viernes, 15 de mayo de 2009

Noticias Censuradas (XVII): Estados Unidos bloquea el agua limpia en Haití. En Turquía fracasa la gran fiesta por la privatización universal del agua


Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Estados Unidos impide que la población de Haití pueda consumir agua limpia presionando para que los proyectos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) pongan como condición más políticas neoliberales al gobierno de la empobrecida nación africana enclavada en América Latina, convirtiendo la escasa “ayuda” en una gigantesca farsa.

Entretanto, grupos de activistas por los derechos de los pobres al agua boicotearon en Turquía el Foro Mundial del Agua, celebrado a fines de marzo de 2009, como una feria para promover la privatización corporativa del agua “orbe et urbi”.

EEUU bloquea el agua potable en Haití

Grupos de derechos humanos emitieron un informe denunciando el bloqueo de la administración Bush a la ayuda “potencialmente salvavidas” a Haití para entrometerse en los asuntos políticos de la empobrecida nación. Además de ser el país más pobre del hemisferio occidental, Haití también consume la peor agua del mundo, figurando en el último peldaño del Índice de Pobreza del Agua (Water Poverty Index).

El Centro Memorial Robert F. Kennedy para los Derechos Humanos demostró con documentos internos del ministerio del Hacienda, o departamento del Tesoro, de EEUU que el 4 de agosto de 2008 Washington paralizó, por motivaciones político-ideológicas el otorgamiento de 146 millones de dólares en préstamos ya aprobados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para Haití.

El BID aprobó originalmente los préstamos en julio de 2008, incluyendo 54 millones para los proyectos urgentes más indispensables para el saneamiento del agua. Sin embargo, documentos desclasificados demuestran que altos funcionarios del BID y del Tesoro de EEUU se coludieron para atar los préstamos a patrones de políticas, sin ninguna relación con el agua, que el gobierno de EEUU pretendía obligar al gobierno haitiano a ponerlos en ejecución.

Esta intervención se hizo en violación flagrante de la carta del BID, que prohíbe al banco basar sus decisiones en asuntos políticos internos de los Estados miembros.(1)

Foro Mundial del Agua promueve el fraude corporativo

Los activistas de los derechos de agua boicotearon el Foro Mundial del Agua celebrado en Turquía a fines de marzo de 2009, como una feria para promover la privatización corporativa del agua, organizada principalmente por el Consejo Mundial del Agua, dominado por las dos corporaciones privadas del vital líquido más grandes del mundo, Suez y Veolia.

El consejo promueve políticas y proyectos extraordinariamente costosos y destructivos como la llamada Paternidad Pública-Privada [del Agua] (Public-Private Partnerships, PPP), que presiona por el traspaso del agua desde empresas públicas a corporaciones privadas.

En los países en que los servicios de agua se convirtieron en propiedad privada, como Argentina, El Salvador, Bolivia, EEUU y otros, hubo grandes protestas por desmesurados aumentos de precios, contaminación y agotamiento del agua, y enormes cortes del servicio. A pesar de todos los impactos dañinos, los acuerdos del Consenso del Agua de Estambul llamaron a comprometer a las autoridades locales con políticas similares del agua.

El foro de este año publicó un comunicado que describe el acceso al agua como “necesidad humana básica”, no como un derecho humano. Los activistas advierten que mientras el agua sea definida como una “necesidad”, y no como un “derecho”, se convierte en una simple mercancía más, sin que se exija ninguna obligación de los gobiernos para garantizar a todos el acceso al vital elemento.

La activista Maude Barlow, miembro del Consejo Canadiense y fundadora del Proyecto Planeta Azul (Blue Planet Project) sostuvo que las compañías transnacionales del agua y el Banco Mundial no son los anfitriones apropiados para un foro mundial sobre el agua y propuso que esa instancia sea auspiciada por la Asamblea General de Naciones Unidas, manteniendo el derecho común transparente en la confianza pública para evitar la situación profundamente no equitativa en que el agua es negada a los pobres para dársela sólo a quienes puedan pagar por ella.(2)

*) Resúmenes de historias periodísticas ocultadas por la gran prensa de EEUU y el mundo, elegidas entre cientos de noticias estudiadas por el Proyecto Censurado de la Universidad Sonoma State de California para la selección final de 25 historias relevantes a publicarse en el anuario Censored 2009/2010.

