miércoles, 8 de abril de 2009

Facetas de la crisis económica mundial (III): Sin respuestas


Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

En la resolución final de la cumbre del G-20 dada a conocer el 2 de abril, la retórica sirve para maquillar el hecho básico de que el capitalismo mundial continúa sin lograr acertar con alguna solución de fondo y duradera frente a la crisis económica. Hay que reconocer, sin embargo, que sus alcances son mayores de lo que se preveía y que, además, en algunos aspectos se toca el terreno minado de los grandes intereses financieros globales. Pero la verdad es que ni siquiera se mencionan los problemas realmente fundamentales, como igualmente es claro que hay considerables márgenes de indefinición en lo poco que se dispuso.

Sin duda se superó lo inicialmente propuesto por Estados Unidos y Gran Bretaña. Ambos apostaban por una agenda centrada en el estímulo fiscal. En lo que al primero se refiere, esa posición resultaba coherente con lo que viene haciendo Obama. Su política fiscal es ampliamente deficitaria (para este año el déficit podría exceder del 10% respecto del PIB), y en algunos aspectos mira a la izquierda ya que, entre otros, concede renovada importancia a la inversión en salud y educación. Pero, en cambio, los gravísimos problemas del sistema financiero están siendo manejados a la medida de las conveniencias de los grandes intereses bancarios y especulativos. El plan de rescate financiero que días atrás anunció el Secretario del Tesoro Geithner lo ratifica con claridad. Constituye una operación masiva de transferencia de recursos desde el bolsillo de la gente hacia las bóvedas de los grandes bancos y las chequeras de los especuladores. Literalmente se premia con absurda largueza su terrible ineptitud e irresponsabilidad.

En la declaración hay algunos componentes de orden fiscal junto a resoluciones al parecer orientadas a establecer una nueva regulación de los sistemas financieros mundiales. En la retórica hay una censura –casi una condenatoria- contra los abusos y excesos de la especulación financiera. En las medidas concretamente formuladas lo avanzado es sustancialmente menor, puesto que, en lo fundamental, se sigue apostando por regulaciones de base nacional, no obstante que, como es obvio, la especulación financiera constituye un negocio planetarizado.

El estímulo fiscal movilizaría recursos por US$ 1,1 millones de millones. En su mayor parte (750 mil millones) serían canalizados por medio del Fondo Monetario Internacional (FMI). Quedan en el aire varias dudas. Primero, ¿se cumplirá con estos compromisos financieros? No sería la primera vez que las potencias capitalistas olvidan compromisos firmados. Segundo, ¿será un monto suficiente para al menos frenar el deterioro galopante de la economía mundial? Probablemente no. Tercero, entregar esos dineros en manos del FMI es encargarlo a un administrador que mil veces ha dejado en evidencia su incapacidad, así como la extrema arbitrariedad y torpeza con que ejerce sus funciones. Así pues, no se atisban perspectivas halagüeñas.

Por otra parte, la declaración es abundante en retórica de libre comercio, tanto como es omisa respecto de cualquier noción –ni siquiera la más básica- de comercio justo. Con lo cual, por cierto, se reafirma la sobrevivencia de retazos importantes de la liturgia neoliberal de los últimos 30 años.

Pero, la verdad, todo lo anterior no pasan de ser detalles accesorios. Simplemente acontece que los problemas realmente fundamentales fueron ignorados. En particular dos asuntos cruciales.

- Si el capitalismo pretende estabilizarse necesita con urgencia dar lugar a una suerte de nuevo “pacto social”, que logre alguna mínima compatibilización entre los intereses del capital transnacional, y los del resto de la gente, incluyendo los capitales pequeños y medianos de base nacional, los estamentos medios y las clases trabajadoras. También debe redefinir el papel de lo público así como los espacios económicos nacionales, regionales y mundiales, a fin de restituir condiciones mínimas de regulación de los mercados y las inversiones. Un pacto de ese tipo dio base al capitalismo fordista de la segunda posguerra. El nuevo pacto no podría ser igual, y ni siquiera similar, porque muchos factores importantes han experimentado cambios significativos. Son otras las industrias dinámicas y otras las tecnologías de punta, y éstas, a su vez, han tenido impactos importantes en la organización de la producción y en las relaciones sociales. Además, la transnacionalización de las inversiones y la mundialización de las finanzas alcanzan hoy día niveles de desarrollo muy superiores. Pero, de cualquier forma, ese pacto tendría que garantizar una condición mínima indispensable: un nuevo reparto de la riqueza sin el cual es imposible que el sistema recupere las tasas de crecimiento económico que requiere para sostener su viabilidad y legitimidad.

- También se requiere una refundación integral de los sistemas financieros mundiales. Una condición indispensable para eso es la institución de una nueva moneda mundial en lugar del dólar. Ello principalmente por dos razones. Primero, la dualidad del dólar –moneda nacional de Estados Unidos y divisa universal- ha permitido financiar los grandes déficits de la economía estadounidense como también sus aventuras imperialistas y, por esa vía, ha generado una liquidez mundial tumultuosa y caótica. Ello está a la base de la hipertrofia financiera y, por lo tanto, de la espiral especulativa que hoy tiene al sistema al borde de la bancarrota. Pero, además, el dólar es hoy una moneda inviable –asediada por deudas gigantescas y una abundancia enfermiza- que se sostiene tan solo porque a nadie le conviene su colapso. Con un agravante: ninguna otra moneda –tampoco el euro- tiene ni la más remota posibilidad de sustituirlo. Todo ello significa una cosa: que el sistema financiero mundial –y por lo tanto la economía mundial
- están sentadas sobre un barril de pólvora. Si alguien comete una imprudencia y prende un cerillo podría provocar una catástrofe económica global.

El nuevo pacto social y la refundación de los sistemas financieros son condiciones tan necesarias como improbables y complejas. Concretarlas supone tocar intereses simplemente colosales: los del capital transnacional -incluyendo el financiero-especulativo- y los de los propios Estados Unidos como superpotencia hegemónica y poder imperial. Pero de no hacerlo los problemas de fondo subyacentes a la crisis económica no se habrán resuelto. Sin olvidar, por supuesto, las crisis ambiental y energética.

El G-20 no menciona nada de esto. En ese sentido la declaración emitida ofrece notable evidencia como testimonio de la miopía y de la incapacidad de respuesta del capitalismo mundial actual.

Miopía que hace manifiesto que los intereses dominantes en este momento de crisis siguen siendo, en lo esencial, los mismos que prevalecían durante la fase de auge previa. Por ello tan solo recetan una aspirina para la neumonía.

Pero sobre todo se evidencia incapacidad de respuesta frente a los inmensos problemas que entrampan el sistema.

En conclusión: más allá de la actual aguda recesión, las perspectivas son de una larguísima y dolorosa crisis sistémica.

Ver también:
- Facetas de la crisis económica mundial (II): ¿Una crisis cíclica?
- Facetas de la crisis económica mundial (I): El proteccionismo

Foto: Imagen oficial de la cumbre del G20 en Londres. / Autor: Presidencia de la Nación


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Perú: ¿Año de la justicia?


Jorge Zavaleta (especial para ARGENPRESS.info)

Fujimori es culpable. Recobraría su libertad el 10 de febrero del 2032. El fallo judicial es saludado por la mayoría de peruanos, pero rechazado, como era de esperar, por los familiares del ex presidente, simpatizantes y beneficiarios directos del régimen más corrupto de la historia republicana del Perú y responsable de crímenes de Estado, como parte de su política contra el terrorismo.

La condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, fue aprobada unánimemente por el Tribunal peruano, después de 17 años de haberse cometidos los crímenes. A Alberto Kenya Fujimori Fujimori, la justicia le reserva el derecho de apelación, aunque diversos juristas indican que es improbable que dicha sentencia sufra modificaciones.


Más allá de toda duda razonable, los jueces han encontrando responsabilidad penal en el ex mandatario, por haber creado y dirigido una maquinaria extralegal, que actuaba con alevosía y premeditación para acabar con sus opositores. El tribunal también ha hallado responsabilidad de asesinatos extrajudiciales de varias personas en Chimbote y Pativilca y los frustrado crímenes del entonces parlamentario Javíer Diez Canseco y de Yehude Simon, actual premier del gobierno aprista.

Una eventual amnistía para el ex mandatario, por parte del actual presidente Alán García, es una opción muy difícil, por cuanto los crímenes de Estado, según la legislación local y el Derecho Internacional son imprescriptibles. García - según el tribunal que juzgó a Fujimori - durante su primer gobierno habría cometido “omisiones impropias” en el caso de la masacre de la comunidad andina de Acomarca.

Los familiares de las víctimas inocentes han expresado su satisfacción por el fallo jud
icial y esperan también las respectivas indemnizaciones. Sin embargo, este avance no significa que el poder judicial sea una institución que goza del respeto ciudadano. Por el contrario, la estructura del fujimorismo se mantiene casi intacta y en muchos casos está vinculada con diversos fallos a favor de cabecillas del narcotráfico. A la fecha quince ex ministros de Fujimori están involucrados en diferentes delitos administrativos del oncenio.

“El caso peruano es un hito porque llega a una sentencia”, precisa el Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ), que apoya a países que luchan contra la impunidad, en la búsqueda por enfrentar el legado de crímenes masivos y atribuir responsabilidades por violaciones de los derechos humanos. La opinión es interesante, considerando que en el mundo, desde 1990 a la fecha, se han dado 69 ocasiones de jefes de estado comprometidos en este tipo de deli
tos, pero que solo 35 de ellos han llegado a la justicia y solo el 17% ha sido condenado.

La justicia peruana para sancionar a Fujimori ha recibido constantes presiones e invalorables aportes de instituciones como Amnistía Internacional, Defensoría del Pueblo, OEA, EEUU con la liberación de documentos y de la Comisión de la Verdad.

Los fujimoristas, durante el proceso judicial, mantuvieron una constante admiración a los miembros del tribunal presidido por César San Martín, frente al fiscal que pidió 30 años de condena. Sin embargo, a partir de hoy los ministros fujimoristas comenzaron a cuestionar a los diferentes magistrados, sosteniendo que algunos fueron separados, injustamente, por Fujimori, y que su actuación estaría alimentada por la venganza.

Este discurso es continuado por Keyko Fujimori, quien califica el fallo como venganza política, al mismo tiempo que ratifica su candidatura presidencial en las elecciones del 2011 y promete el indulto para su padre.

Símbolo esperado

El 2009 será el año en que la justicia recaerá sobre un ex presidente que “simboliza mucho de lo peor que nuestra sociedad ha sido capaz de expresar en las últimas décadas”, señala la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos en su Informe Anual del 2008, al mismo tiempo que propone una agenda mínima con los riesgos que enfrenta la población y así como los déficits más serios por parte del Estado.

“No nos alegremos por la suerte de un hombre y la pena de su familia. Reconfortémonos sí por lo que representa en términos de mensaje de igualdad ante la ley, de consuelo para las miles de víctimas, y de legitimidad para nuestra democracia tan frágil”, remarca el documento.

