el gobierno pretendiera avanzar solito y su alma con una iniciativa de desarmar a los grandes grupos mediáticos, porque desde mi lectura de la realidad, el gobierno tiene mucho menos poder que los grandes grupos mediáticos. Ampliando el espectro, escuchando más a los demás, también se construye poder. Una modalidad de construcción de poder que este gobierno todavía no ha tenido.

- ¿Tenés expectativas de que se convoque a una discusión sincera?

- Expectativas tengo. Ojalá que sí. El gobierno hasta ahora no ha sido precisamente deliberativo con distintos sectores de la sociedad para adoptar sus iniciativas. Más bien las adopta y el que quiera acompañar, acompaña, y el que no, no… Y así le va… Las únicas iniciativas que tuvo desde esta perspectiva de construcción de poder, abriendo el debate de distintos sectores sociales, han sido la renovación de la Corte Suprema, la estatización de las jubilaciones, la nacionalización de Aerolíneas Argentinas y la política de derechos humanos. Estas iniciativas desarrolladas con la vocación de ganar consenso, tejer alianzas, escuchar a los demás, estar dispuestos a modificarse en las condiciones que uno tiene en aras de ganar consenso, creo que apuntan a sostener ese consenso que yo desearía para una nueva ley de servicios audiovisuales.

- ¿Qué debería incluir la nueva ley?

- Primero, que el sistema de medios esté conformado por tres tercios. Un tercio bajo el control de empresarios, con una lógica comercial que ahora son la mayoría. Otro tercio, gestionado por organizaciones de la comunidad, sindicatos, cooperativas, organizaciones no gubernamentales, universidades… Y otro tercio, del Estado, creando medios públicos no gubernamentales, que acá en Argentina no existen. Públicos de verdad. Con representación de las mayorías y minorías parlamentarias, de académicos de las universidades, de trabajadores que participan en la producción de esos medios. Sería un gran avance, significaría que no solo el fin de lucro opere como lógica de funcionamiento de los medios radiales y televisivos. Ahora, la única lógica es la comercial. En segundo lugar, creo que tendría que existir una reglamentación que le ponga techo a la cantidad de medios que un mismo grupo empresario puede poseer… Alguien dice que ese tope deberían ser seis, u ocho, otros diez, doce… Actualmente son veinticuatro. Igualmente hay grupos que superan los veinticuatro.

- ¿ Pensás que debiera existir una autoridad independiente de regulación?

- Sí porque las experiencias más virtuosas que yo conozco de gestión y regulación del audiovisual, la radio y la televisión, es cuando existe una autoridad independiente del Poder Ejecutivo. Gran Bretaña, Francia, Alemania, Suecia… Se dice que esto no se corresponde con la idiosincrasia nacional. Bueno… en 1809 tampoco se correspondía con la idiosincrasia nacional abolir la esclavitud y sin embargo la hemos abolido. Que algo no se haya hecho hasta el momento, no significa que no podamos probar hacerlo, si coincidimos en que es bueno.

Yo creo que es muy bueno. No significa que el Poder Ejecutivo no va a tener ingerencia. Por supuesto que como representación ejecutiva de la voluntad mayoritaria, en esa autoridad independiente, habrá algunas personas que estarán designadas por el Poder Ejecutivo. Entonces, cuando se sanciona a un medio de comunicación porque incumple la tanda comercial, porque programa contenidos que no se corresponden con el perfil que la licitación le ordenaba, cuando vulnera las franjas de programación infantil, o lo que sea, ya no puede ser visto como una vendetta.

Cuando a un licenciatario le imponen una sanción no va a poder decir es una venganza… que es lo que hace ahora el grupo Prisa con Radio Continental. Un grupo extranjero, que no podría sostener la licencia de una radio, compra otra licencia, sin autorización del Comfer, para duplicar sus contenidos, no para crear más fuentes de trabajo. Quita fuentes de trabajo, quita diversidad, y resulta (impedírselo) que es una vendetta del Poder Ejecutivo, una censura indirecta contra los periodistas.

- ¿Por qué la discusión sobre una nueva ley no termina de instalarse como un tema en la sociedad? ¿Por qué no ocurre por ejemplo como en México, donde la sociedad civil le cerró el paso a la llamada ley Televisa?

- La ley Televisa era escandalosa…

- Lo de Argentina también lo es… Como dicen ustedes en Periodistas y Magnates, Argentina es el país de la región con mayor concentración de medios.

- Sí… No tengo una explicación cerrada. Por un lado, en la historia argentina, la política de medios de comunicación nunca fue debatida públicamente. No hay una tradición de discusión sobre la política de comunicación y cultura y de los medios. Sí sobre otros temas que a veces, hay que decirlo, son mucho más urgentes… Siendo un tema estratégico, históricamente no aparece. ¿Por qué? Los grandes grupos que detentan la producción y circulación de más del 80% de los contenidos que la sociedad consume cotidianamente, boicotean de manera sistemática la discusión de las reglas de juego en el sistema de medios. Los medios de comunicación comerciales en Argentina son muy esquizofrénicos. Le reclaman al estamento político transparencia. Son muy gallitos a la hora de ir a increpar un político, le reclaman al estamento económico… con mucho menos énfasis, no? … pero cuando se tiene que hablar de sí mismos, es silencio de radio, y cualquier observación que se haga desde la sociedad a los medios de comunicación, es censura…

- Un ataque a su libertad de expresión…

- Sí, pero como sabemos, es un reclamo eminentemente retórico. Libertad de expresión es lo que la sociedad argentina necesita, y no tiene.

- En tus textos señalás frecuentemente la precarización laboral del sector...

- Es un trabajo cada vez más precarizado. No estoy diciendo nada nuevo. Por un lado, la concentración de la propiedad conduce a que haya menos empleadores, y consecuentemente un temor creciente internalizado en los trabajadores de prensa. Si me peleo con este empleador, cada vez tengo menos opciones fuera de este empleador… conduce a la mansedumbre, a aceptar condiciones de trabajo, de empleo, que probablemente en otro contexto histórico no se hubieran aceptado. Si me piden que cubra una nota para radio, televisión, para la prensa escrita, para el portal… acepto. Porque fuera de eso hay mucha intemperie, mucho miedo, y el miedo disciplina. La precarización trae disciplinamiento, y a eso contribuye tanto la concentración del mercado de medios, como el salto tecnológico que facilita que con una misma tecnología el periodista pueda hacer varias actividades.

- ¿Qué realidad construyen los medios cuando hablan de inseguridad?

- A mí me sorprende cuando los medios hablan de inseguridad refiriéndose a los delitos. No puedo dejar de pensar que una de las mayores causas de muerte en Argentina, los accidentes de tránsito o los accidentes laborales, no están tipificados como inseguridad. Es una operación ideológica tan poderosa, que hace olvidar otras causas de inseguridad que causan muchas más muertes que la presunta inseguridad a raíz de los delitos violentos que por supuesto que existen. Es una operación semiológica, te diría. Cómo se reduce la significación de un término. Inseguridad tiene un solo anclaje semántico, delitos violentos. También está dicho por algunos autores, que eso ha contribuido a un giro de recluirse a la vida privada, mayor consumo de medios, de vivir a través de la representación que los medios plantean porque salir a la calle es peligroso… La inseguridad vende más. No solamente diarios, y noticieros, y audiencias en la radio, sino que también instala candidaturas… Es un muy buen negocio la inseguridad.

- ¿Por qué dejaste el periodismo?