Fuentes:
1) Investigado por Leora Johnson y Elizabeth Vortman
–“Bush Administration Accused of Withholding ‘Lifesaving’ Aid to Haiti” Cyril Mychalejko, upsidedownworld.org, 6/25/2008
http://upsidedownworld.org/main/content/view/1348/51/
– “RFK Center Releases Documents Outlining US Actions to Block Life-saving Funds to Haiti" RFK Memorial Center for Human Rights, 4/08/2008
http://upsidedownworld.org/main/content/view/1441/68/
2) “Fifth World Water Forum Marked by Violence and Repression”Jeff Conant, AlterNet, March 17, 2009 http://www.alternet.org/water/132066/fifth_world_water_forum_marked_by_violence_and_repression/
–“An Inside Peek: Why the World Water Forum Is a Sham” Jeff Conant, AlterNet, March 18, 2009 http://www.alternet.org/story/132355/an_inside_peek%3A_why_the_world_water_forum_is_a_sham/
–“Water Rights Activists Blast Istanbul World Water Forum as ‘Corporate Trade Show to Promote Privatization’” Democracy Now! March 23, 2009
http://www.democracynow.org/2009/3/23/water_rights_activists_blast_istanbul_world
–Andria Lewis interviews Maude Barlow, KPFA, March 29, 2009 http://kpfa.org/archive/id/49568

Autor foto: RADIO NEDERLAND


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las raíces y causas de la insurrección y la matanza del 1932 en El Salvador: Entrevista a Will Alfredo Pinto


Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Un agradecimiento especial a Marialuisa Atienza por la
trascripción de los reportajes de El Salvador.

Para ser indígena su altura, 1,97 centímetros, me impresiona cuando nos sentamos en el patio y jardín amplio en la sede del FMLN en el municipio de Izalco, en el departamento de Sonsonate. Sin embargo, este inmenso líder de los indígenas es ciego pero en nuestro recorrido por el casco urbano junto con el nuevo alcalde de Izalco, habla sobre la historia de este hermoso pueblo con una exactitud y conocimiento que me deja sin respiración.

William Pinto es miembro de “la Comisión de la Verdad, sobre el genocidio de 1932” que
investiga sobre las causas que desataron la insurrección y la posterior matanza y etnocidio ese año. Y con él conversamos.

Dick Emanuelsson – Estamos en Izalco donde hemos hablado con el alcalde recién elegido, Roberto Alvarado, en la lista de FMLN. Izalco como ciudad también es conocida por la historia de la insurrección en el mes de enero de 1932 y la posterior matanza de miles de personas en toda la república de El Salvador. Aquí en Izalco se calcula que fueron más de 1.000 personas que fueron ejecutadas por la policía y el ejérci
to. Y aquí enfrente tenemos a WILL ALFREDO PINTO, un indígena originario, porque hay que decirlo también, que fue la población indígena, campesina, que en gran parte fue masacrada ese mes en el año de 1932.

Muchísimas gracias William por atender esta entrevista y cuéntanos en grandes rasgos, que es 1932 para los indígenas, para los habitantes acá en Izalco, qué fue lo que causó esa insurrección y después la matanza a la población


William Pinto - Muchas gracias de antemano por la oportunidad y para poder divulgar la historia de mi querido pueblo Izalco. En 1932, como es de conocimiento de muchos, y de hecho m
uchos investigadores, como Erick Shin y otros que han venido a investigar sobre el genocidio de 1932, podemos decir que el genocidio de 1932 tuvo diferentes causas.

Las leyes que les quitó la tierra a los indígenas

Una de ellas fue la pérdida de tierras, la comunidad indígena siempre se caracterizó por tener tierras comunales, tierras ejidales y en 1881, –85 aproximada
mente, cuando era presidente el señor Rafael Zaldívar comenzó con reformas a la Constitución en la cual se comenzaron a quitar las propiedades comunales y ejidales a la comunidad indígena para dárselas a personas para que pudieran cultivar lo que es el café. Entonces, estas tierras fueron quedando en manos de muy pocas personas, después de ser tierras compartidas por la comunidad, quedaron en manos de una sola persona.