La trascendencia del fallo no impide que la ciudadanía peruana siga descontenta porque las reformas institucionales, iniciadas en el 2000, durante el gobierno de transición de Valentín Paniagua, aguardan una nueva administración estatal. Las recomendaciones de la Comisión de la Verdad ocupan un lugar muy secundario por los actores políticos, y sus actividades son sistemáticamente objeto de desprestigio desde las esferas más altas del poder. Es imprescindible reformar la justicia militar para evitar que siga interviniendo en casos de violación de derechos humanos.

En el plano internacional, se encuentra pendiente la adecuación de la legislación penal peruana al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y la implementación del Mecanismo Nacional de la prevención contra la Tortura.

El Gobierno aprista ha dejado pasar la mitad de su mandato sin impulsar una política pública de derechos humanos coherente e integral. El gobierno subestima los derechos humanos, mediante la criminalización de la protesta social. No protege a la prensa independiente sobre todo del interior del país. Hostiliza a las organizaciones de la sociedad civil, que actúan como agentes de vigilancia ciudadana y ha pretendido afectar los derechos colectivos de pueblos indígenas y nativos con el ingreso inconsulto del capital transnacional.

Hasta ahora no hay atención a las demandas de justicia de las víctimas de violaciones de derechos humanos. Todavía no existe un programa de indemnizaciones a los familiares de las 70 mil víctimas de la violencia de la guerra contra sendero, cifra emblemática de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

El panorama social es más complejo por la activación de dos nuevos problemas. La prensa ha denunciado casos de “limpieza social” practicados presuntamente por miembros de la Policía Nacional, en Trujillo, ciudad donde se fundó el Apra, en contra de delincuentes comunes. De corroborarse esta situación, al menos 20 personas habrían sido asesinadas en estas circunstancias.

El segundo problema es la reactivación de una extensa zona de lucha contrasubversiva en la región central del país, en Valle de los Ríos Apurímac y Ene. La actual intervención estatal, básicamente militar y sin dirección de la autoridad civil, coloca en situación de alta vulnerabilidad a la población campesina de la zona y a los propios agentes de seguridad del Estado. Luego de 8 años se ha vuelto a denunciar en el Perú ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas.

Barrios Altos y La Cantuta

La sentencia a Fujimori recae específicamente por los crímenes de Barios Altos, Universidad La Cantuta y el secuestro del empresario Samuel Dyer y el periodista Gustavo Gorriti, causales que fueron determinadas por la justicia chilena, al autorizar la extradición de Santiago en el 2006, ciudad donde ingresó clandestinamente, procedente del Japón.

El caso Barrios Altos, según pruebas irrefutatables recogidas por el tribunal, fue un asesinato colectivo, en 1991, por acción de agentes del Estado. Las víctimas fueron veinte personas, de las cuales 15 murieron y cuatro quedaron afectadas en su integridad física. Las investigaciones corroboran que fue un atentado contra gente inocente, que celebraba una fiesta en una quinta cercana al Parlamento, en el centro de Lima.

Sobre este caso, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos resolvió el 14 de marzo del 2001 que el Estado peruano impidió deliberadamente la investigación de crimen mediante la imposición de mecanismos legislativos y judiciales para encubrir a los culpables.

Pocos meses después, ese gobierno lideró un golpe de Estado, cerrando el Congreso el 5 de abril de 1992. Las acciones contrasubversivas no se detuvieron, y el 18 de julio de ese mismo año, con aprobación de mandos supremos, nueve estudiantes y un catedrático de la Universidad Nacional de la Cantuta, fueron ejecutados con ametralladores, incinerados y sepultados en lugares clandestinos. El gobierno, por presión de algunos sectores sociales, no tuvo otra opción que enjuiciar y sancionar a los responsables, con el avocamiento ilegal por un fuero militar.

Esta política autoritaria prosiguió, y en 1995 el llamado Congreso Constituyente Democrático con los votos del partido fujimorista Cambio 90, aprobó la ley de amnistía amplia y general para los militares y policías implicados en las violaciones de los derechos humanos que contravenía pactos internacionales suscritos por el Perú.

Con esta decisión legislativa, quedaron archivados todos los hechos derivados de la lucha antiterrorista desde 1980. Se prohibía explícitamente investigar los casos donde estaban comprometidos militares y policías y se ordenó suspender y archivar cualquier investigación en directa relación con Barrios Altos y La Cantuta, entre otros.

El fallo del martes

El fallo del martes 7 de abril, era esperado por una amplia mayoría de ciudadanos, aunque los fujimoristas y sus medios de comunicación aliados, pretender dar la imagen de que la hija mayor del asesino, es una alternativa de poder. Los analistas más serios consideran que aún estamos lejos de las elecciones generales del 20011, y se puede presumir que los seguidores del fujimorismo podrían ser cada vez menos y que en el mejor de los casos, el movimiento lograría solo unos cuantos curules en el Congreso, institución que el ex mandatario no tuvo reparo en cerrarlo.

La sentencia estuvo precedida de una vigilia. Seguidores de Alberto Fujimori se concentraron durante la noche en las inmediaciones de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales de la Policía Nacional (Dinoes) donde es juzgado su líder. En cambio los familiares de las víctimas de Barrios Altos y La Cantuta se dieron cita el frontis de Palacio de Justicia, al mismo tiempo que diversas organizaciones sociales sancionaban el autogolpe fujimorista del 5 de abril de 1992.

Fujimori en su autodefensa, aprovechó la benevolencia del tribunal para dar un discurso político, e insistió en que no existen pruebas en su contra, y preguntó a la sala porqué a sus antecesores Fernando Belaunde y Alan García no los procesaron por excesos que se cometieron en sus gobiernos (matanzas de Putis y Cayara). “Fujimori está pidiendo a gritos la intervención de García”

Este proceso ha servido para no olvidar los crímenes de las dictaduras de Pinochet, Videla, Meza, entre otros casos de América Latina. En las calles y plazas, ya en carteles o en conversaciones, la gente repite frases como estas:

“El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad. Fujimori está siendo juzgado no por sus errores sino por sus delitos. Pinochet era un hombre “honrado” y solo muerto se descubrió que era ladrón y su fortuna fue expoliada al fisco Chileno. La pacificación fue fruto del trabajo de los campesinos ronderos, y de valientes policías que capturaron al líder de Sendero Luminoso Abimael Guzmán sin disparar una bala sino con el trabajo estrictamente profesional.

Cómo puede hablar Fujimori de haber sido un gobernante honesto, cuando fue él quien que llenó 45 maletas de videos, dinero y botines diversos, tomó el avión presidencial y pasó de Brunei a Tokio, donde pidió asilo y desde donde renunció por fax a la presidencia de la República. Quince de sus ministros o están presos o están con orden de captura por ladrones. Ya tiene una condena de seis años por allanamiento ilegal a la casa de Trinidad Becerra, esposa de su socio Montesinos.

Por otra parte, el presidente del tribunal estableció la fecha del 11 de mayo para la apertura del siguiente caso contra Fujimori, el de los llamados "quince millones", en referencia al pago de quince millones de dólares al entonces asesor presidencial Vladimiro Montesinos. Este delito está penado con un máximo de ocho años.

Poco futuro para APRA y Fujimori

Fujimori niega haber ordenado matar a Alan en 1992. Pero según voceros oficiales del Apra, el día del autogolpe, intentó asesinar a García. El entonces presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, que también sufrió el secuestro por cuatro señala que el golpe dado por Fujimori sirvió para la formación de un "narco-estado", debido a los vínculos de su entonces asesor Vladimiro Montesinos con los capos del narcotráfico.

El fujimorismo tiene una gran capacidad de sobrevivir. Mientras un sector aprista rechaza toda cercanía con Fujimori, el presidente García Pérez tiene lazos intensos con el fujimorismo. Sus dos vicepresidentes no esconden simpatías fujimoristas y comparten con el su presidente en la necesidad de controlar las futuras elecciones, discurso que configura, justamente, una lógica autoritaria y fraudulenta. La oposición política considera que las próximas elecciones no serán solo el triunfo de un candidato sino también las posibilidades de poner fin al modelo económico, al autoritarismo, a la corrupción y de transformar nuestra democracia, donde no habrá mucho espacio para el Apra y menos para el fujimorismo.

Fotos: Perú – Alberto Fujimori momentos antes y durante la lectura de la sentencia judicial. / Autor: Jorge Zavaleta


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La industria de la mentira y la alienación


Dax Toscano Segovia (especial para ARGENPRESS.info)

Vicente Romano es un notable investigador de la comunicación implicado profundamente en la tarea de desenmascaramiento de las mentiras emanadas por la industria mediática de la falsificación. A través de la docencia, de sus escritos y su posición política de izquierda ha expuesto con precisión cuáles son los objetivos trazados por falsimedia, los mismos que tienen que ver con la descontextualización de las luchas sociales, la tergiversación de la realidad de los pueblos, la estigmatización y satanización de los movimientos revolucionarios y la presentación constante de cosas banales cuyo propósito es el de alienar a la niñez y a la juventud principalmente. Vicente Romano accedió a contestar algunas interrogantes relacionadas con estas temáticas.

Marx señaló que las ideas que dominan en una sociedad son las ideas de la clase dominante. La industria mediática, por lo tanto, va a expresar las ideas del imperialismo, de la burguesía a nivel mundial desde el punto de vista ideológico de esos sectores. Pero lo que ellos presentan a la gente es una distorsión de la realidad. Se habla entonces de que ésta industria mediática pretende alienar, manipular a las masas. Sin embargo en el mundo, en el momento actual, la gente ya no acepta pasivamente lo que los medios le proponen y hay un cuestionamiento serio sobre los contenidos de la industria mediática. ¿Significa esto que los medios perdieron la batalla en este proceso de la denominada “fabricación del consenso”? ¿Acaso la gente está más preparada políticamente, lo que le hace tener mayor conciencia sobre la realidad? O ¿la realidad misma es la que ha hecho que la gente empiece a pensar de manera distinta?

Sí, entre los muchos aciertos de Marx está su afirmación de que las ideas dominantes son las de la clase dominante. Así, como el valor supremo de esta sociedad estriba en acumular dinero, no es de extrañar que la mayoría quieran ser ricos y vivir como ellos, aunque digan que también lloran.

Como se sabe, la industria de la comunicación, llamada también “de la conciencia”, se ha convertido en un sector estratégico de la economía, la política y la cultura, al menos en lo que se viene denominando “primer mundo”, que no existiría sin el expolio de los otros. Y sus beneficios no son sólo económicos directos. Con la difusión e inculcación de sus valores, los propietarios de esta industria persiguen, y hasta cierto punto consiguen, que la mayoría de la población los acepte. Por eso, los medios de comunicación desempeñan también una función importante en la reproducción y legitimación del sistema. Para eso están, para producir beneficios a sus propietarios y para inculcar valores hasta que la mayoría de la población los hagan suyos y adquieran así validez social.

Cierto, la utilización de los medios presupone siempre una manipulación. Pero lo que importa no es que los medios y contenidos de la industria de la conciencia sean manipulados, sino quién los manipula, en provecho de quién y al servicio de qué intereses. La manipulación propiamente dicha se da cuando se produce para beneficio de los pocos y en detrimento de los muchos.