- Me harté de un estilo que significaba que yo tenía que ir a buscar declaraciones. El periodismo argentino es muy declaracionista. Para eso puedo poner una máquina. Ponerle un micrófono a la señora Carrió para que diga tres cosas, ir a Aníbal Fernández para que le conteste esas tres cosas… Sin ninguna interpretación, sin ninguna contextualización histórica de por qué esta señora dice tal cosa… quién es ella, si no se contradice con lo que dijo antes de ayer… Eso, me parece que lo puede hacer perfectamente una máquina. Eso me irritaba conmigo mismo. Iba como una pelota de ping pong, no me gusta. Pero tampoco tenía tiempo, y esto tiene que ver con la precarización, de trabajar una nota como a mí me gustaba, no me daba el cuero.

Foto: Argentina - Martín Becerra. / Autor: PRENSARED


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Cae una gota de lluvia y la gente empieza a llorar. A un mes de la catástrofe en Tartagal

Raquel Schrott - Ezequiel Miodownik (BIODIVERSIDADLA)

"El día 9 de Febrero de 2009, al promediar las 9am y como consecuencia de lluvias ocurridas en la Provincia de Salta, un alud provocó el desborde del río Tartagal afectando la parte sur de la ciudad aledaña. El alud que anegó la ciudad de Tartagal, provocó la muerte de dos personas, la evacuación de aproximadamente 1800 personas e incontables daños y pérdidas."[1] .

Al cumplirse un mes de la catástrofe climática en esa provincia, la Agencia de Noticias Biodiversidadla conversó con Adriana Adanto, de la Agrupación y Cooperativa 17 de Octubre, acerca de los impactos no sólo económicos y materiales, sino psicológicos que se produjeron sobre los pobladores que perdieron todo y que enfrentan ahora la emergencia sanitaria ante la aparición de enfermedades como el dengue.[2]

- Adriana, se cumple un mes del alud que ocurrió en Tartagal, ¿en qué situación están las familias?, ¿cómo ha llegado la ayuda?

Las familias que han sufrido esta situación de desastre están aún durmiendo en las calles, están a la espera de poder conseguir una vivienda, porque hay un compromiso del Gobierno de unas viviendas que están a terminarse próximamente, en un mes, mes y medio. Hasta el día de hoy, hay gente que duerme en carpas en la calle. Estuvieron tomando medidas inclusive contra el Gobierno, cortaron las calles de lo que es la parte sur de la ciudad en protesta. El Gobierno por ahí dice que sí les dieron ayuda, pero imaginate que una familia que perdió todo, no les quedó siquiera una ropa entera para ponerse, le puede llegar mínimamente dos o tres veces ayuda, pero con eso no recuperan lo que perdieron. Por ahí le llevás un colchón ó le llevas una cama, ¿y dónde duermen? Le das mercadería para que cocinen, y no tienen en qué cocinarla porque perdieron su cocina, perdieron sus ollas, perdieron todo.

- ¿Y la situación sanitaria?, ¿cómo está la salud de la gente?

La situación sanitaria es la preocupación grande que tenemos, más que nada de los que somos padres, porque tenemos a los niños que han comenzado las clases en esta situación. Tenemos el dengue proliferando abundantemente en estos días acá en la zona. No sé si por una cuestión de que no se hizo a tiempo el trabajo adecuado y correspondiente para prevenir esta enfermedad, y bueno, el dengue ha proliferado mucho, hay muchísimas personas enfermas. Inclusive hay muertos a raíz de esta situación. Personas grandes y chicos también, y tenemos riesgo nosotros. Pedíamos que se declare la emergencia sanitaria, que se ha declarado hoy y que ha salido en los periódicos locales. Se ha declarado en la provincia, en el departamento. No solamente estamos afectados en el departamento San Martín, sino el departamento Orán. Aparte se están dando casos de hantavirus, así que esa es la situación sanitaria.

- Y en la Agrupación 17 de Octubre a donde pertenecés vos, ¿también se han visto afectados?

Tenemos algunos compañeros de la zona sur, de la zona norte, compañeros de Misión Los Tobas, y de la "41" que se han visto afectados, que no tenían dónde dormir, porque el agua se les llevó colchones, frazadas, ropa para ponerse, así que quedaron en esa situación. Están recibiendo a veces las mismas familias que están siendo asistidas y otras se quejan de que no están recibiendo la ayuda. El Gobierno dice "sí se les lleva", pero la ayuda quizás y lamentablemente no es la suficiente para una situación como esta.

- ¿Es poco en relación a lo que la gente perdió?

Quizás toda la coordinación no es suficiente en una situación como esta. Todo lo que se pueda hacer es inalcanzable. No es que quizás no haya voluntad, sino que las situaciones te superan. Nosotros nunca hemos vivido, yo que recuerde en mis treinta años que tengo, una situación como esta en esta ciudad.

- Y ustedes como familias, ¿cómo hacen para organizarse?

Te cuento la situación por ejemplo de nuestros compañeros de Misión Los Tobas, que estuvieron afectados con agua en las casas y aún así ellos estuvieron colaborando con las familias más afectadas que estaban en la zona del centro. A esas familias prácticamente se le destruyeron sus casas. Fuimos a trabajar ahí y a limpiar. El Municipio nos pagó mínimamente algo, no lo que se había acordado, pero estuvimos ahí y tenían los chicos de ellos evacuados y trabajaban ahí hasta altas horas de la noche, sin que nos llevaran agua ni comida. Nosotros teníamos que trabajar, el agua y la comida era para las personas damnificadas, y estuvimos poniendo el hombro a la situación.

- ¿Cuál ha sido el rol de los medios de comunicación a lo largo de este tiempo?

El rol de los medios de comunicación local ha sido un poco estático. Recién ahora que la gente empezó a manifestarse, a levantarse, con la inquietud de que no creen que vayan a tener respuesta con el tema de la vivienda, y algunos no tienen nada ya, porque hay viviendas que son recuperables, pero otras que no. Ellos tienen esa desesperación y por ahí nadie se ha acercado a decirles "mirá, ustedes van a ser beneficiados con la vivienda". Ayer salió por los medios que se va hacer un sorteo, aunque las viviendas todavía no estén finalizadas, para que ya la persona damnificada se sienta adjudicataria de una vivienda y le trasmita tranquilidad por lo menos ante la situación que están pasando.

- Y la gente que no tiene donde vivir, ¿dónde está?

Había centros de evacuados en las escuelas, pero al iniciarse las clases quisieron trasladarlos. Hay personas que se resistieron. Querían trasladarlos a un complejo deportivo que hay, con carpas, y se resistían porque muchas de esas familias tienen hijos que no quieren exponer tampoco.

Hay algunos que siguen evacuados en distintos lugares y hay gente que aunque no lo creas vive en la calle, en la carpita, y los que no tienen carpa, sentados en la vereda de sus casas cuidando lo poco que pudieron rescatar porque no tienen a dónde llevarlo. Más allá de que la familia pueda apoyar, cada familia es un mundo y tiene sus cosas, por ahí no hay espacio físico para albergar a una familia más.

- ¿Quisieras agregar algo?

Más allá de que manden ayuda, nosotros esperamos que ante esta situación de tantos años de olvido, que la Nación se tomara un poquitito más de tiempo para estar acá en la zona y ver puntualmente cada caso. Sabemos que no es un trabajo de un día para el otro. Van a tardar meses hasta que estas familias vuelvan a recuperar, a parte de las pérdidas materiales, los valores afectivos, las cosas que han comprado con años de esfuerzo, sacrificio, trabajo.