Entonces esto trajo descontento a lo largo de varias décadas, pero en 1932, aparte de la gente estar demandando que se le devuelvan sus tierras y que no se les sigan expropiando, estaba la recesión económica, que fue en 1926-1929, en EEUU. Esta recesión económica mundial, afectó también a nuestro El Salvador, igual como en la actualidad que estamos pasando por otra
situación bastante parecida.

Todos los derechos eran violentados

Son como las cosas que vinieron y que causaron que el pueblo comenzara a organizarse. Toda la gente que trabajaba, hablan que en los cafetales sólo iban a trabajar por la tortilla con frijoles, y no les daban dinero, o si le daban, les daban algo que no era realmente lo que ellos debían de tener como salario, en la corta de café, corta de caña u otro tipo de labores en aquel entonces. Entonces, la gente desesperada por la situación económica, además que se les estaba quita
ndo las tierras, no se les estaban cumpliendo sus derechos como el derecho a la salud, el derecho a la educación, en Izalco en aquel momento sólo había nada más uno o dos centros educativos, que no eran lo suficiente y aún no daban abasto para toda la población de aquel momento. El analfabetismo era alto. Entonces, todos los derechos básicos de la comunidad indígena, eran violentados. Entonces la gente comenzó a organizarse y la gente uno o dos años antes de 1932, en el sector sur de Izalco, a las 5 de la tarde, bajaron nuestros abuelos, nuestros indígenas a reunirse, venía alguien a darles como una asesoría de cómo organizarse, todo fue un proceso que se trajo uno o dos años antes, para digamos a venir a hacer el levantamiento indígena-campesino de 1932, el 22 de enero.

DE - ¿Para recuperar la tierra?


WP – Sí, era para recuperar las tierras, para que les sean devueltas sus tierras, pero también era para un mejor salario, acceso a salud, a educación, y otros derechos que no tenían, y, incluso la mujer para esa época no tenía ningún tipo de derechos ni políticos, ni económicos ni sociales. Era también parte, en algunos municipios la mujer jugó un papel importante también en el levantamiento de 1932.


DE – ¿El decreto presidencial de ley de 1881-1882 entregaba la tierra en manos de pocas personas, o sea, los cafetaleros?

WP – Lo que pasa es que... acordémonos que el presidente Zaldívar y otros, estuvieron
interesados en la economía, según ellos, en nuestro país y vieron que el café era una fuente que traía más divisas, más recursos exteriores al país, y entones, de ahí viene la iniciativa de buscar las mejores tierras y que eran poseídas por las comunidades indígenas, para quitárselas y que éstas sean entregadas a familias o a personas para el cultivo del café

DE - ¿Y la tierra prácticamente queda en manos de 14 familias en el país?

WP – Sí, así es, en las manos de 14 familias, familias que muchas de ellas eran las mismas que posteriormente llegaron al poder, a la presidencia, la familia Regalado, la familia Dueñas, Méndez Quiñónez, todas estas familias que fueron algunas de las beneficiadas de aquel momento.

El fraude electoral en enero 1932


DE - ¿Y las elecciones del 3 de enero de ese mismo año, el año 32, que fue el gran fraude también, porque las capas populares también ganaron…

WP – Hay varios elementos como que vinieron realmente a dar el estallido final, como a romper la válvula de escape, y eso fue las elecciones del 3 de enero de ese momento, donde m
uchos líderes indígenas tenían la posibilidad de ser el nuevo alcalde de los respectivos pueblos. Por ejemplo aquí en Izalco, se habla de un indígena de nombre Inés, no recuerdo el apellido en este momento, pero así otros, como el caso de Nauizalco, entonces el partido en el gobierno sabía que si la comunidad indígena comenzaba a retomar el poder popular, municipal, se iba a hacer más difícil que las tierras fueran quitadas a las comunidades. Y posiblemente iba a haber más luchas para poder recuperar las tierras que ya se le habían quitado.

Entonces, no tenían otro camino que hacer el fraude electoral y de esa forma violenta e ilegal, poder ellos seguir enquistados en el poder. Ahí es donde la comunidad indígena que ya estaba en el proceso de organización uno o dos años antes, ve como injusto que se le violente también su derecho político de una forma bastante evidente, y de ahí esto trae también como el estallido social en aquel entonces.