De este modo se priva a los muchos de los conocimientos necesarios para el dominio de su entorno, la sociedad en que viven, y cambiarla para mejorar sus condiciones de vida y de trabajo, esto es, para ser más felices.

La experiencia mediatizada, ilusoria, virtual, de la realidad que reciben través de los medios poco o nada tiene que ver con la de su existencia. ¿Dónde están esas cosas tan bonitas que salen en la tele, pueden preguntarse los millones de niños que ni siquiera tienen acceso al agua?

¿Cómo pueden seguir aplaudiendo los muchos su propia depauperación material y espiritual? Me resisto a creer que así sea. ¿Han tenido la oportunidad de acceder a otros contenidos? Por eso, como los llamados “medios de masas” no satisfacen sus necesidades, empiezan a darles la espalda y a buscar medios alternativos que responden mejor a ellas, esto es, que muestran la realidad, no en su unidad mágica, ilusoria sino en su diversidad y complejidad, en sus contradicciones, a fin de superarlas, claro. De ahí que la atención de los muchos desposeídos se dirija cada vez más a los medios cuyos contenidos concuerdan con la realidad de sus experiencias. No hay que olvidar que la conciencia surge como resultado de la acción y de la experiencia.

Desde posiciones progresistas se ha hecho un permanente cuestionamiento sobre los diversos productos que los medios proponen a la gente como las telenovelas, por ejemplo. Sin embargo, diversas personas acuden a ellas con el único propósito de disipar la mente frente a una dura jornada de trabajo y no necesariamente son objeto de manipulación o alienación. Por ejemplo, en Cuba la gente asume la hora de la novela como un momento especial, el mismo que es imposible perderse. ¿Qué posición, desde el punto de vista político-comunicacional, desde la izquierda, se puede hacer sobre estos productos?

Desde mi punto de vista, condicionado por mi experiencia española y europea, el movimiento progresista, la izquierda, incluido el marxismo, apenas ha dedicado atención y análisis a esta cuestión. Hasta ahora se ha preocupado, sobre todo, por el tiempo de trabajo, por la jornada laboral, por su reducción y, por ende, por la ampliación del tiempo libre, es decir, el tiempo libre de trabajo, el tiempo alienado. Pero apenas hay estudios sobre el tiempo de ocio socialmente necesario para el desarrollo de la subjetividad. Algo apuntó ya a finales del siglo XIX el franco-cubano Paul Lafargue.

Aunque si se mira de cerca, el tiempo libre también es tiempo alienado, tiempo organizado por otros.

El desarrollo multilateral y armónico de la personalidad no sólo exige la apropiación del tiempo trabajo, sino también una cantidad de tiempo libre socialmente necesario. Para ello, este tiempo libre debe ser tiempo propio, no alienado, activo, creador, ocupado principalmente en la adquisición, transmisión e intercambio de experiencias, en el disfrute de lo que gusta hacer y de lo que complementa el desarrollo individual y social. O sea, dicho en términos de Marx, tiempo que facilite el acceso al "reino de la libertad", sobre la base del dominio de la necesidad.

Y para todo esto, el dominio del tiempo parece imprescindible.

Las industrias musical y cinematográfica constantemente hacen campañas a través de los medios para luchar contra la piratería. Las instituciones represivas estatales (jurídicas-policiales) actúan en defensa de los intereses de esas industrias. Los argumentos esgrimidos son de carácter económico, puesto que señalan que esa competencia ilegal les genera serias pérdidas económicas, y también de carácter moral para, en cierta forma, encubrir su codicia monetaria. La piratería, sin embargo, ha permitido a mucha gente acceder a productos que en el mercado oficial o legal no se los encuentra o que tienen un costo elevado y por ello no son de fácil acceso para el común de la gente. ¿Qué validez tienen los argumentos de las industrias señaladas frente a la piratería? ¿Qué posición deben asumir los colectivos sociales de izquierda frente a este hecho?

Teóricamente, sus argumentos y normas pretenden proteger los derechos de los autores, artistas y pequeños empresarios de la cultura. En la práctica, sin embargo, sus principales beneficiarios son los grandes oligopolios que controlan el mercado de la música o el cine. Estos grupos, que con frecuencia representan un grave obstáculo al ejercicio libre y generalizado del derecho a la cultura, apenas resultan dañados por la actividad de la piratería. Los manteros, como se conocen en España los vendedores de CDs y DVDs en las calles, expuestos en mantas tendidas en el suelo, no engañan a sus compradores, que saben que los artículos no son originales sino copias no autorizadas. El perjuicio que produce a las discográficas o a las grandes distribuidoras suele ser, en consecuencia, irrelevante. O en todo caso, menor que los miles de descargas para uso privado que tienen lugar diariamente y que, al menos todavía, no merecen ningún reproche penal. En realidad suele ser una actividad cotidiana, socialmente admitida. Una actividad criminalizada por los detentadores de la propiedad y de la que los jueces empiezan a absolver a los manteros encarcelados por ejercerla.

Como dice el profesor Gerardo Pisarello, “en ausencia de empleos dignos y de una red sólida de seguridad social, la supervivencia en la ciudad, más que una opción, ha pasado a convertirse en un imperativo ineludible para miles de personas. Por eso la respuesta que ofrece el Código Penal, además de reprochable en términos morales y jurídicos, se presenta como altamente ineficaz. En un contexto de crisis como el actual, tratar a los vendedores ambulantes como peligrosos delincuentes es una manera tosca de negar su existencia y su condición. Esta ceguera degrada a la propia sociedad con la que conviven, y resulta todavía más sangrante cuando detrás de la penalización anida, más que el ánimo de proteger derechos generalizables, la abierta connivencia con privilegios de mercado excluyentes e insostenibles.”

Al criminalizar a los manteros no sólo se criminaliza la pobreza: también se elude una discusión de fondo, no demagógica, acerca de las causas reales, económicas y políticas, de la inseguridad y del desorden en nuestras ciudades. Los Juzgados absuelven porque no toda conducta infractora de la ley de propiedad intelectual debe tener necesariamente la grave respuesta del derecho penal, dice una Sentencia de 22 de mayo de 2007.

En América Latina, principalmente entre la juventud, han tenido mucha aceptación los libros best seller de Cuauhtemoc Sánchez o las obras de Paulo Coelho. De igual manera la juventud se siente atraída por las revistas que el mercado les propone donde se habla de música, los ídolos del momento, las fiestas juveniles y donde salen las muchachas y los muchachos retratados en sus espacios de reunión, ya sea en el colegio, en el mall o en su barrio. En el campo musical todavía las y los jóvenes se sienten atraídos por Juanes, Shakira, Britney Spears, Alejandro Sanz, Enrique Iglesias o por ritmos musicales como el Hip Hop o el Rap. ¿Qué elementos positivos y qué elementos negativos tienen estas producciones? ¿Cuáles son las razones para que la juventud se identifique con esos personajes de la música?

Por mi edad no soy consumidor de estos productos, pero como docente universitario sí he podido observar algo los comportamientos de los jóvenes. Aunque los ritmos y melodías de mi juventud eran muy distintos, algunos de mis estudiantes me han enseñado que en su música, para mí estruendosa y alocada, también se manifiesta mucha protesta contra este sistema que los explota.

Sólo puedo decir que el sistema capitalista también ha privatizado los espacios públicos, privando así a los jóvenes de lugares de reunión no comercializados. La reacción de los jóvenes, al menos en España, ha sido la ocupación de ciertos espacios públicos con el llamado “botellón”, algo que las autoridades no ven con buenos ojos y procuran desalojarlos por la fuerza.

Con esta actitud, los jóvenes evidencian una de las carencias de este sistema para establecer y fomentar las relaciones democráticas, tanto para los jóvenes como para los mayores, a saber: los “lugares del tiempo”, esto es, lugares del encuentro, de entrar en contacto, como plazas, patios, etc.

Este tipo de lugares de actividad simultánea parecen desaparecer cada vez más del escenario, ya sea en el trabajo, en público, o en casa. El diálogo con el compañero o compañera de trabajo se ha sustituido por el diálogo con la pantalla del ordenador. La tendencia económica apunta también en otra dirección: la de sustituir los lugares de comunicación intensiva por una profusión cada vez mayor de relaciones comunicativas tecnológicas.

Esto equivale a una creciente mutilación de los aspectos más humanos de la comunicación, la relación e interacción directa entre las personas

La democracia, como sistema abierto, implica necesariamente espacios abiertos, a los que todos pueden acceder. El espacio público debe ser del público, o mejor dicho, de los públicos, el lugar de encuentro del pluralismo y de la interacción social. En este sentido, los espacios públicos tienen gran importancia para el disfrute y uso colectivo del tiempo libre, de la comunicación, del consumo de cultura, del asueto y esparcimiento, etc.

Es muy significativo que, tras su absorción por la Alemania capitalista, la RFA, los jóvenes de la absorbida Alemania socialista, la RDA, reclamasen la devolución de sus antiguos “lugares del tiempo”, sus lugares de esparcimiento.

La juventud en diversos lugares aparece como contestataria frente al sistema capitalista y al poder adulto adoptando diversas modas en cuanto a peinados, formas de vestirse y hábitos se refiere. Los ideólogos y propagandistas del sistema han sido muy inteligentes, apropiándose en algunos casos de esos elementos de la juventud o en otros fabricándolos ellos mismos para hacerlos aparecer como parte de la rebeldía juvenil. Esto también tiene que ver con el consumo de ciertas drogas. El sistema trata de paralizar a la juventud en unos casos o de cooptarla en otros, dejándoles cierto espacio en el que aparezcan como independientes de esas estructuras de poder. ¿Cómo lograr efectivamente que la juventud no se deje, en forma sutil o abierta, engañar por el sistema y sus mecanismos de alienación?

Por su esencia, el sistema capitalista no puede sino apropiarse de todas aquellas manifestaciones humanas, incluidos los sentimientos, a fin de capitalizarlas. Me parece que los jóvenes son cada vez más conscientes de esta explotación y comercialización. Sorprende que en casi todas las manifestaciones de protesta a que asisto me sienta a veces extraño entre todos los jóvenes que participan. Para mí, esto significa que son conscientes de su explotación y de los deseos de cambio de sistema político, económico y cultural. A nosotros, los mayores, sólo nos cabe contribuir a ampliar su conciencia, como dijo el joven ensayista inglés Ch. Caudwell que murió combatiendo el fascismo durante la Guerra Civil Española. Esto es, contribuir a desentrañar los múltiples y sutiles mecanismos de manipulación y dominio existentes en esta sociedad de libre mercado, como se autodefine hipócritamente.

Aunque lo que impera en la organización social actual es la animalidad, la ley de la selva, los valores del más fuerte, la cooperación y la solidaridad están en el origen de la humanidad. El ser humano surge cuando empieza a prestar atención al otro. Sin la cooperación y la solidaridad no hubiera podido elevar su animalidad a humanidad, crear el lenguaje, la cultura, etc., y alzarse sobre el resto de los animales. De ahí que la solidaridad emerja como una categoría óntica y, al mismo tiempo, política, tanto ayer como hoy.