Yo que he preguntado, no han llegado gabinetes con ayuda psicológica para estas familias. Aca cae una gota de lluvia y la gente empieza a llorar. Pánico, psicosis colectiva de que pueda haber otra situación más grave que esta del alud que hemos pasado. Esperando a que se inicien las obras. Se comprometieron muchísimas obras para la zona, pero hasta el día de hoy no se sabe que los fondos hayan sido liberados y hay que esperar unos días más.

La situación del dengue, muchas personas, muchas familias desocupadas, de las cuales nosotros tenemos varias, en la cooperativa trabajamos cuando hay trabajo, pero acá en el norte hay mucha desocupación. Cuando se fue YPF la economía quedó prácticamente estancada y muchos de los compañeros que tenemos no tienen ni siquiera la posibilidad mínima de acceder a protegerse. Una mínima medida de protección, como ser un repelente por ahí te sale 10 pesos. A una familia numerosa no le alcanza para un día, y esa es la exposición que tenemos.

Además de las enfermedades se suma la desocupación. Nosotros venimos luchando y peleando hace tiempo, todas las cooperativas, las organizaciones sociales, pidiéndole a Nación que haga, que escuche el pedido del norte. Nosotros somos una zona productora de riquezas y no nos están dejando nada. Para nosotros es prácticamente un genocidio lo que se está haciendo con nosotros acá.

- ¿Y la cooperativa de uds. a qué se dedica?

Nuestra cooperativa es de obras y servicios. Realizamos trabajos de pintura, construcción, todo lo que son obras. Tenemos compañeros que son plomeros, compañeros electricistas, gasistas, tenemos diferentes oficios, y tenemos compañeras que trabajan también en este rubro, compañeras mujeres. Ese es el trabajo que hacemos nosotros.

- Gracias por conversar, esperamos que realmente esta situación que están pasando se solucione lo más pronto posible.

Lo único que esperamos es que no se esconda, porque nadie quiere pagar el precio político de las situaciones estas, pero yo pienso que ocultar las cosas no nos beneficia nada, en decir "no hay dengue" como se venía diciendo desde hace un tiempo en el hospital, cuando ahora se ha dado el brote. Yo trabajé durante 3 años en el Programa Dengue y nosotros sabíamos lo que era hacer el trabajo de ir casa por casa. Día a día hacer el desmazelamiento de los espacios abiertos, de los baldíos, sacar todo lo que es botella descartable donde se junta el agua, de todos los lugares. Ahora este trabajo está un poco relajado, estacionado, y no se ha venido haciendo en los últimos años, y a raíz de ello tenemos esta situación de esta enfermedad.

Yo coordiné este trabajo de prevención contra el dengue durante 3 años, recorríamos y teníamos 500 personas trabajando domicilio por domicilio, barrios, baldíos y todo lo que se encontraba. Quinientas personas que abarcaban a 18 barrios que eran los más afectados en cuestión de malezas. Lo limpiábamos y bueno, después se suspendió el programa. No tenemos conocimiento, actualmente con la situación que estamos viviendo, no están entrando los vehículos a los barrios a sacar las chatarras como debería ser. Tienen que entrar los camiones casa por casa con una credencial. Es una cuestión de conciencia también, concientizar a la población para que contribuya a que esta enfermedad no prolifere. Nuestros hijos están expuestos.

Tenemos varios compañeros en esta situación, varios compañeros que han estado con esta sintomatología, y otros que han sido internados, esa era nuestra preocupación el otro día, reclamando que los medios nacionales y que el Gobierno también se hagan presentes, el Ministerio de Salud, tienen que seguir acá para que esta situación se detenga. Son más de 100 casos por día que se detectan de dengue en la ciudad.

- Es muchísimo 100 casos por día.

Hay algunas personas que no tienen la posibilidad de acceder al hospital, porque tenemos pocos médicos y profesionales. Los hospitales atestados de gente y no se puede trabajar prácticamente. Hacen falta más profesionales acá en la zona.

Pedimos un poco más de atención acá en la zona. No decimos que no se ha tomado, pero creemos que ante la situación es necesario un poco más de atención, poner la vista y el esfuerzo en la zona.

Todos estos años hemos sido olvidados y creo que necesitamos y merecemos un poco más de ayuda.

Notas:
1] http://www.google.com.ar/tartagal.html
2] Para conocer el análisis del Movimiento Nacional Campesino Indígena sobre la catástrofe: Tartagal. Los árboles tienen que volver.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Inercia estatal ante las catástrofes

LA ARENA

Que la solidaridad es uno de los más altos valores del género humana es algo que no se discute; que nosotros, los argentinos, más allá de otras virtudes y defectos, la hemos ejercido generosa y repetidamente con propios y extraños es algo que tampoco merece mayor consideración.

Sin embargo, lo que sí llama a una meditación más seria es la falta de acción oficial en la materia. Tiempo atrás nos ocupamos del tema en estas mismas columnas, cerrando el comentario con la esperanza que en los tiempos venideros se enmendaría el error cosa que, lamentablemente, no ocurrió. Al respecto la reciente tragedia de Tartagal es emblemática: una ciudad fue arrasada en parte por las aguas que descendieron en turbión desde los cerros, que ya no tienen la antigua contención vegetal que les imponía la naturaleza gracias a la alienada política de deforestación de los sucesivos gobiernos salteños (y también a la inacción del gobierno nacional).

Ocurrida la tragedia, con muertos y desamparados, lo primero que buscaron los funcionarios fue justificativos. A continuación reclamaron solidaridad para quienes habían quedado sin nada. El país todo respondió magníficamente y los envíos multitudinarios se prologaron prácticamente hasta estos días, pero una pregunta se impone: el gobierno salteño -que venía de una tragedia similar y por las mismas causas ocurrida un par de años atrás- ¿no disponía de un mínimo de reservas alimentarias, de alojamiento y abrigo ante la posibilidad de una nueva emergencia? ¿A nadie se le ocurrió escuchar un poco las voces que predijeron el suceso? ¿La única inteligencia política apunta a reclamar solidaridad al resto de la Nación, sabiendo que responderá?

Esa falta de previsión tuvo otros efectos porque la misma impericia que no fue capaz de prever siquiera la construcción de un par de galpones funcionales en zonas críticas, tomó para alojamiento lo que tenía más a mano: las escuelas. Obviamente provocó el retraso en el comienzo de las clases y la pérdida de días lectivos.

También al gobierno nacional le cabe responsabilidad. En los infames vericuetos del menemismo parece haberse perdido (al menos no se la nombra) la Dirección de Catástrofes que alguna vez funcionó en la esfera del Ejecutivo Nacional. De su recreación se sabe que pasó por el Senado pero, si se concretó, no se ha visto que cumpla su cometido.

Advierta el lector que no se habla de una utopía o de un monumental proyecto de muy difícil concreción. Se trata, simplemente, de contar en forma inmediata con algunos cientos de colchones, literas, etc. y sus equivalentes en mantas, más unos miles de paquetes de alimentos no perecederos. Un conjunto que puede evaluarse por personas o por familia, fácil y rápidamente trasportable y encuadrado en la reglamentación de una ley dinámica. Ni en costos, ni en efectivización parece que se pida mucho.

Pero, claro, es más fácil apelar a la solidaridad popular; se sabe que será efectiva y que, de paso, su realce por el periodismo hará diluir las culpas de quienes, con sus conductas políticas y técnicas, avalaron o no previeron la catástrofe de turno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Salta: Una tragedia evitable. Movilizan al Ejército ante la proliferación de dengue en Tartagal


PRIMERA FUENTE

Camiones de la fuerza recorrerán la ciudad casa por casa, recolectando los elementos inservibles para ser eliminados y evitar los posibles criaderos del mosquito transmisor.