DE – ¿Mejor dicho, la insurrección fue legítima, porque habían cometido un fraude por parte del Estado?

WP – Sí, si lo vemos desde el punto de vista electoral, fue legítima, porque hubo un fraude electoral, pero acordémonos también, como lo dije anteriormente, la insurrección fue también legítima porque se les estaba desposeyendo de la tierra, le estaban quitando las tierras a la comunidad indígena, la recesión económica estaba afectando los salarios, estaba afectando la economía también, de la misma comunidad indígena. Entonces, todos esos elementos vinieron a darle más legitimidad a la insurrección de 1932.

El papel del recién nacido PCS en el 1932

DE – Los historiadores han hablado sobre el papel del Partido Comunista, dirigido por Farabundo Martí y Feliciano Ama, que era un líder indígena que poseía bastante tierra acá en Izalco, él ingresó también al Partido Comunista, y dicen algunos historiadores que el Partido Comunista no estaba tampoco unido por la señal de la insurrección, en el comité ejecutivo ahí era seis personas a favor y tres personas en contra, porque pensaban que era la perspectiva era un baño de sangre. El Partido Comunista también había lanzado la consigna de recuperar la tierra para los indígenas y los campesinos, ya estaban también en la insurrección.

WP – Hay varias versiones en este caso de 1932. Por ejemplo el año pasado tuvimos una ponencia con el historiador Carlos Gregorio de la Universidad Nacional, y habla que hay documentos donde dan fe que Feliciano Ama era parte del partido comunista, pero para muchos investigadores no lo era. Entonces, en 1932, aparte del movimiento indígena-campesino acordémonos que también había otros movimientos, y uno de ellos era Socorro Rojo Internacional, que venía desde Nueva York y era como un movimiento defensor de los der
echos humanos, pero a la vez estaba también lo que era el Partido Comunista, estaban los movimientos que se comenzaban a formar, los movimientos sindicales laborales de aquel momento. Había como diferentes movimientos que también estaban insatisfechos con la gestión de gobierno del momento. Creo que la participación del Partido Comunista, al menos en lo que corresponde al sector indígena de Izalco, o de los Izalcos, es bastante poca. Lo que yo he logrado investigar es que era más el Socorro Rojo, el que estaba metido entre la comunidad indígena, tratando de orientar y organizar. Pero yo creo que al final el partido comunista pudo haber tenido una participación en el levantamiento de 1932, pero aprovechando la situación, no es que la haya promovido, o que haya sido parte desde un inicio.

Las ejecuciones y los testimonios

DE – De todas maneras fueron detenidos Farabundo Martí y Feliciano Ama y fueron ejecutados de modos crueles. Cuéntenos un poco ¿qué es lo que se sabe aquí en Izalco sobre las ejecuciones y la represión durante los meses después?

WP – Según la investigación, porque debo decir que yo pertenezco a una comisión que se llama Comisión de la Verdad, sobre el genocidio de 1932, que en los últimos meses hemos detenido un poco la investigación por falta de recursos y otras situaciones que nos han afectado, pero desde hace dos años se juramentó la Comisión de la Verdad, sobre el genocidio de 1932, como una iniciativa de la Fundación José Feliciano Ama, integrada también por la iglesia y las cofradías indígenas.

Entonces, en esta Comisión de la Verdad, hemos visitado varios sobrevivientes de 1932, lo cual no es fácil que ellos puedan expresar lo que vivieron, lo que sucedió en aquel entonces, porque todavía siguen habiendo algunos traumas psicológicos, desde hace más de 77 años. Entonces, en esto el genocidio de 1932 comienza, bueno, para algunos comienza en una tarde, pero para otros comienza en una madrugada del 22 de enero donde las tropas que eran mandadas por el general Maximiliano Hernández Martínez, entran por la parte Sur de Izalco. En la parte Sur está lo que es la antigua estación del tren, entones entran por esa parte las tropas, y comienzan a matar a cualquier persona que se encuentran, porque la comunidad indígena se reúne el 21 en la noche, en algún punto de Izalco, que si no mal recuerdo, es en el fondo Sur de Izalco, se reúne toda la gente que estaba organizada, para tomar la decisión del levantamiento a media noche.