La juventud es rebelde, impetuosa. Sin embargo, esa rebeldía muchas veces no se expresa contra el sistema como una totalidad, sino contra cosas que competen a la individualidad de cada joven y que tienen que ver principalmente con problemas de su vida cotidiana. A muchas y muchos jóvenes no les interesa militar políticamente en organizaciones revolucionarias, de izquierda. Cansados tal vez por la palabrería, el dogmatismo y sectarismo de diversos grupos, más precisamente sectas, se decepcionan de pertenecer a ellos. La falta de respuestas concretas a esos problemas cotidianos, también aleja a la juventud de esas organizaciones. En cambio, otras y otros jóvenes se vinculan a grupos religiosos o forman parte de clubes de fans de artistas o deportistas. ¿Qué propuestas concretas y qué tareas inmediatas se deberían plantear los colectivos y las organizaciones de izquierda, revolucionarias para que la juventud participe, se implique y se sienta identificada con estos grupos?

Los jóvenes tienen buenas razones para estar desengañados con los partidos y organizaciones de izquierda. En España, al menos, es cierto que su cultura cainita los ha llevado a la fragmentación extrema en que se encuentran hoy. Obsesionados con la conservación de sus parcelitas de poder en el aparato o en las instituciones, malgastan sus vidas y sus proyectos en palabrería huera, a la caza de una supuesta “línea correcta”. Mientras tanto la revolución puede esperar. Y los jóvenes que se acercan a ellos se ven frustrados y lo abandonan pronto.

Pero como el ser humano no puede vivir sin los demás, en plan Robinson, busca satisfacer sus necesidades de relación con los otros en los clubs y sectas religiosas. De ahí que, frente a la ética de la exclusividad y del individualismo haya que contraponer la ética de la solidaridad y la cooperación.

América Latina está viviendo una situación revolucionaria muy favorable para las fuerzas de izquierda. El triunfo del candidato del FMLN en El Salvador, Mauricio Funes, pese a la brutal campaña mediática en su contra, demuestra que hay un avance significativo a nivel político en los pueblos latinoamericanos que desean un cambio radical del sistema imperante. Los presidentes Hugo Chávez, Evo Morales, a pesar de estar sometidos al ataque furibundo de falsimedia, no han sido derrotados por las fuerzas de la derecha, gozando todavía del respaldo popular. En América Latina se vive y se siente el avance de la Revolución. En los medios se lee, se escucha y se ve, frente a esta situación desfavorable para el imperialismo y la burguesía, constantemente los llamados al diálogo, a la convivencia pacífica, a la conciliación. Hablan de la unidad nacional, de la necesidad de vivir en armonía y de todas y todos salir adelante. Sin embargo, cuando han existido períodos de reflujo, no han escatimado, absolutamente nada, para incitar a la desobediencia civil, al terrorismo, a los golpes de Estado contra esos regímenes y gobiernos progresistas. ¿Cuál debe ser la postura de la intelectualidad de izquierda y de los colectivos sociales revolucionarios frente a falsimedia en las circunstancias políticas que hoy vive América Latina?

Desde la Atlántida de Platón, la Civitas Dei de Agustín de Hipona, la Civitas Solis de T. Campanella, la Utopía de Tomás Moro y así hasta la Ilustración y los socialistas utópicos del siglo XIX, muchas de esas ensoñaciones sociales se sitúan en América, al otro lado del Atlántico. Los movimientos de independencia respecto de las metrópolis europeas incorporaron gran parte de los ideales de la Revolución Francesa de 1789, con su lema de libertad, igualdad, fraternidad y sus derechos del hombre. Esos ideales, junto con los de las revoluciones socialistas del siglo XX, renacen ahora en Venezuela y en los procesos emancipadores que se expanden por América Latina, particularmente en Bolivia, Brasil, Ecuador, etc. Cobra nueva vida el principio de esperanza. Un principio que se opone también a los modos de operar del tardocapitalismo, que no hace sino ampliar la brecha entre ricos y pobres en el mundo.

La tarea de la izquierda estriba en descubrir las contradicciones, analizarlas y comentarlas. Ese sigue siendo el gran cometido. La receta consiste en mantener la debida distancia ante los temas y el compromiso con el público, esto es, con el pueblo.

Si la capacidad diferenciadora de los grandes medios y de la comunicación institucional, académica, no puede o no quiere plantearse preguntas en el sentido ilustrador, la inteligencia humana tiene que utilizar otros medios para hacerlas.

Plantear ahora preguntas incómodas, provocadoras, significa hallar las respuestas de mañana. Omitirlas equivale a no cumplir debidamente la profesión de comunicador o de formador de comunicadores. Si la comunicación organizada de los grandes medios periódicos y de las instituciones no indagan los conflictos ni se los cuestionan, éstos estallarán de una manera o de otra. Los medios de comunicación son útiles mientras verbalicen los conflictos latentes antes de que empiecen a volar las piedras y la fuerza bruta desplace a la dialéctica de pregunta y respuesta.

Desde la perspectiva cultural conviene asimismo abandonar el eurocentrismo europeo. El abandono del eurocentrismo implica también el concepto de que cultura es sinónimo de cultura occidental, euronorteamericana. La cultura es universal, y entre los componentes de la cultura latinoamericana hay que tener muy en cuenta tanto las culturas indígenas como su componente afroamericano. Pues, los 20 millones de africanos que llegaron a América entre los siglos XVI y XIX, y no voluntariamente, no sólo aportaron su fuerza de trabajo barata o gratuita, sino también valores culturales que, en su mestizaje o pureza han enriquecido el acervo cultural de América.

8. Contra las FARC-EP existe una campaña internacional de desprestigio orquestada por el imperialismo y la burguesía colombiana, hoy liderada por el narcoparamilitar de Álvaro Uribe. Muchos intelectuales “progre”, así como organizaciones de “izquierda”, se han sumado a los ataques contra esta organización revolucionaria colombiana a la que se le acusa de estar vinculada al narcotráfico internacional, al secuestro y a la extorsión. Incluso José Saramago ha expresado un rechazo frontal contra las FARC-EP. Muy poco se conoce sobre la realidad. Por ejemplo, cuando salieron las fotos de Ingrid Betancourt en la selva, se habló de que estaba en una situación calamitosa, al borde de la muerte, que sufría enfermedades terminales, etc. La realidad fue totalmente distinta, pero la imagen de las FARC-EP ante el mundo quedó totalmente denigrada. ¿Cómo comunicólogo y cómo hombre de izquierda cuál es su análisis sobre esto?

Las primeras imágenes de la señora Betancourt desmintieron de golpe la campaña falaz de su martirio a manos de las FARC, tan aireado una y otra vez por los medios. Aquí sí fue cierto lo de que una imagen vale más que mil palabras. Otro tanto ocurrió con el “poeta de la silla de ruedas”, torturado hasta la incapacidad física por el “régimen” cubano. Y digo lo de “régimen” porque en ningún medio del susodicho mundo libre jamás se dice que Cuba tenga un gobierno o una administración. Sin embargo, al aterrizar en el aeropuerto de Madrid bajó tan campante la escalerilla del avión por su propio pie, rebosante de salud, para la estupefacción de los numerosos periodistas que lo esperaban.

Los medios defensores del capitalismo no van a reconocer sus mentiras ni su manipulación. Tienen que defender los intereses de sus propietarios. Compárese un simple telediario de un canal de PRISA, por ejemplo el del Canal Cuatro en España, con otro de Telesur para ver la enorme diferencia de sus contenidos.

Como bien se sabe, la información veraz que reclaman estos paladines de la libertad de información jamás incluye los puntos de vista de quienes ellos llaman “antisistema” o terroristas. Eso sería contrario a sus intereses. Esa es su tarea. Y la cumplen lo mejor que pueden. La libertad de información se reduce en última instancia a la libertad de acceso. Sin la inclusión de los puntos de vista del adversario el receptor no puede formarse un juicio veraz de la realidad.

9. A los colectivos sociales de izquierda, revolucionarios, que no tienen los suficientes recursos y que no tienen en su poder la tecnología que si lo tiene la industria mediática ¿qué recomendaciones, qué ideas les da para constituir verdaderos medios opuestos políticamente al orden establecido, pero sin perder de vista el humor, la alegría y la belleza?

Toda comunicación se inicia y acaba en el grupo primario, en el cara a cara. Los medios primarios, los del contacto elemental humano, son los que permiten el mayor grado de autodeterminación. Son los medios de libre disposición. Sin embargo cada vez se utilizan menos, debido a que los medios ajenos, heterodeterminados, colonizan el tiempo y el espacio.

Y el medio propio por excelencia es el lenguaje.

Si bien es el trabajo el que modifica las condiciones sociales, el lenguaje es el instrumento utilizado para acelerar o frenar el cambio de esas condiciones. A través de la comunicación, del intercambio de informaciones, los seres humanos toman conciencia de sus experiencias, que contrastan con otros al expresarlas. La primera toma de conciencia se efectúa en el pronunciamiento del mundo, como decía Paulo Freire. La comunicación es necesaria para la verificación del conocimiento y el acuerdo en la modificación de las condiciones sociales. En este sentido, la fuerza de convicción de las palabras reside en su concordancia con la realidad. El lenguaje le da forma al mundo. La palabra es el primer ejercicio del poder.

La "sociedad de medios", como se denomina a veces el estadio actual de la evolución medial, esto es, la era de la comunicación electrónica, no hace sino poner de manifiesto la necesidad de la comunicación primaria, la comunicación del contacto elemental humano.

En la conversación con el otro, en el diálogo enriquecedor es donde puede verificarse el conocimiento y de dónde puede surgir la solidaridad

La comunicación es cada vez más mediatizada y menos dialógica (P. Freire), lo que equivale a perder humanidad. El vacío dialógico de esta "sociedad de la comunicación" tiene su contrapartida ilusoria en el éxito de las sectas y de las tertulias de Internet.

Cierto, el público sólo puede alcanzarse a través de los medios. En la actualidad, como el público debe aceptar los nuevos medios electrónicos a fin de sufragar el gasto enorme de los inventores y propietarios, apelar a los legisladores es tan fútil como apelar a la responsabilidad de periodistas y editores.

Habría que partir, más bien, desde abajo. Se podría intentar:

• Crear público con medios alternativos que no funcionen con criterios comerciales, y denunciar los intereses de la industria medial.

• Realizar un trabajo de ilustración en las escuelas, establecer el estudio de los medios como asignatura.

• Fomentar la competencia comunicativa. No basta con ser un receptor "crítico". Hay que ser consciente del papel que uno juega en el proceso de la comunicación de masas y de las posibilidades que tiene para articular, expresar y satisfacer las múltiples y variadas necesidades.

Porque, como dice Faustino Cordón, la única manera de ser feliz es entender la realidad para dominarla.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela: No se puede gobernar para el pueblo sin romper con el capitalismo y la burguesía

MGR

En días pasados, se evidenció lo que veníamos advirtiendo desde hace mucho tiempo atrás en orden a que existía la intención de hacer pagar el costo de la crisis capitalista a las trabajadoras y trabajadores. Esta decisión no es solo un problema de voluntad del gobierno o del presidente Chávez. Considerarlo de esa manera sería un grave error para los revolucionarios y revolucionarias.