Camiones del Ejército Argentino recorrerán esta semana las calles de Tartagal y de otras ciudades salteñas para realizar tareas de descacharrado con el objetivo de evitar la proliferación del mosquito transmisor del dengue.

Fuentes del gobierno salteño informaron que comenzarán esta semana las tareas de prevención, descacharrado y saneamiento en los departamentos Orán, San Martín y Rivadavia.

Específicamente en Tartagal, las tareas de descacharrado no se pudieron realizar ayer y hoy dadas las malas condiciones climáticas, pero se estima que mañana, unos 15 camiones del ejército, con una cuadrilla de 60 operarios, recorrerán casa por casa recolectando los elementos inservibles para ser eliminados.

Estas acciones se desarrollan bajo el lema "Todos contra el Dengue", y están destinadas a eliminar los posibles criaderos del mosquito trasmisor y a reducir la infestación en los hogares.

Para el óptimo desarrollo de las acciones preventivas, el gobernador Juan Manuel Urtubey dispuso que se destinen 600.000 pesos extras para tareas de descacharrado y saneamiento en los departamentos de Orán, San Martín y Rivadavia.

El ministro de Salud, Alfredo Qüerio, recordó que más allá de las actividades que se desarrollan desde el estado provincial, es importante "generar el compromiso de la comunidad en la lucha contra la transmisión de esta enfermedad, teniendo en cuenta que la manera más eficaz de evitarla es desde las casas".

Por ello expresó que para detener el avance del mosquito trasmisor se debe poner el esfuerzo en cortar rápidamente la infestación domiciliaria.

"Esto implica eliminar los elementos inservibles y objetos que acumulen agua y que pueden ser reservorios del mosquito, lo cual es responsabilidad primaria de la comunidad", expresó el funcionario.

En este sentido, se debe evitar el estancamiento de agua en recipientes, piletas y piscinas; reemplazar el agua de los floreros por arena húmeda; tapar los tanques de agua; cortar la maleza; eliminar la basura; usar espirales o insecticidas y colocar mosquiteros en puertas y ventanas.

Foto: Argentina. Salta. Tartagal - Otra vez la Nación actuó ante las consecuencias y no sobre las causas del desastre. / Autor: PRIMERA FUENTE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Prisión domiciliaria para embarazadas y madres

Irina Santesteban (LA ARENA)

En diciembre del año pasado, se aprobó en el Senado una ley que extiende el beneficio de prisión domiciliaria a las mujeres embarazadas, a las madres con niños menores de 5 años o con hijos discapacitados a cargo.

La nueva ley, que lleva el número 26.472, fue aprobada en diciembre de 2008 por unanimidad en el Senado nacional, y fue defendida por el senador pampeano Rubén Marín, presidente de la Comisión de Justicia, quien dijo que las cárceles "no cuentan con estructura acorde, personal capacitado ni con las condiciones aptas para criar a los bebés, para paliar las enfermedades extremas de algunos internos o para evitar que los presos discapacitados caigan en condiciones inhumanas o crueles".

Hasta este momento, quienes podían beneficiarse de la prisión domiciliaria eran los mayores de 70 años y los enfermos incurables en su etapa terminal. En ambos casos, el beneficio no era automático, sino que el preso debía solicitarlo y el juez de ejecución penal resolvía teniendo en cuenta factores como la conducta del detenido, sus antecedentes, el delito por el que había sido condenado, etc.

Respecto a la prisión domiciliaria para los mayores de 70 años, su otorgamiento a los condenados por delitos de lesa humanidad, cometidos durante la dictadura militar, generó una polémica, pues algunos jueces concedían este beneficio casi de pleno derecho, sin entrar a analizar si correspondía que gozaran del mismo.

En el caso de la ley 26.472, que modifica parcialmente la ley 24.660, de ejecución de las penas, el procedimiento es el mismo. La mujer detenida que se encuentra embarazada o que tenga uno o varios niños menores de cinco años, puede solicitar al juez pertinente que se le conceda el beneficio de la prisión domiciliaria.

Esta situación ya existía en la práctica, pues muchos jueces, ante un pedido concreto y por cuestiones humanitarias, teniendo en consideración el supremo interés de los menores que se encontraban bajo encierro junto a sus madres, otorgaban excepcionalmente la prisión domiciliaria a sus madres, aún cuando no se encontraba especialmente legislado.

Uno de los problemas que se plantea respecto a la conveniencia o no de otorgar este beneficio, reside en la efectividad de los controles que necesariamente debe tener un detenido o detenida que cumple su condena fuera de un establecimiento penitenciario. En tal sentido, la ley prohíbe expresamente que ese control sea ejercido por las fuerzas de seguridad o agencias, sino que debe estar a cargo del Patronato de Liberados o instituciones similares que tengan actuación en el ámbito territorial en que se encuentra la persona bajo prisión domiciliaria.

"El juez de ejecución o competente, cuando lo estime conveniente, podrá disponer la supervisión de la medida a cargo de un patronato de liberados o de un servicio social calificado, de no existir aquél. En ningún caso, la persona estará a cargo de organismos policiales o de seguridad", señala la reforma al artículo 33 de la ley de Ejecución Penal y al 502 del Código Procesal Penal.

Discapacitados

La nueva ley otorga también la posibilidad de cumplir en el domicilio la condena, a los discapacitados, cuando la cárcel sea "inadecuada por su condición implicándole un trato indigno, inhumano o cruel". Se extiende el beneficio para las personas enfermas en tratamiento cuando su lugar de detención "le impide recuperarse o tratar adecuadamente su dolencia y no correspondiere su alojamiento en un establecimiento hospitalario".

"Nuestras cárceles no cuentan con estructura acorde, personal capacitado ni con las condiciones aptas para criar a los bebés, para paliar las enfermedades extremas de algunos internos o para evitar que los presos discapacitados caigan en condiciones inhumanas o crueles", sostuvo el senador Rubén Marín.

El presidente del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, hizo un llamado a los jueces para que "interpreten de forma correcta el espíritu de este proyecto de ley". Y expresó su deseo que los magistrados no otorguen este beneficio a aquellas mujeres que han cometido delitos violentos, como robo a mano armada u homicidio, pues si bien -dijo- compartía el espíritu de la reforma de proteger los derechos de los menores hijos de detenidas y de los discapacitados, esta norma no debía servir para profundizar la sensación de impunidad que dice sentir una gran parte de la sociedad argentina.

Pichetto reconoció que el sistema penitenciario argentino tiene "falencias profundas", y aunque dijo coincidir con la defensa de los derechos que plantean los tratados internacionales, pidió que "no sirva para la impunidad".

"Coincido en que, si hay un hurto, un hecho delictivo menor, y una mujer está embarazada, en la cárcel, hay que ponerla en libertad para que cuide al chico. Hay un sentido humanitario en eso. Pero si estamos frente a un delito de alta violencia, la puesta en libertad ocasionaría una sensación de desprotección en la sociedad argentina, en un momento en el que esta temática tiene una fuerte demanda", opinó el senador.

Antecedentes

Las diputadas nacionales Diana Conti, del Frente para la Victoria y Marcela Rodríguez, del ARI, esta última con mandato vencido en 2007, presentaron un proyecto en 2006 para contemplar el supuesto de la prisión domiciliaria para las mujeres embarazadas y madres de niños menores de 5 años.

Alcira Daroqui, socióloga de la Universidad de Buenos Aires y especialista en Sociología del Sistema Penal, fundamentó la necesidad de legislar sobre estos nuevos casos de prisión domiciliaria, por las malas condiciones que existen en la mayoría de las cárceles no sólo en cuanto al hábitat sino también respecto a la deficiente atención médica, tan necesaria para el embarazo y en los niños pequeños.