Machetes, con garrotes, con piedras

En este levantamiento se habla que se saquean algunas casas, se habla que la comunidad indígena obstaculiza la calle principal que va hacia San Salvador, se organiza ahí con machetes, con garrotes, con piedras, y buscan la forma de cómo también el alcalde que estaba, ya no continúe. Y en esta lucha muere el alcalde Miguel Cano, que es perseguido por algunos indígenas y lo alcanzan y lo asesinan. Entonces todo esto crea un caos, y esto no es solamente en lo que es Izalco, al mismo tiempo estamos hablando de Apaneca, Taco, Coayuba, Nahuizalco, Tepecoyo, Zacacoyo... todos los municipios, que antiguamente era conocido como los Izalcos, prácticamente

DE - ¿Era furia acumulada durante muchos años?

WP – Durante muchos años, por la misma insatisfacción, por el mismo malestar social que había, social y económico. Pero una de las características que se dan en el genocidio de 1932 y que llama mucho la atención, es por qué no morían las mujeres. Las mujeres no se les mataba, al menos en el sector de Izalco, sólo eran asesinados, niños desde los 12 años en adelante, y hombres. Mujeres, al menos en Izalco, se habla que en Sonsonate y otros municipios, sí mataron mujeres pero fueron bien mínimos. Pero en lo que es Izalco, no murió ninguna mujer, según los testimonios que tenemos. Murieron niños y podemos decir que lo más fuerte dura alrededor de ocho días, pero según algunas sobrevivientes del 32, eso pasa alrededor de un mes, la situación caótica de ese momento. Habla una señora que entrevistamos, Julia Chúe y a la señora Carmen Tespa (ve la entrevista anterior), que todavía vive, que cuando venía la tropa, seguían a las personas, mataron a unos hermanos de apellido Chile y dice que ellos corrieron y la guardia detrás y les dispararon y ahí caían. Otros, donde caían eran quemados y posteriormente eran tirados sobre carretas, jaladas por bueyes, y venían a enterrarlos a lo que es la fosa común más grande que está a algunas cuadras de acá.

Mil muertos en una fosa común y más trampas

DE – ¿De la iglesia…?

WP - La iglesia Asunción. Esa fosa común, según la niña Julia Chué y la niña Carmen Tespa que son las que vieron, vieron, porque la niña Julia Chué el papá no sabía donde estaba y ella se le escapó a la mamá, una niña de unos 8, 10 años, y vino a ver si su papá estaba entre medio de esa gente. Y no lo vio y escondida detrás de un muro, dice y ella miraba cómo a los hombres los ponían en una formación, y ahí, habla de que eran más de 1.000 en ese momento los que ella vio ahí, formados, los ponían a excavar la fosa, y después eran fusilados y eran enterrados. La niña Carmen Tespa habla que ella estaba en una corta de café en una finca al costado oriente de Izalco, un cantón que se llama El Zunza, y cuando ella se vino, dice que le tocó entrar por el lado de Tecozón y eran tendaladas, habla la señora así, de muertos

DE – Alguna ocasión en que el cónsul inglés habla de que venían 1.000 indígenas a la alcaldía para pedir sus cédulas o algo así y fueron asesinados unos 700.

WP – en el caso de Nahuizalco que es el lugar… yo creo que también en Izalco y en diferentes municipios, pero Nahuizalco, según la investigación que hizo Santiago Consalvi, del Mupi, un video que se llama “Cicatrices de la Memoria”, se habla de que el alcalde de allá engañó a la gente dándole un documento, y con ese documento ya no iba a ser perseguida, días después de la masacre de 1932. Pero más sin embargo, era para todo lo contrario, era como para tener un mayor control de la gente indígena y después era asesinada y en ese caso también en Nahuizalco también se utilizó el sacerdote, según la investigación, para confesar si era parte o no del movimiento, y a la vez, era asesinado.

DE – Aquí afuera, la costa, también está un destructor de la flota norteamericana, que hablaba también de que no era necesario desembarcar tropas, porque ya los mismos militares habían hecho el trabajo, como decían.