El gobierno se encuentra prisionero de sus propias contradicciones y una política de alianzas que lo ata a millones de macro y micros acuerdos con la alta burguesía, con la burguesía emergente y con empresas trasnacionales y gobiernos capitalistas. A la base de las últimas medidas económicas para enfrentar la crisis, se encuentra la camisa de fuerza del modelo capitalista de producción y explotación de las grandes mayorías. Solo en el marco del actual modelo capitalista en aplicación hoy en Venezuela, se puede entender el origen tanto de las medidas como de qué elementos las generaron.

Ha quedado claro que no se puede gobernar para el pueblo sin romper con el capitalismo y la burguesía, sin afectar sus intereses fundamentales y sin tomar medidas realmente revolucionarias. Es claro que todo esto se expresó en el paquete de medidas tomadas el pasado sábado. También ha quedado claro que las decisiones más radicales para afrontar la crisis aún están por venir, a pesar de que se ha producido una rebaja real del salario por la vía inflacionaria y el aumento del impuesto al consumidor.

En ninguna de las medidas figura el impuesto a las grandes ganancias, medidas sobre la doble tributación y otras que aunque fueran tibias medidas reformistas, podían haberse tomado para disminuir el impacto de la crisis sobre los más pobres. En boca de un dirigente de Empresarios por Venezuela: “la clase empresarial no fue tocada ni con el pétalo de una rosa”.

El análisis de la situación y el cuadro que genera es desalentador en toda la línea, y deja la sensación que son medidas iniciales, pero con un claro sentido de clase que apuntan a mantener la situación de los grandes capitalistas y que se profundizarán en el tiempo. La gran apuesta del gobierno consistió en tratar de minimizar el impacto de la crisis capitalista (Gobierno que aseguró que el país no seria golpeado por la crisis) tomando algunas medidas que apuntan en forma clara, aunque espaciadas en el tiempo, hacia hacer recaer el costo de la crisis en las trabajadoras y trabajadores.

Durante la semana anterior y como un coro trágico y premonitor, diversos personeros unieron sus voces para decirle a la clase obrera y al pueblo pobre y explotado que debía resignar sus aspiraciones de una vida mejor en aras del “socialismo del siglo XXI” tal como lo planteó el diputado Francisco Torrealba, quien además forma parte del Frente Laboral del PSUV y de la Central Socialista de los Trabajadores, creada bajo la égida del tristemente célebre ex ministro José Ramón Rivero, señaló que los sindicatos deben pasar por una transformación cultural que debe ser progresiva y que implica renunciar a las reivindicaciones, supuestamente para permitir la llegada al socialismo. Nada dijo este señor en cuanto rebajaría su sueldo y viáticos y otras prebendas que actualmente tiene en la Asamblea Nacional.

Todo apunta en la misma dirección, pero se hizo el esfuerzo para disimular el fuerte impacto que tendrían las medidas capitalistas en la población. Como por arte de magia, se habla de un aumento progresivo del salario mínimo, sin mencionar la directa relación que existe entre los salarios y la inflación, que el año pasado sobrepasó el 31%, produciéndose entonces una rebaja real en las remuneraciones de un 11%, sin contar con el impacto del aumento de tres puntos porcentuales en el impuesto al consumidor.

Tres países en uno solo

En medio de esta situación se siguen produciendo movilizaciones, huelgas y reclamos en muchos lugares de Venezuela, que empiezan a dejar ver que estamos en presencia de tres países distintos y que se mueven en planos diferentes.

De una parte se habla de socialismo, del Che, contra el imperialismo, contra la burguesía y el latifundio. Se solidariza con Cuba, se canta las canciones del gran Ali Primera y todos nos vestimos de rojo. Se habla que ser rico es malo, se llora junto al rostro curtido por la pobreza de alguna indígena anciana y nos entrevistamos con Fidel. Esa Venezuela existe, es real, esta junto a nosotros todos los días. Por doquier encontramos fotos de diversos personajes, con su camisa roja y al lado del presidente y con consignas abogando por el socialismo. Desde la prensa oficial se resaltan los logros del país y los avances hacia el socialismo. También podemos encontrar fogosos pronunciamientos en contra de la derecha y los “escuálidos” que por arte de magia pasaron a constituir una nueva clase social.

Pero existe otro país que se empieza a mostrar por todas partes. Es el país que se debate atrapado entre una derecha fascista que tiene intacta su fuente de riquezas (la explotación, que más podía ser), y una burguesía emergente que no termina de copar espacios y servirse de la renta petrolera. Este país habitado por millones de personas trabajadoras y explotadas, debe enfrentarse todos los días a una burocracia cada vez más soberbia y envilecida, a los cuerpos policiales corruptos e ineficientes; a los patrones ladrones y sinvergüenzas, al sicariato, a la pobreza, al hacinamiento, a la violencia de un sistema que permanentemente se reacomoda para seguir explotando, y ahora desde hace poco, a la criminalización de la protesta social y sindical en abierta violación de los derechos constitucionales. Ahora más encima debe calarse la reducción del salario y más encima le piden que se alegre de que sea de esa forma.

Existe también un tercer país donde todo es posible. Es el país de la burguesía tradicional y la burguesía emergente que se viste de rojo. Es un país hecho a su medida con todos los privilegios de quien todo lo posee y aun quiere más. Licitaciones de grandes obras de infraestructura, prestamos millonarios y condonación de deudas, dólares preferenciales, tráfico de influencias, yates, aviones, viajes por todo el mundo, mansiones fastuosas, los carros más caros, los mejores restaurantes, sueldos millonarios. Casamientos dignos de algún jeque petrolero, cientos de miles de millones en una danza grotesca, entregados a los enemigos del pueblo y todo esto bajo la consigna del socialismo del siglo XXI. Pero no solo esta situación favorece a la burguesía venezolana, no señores. Uno de los sectores más favorecidos con toda esta política es la más brutal de todas las burguesías latinoamericanas; la colombiana. 10 mil millones de dólares al año van a parar a las criminales manos de la burguesía colombiana por vía del intercambio comercial. Con parte de ese dinero el régimen colombiano financia la matanza de nuestro pueblo hermano provocando una verdadera guerra de exterminio. Nos gustaría que alguien nos desmintiera esta verdad trágica y pavorosa, pero sabemos que no existe explicación posible para justificar esta conducta repugnante.

Tres países, tres conductas. Hace apenas algunas horas fue posible conocer el sueldo percibido por los diputados de la Asamblea Nacional en un aproximado, pero que entrega muchas luces de cual es la conducta de una dirigencia que cada vez se aparta más de un pueblo que la votó confiado en que sería un elemento que ayudaría al cambio revolucionario. Tomando en cuenta lo que ganan estos señores y al calor de las declaraciones del presidente Chávez en contra de los trabajadores que pretendían “ganar tres mil bolívares fuertes”, es posible afirmar siguiendo las palabras del presidente, que nuestros diputados son entre 3 y 6 veces corruptos, de acuerdo con su escala de salario legal que es de 4 mil quinientos Bs.F pero que con “BONOS” llegan de 10 mil Bsf, a 18 mil bolívares fuertes. Para ellos si resulta el socialismo del siglo XXI.

La situación en muchos casos es tan indignante, que el mismo presidente ha cursado instrucciones para que los dirigentes no se dejen ver en sus fabulosas camionetas y carros importados en los actos públicos para no herir los sentimientos populares. El pueblo se cansa en forma progresiva de esta situación.

Toda crítica es condenada como proveniente de la CIA

A los revolucionarios se nos empieza a señalar como ultristas, radicales, agentes de la CIA, aliados del imperialismo, socios de la derecha fascista y enemigos del gobierno popular. Si realmente se hiciera un análisis objetivo de quien esta detrás de todas estas políticas que señaláramos anteriormente, quedaría claro quien está con el pueblo y quien se conjura contra el.

Los Guevaristas no suscribimos el famoso “reimpulso productivo”, que significó todo un paquete de medidas a favor de los aliados estratégicos del gobierno, que no son otros que los altos empresarios en palabras del presidente Chávez. Los Guevaristas no respaldamos el intercambio comercial con el narco-gobierno de Uribe ni tampoco nos abrazamos a ese criminal, no hemos apoyado la rebaja de los sueldos de los trabajadores ni hemos suscrito ningún convenio con las trasnacionales en detrimento de la soberanía nacional. Los revolucionarios no hemos fijado los sueldos de los altos funcionarios ni tampoco hemos licitado los cuantiosos contratos de obras públicas que han llenado los bolsillos de la gran burguesía nacional y extranjera. No les dimos amnistía a los golpistas asesinos de trabajadoras y trabajadores y tampoco hemos condonado la deuda a los enemigos jurados de la revolución. Nunca nos identificamos con el asesino de Tony Blair, socio menor de Bush en Irak y Afganistán, ni tampoco nos hemos declarado socialdemócratas. No somos nosotros quienes tenemos que dar explicaciones por nuestras definiciones y políticas seguidas en resguardo del capitalismo. Nuestra definición es clara y transparente: con los trabajadores, contra la burguesía y por la revolución socialista. Le guste a quien le guste, somos una realidad política porque formamos parte de este pueblo cansado de tanta conciliación y protección a los burgueses y explotadores. Aquí estamos y llegamos para quedarnos. No pedimos ni daremos cuartel en esta lucha por terminar con el capitalismo y por conquistar la revolución socialista. Ese es nuestro compromiso.

El camino de los Guevaristas y la unidad de la izquierda revolucionaria

En este camino, nos hemos ido relacionando con diversos colectivos y organizaciones políticas hermanas. A todas ellas les hemos hecho algunos planteamientos, que por lo demás son públicos para todos los sectores y especialmente para nuestro pueblo. Con algunos sectores nos hemos ido reuniendo y acordando una agenda de debates sobre los temas que nos parecen importantes. En algunos casos ha sido posible avanzar en conversaciones previas de conocimiento mutuo. En otros casos, hemos avanzado un poco más en la dirección de caracterizar el actual periodo de construcción revolucionaria y existe un importante sector con el cual aún no se ha iniciado conversaciones.

Es preciso señalar en forma transparente con nuestro pueblo que producto de las conversaciones desarrolladas, hemos crecido en forma impresionante. Decimos esto porque hemos escuchado en forma directa la opinión de una parte importante de los actores sociales y políticos que le dan sustento al actual proceso de cambios reformistas. Allí nos hemos encontrado con honestos y sacrificados revolucionarios que se encuentran fuera de los círculos de poder construidos por el reformismo. Ellos en forma honesta y transparente nos han señalado en algunos casos que coinciden con nuestro diagnóstico de la situación que vive Venezuela. Que les gustaría que el proceso avanzara en la dirección socialista, que comparten en gran medida nuestras críticas y balances sobre el gobierno y que contamos con su comprensión y simpatía. También allí se nos ha manifestado en forma clara que aún se tiene mucha confianza en que el presidente Chávez logrará darle un sentido distinto al actual proceso y que se confía en el camino socialista elegido por el presidente.