Respecto a los menores, se convierten en las víctimas inocentes, pues están privados de su libertad, y aunque es facultad de la madre optar porque el niño viva junto a ella o con su familia, fuera de la cárcel, en este caso, la separación de la madre a tan corta edad, se convierte en un castigo peor que vivir en celdas y jugar en los patios de una cárcel, entre altos muros.

Para Daroqui, el ambiente carcelario, con el mal trato verbal cotidiano entre las presas, la falta de atención médica y de una dieta alimentaria adecuada para los menores, son otras causas que hacían necesaria la sanción de esta ley.

Para aquellos que piensan que esta medida producirá una "salida masiva" de presas, las cifras son elocuentes: en la provincia de Buenos Aires, sólo el 4% de los detenidos son mujeres y en el Sistema Federal de detención, este porcentaje es del 11% del total de la población carcelaria.

La mayoría de estas detenidas, lo está por delitos vinculados al tráfico de drogas y sólo un ínfimo porcentaje cumple condena por homicidios o robos a mano armada.

A contramano de los apologistas de la "mano dura", que piden "muerte para los que matan", los especialistas más prestigiosos en política criminal, se inclinan por soluciones como las de la ley 26.472, que humanizan el trato hacia las detenidas en situaciones especiales, como las embarazadas y madres de niños pequeños o discapacitados a su exclusivo cargo.

Aún en su domicilio, la mujer está detenida, con una pulsera electrónica que permite un control de su ubicación por parte del Servicio Penitenciario, y está sometida a controles periódicos. Si viola la prisión domiciliaria, pierde el beneficio y deberá volver a la cárcel.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las dos Juanas

ARTEMISA

Juana Manuela Gorriti y Juana Manso han jugado un papel importante en la historia argentina. Este artículo de Rosana López Rodriguez* examina los motivos por los cuales el feminisimo actual suele reivindicar a la primera, mientras que la segunda queda silenciada en el olvido. Las conclusiones aportan al debate sobre el feminismo, la relación entre política, género y clase y las perspectivas que se abren para pensar el problema desde el presente.

Cuando se realiza el análisis de un personaje histórico, se debe tener en cuenta su posición política e ideológica en el contexto de su época; cuando se lo juzga, se lo debe entender como un representante de determinados intereses históricos de la clase a la que perteneció. Es imprescindible tener en cuenta también el momento de desarrollo por el que atraviesa esa clase.

Por otra parte, aun cuando la lucha contra la ideología patriarcal es valiosa, no cualquier forma de lucha nos lleva a las conclusiones correctas. Por ejemplo, la perspectiva según la cual cualquier cosa que haya hecho una mujer que le haya permitido trascender, está bien, deja a un lado la cuestión fundamental de que las sociedades de clase se mueven por intereses y necesidades de clase, por las luchas entre las clases en pugna. Las mujeres, habiendo entrado en la historia o no, son representantes de la clase a la que pertenecen. Por esta razón, lo importante es observar en qué medida han aceptado o rechazado los límites que su pertenencia de clase intenta imponerles; es decir, en qué medida, en tanto portadoras de un género, superan la política de su clase. Aquella que lo logra, se coloca en el campo de la lucha futura y, por ende, se vuelve pasible de reivindicación presente.

En el campo de la literatura argentina, se observa en los últimos años un esfuerzo por rescatar figuras de mujeres escritoras. El personaje que mayor interés y admiración ha despertado entre las feministas académicas es el de Juana Manuela Gorriti. ¿Cuál es la razón de esta reivindicación contemporánea por la comunidad académica feminista?

Incógnita que se hace más interesante ante el olvido (y hasta la denostación) de personajes mucho más importantes, incluso en términos de política feminista, como el de Juana Manso.

Veamos primero quién fue Juana Manuela Gorriti.

Una vida inventada

Una constante que recorre los trabajos sobre Gorriti es la aceptación de la leyenda que ella misma construyó de su vida: una mujer empobrecida por la lucha política por la independencia de la patria, una madre que sufre entre batallas permanentes la muerte de sus hijos, una escritora devota de su profesión, la titular de una vida personal audaz para la época, la feminista que defiende los derechos de la mujer, la mujer exitosa que se convierte en la primera escritora profesional y critica el arribismo y la hipocresía social. Este conjunto de virtudes esconde una realidad bastante más prosaica que la mayoría de sus estudiosas académicas ha preferido ignorar o no tomar en cuenta. Repasemos algunos de los hitos más importantes de su trayectoria.

Nació en 1816 en la provincia de Salta, mientras su padre se encontraba en el Congreso de Tucumán como diputado provincial. La guerra de emancipación dejó a los Gorriti sin la fortuna de los grandes invernadores de ganado y la posesión de tierras. Como consecuencia de las luchas políticas, debieron emigrar a Bolivia en 1831. Su tío canónigo, Juan Ignacio, había sido partidario de Moreno, conspirado contra Saavedra y acompañado a Belgrano en sus campañas. En Bolivia, los Gorriti no carecían de contactos ni de relaciones: otro de los tíos de Juana Manuela, Facundo Zuviría, fue uno de los personajes más influyentes del Altiplano. Juana Manuela se casó con Manuel Isidoro Belzú, militar y futuro presidente boliviano, con quien tuvo dos hijas. Si bien el hogar de la escritora era nómade, pues dependía de los logros militares de su esposo (cuyo ascenso político consolidó la nunca insegura existencia de Gorriti en Bolivia), las ciudades de Oruro, Sucre, Potosí y La Paz comenzaron a disfrutar de veladas intelectuales y reuniones sociales en la casa de la escritora que se harían famosas.

Se separó de Belzú y se instaló en Lima, donde publicó su novela La Quena como folletín. Cultivó allí la fama de escritora romántica, utilizando para ello su pasado supuestamente épico. Así, se convirtió en la niña mimada de la intelectualidad limeña e inició una nueva vida con otro personaje influyente: Julián Sandoval, comerciante y emparentado con la familia del general Orbegoso, quien fuera presidente del Perú. Con Sandoval tuvo dos nuevos hijos, Julio y Clorinda, en condiciones de cierta clandestinidad. Agregó con esto un renglón más a su fama de mujer independiente y liberal. Centro de la vida intelectual de la clase alta limeña, la escritora ensayó una velada crítica social al arribismo y la corrupción política en un Perú que gozaba del auge de la economía del guano.

Dos episodios más, la muerte de su ex esposo, para ese momento una leyenda viva de la política boliviana, y el papel dirigente que en ella jugaba su hija Edelmira, se sumaron a su participación como enfermera voluntaria en la batalla del Callao contra las tropas españolas en 1866. Juana Manuela corona con ello su fama de mujer de acción, sin dejar de disfrutar de un buen pasar y tener relaciones incluso con el gobierno mismo: Ricardo Palma, un participante de las veladas literarias organizadas por la escritora, era en ese momento funcionario del Ministerio de Guerra.

Deseosa de consolidar sus ingresos para una vida en la que nunca le faltó nada, y buscando también satisfacer su necesidad de reconocimiento como prócer de la patria, se trasladó en 1875 a Buenos Aires, porque sus amigos le habían comentado que Nicolás Avellaneda estaba dispuesto a otorgarle una pensión militar en calidad de hija del guerrero de la Independencia que había sido su padre. Siendo ella una desconocida en esta ciudad y dispuesta a ganar adhesiones para su causa, visitó a Juana Manso en su lecho de muerte. Manso, colaboradora de Sarmiento en la tarea de organizar la educación popular, y que había recibido los más virulentos ataques por sus ideas feministas y su militancia, aparecía como el mejor espaldarazo posible, ahora que se había transformado en un personaje influyente.