A esos honestos compañeros con quienes nos reunimos hace poco, les queremos hacer llegar nuestro afecto y reconocimiento revolucionario. Agradecerles la oportunidad que nos dieron de ser escuchados y del importante debate desarrollado teniendo como norte la profundización del proceso. También les queremos hacer llegar nuestro aliento, nuestro compromiso y nuestra comprensión. Nada mejor que cuando se junta el pueblo a discutir y a resolver. No compartimos su visión en este momento ni tampoco somos optimistas sobre el carácter y la dirección que esta tomando este proceso reformista. Nuestro análisis y nuestra posición, es pública al respecto y seguiremos perseverando en el mismo camino; construir la unidad más amplia posible sobre un programa de gobierno revolucionario que acorrale a la burguesía y que se produzca el cambio cualitativo en la revolución bolivariana para que esta se transforme en socialista.

No creemos que ese cambio lo provoque un hombre o un montón de iluminados, por más intenciones o deseos que expresen en esa dirección. Creemos firmemente que es el pueblo alzado y en fiero combate en contra del capitalismo y la burguesía, el único capaz de darle el carácter y el sentido socialista a la revolución que se necesita. Es el pueblo, con la clase obrera a la cabeza, quien debe derrotar a los sectores reaccionarios, derrumbar el Estado burgués y empezar la transición al socialismo. Tarde o temprano el pueblo tomará ese rumbo, con Chávez o sin él, esa no es nuestra decisión. Es la decisión que tiene que tomar el presidente y decidirse a seguir a su pueblo rumbo al socialismo, o apoyar a la burguesía tradicional y emergente en su intento de maquillarle la cara al capitalismo. Si el presidente Chávez tomará esta decisión mañana mismo, los Guevaristas y todo el pueblo alzado y combatiendo, lo respaldaríamos y estaríamos dispuestos a rendir la vida en esa batalla si fuera necesario. Esto lo haríamos no porque creamos en mesianismos, o en la iluminación del “líder” como muchos piensan. Ese no es nuestro camino. Lo haríamos porque eso nos acercaría a nuestro objetivo y al objetivo estratégico de la clase obrera de realizar la revolución socialista.

Lamentablemente no creemos que se de ese escenario por el momento, y la clase obrera y el pueblo pobre y explotado, no puede amarrar su destino a los designios de una persona, más todavía si observamos la compleja política de alianzas interburguesas en las que se sustenta el actual gobierno reformista. Por lo tanto, solo podemos confiar en las trabajadoras y trabajadores luchando en forma abierta por alcanzar un nivel de vida digno. Ese camino necesariamente los enfrenta con los intereses de la burguesía y el gobierno se tendrá que definir de una vez por todas para quien esta decidido a gobernar. La disyuntiva es clara en este contexto y se acaban las excusas; o se esta con el pueblo, con las trabajadoras, trabajadores, pobres y explotados de la ciudad y el campo, o se esta con la burguesía, con el capitalismo, usando las reformas como dique de contención a las justas demandas de los explotados.

Hoy más que nunca se debe seguir perseverando en el camino de la unidad de los revolucionarios y del movimiento social comprometido con el cambio revolucionario. También es la hora de seguir por el camino de la lucha ideológica desenmascarando al reformismo y a la conciliación de clases que proponen los sectores de la derecha roja enquistados en el gobierno. Se debe impulsar un fuerte debate en el seno del movimiento popular y llevar la discusión a todos los rincones de Venezuela. No podemos temerle a la opinión de las masas, sino ir a escucharlas y a entregar nuestra visión con una sana vocación de síntesis. La organización social será vital para enfrentar el intento por derechizar aún más el actual proceso e iniciar la gran marcha al socialismo. Se impone la expresión de los estudiantes revolucionarios, de los trabajadores, de los campesinos, de los indígenas y de todos los sectores que quieran dar el salto adelante que cambie la actual correlación de fuerzas. Ese es nuestro camino.

En los próximos días entregaremos una propuesta concreta a las organizaciones políticas y sociales que quieren avanzar al socialismo y derrotar a la burguesía y al capitalismo. Esperamos que todos los sectores que honestamente quieren avanzar al socialismo, nos acompañen en este proceso unitario y de lucha que hoy empezamos a dar los revolucionarios que más allá de colores y partidos, nos hemos comprometido con el futuro y tratamos de enterrar para siempre el actual sistema podrido y caduco en el que se apoya la burguesía para mantener sus privilegios.

Las definiciones que el pueblo esta esperando del gobierno

No quisiéramos enfrentar al gobierno en el cual creímos y al cual respaldáramos con nuestra movilización y nuestros votos. Nos gustaría ver al gobierno nacional enfrentando en forma resuelta a la burguesía parasita que ya no tiene nada que aportar a Venezuela y ponerse en forma decidida al lado de los explotados.

Nos gustaría ver al gobierno enfrentado con la burguesía que todos los días comete el crimen de la especulación sobre las tierras y propiedades urbanas situando el alquiler de una vivienda en algo inalcanzable. El promedio de alquiler de un departamento en Caracas bordea los cuatro mil bolívares fuertes (US 1860) a vista y paciencia del gobierno. Mencionamos este hecho solo como muestra, pero igual situación se repite en salud, educación, y en toda la variada gama laboral. Algunos mencionan la existencia de las Misiones Sociales como una alternativa para el pueblo, pero esas misiones necesariamente tenían el carácter de medidas de emergencia mientras se transformaba el Estado capitalista de explotación y no pueden verse como permanentes si realmente se quiere avanzar al socialismo. Esa situación consagraría la existencia de venezolanos de primera, segunda y tercera categoría social, lo que resulta inaceptable en el marco del socialismo. Las Misiones Sociales, son medidas de carácter asistencialista y temporales que no atacan el origen de la desigualdad social como es la existencia de la propiedad privada y la extracción de plusvalía a los trabajadores.

En ese sentido, es el gobierno quien tiene la palabra y quien tiene que definirse sobre para quien gobierna. Las trabajadoras, trabajadores, pobres y explotados de la ciudad y el campo, hace rato que vienen reclamando una definición precisa del gobierno en orden de atacar los intereses de los burgueses y capitalistas.

La actual correlación de fuerzas

Por el momento se observa una correlación de fuerzas en construcción que inclina la balanza hacia la burguesía, la corrupción, la burocracia y el parasitarismo. Pero las situaciones en política cambian rápidamente en ciertos momentos históricos y dependiendo muchas veces de factores subjetivos que actúan como verdaderos catalizadores de fuerzas que crecían en forma larvada e incipiente. A veces en la historia la dignidad, el decoro y la consecuencia política revolucionaria, han sido capaz de cambiar el curso de la historia a partir de hechos y actos concretos que vienen a interpretar el estado de ánimo de las masas y que tienen la importancia de inaugurar un nuevo escenario político donde nada volverá a ser como antes.

A pesar de que la actual correlación de fuerzas no favorece a los sectores revolucionarios, ya estamos en presencia de la aparición de voces y actores críticos que se empiezan a replantear los reales avances de los últimos diez años. Muchos honestos revolucionarios de base que le dan sustento de masas al actual proceso y al partido reformista en el gobierno, ven con desesperación creciente como muchos de los dirigentes que respaldaron siguiendo las instrucciones del presidente, hoy son consagrados empresarios y se siguen enriqueciendo mientras hacen gárgaras con el socialismo. Los sectores de base que repulsan esta situación cada vez son más como lo demuestran las movilizaciones de los estudiantes de la Universidad Simón Rodríguez, de las continuas denuncias en contra del Alcalde de Tinaquillo por el lucro con la salud que hacen él y sus familiares en la zona y las movilizaciones y tomas de industrias de los trabajadores en distintos sectores del país. Todo esto demuestra lo falso de la disyuntiva con la que se pretende chantajear al pueblo en general diciendo que si no se esta con el gobierno, se tiene que estar con la oposición fascista y ser contrarrevolucionario. Este chantaje se empieza a desmoronar en forma creciente aunque todavía no en forma masiva y orgánica. Va quedando claro que solo la organización con independencia de clase es capaz de construir una alternativa realmente revolucionaria que apunte hacia el socialismo. Esta tercera posición que establece su lucha en contra de la derecha fascista y contra las políticas que desde le gobierno pretenden perpetuar la conciliación de clases con una clara orientación reformista, esta destinada a crecer y extenderse por todo el territorio nacional como una nueva realidad.

En esta misma perspectiva es que hoy se debe hacer el mayor de los esfuerzos no solo en denunciar al sector de la derecha roja que se encuentra en situación de alianza con empresarios y políticos fascistas, sino en proponer en forma simple y compresible para todos, una alternativa al actual estado de cosas en el país. Esta propuesta no puede ser otra que un programa de gobierno revolucionario que contemple las medidas más urgentes a tomar para corregir el rumbo de la revolución y avanzar al socialismo.

El programa revolucionario tiene que definir en forma clara que no basta con hablar de nacionalizaciones, ya que estas se han transformado en la práctica en jugosas ventas de empresas para la burguesía y no han significado ningún avance en torno al control de las empresas “nacionalizadas” por parte de los trabajadores y las comunidades. Un ejemplo concreto de lo anterior lo constituye SIDOR donde el trabajo tercerizado es uno de sus principales pilares de gestión en materia laboral, mientras que el precio de los productos terminados que produce tal empresa, siguen en aumento como es el caso de las cabillas afectando el precio final de las viviendas.

Hoy se tiene que avanzar por el camino de profundizar nuestro concepto de socialismo y dotarlo de un programa concreto que tome en cuenta los reales intereses de la mayoría trabajadora y explotada. No basta con gritar a los cuatro vientos que se esta en contra de la conciliación y las medidas que afecten a los trabajadores. Debemos proponer y hacer política en serio sobrepasando la mera denuncia y avanzando en la organización tanto política-social, como política orgánica y constituir las fuerzas materiales con un sentido estratégico.

El combate ideológico y la lucha de masas

En esta hora y en adelante, se profundizará el debate ideológico en todos los sectores y el marxismo revolucionario seguirá recibiendo distintos certificados de defunción expedidos por los interesados en quitarle a la clase obrera y al pueblo explotado, no solo un método de análisis que le permita comprender la realidad, sino su arma más formidable para transformar esa realidad en un verdadero sentido revolucionario.

Las lecturas fragmentarias, sacadas de contexto y comparar al marxismo con el estalinismo, serán tareas cotidianas de la socialdemocracia y el reformismo. También el post-modernismo hará lo suyo tratando de ganar adeptos y neutralizar a los futuros combatientes venidos del campo popular. Uno de los principales agentes neutralizadores de la idea y el instrumento revolucionario, lo constituye el autonomismo en cualquiera de sus variantes muy extendidas en Venezuela. Debemos ser claros y contundentes en esta materia y desarrollar la lucha ideológica en cualquiera de las tribunas que se nos presenten acompañando nuestros dichos con una práctica política consecuente.

Esta lucha ideológica debe partir de lo simple a lo complejo desnudando los errores en las lecturas que pueden tener buena intención, pero que carecen de un diagnóstico objetivo de la situación concreta. Debemos salirle al paso a las ilusiones reformistas que bajo distintos ropajes encubren su falta de confianza en las masas y esconden posiciones de clase de clara orientación burguesa. Hoy se trata de llevar a las masas conceptos difusos y contradictorios entre si tratando de hacer entender la realidad como algo sin vinculo entre si, desestructurado y fragmentario.

Se pasa por alto el análisis de las situaciones concretas para afirmar que avanzamos al socialismo de la mano de la burguesía, que no es necesaria la lucha de clases, que estamos en presencia de un proceso de liberación nacional y muchas otras yerbas. También se habla de las tres R y de trasladar el poder a las comunidades. Todos estos argumentos tienen algo en común entre si y es tratar de justificar el hecho cierto que el actual proceso lo dirige la burguesía vieja y emergente. Cuando se habla de trasladar el poder a las comunidades, es como si estas vivieran en un micro sistema aisladas del sistema capitalista central. Nada se dice del marco jurídico, político y económico que se tendría que dar para lograr este paso ilusorio. Lo único que se logra con estos argumentos es adormecer al pueblo y seguirlo cegando con una irrealidad.

Otro de los argumentos repetidos hasta el cansancio es que es necesario lograr un alto grado de desarrollo de las fuerzas productivas y que esto solo lo puede producir el capitalismo y la burguesía. Con este argumento se justifican las posiciones de retaguardia en el mejor de los casos que juega la izquierda tradicional y su fracaso evidente en tratar de conducir a la clase obrera y al pueblo explotado hacia la revolución. Según estos sectores la revolución no se puede producir porque el número de obreros y su capacidad organizativa no son suficientes aún para el salto revolucionario. Esta posición esconde el reconocimiento a la propia incapacidad para generar una política acertada que las masas entiendan justa y estén dispuestas a pelear por ellas.

Cuando se habla de liberación nacional, no es otra cosa que retroceder en el tiempo a los años treinta del siglo anterior, exculpando a la burguesía nacional de tener vínculos con el imperialismo y afirmar que la burguesía tiene un potencial patriótico y nacionalista. Estas dos últimas afirmaciones no solo son falacias teóricas, sino que encierran el propósito de llevar adelante una alianza de largo plazo con ese sector social donde sean los trabajadores los que sigan resignando sus esfuerzos productivos para ir a mantener y sustentar a la burguesía parásita.

Cuando se habla que Venezuela es de todos, se esta hablando que todos los parásitos, ladrones y asesinos de trabajadores también tienen cabida en este proceso. Es la expresión sintética del intento de conciliar a las clases, como si el señor Cisneros o Mendoza, tuvieran algo que ver con los campesinos, trabajadores o explotados. De las tres R mejor no vamos a decir nada y dejaremos que sean los propios hechos los que hablen por nosotros.

Frente a toda esa suerte de maletín de mago ideológico que posee el capitalismo para engañar y mantener la explotación, a los revolucionarios se les impone derribar piedra por piedra todas esas falacias en el seno del pueblo utilizando la propia experiencia de las masas como una gran escuela de formación política. Allí estaremos los guevaristas en primera línea enseñando y aprendiendo de nuestro pueblo.

Estas horas que empiezan a mostrar ya los efectos de la crisis capitalista en Venezuela solo queda luchar con los trabajadores, contra la burguesía y por el socialismo. Nadie puede detener la rueda de la historia y nadie será capaz de paralizar eternamente a la clase obrera y al pueblo explotado por este sistema caduco y podrido como es el capitalismo. Las tareas planteadas para los revolucionarios no serán fáciles de lograr y nadie nos regalará nada en este combate. No importa lo afrontaremos todo con la alegría que produce combatir por las causas justas y en la certeza que venceremos finalmente.

Nadie puede sentirse abatido en el seno del pueblo por el rumbo que sigue tomando este proceso reformista. Ha sido un tiempo de largo aprendizaje y tarde o temprano se expresará toda la rabia contenida en contra de la burguesía y se retomará el camino revolucionario hacia el socialismo. Allí nos encontraremos compañeros llenos de fervor revolucionario y convencidos más que nunca que todo se logra luchando. Ese es el camino guevarista y ese será el camino que finalmente adoptará nuestro pueblo.

MGR: Movimiento Guevarista Revolucionario


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Recuperar

Carlos del Frade (APE)

...Nos cansamos de golpear puertas en el municipio y nadie nos dio una mano. Antes de meternos en la municipalidad vinimos a tomar un terreno... Este año fue complicado. Acá hay que estar para conocer el barrio. El que mira desde lejos dice es un barrio más. Pero el problema está adentro.

Mis hijos cuando llega gente se esconden porque viven en una casilla de cantonera, con piso de tierra. Yo les digo que por ahora estamos así, pero que algún día vamos a estar mejor. Ellos tienen vergüenza pero nosotros estamos así no porque nos guste, sino porque no queda otra. Hace veinte años soñaba con cambiar de vida, vivir una vida diferente, digna. Mi sueño es poder volver a vivir dignamente -cuenta Evaristo Guenuin junto a su mujer, Inés Fernández, habitantes de la villa “30 de Marzo”, junto a otras ciento treinta familias en la ciudad de Viedma, la capital del país de las manzanas, la provincia de Río Negro.

Los huracanes económicos, los vendavales de saqueo que volvieron a golpear en 2001 arrasaron con los puestos de trabajo, el auto y el negocio que tenían.

Ahora intentan zafar, empatarle al fin de mes.

Sin embargo, los Guenuin como las demás ciento treinta familias del villorio rionegrino merecen vivir con todas las letras.

No solamente zafar, sino vivir. Vivir.

Hacer realidad sus sueños y no ser carne de las pesadillas impuestas por unos pocos.

“Caminar entre las casillas de la toma 30 de Marzo, a un año del asentamiento ilegal de las primeras familias, es desolador. Obliga a pensar en que decenas de niños trascurrieron más de 365 días sin agua potable, sin electricidad, a merced del frío, del viento y la lluvia. En condiciones de extrema vulnerabilidad social y sanitaria”, dice una lúcida crónica de los medios regionales.

Los habitantes del lugar intentan escapar a la mayor perversión del sistema, el enfrentamiento de pobres contra pobres.

Las notas periodísticas señalan que “los propios vecinos mediante asambleas y acuerdos están pudiendo resolver los inconvenientes que surgen cuando algún recién llegado reclama un terreno ya ocupado”.

¿Esto pasa solamente en Río Negro?

No. Lo que sucede en la villa “30 de Marzo”, en los arrabales de Viedma, es una postal síntesis de la Argentina que a casi doscientos años de su proyecto colectivo inconcluso, la revolución de 1810, todavía no puede concretarlo a imagen y semejanza de los que son más.

Así como fueron robados los patrimonios y bienes de generaciones y generaciones de argentinos, también quedaron exiliados los deseos populares.

Habrá que recuperar patrimonios, bienes, planes y la vida de los pibes, las familias y los viejos.

Recuperar en la Argentina tiene un sentido revolucionario, significa pelear contra los saqueadores y devolver a sus legítimos dueños.

Recuperar es algo más que manejar la producción argentina según las necesidades argentinas, recuperar es nutrir de sentido a la vida de las nuevas generaciones y sentir que vivir con gloria, como promete el himno, todavía es posible porque -en realidad- no solamente es posible sino urgente e imprescindible.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Gendarmería en los barrios "conflictivos"

Graciela Cousinet (MDZOL)

Es cierto que la inseguridad está cada vez peor y que es razonable que la gente exija soluciones. Pero este problema es muy complejo, hunde sus raíces en la marginalidad y la pobreza y debemos convencernos de que no habrá soluciones rápidas. Es más, la aplicación de muchas de las recetas mágicas pueden generar aún más delincuencia.

En los barrios calificados como “conflictivos” viven, sí, delincuentes, pero mayoritariamente viven trabajadores que tratan de sobrevivir honestamente.

Muchas veces las garantías que se aplican con otros sectores sociales no rigen aquí y sus habitantes, especialmente jóvenes, son continuamente sometidos a todo tipo de atropellos. Esto sólo genera resentimiento y más violencia. Por otra parte, esta descalificación y la presencia constante de fuerzas represivas contribuye a la estigmatización de estos conglomerados, acentuando sus condiciones de marginalidad.

Si la Gendarmería opta por situarse en las entradas lo que se origina es un gueto, adonde nadie que no sea poblador entra. Se transforman en pequeños estados, como es el caso de las favelas en Rio de Janeiro, que se rigen por sus propias leyes y sus propias relaciones de poder y adonde el monopolio de la violencia legítima por parte del Estado se pierde. Hervidero de delincuencia que se expande por toda la ciudad y tiene asegurado su refugio tan pronto como traspone los acordonamientos policiales.

Nuevamente hay que insistir que la inseguridad no se soluciona con más policías poco capacitados y mal pagos. La represión y la policía son necesarias, hay que detener y castigar al delincuente, pero eso no basta y mientras sigamos produciendo las condiciones que los generan éstos seguirán apareciendo en cantidad cada vez mayor.

El Estado tiene que entrar a los barrios pero, fundamentalmente, para educar, proveer oportunidades de empleo, de practicar deportes y actividades recreativas y artísticas, capacitar en oficios, construir espacios públicos, promover emprendimientos cooperativos, etc.

Otro lugar adonde el Estado debería asumir sus responsabilidades es en la cárcel. Un espacio sólo deencierro, adonde no existe ningún proyecto de reinserción, adonde los presos permanecen inactivos, con escasas oportunidades de estudiar, acrecentando su resentimiento y evadiéndose a través de las drogas que entran con facilidad. Las cárceles en Mendoza son un verdadero criadero de delincuentes, se supone que el 70% reincide.

Una reflexión final, si hay ladrones hay quienes compran lo robado. ¿Es tan difícil realizar tareas de inteligencia para determinar adónde se realizan estas transacciones y cortar con la cadena que abastece a los delincuentes? ¿No es esto más sencillo y más justo que sitiar y poner bajo sospecha a todos los habitantes de los barrios pobres de Mendoza?

Graciela Cousinet es vicedecana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) y candidata a senadora nacional por el Movimiento Libres del Sur.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: Un mal que avanza pese a la negación

Andrea Diez (ARTEMISA)

El avance sistemático del dengue en el Chaco, que ya afecta a más de 15 mil personas en el Norte y Centro del país, coincide con un vacío estadístico oficial de la enfermedad y con la falta de reconocimiento gubernamental de los pronósticos de los profesionales de la salud. ¿Cuáles fueron los factores que intervinieron para que esta enfermedad sea hoy considerada una epidemia? La descripción de una situación sanitaria crítica que desnuda otra: la pobreza estructural y la falta de políticas públicas de prevención.

La endemia del dengue estalló hace aproximadamente tres meses en Chaco, cuyas localidades más afectadas son Charata, Sáenz Peña y, extraoficialmente, Campo Largo, Tres Isletas y Napenay. Un espiral de entredichos, desmentidas, silencios y discursos con promesas de acciones, por muchos consideradas insuficientes, rodea la muerte de tres mujeres charatenses: Carolina Ruth Gómez, de 18 años; Nélida Giménez, de 38; y Susana Jiménez, de 41.