Aunque la visita sólo había sido una necesidad ''diplomática'' de Gorriti, no ahorró hipocresía alguna: besó las manos de quien declaró ''su maestra'' y asistió a su frustrado entierro, el 26 de abril de 1875. Finalmente, no sólo obtuvo esa pensión, sino que el Congreso votó una ley especial en la que se le concedía el privilegio de cobrarla sin necesidad de residir en Buenos Aires. Concluida la tarea, regresó a Lima y reinició sus veladas. Juana Manuela Gorriti murió en Buenos Aires el 6 de noviembre de 1892. Su vida mereció un final acorde a sus aspiraciones: ''El gobierno nacional contribuyó con mil pesos para financiar su sepelio, que por esa razón fue suntuoso. El carro fúnebre tirado por tres yuntas de caballos rusos de crines hasta el pecho, asistido por palafreneros, cocheros y lacayos etíopes, iba seguido por un carruaje lleno de coronas. (…) Improvisó una oración fúnebre el poeta Carlos Guido Spano.''(1)

Un feminismo discutible

Además de las aventuras que entusiasman a más de una feminista académica, uno de los elementos clave de la reivindicación de su figura es su supuesto feminismo. Examinémoslo.

La preocupación por los derechos de la mujer en Juana Manuela se manifestaría en los artículos donde entusiasmaría a las mujeres a escribir. Se trataría de una defensa de la ilustración femenina, que le otorga a la mujer un lugar distinto al rol tradicionalmente asignado. Sin embargo, en Cocina ecléctica escribe: ''El hogar es el santuario doméstico; su ara es el fogón; su sacerdotisa y guardián natural, la mujer. Ella, sólo ella, sabe inventar esas cosas exquisitas, que hacen de la mesa un encanto, y que dictaron a Brantôme el consejo dado a la princesa, que le preguntaba cómo haría para sujetar a su esposo al lado suyo: -Asidlo por la boca.'' Arrepintiéndose de haberse dedicado a la literatura, recuerda a sus lectoras que ''tuvieron todos (los grandes hombres), a su lado, mujeres hacendosas y abnegadas que los mimaron, y fortificaron su mente con suculentos bocados, fruto de la ciencia más conveniente a la mujer.'' En sus memorias, Juana Manuela insiste: lo imprescindible a toda mujer es ''Buena mesa y buena cama.'' En una entrevista otorgada al periódico El derecho de la mujer, afirma que el cimiento sobre el cual los derechos femeninos debieran construirse es la ilustración.

Con este último elemento, la fórmula parece completarse: a los dos requisitos anteriores se le agrega la buena charla. Además, repite su idea de que alcanza para dominar el mundo con ocuparse del marido y de los hijos: ''Todos saben bien que desde el fondo de su alcoba, lactando a su hijo y arreglando el banquete para el esposo, ordena la confección de las leyes y la caída de los imperios.''(2) Abstraída de los desvelos de Manso sobre la educación popular, su demanda de ''ilustración'' no pasa de consejo de buena abuela burguesa a sus nietas (burguesas).

Ése es el feminismo de Juana Manuela, que no contiene ninguna audacia ni reclama para la mujer ningún lugar independiente. Incluso, las admiradas actitudes ''independientes'' en su vida personal, en aparente contradicción con las condiciones de la mujer del siglo XIX, no desentonan, en realidad, con la moral imperante en la sociedad limeña de la época, que soporta cualquier conducta privada que no implique un cuestionamiento de clase. Juana Manuela nunca fue molestada ni por su divorcio ni por su unión clandestina con Sandoval, pero bastó que una de sus amigas, Mercedes Cabello, publicara Blanca Sol, una novela de crítica social, para que todos los palos del Perú (incluyendo los de Gorriti) llovieran sobre su cabeza.

Una literatura más discutible aún

El otro punto que le ha valido el beneplácito de las feministas académicas es su éxito como escritora profesional. El momento culminante es la publicación de Oasis en la vida (1888), escrita a pedido de la compañía de seguros La Buenos Aires (que la entregaría como obsequio de fin de año a sus clientes). En La mujer romántica, Graciela Batticuore, una de las apologistas de Gorriti, afirma que en Oasis… la escritora logró poner en práctica su creencia en que ''la literatura debe emanciparse de la política y (…) de toda connotación política explícita, para concretar (…) el éxito profesional.'' Batticuore, que coincide con Gorriti en esta concepción apolítica de la literatura, no parece otorgarle mucha importancia a las condiciones que crean ese éxito. Por lo mismo, hace caso omiso de su significado ideológico, al juzgar positivamente una novela cuyo final feliz es toda una apología del capitalismo y que, además, desde el punto de vista estético es mediocre y plagada de ''chivos''.

Miserias del feminismo académico

Siempre rodeada de personajes (familiares o no) encumbrados política y socialmente, llevó una vida típica de su clase y construyó un mito en sus escritos de mujer itinerante que sufre como un modo de escaparle a cualquier osible crítica. Vivió con y de esas relaciones, obtuvo subsidios y pensiones. Hizo de la simulación una política, como en el caso mencionado de Juana Manso, y predicaba esa política de la simulación y la mentira tanto a su hijo como a sus colegas. A Mercedes Cabello le aconseja ''no herir susceptibilidades, lisonjear, mentir'', para no ''crearse enemigos''.(3) A su hijo le recomienda: ''amabilidad, cariño, bondad, generosidad, halago, todo esto debemos dar a manos llenas (…) pero confianza ni una gota.'' Y ''Procura amigos en todas partes, y evita todo aquello que pueda darte enemigos.'' Éste es el ejemplo que las feministas académicas llaman a imitar.

¿En qué se fundamenta esta admiración extraña que desdeña al mismo tiempo a un personaje mucho más interesante para el feminismo como Juana Manso? Según su principal defensora, Graciela Batticuore, Juana Manuela, junto con Eduarda Mansilla y Mariquita Sánchez, habría abierto el camino para las que vinieron después. Alfonsina Storni, Victoria y Silvina Ocampo o Beatriz Guido y, se sobreentiende, las actuales feministas académicas, pudieron capitalizar sus éxitos gracias a la labor de estas pioneras. La conclusión lógica que se deduce para la lucha feminista actual es que las mujeres intelectuales debieran evitar la lucha política pública y frontal y refugiarse en la política de la resistencia en un discreto y subordinado segundo plano. No puede entenderse de otra manera el sospechoso silencio y, peor aún, el desprecio por Manso, verdadera adelantada de toda feminista moderna, incluso de las que profesan el socialismo.

Juana Manuela Gorriti no ha logrado hacer avanzar la conciencia de género porque no ha pensado esas cuestiones en términos de clase y representa el feminismo burgués de la diferencia que asume los lugares sociales establecidos para su género. Porque la mujer burguesa puede hacer uso en su favor del poder masculino de su clase al apropiarse del trabajo de los obreros y de las obreras. Ellas, en particular, no pueden soñar con ser ilustradas ni obtener subsidios estatales (como no sea estrictamente para sobrevivir y sólo a través de una ardua lucha). El feminismo académico actual, cuando se pretende desgajado de la acción, asume simpatías políticas por personajes que no representan siquiera lo más avanzado de su clase.

Mucho menos, un modelo posible para las mujeres llamadas hoy a ser las superadoras de una sociedad que las oprime y explota.

* Grupo de investigación de Literatura Popular y autora de La Herencia – CEICS

Notas:
1) Dato tomado de la biografía de Gorriti escrita por Nora Efrón, Juana Gorriti, Sudamericana, Buenos Aires, 1998, p.212.
2) Tomado de Lo íntimo, diario personal de Gorriti.
3) Estas citas de Gorriti están tomadas de su diario personal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: “Soñamos con una sociedad sin contaminación y sin niños desnutridos y analfabetos”

Katy García (PRENSARED)

Emergentes del 2001 y tras nueve años de resistencia, reivindican a la movilización como método infalible para ser escuchadas. “Los pobres, encontramos soluciones movilizados en la calle”, afirman. No dejaron de ser amas de casa. Abrazaron la militancia, por la salud y en contra de los agrotóxicos.

Sofía Gatica, María Godoy, Vita Allon y Corina Barboza, integrantes de un colectivo mayor que se constituyó en un ejemplo emblemático de lucha en defensa de la salud, dialogaron a propósito de la celebración del Día Internacional de la Mujer. Entre mates y criollos, más allá de cuestiones de género analizaron el cambio en sus trayectorias de vida producido tras asumir la militancia.

La historia de estas mujeres es conocida en Argentina y muchos países del mundo por la amplia difusión que los medios masivos y alternativos le han dado a las múltiples acciones de protesta llevadas adelante durante nueve años.

Actualmente, la atención está centrada en el reconocimiento que hizo el Gobierno nacional sobre la existencia de contaminación en el barrio y la formación de una comisión para que analice qué hacer. Asimismo, la justicia provincial se expidió ante una presentación realizada por la secretaría de Salud municipal y ordenó la elevación a juicio de una causa por fumigaciones.

Esta nueva realidad abre las puertas a numerosos pueblos que padecen iguales o peores consecuencias derivadas de la aplicación de un modelo productivo basado en el monocultivo de soja transgénica. “Se está por hacer un juicio con poca gente imputada y creemos que también deben estar los Gobiernos. Desde las secretarías de salud, medio ambiente hasta llegar a los responsables políticos. La cadena se corta por lo más fino”, interpretan.

-¿Cómo eran sus vidas antes de abrazar el camino de la lucha?

-María Godoy (MG). Vivo acá desde los 90. Siempre tuve inquietudes por los problemas sociales. Soy la única que no tiene hijos, pero tenía los chicos de mi marido que son cinco y vivían con nosotros. Cuando me entero que en el barrio estaba ocurriendo esto, me acerco por una cuestión de solidaridad; pero, me di cuenta que el problema nos afecta a todos.

Corina Barboza (CB). Mi vida eran mi casa, mis seis niños y mi marido. Cuando comencé, el más chico tenía 4 años. Fue muy difícil porque tenía que salir a la calle y dejarlos solos. Era Mamá a pleno y ama de casa. Después tomé conciencia y dije: tengo que salir por ellos.

Sofía Gatica (SG). Antes de ser militante, hacía artesanías y las vendía casa por casa. Empecé porque no aceptaba la muerte de mi hija que falleció por problemas de malformación antes de nacer. Al mayor se le paralizaba el cuerpo. Los médicos no le encontraban nada y recién ahora sé que se relaciona con los agrotóxicos. ¿Porque pasan cosas raras en el barrio? Me preguntaba. No buscar el porqué de las cosas es para algunos no involucrarse. Porque es feo que te digan que tu hijo tiene agrotóxicos en sangre y no hay antídotos. Entonces, mejor no saber. Creo que esto de reclamar y defender los derechos uno lo trae.

Vita Allon (V.A). Es como dice Sofía, el compromiso viene con uno. Creo que se nace con eso. Empecé porque un vecino estaba enfermo de leucemia y me integré al grupo. Después pasaron muchas cosas en mi vida. Cambios, dificultades. Mi marido que nos acompañaba en esto se suicidó. Hay muchos problemas psicológicos también.

Más espinas que rosas

En estos años de militancia pasaron pruebas que no cualquiera resiste. Todas de una u otra manera sufrieron el asedio, la intimidación y la persecución. Pero aseguran que no tienen miedo por ellas sino por sus hijos. A Vita le tirotearon la casa, por fortuna nadie salió lastimado. María fue asaltada cerca de su domicilio y a Corina intentan desplazarla del centro de Salud.

“Me tocó la peor parte, por ser la cara visible del grupo”, cuenta Sofía y las demás asienten. En un almacén del barrio la echaron por “desvalorizar las propiedades”. Un hombre se metió en su casa y la amenazó con un arma de fuego. El mensaje era claro: “dejate de joder con la soja”. También la acusaron de impedir los traslados de habitantes de una villa hasta un barrio cercano al suyo. Las amenazas telefónicas no cesaban. En otra oportunidad se presentó un comisario y le preguntó:

- ¿Usted es Sofía Gatica? Venga, le dijo mientras la conducía a la vereda. Más de 15 patrulleros se encontraban afuera.

- Usted anda diciendo que la policía está ayudando a los fumigadores. Tiene que desmentirlo en los medios, porque no es así.

- No lo haré porque yo lo veo, replicó Sofía.

“Me sentí acorralada y la llamé a Vita. Nos cargaron a las dos en el patrullero y nos llevaron al campo, sin orden de ningún juez. Había policías de los altos mandos”.

Ratificaron sus dichos y no cedieron a la presión. Las fumigaciones se realizaban a toda hora con la presencia de una camioneta del Comando de Acción Preventia (CAP) que curiosamente no lo impedía sino que los custodiaba.

Un episodio grave y que no denunció sucedió tras un robo en su domicilio. “Me allanaron la casa – cuenta entre sollozos- , dieron vuelta todo. No sé qué buscaban”. “Mi marido seguía sus pasos y me tranquilizaba diciendo que no tenían malas intensiones”. Más tranquila, sostiene que rescata “haber conseguido compañeras que nos seguimos y aunque nadie es profeta en su tierra, apenas salimos de Córdoba, en otras provincias y afuera del país nos respetan, porque no solo defendemos la salud sino el medio ambiente”.

Vita evalúa lo que le tocó vivir. “Me sirvió para conocer el afuera. Estar al cuidado de los hijos, de la comida, del lavado y el planchado hace que nos traten como si fuéramos ignorantes y no lo somos. Conocimos el mundo del no te metás. El de los políticos a los que les pagamos un sueldo y nos quieren hacer creer que somos sus sirvientes cuando deben estar al servicio nuestro. Aprendí que nos sobran los dedos de la mano para contar qué políticos no mienten. Lo hacen todo el tiempo. Ahora, para que te escuchen tenés que salir a gritarlo.

Para Corina fue bueno salir del rol de madre y buscar otros caminos. “He pasado épocas duras en los setenta y tal vez por eso me encerré en mi casa, como mucha gente. Cuando vi esto, salí y me fortalecí. Porque ahora además trabajo y estudio. A ella le tocó sufrir la persecución laboral. En 2002, comenzó a trabajar en un dispensario, en el barrio, como benefactora de un plan Jefes y Jefas de hogar. En 2004, cuando el gobernador De la Sota se aprestaba a inaugurar un centro de salud, el Grupo aprovechó para escarcharlo. Desde entonces no cesa la persecución laboral.

María lamenta que a veces las actividades le impiden ver a su madre que tiene más de 80 años. Por otra parte, aclara que “todo sale de nuestros bolsillos”. De su sueldo de niñera, saca lo necesario para viajar o hacer una movida colectiva. En cuanto a la actitud de indiferencia de la sociedad, afirma que “a las Madres de Plaza de Mayo les decían "algo habrán hecho" hoy a nosotros nos dicen: “de cáncer se muere todo el mundo, o Dios lo dispuso así". Desde otro lugar analiza “cuando uno sospecha de los funcionarios y de un Estado que no está al servicio de la gente, es así. Todos nos tratan bien, pero no hacen nada. Por eso estamos detrás de ellos. Movilizadas”.