Tras la muerte de la joven de 18 años, ocurrida el 15 de marzo en el Hospital de Charata, el jefe de cirugía se refirió a la causa del deceso como "dengue hemorrágico" y dicho diagnóstico habría sido confirmado por el Instituto Maiztegui, de Pergamino (Buenos Aires). El fallecimiento de Carolina Gómez fue el puntapié para la conformación de un comité para reforzar la asistencia, que apropió como "cosa de la comisión" toda información surgida de los hospitales y la restricción del público acceso a la misma así como también la relativización de todo dato allí generado.

La muerte de Susana Jimenez deja en evidencia la mayor exposición al riesgo de una mujer en etapa de amamantamiento, ya que se encontraba dando de mamar a su beba al momento de comenzar con el malestar. Y, según fuentes médicas, en su cuadro e historia clínica se conjugan no sólo las pocas reservas nutritivas sino también las bajas defensas.

La mujer, pese a la negación oficial, habría padecido dengue "determinado por nexo epidemiológico" (diagnosticado clínicamente, por presentación de síntomas), por lo que la necrosis, argumentada como causa de su muerte, encontró allí su posibilidad de agravarse y en la desnutrición, la clave de la muerte.

En cuanto a la negación de que el fallecimiento de las mujeres haya sido como consecuencia del dengue, Rolando Nuñez, director de Centro de estudios Nelson Mandela explica que "es común que estos pacientes positivos de dengue presenten un cuadro serio de inmunodeficiencia que propicia, a su vez, la aparición de infecciones o virus oportunistas que pueden llevar a la muerte". Cabe destacar que para las mujeres embarazadas el riesgo es por partida doble: están en juego la vida del feto y la de la madre, dada la susceptibilidad del sistema inmune.

Falta de Información

El Centro de Estudios Nelson Mandela, cuya dirección está a cargo del doctor Rolando Nuñez, ratifica la existencia de un informe con cifras que hablarían de una epidemia, y que pese a haber sido negado por el gobierno, se cree que fue realizado por la Dirección de Vigilancia Epidemiológica y Vacunas del Ministerio de Salud de la Provincia del Chaco.

El documento se refiere a 15.884 personas asistidas, de las cuales 11.363 habrían sido diagnosticadas enfermas de dengue por laboratorio (análisis serológicos) y por nexo epidemiológico (clínica o sintomáticamente). No hay exactitud, pero la mayoría de los enfermos entrarían en la segunda tipología. Asimismo, se estima que la inmensa mayoría de los afectados son personas que se encuentran bajo la línea de pobreza.

El jueves 2 de abril, una comitiva de voluntarios de ese centro de estudios llegó a la localidad de Charata y, al respecto su director, sostuvo: "Hemos tomado conocimiento de la consulta diaria de entre 500 y 1.000 pacientes. Nos confirmaron que la cifra de nuevos enfermos se detuvo, sin embargo se incrementó el número de pacientes reciclados (con síntomas de la enfermedad y en tratamiento, en estado ambulatorio)".

Pobreza y desinformación

Entre los factores claves de la aparición de la epidemia, puede sin duda mencionarse la pobreza. En Charata, pese a ser una de localidades más ricas, en calidad de producción de soja, existen zonas muy pobres, entre las cuales se destacan los basurales Grande y Chico y la laguna artificial conocida como Barrio Usina.

Según Rolando Núñez, las claves que propiciaron el terreno para el avance de la epidemia fueron, "una comunicación social muy cerrada, la organización comunitaria inexistente en el comienzo y desde el punto de vista sanitario la falta de investigación epidemiológica, tanto para prevenir la presente situación como para afrontar este crítico momento y determinar si estamos frente a una posible mutación del dengue".

Antecedentes

El dengue es una enfermedad que ya tiene más de 20 años en la provincia del Chaco. El último brote tuvo lugar en 1999 y se trató de dengue de tipo 3, importado. Mientras que en el 2005 se registraron casos autóctonos.

Los factores que propiciaron la aparición de la enfermedad en la provincia fueron: el descontrolado crecimiento de la población, la no existencia de un sistema seguro de agua potable e incluso la falta de dichos recursos en algunas zonas; la incrementación del uso de materiales descartables (recipientes, envases pet, etc,) y una mayor resistencia generada por el mosquito frente a pesticidas utilizados para la fumigación.

A su vez, la línea de miseria conlleva otros cuatro factores: casas con piso de tierra, sin agua potable, jefes/as de familia generalmente desempleados/as o con un ingreso mínimo insuficiente y el analfabetismo. Cabe adicionar la falta de higiene personal y alimenticia y el desarreglo de la vivienda.

En la situación actual, también jugó un rol determinante el funcionamiento de las instituciones. Por ejemplo, cómo funcionaron los ministerios: en enero de este año, se generó un gran vacío de personal, dado que cerca del 95 por ciento de los empleados públicos estaba de vacaciones. Fue en la primera quincena de febrero cuando avanzó la enfermedad.

Tal como remarcó Núñez, "no existen criterios ni experiencia sobre el dengue dentro de la comisión de salud. Esta situación es consecuencia de todo lo que se dejó de hacer bien: una mala gestión, no en lo que se refiere a materia de programas sino a la ausencia de una investigación epidemiológica".

Y agregó que se han "detectado pacientes que al día 30 no presentan sintomatología". Definitivamente cabe la posibilidad de que se trate de una 'mutación', con casos de pacientes asintomáticos, amén de una estación más que particular: un otoño más seco de lo habitual en la zona."

Zona crítica

Luego de su recorrida por Charata, la comitiva del Centro de Estudios Nelson Mandela recabó testimonios que indican que en el hospital de la localidad "hacen falta al menos 10 médicos, entre epidemiólogos, infectólogos y generalistas y 10 enfermeros profesionales, a fin de dar a vasto con la inmensa demanda".

Sin embargo, el director del centro destacó que "en la carpa instalada a fin de alivianar el afluente de casos al nosocomio local se atienden entre 120 y 130 pacientes por día, lo cual es bueno, mas no suficiente. Allí hay paramédicos y generalistas, pero faltan especialistas"

Finalmente, Núñez concluyó que "en casos como éste es preferible una información completa, aunque parezca difamable para el Gobierno, ya que es sólo a través de la información y la unión en trabajo comunitario como vamos a combatir este mal".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: “Al dengue lo incubó la inacción de varios gobiernos”

Carlos Saglul (ACTA)

Héctor "Pelusa" Carrica, secretario general de la Federación Nacional de Salud de la CTA y delegado normalizador de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) del Chaco, no duda en señalar que esa provincia está atravesando por la peor epidemia de dengue de la historia.

El dengue no vino solo y no nos referimos al mosquito. A esta epidemia que es la peor de la historia la incubó la inacción de varios gobiernos.

Héctor Carrica, Delegado Normalizador de ATE en el Chaco, señaló a ACTA que hace más de 15 años viene denunciando desde la Federación Nacional de Salud que encabeza, que algo así podía pasar: “Hay dos temas centrales detrás del dengue. El desmonte y la emergencia alimentaria. En ambos se ve la ausencia del Estado”.

Carrica señaló que “ahora muchos partidos de la oposición se rasgan las vestiduras pero se pasaron años sin hacer absolutamente nada. No se tomaron medidas para que haya atención primaria de la salud. La mayor parte de las familias no tiene cloacas ni agua corriente. A esta epidemia la incubaron entre todos, oficialismo y oposición".

A continuación, lo más saliente del diálogo mantenido ayer con "Pelusa" Carrica:

¿Cómo colabora la Central en esta emergencia?

Tenemos equipos de compañeros de aquí, Córdoba, Salta y otras provincias trabajando casa por casa. Hay dos tareas fundamentales, una es la fumigación, la otra divulgar como se previene la enfermedad. Realizamos reuniones en los barrios. Nuestra organización está pegando 10 mil afiches con indicaciones en este sentido.

Se denunció que las fumigaciones no son efectivas.

Lo que pasa es que fumigan y cada vez hay más mosquitos. Habría que establecer si los insecticidas que han mandado están vencidos o los mosquitos están mutando, es decir son inmunes. Hay que tomar conciencia que es la epidemia más grave de la historia de Chaco.

Se informó de 3.590 afectados en la provincia, ¿la cifra es confiable?

Están ocultando la gravedad de la epidemia. De cada 10 personas con síntomas a una les hacen los análisis y lo mandan al laboratorio de Pergamino, en la provincia de Buenos Aires. ¡Hay un solo laboratorio para todo el país!. Esto habla de la falta de una política sanitaria. Te da una idea clara que en el mejor de los casos, no hay estadísticas claras para medir la epidemia que puede ser pandemia.

¿La deforestación ha favorecido la situación para que cunda la epidemia?

En el norte han deforestado 25 veces la provincia de Buenos Aires. El calor que hace y que no debería ser natural para esta época del año beneficia el crecimiento de las larvas. Esto es producto del cambio climático, al igual que la falta de lluvias y la consiguiente sequía.

Hay 750 hectáreas de soja donde ayer había algodón. Para sembrar soja los productores desmalezan el territorio a través de enormes incendios. El fuego mata todo lo que encuentra a su paso, inclusive los sapos que se alimentan de los mosquitos, los mismos que están sembrando el dengue por todas partes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Fe: Hay 250 personas con cuadros febriles en Hersilia

NOTIFE - LT10

El temor a que se detecte algún caso de dengue en la norteña localidad impulsó al ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe a enviar una delegación de médicos que evalúe la situación. Desde el Samco reconocen que la cantidad de casos atendidos supera a los 250 pero aún no hay confirmaciones.

Este mediodía el ministro de Salud de Santa Fe, Dr. Miguel Ángel Cappiello, confirmó que más de 200 personas de la localidad de Hersilia, en el norte de la provincia, concurrieron al Samco regional para realizar consultas por cuadros febriles, acompañados por descomposturas estomacales y dolores musculares.

Ante la posibilidad de que se detecte un brote de dengue allí, el titular del área determinó el envío de una delegación de profesionales para que mantengan reuniones con los responsables del centro asistencial.

De este modo, el funcionario aseveró que todos los casos “están siendo analizados” y que por el momento no hay confirmación alguna. Así estableció que se tomaron las muestras de sangre correspondientes para establecer si se trata o no de la enfermedad transmitida por el mosquito.

Ante esta realidad, Cappiello se comunicó con su par de la Nación, Graciela Ocaña, quien comprometió para hoy el envío de los fondos necesarios para realizar la correspondiente fumigación en todo el departamento San Cristóbal.

A su turno Karina Iraldo, la referente del Samco de Hersilia, no ocultó la preocupación que rodea al cuerpo médico pero estableció que “no podemos emitir ningún diagnóstico hasta tanto se tengan las pruebas de laboratorio”. Sin embargo se mostró sorprendida por los más de 250 casos similares que “surgieron de golpe” y reconoció que el ministerio santafesino “envió inmediatamente una delegación para evaluar el brote”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...