Mucho antes de formar parte del colectivo Paren de Funigar, ya visitaban pueblos del interior provincial junto a un grupo de jóvenes.

“No aceptamos tutores"

-Ustedes participan de un colectivo mayor junto al Grupo de Reflexión Rural y otras organizaciones que se han unido detrás de una consigna: Paren de Fumigar. ¿Cómo logran realizar esta articulación, que dificultades se presentan y cómo se superan?

MG. Es una experiencia muy buena porque nos hace conocer personas con los mismos problemas. Con la gente como es uno, de base, todo bien. El problema a veces se da con los técnicos, con lo que nosotros llamamos la "academia". Porque si bien nos ayudan, cómo actuamos o qué tenemos que hacer, lo elaboramos y decidimos entre nosotras porque no aceptamos tutores.

C.B. Pasa que, como a veces saben mucho, se olvidan del saber común que sabe. Nosotros buscamos la defensa de la vida. No es solo un barrio que lo dice, es la provincia y toda la nación, a través de Paren de Fumigar.

S.G. Con la gente de base nos llevamos bien porque sabe luchar, sabe por donde caminar, lleva y sufre el problema. A diferencia de los “sabelotodos” que hacen sus investigaciones y trabajos y no los comparten con nosotros. Ellos manejan la información y ese es el problema. Ellos tienen sus intereses: becas, premios, ONGs, proyectos, etc. Nosotros el único interés que tenemos es poder vivir bien, sano. Si hacen una investigación, la comunidad debe conocer los resultados. Tenemos un secundario, no estamos dentro de las universidades pero queremos que esas conclusiones por las que reciben premios y distinciones vuelvan a las comunidades.

¿Tienen referentes –conocidos o anónimos- a quiénes admiran?

V.A. Mis referentes son las Madres de Plaza de Mayo. A ellas les mataron los hijos por luchar por una sociedad mejor. Sin querer compararnos, porque ellas salieron cuando no se podía salir, con un enemigo distinto. Antes eran las armas, ahora son los agroquímicos. Viví en una época en la que escuchaba decir “algo habrán hecho” para referirse a los desaparecidos. De nosotras dicen: tienen alterado el cerebro por el detergente.

S.G. No tengo referentes mujeres. Admiro al Che Guevara por su lucha. También me duele lo que pasó con los chicos de Malvinas. Como pueblo no supimos salir a pelear para impedir que los maten. Nosotros no vamos a permitir eso. Que maten a chicos menores de edad. Me acuerdo que cuando dijeron: vamos a cortar la ruta, me horroricé. Pero fue en la calle donde aprendí a reclamar mis derechos.

MG: Yo admiro a las (130) mujeres que murieron incendiadas por reclamar por sus derechos. En nuestro caso, estamos rodeados de fábricas, el barrio se hizo a pulmón. La gente de las fábricas fue muy perseguida en los setenta y en los noventa los atacó el desempleo. Los dos partidos mayoritarios actúan para conseguir votos. Los trabajadores están muy golpeados; entonces, los sindicatos están vacíos de obreros. La gente se moviliza por cuestiones puntuales.

Mujer, mujer, liberate

En cuanto a los postulados de la igualdad de género y especialmente cuando se habló del aborto legal se suscitó una polémica fuerte. Hay puntos de vista radicalmente opuestos, aunque coinciden que en casos de violación debe practicarse.

-¿Comparten la lucha de las feministas y de otros grupos de mujeres por la igualdad? ¿Qué posición tienen respecto al aborto y la violencia doméstica?

MG. Creo que el feminismo ha tomado la lucha. En el Encuentro Nacional de Mujeres, se logró la patria potestad compartida después de 11 años. Pienso que aún cuando nos emancipemos todos, vamos a tener que seguir la lucha. Creo que la legalización del aborto debe existir. En mi caso, decidí no tener hijos y en el caso de quienes quieran abortar, es su cuerpo y tienen derecho a decidir.

CB. Pienso que el camino es largo porque seguimos con una educación machista. Tenemos que lavarles hasta el calzoncillo y la mujer es responsable de esto. En cuanto al aborto pienso que no hay que llegar al embarazo no deseado. Hay que decirle al hombre: vos también tenés que cuidarte. Hay un montón de formas de prevenir. En caso de violación pienso que debe hacerse, pero en general lo acepto hasta cierto punto porque hay una vida. Soy Mamá de 6 hijos y no tuve más porque me cuidé.

SG. Estamos en desigualdad con el hombre. Ellos nos ven así, menos. Me críe en una familia donde el hombre salía a trabajar y las mujeres se quedaban a limpiar y a preparar la comida para atenderlos. Uno viene con un patrón y lo sigue. Con respecto al aborto no estoy de acuerdo, salvo en caso de violación o malformaciones. Porque métodos anticonceptivos y gratuitos hay.

V.A. Las primeras discriminadoras somos las mujeres. Nosotras seguimos educándolos así. Tengo tres varones y hay que pelear incluso contra una misma. Antes de matar una vida hay que educar. Falta educación (sexual) en la casa, en la escuela, y en todos lados. La persona violada tiene derecho a decidir sobre su cuerpo.

MG. Es una cuestión cultural y la principal protagonista de esto es la Iglesia. Miles de mujeres mueren a causa de abortos mal realizados.

En relación al femicidio les preocupa que solo sea tenido en cuenta cuando se produce una muerte. “Uno lo ve. Es terrible ver como llegan a los centros de salud. El problema es que no tienen a donde ir porque creen que no pueden sobrevivir solas. Y ahí está el error”, argumenta Sofía.

- De aquél país del 2001, pasando por la aplanadora de los noventa: ¿qué país sueñan para sus hijos?

V.A. Quiero trabajo, salud, libertad y que nuestros hijos no sufran. Que haya políticas para todos. Que no haya corrupción y que no nos sintamos desprotegidos. Vivir un poco mejor, que no mueran chicos desnutridos, ni analfabetos. No contamos con dinero, pero a pesar d las dificultades seguimos adelante. Si nosotras, que somos pocas, hemos logrado todo esto, cuántas cosas lograríamos todos juntos. La lucha del pobre, está en la calle.

SG. Ansío que haya libertad de expresión, que no haya contaminación, ni chicos desnutridos y que podamos denunciar y nos den soluciones. Sobre todo, que los gobiernos se pongan a solucionar los problemas en serio.

CB. Quiero un país sin contaminación, y que mis hijos puedan seguir luchando por los derechos para todos y no solo para algunos. Salud, trabajo, vivir en paz y sanos.

MG. Más que un país, sueño con una sociedad distinta donde el consumismo y los intereses de pocos no primen sobre los de las mayorías. Salud, educación, alimentación, vivienda, y donde todos podamos acceder a la información. Estamos en camino, no se si lo voy a ver, pero estoy aportando mi granito de arena.

La lucha continúa a pesar de las contradicciones. La semana pasada ocurrió un hecho por demás preocupante. Una docente de la escuela municipal, organizó una actividad de difusión de la problemática con padres y alumnos. Es conocido que varias docentes se realizaron análisis y en su sangre encontraron sustancias tóxicas. Fueron desautorizadas y las amenazaron con sumarios administrativos. Incluso, denuncian que el presidente del centro vecinal que sigue en el cargo por argucias administrativas y responde a intereses del pejotismo, le dijo que estaba en sus manos “impedirle el ingreso al barrio”. “La han apretado a la maestra”, evalúan.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...