WP – Sí, eso es como parte de lo que estaba... los mismos militares salvadoreños, pero en ese punto de la tropa, creo que era de EEUU, habría que decir algo importante; las relaciones políticas de Maximiliano Martínez no eran las más saludables con EEUU. Según la investigación, se habla que habían problemas serios entre EEUU y El Salvador, incluso tenía problemas con la integración centroamericana, Hernández Martínez. Entonces, como una forma de quedar bien con los países extranjeros, fue utilizar a la comunidad indígena, porque sabía que a él ya no lo querían como presidente y en cualquier momento perdía el poder, y estaba perdiendo la credibilidad internacional, exterior. Entonces, una forma cómo la imagen del presidente y de El Salvador poderla recuperar fue utilizando a los indígenas para hacer el genocidio.

El etnocidio

DE - ¿Se podía decir que fue también etnocidio?

WP – Etnocidio sí, porque fue atentar más que todo a lo que era el sector indígena, la comunidad indígena, porque el que era ladino, no era perseguido, el que era con descendencia española u otra, no era perseguido.

DE - ¿Qué producían los indígenas en sus tierras antes que fueran conquistados, o sea, robados por los cafetaleros?

WP – Uno de los principales cultivos era el añil…

DE - … ¿Añil?

WP - Añil, pero también era el cacao. Acordémonos que Izalco según la historia y algunos historiadores, en la época precolombina, jugaba un papel importante en la producción de cacao, era como el máximo productor de cacao a nivel casi de América. Entonces jugaba ese papel importante Izalco y todo el sector de los Izalcos, que son varios municipios, con la producción de cacao y que era como también una de las divisas que utilizaba el país…

“Ha sido una victoria que va mas allá de unas alegrías”

DE - ¿La derecha gobernaba acá en este municipio, prácticamente toda la existencia desde que se fueron los españoles, y durante la guerra aquí no había tanto combate, tanta guerra, como quizás en otros departamentos de El Salvador, pero cómo se sienten los indígenas hoy en día, cuando hay un nuevo cambio, o sea, un cambio en la alcaldía, que hay un nuevo presidente, es algo como la historia ha dado razón a los indígenas y no venganza quizás, pero la compensación por la terrible masacre del año 1932?

WP – habemos un gran grupo de indígenas que hemos estado luchando por un cambio en Izalco desde hace mucho tiempo, pero de diferentes formas, en la iglesia, a través de asociaciones, y creo que para los que hemos estado luchando y hemos sido conscientes de la situación de Izalco, ha sido una victoria que va mas allá de unas alegrías, yo creo que la reivindicación de los derechos del pueblo, la dignificación de las víctimas de 1932… pero debo decir algo que es importante, desde 1932 hasta la fecha:

Sigue habiendo un efecto psicológico negativo en el pueblo. El pueblo perdió su identidad, ha perdido sus valores, sus tradiciones, y ha sido metido en una cultura del miedo, una cultura del miedo y de la pérdida de la dignidad, y digo esto porque cuando usted me habla del partido de gobierno, ellos levantan sus banderas, que ellos aquí terminaron con el comunismo. Por eso es que ellos inician aquí sus campañas electorales, porque es un símbolo para ellos, dicen que acabaron con el comunismo, de dónde vamos a seguir acabando, en cualquier época.

Entonces, mi pueblo ha sido acusado como un comunista y aquí si tú te vistes como indígena, hablas como indígena, eres un comunista. Y recién pasado el genocidio de 1932, tener un apellido indígena era un delito, era perseguido, vestirse como indígena… o sea, ahí es donde se ha venido perdiendo la lengua, perdiendo los apellidos, el vestuario, costumbres, todos los valores. Entonces, mi pueblo ha crecido en esa cultura, pero poco a poco, la iglesia ha jugado un papel fundamental para ir minando, ir quitando lo que es el miedo, pero más sin embargo, existe un gran sector que todavía sigue viviendo bajo esa cultura del miedo.

Entonces, es un proceso. Hoy con la victoria del hermano Roberto Alvarado (nuevo alcalde en Izalco), va a ser un proceso para organizar al pueblo, para formar conciencia en el pueblo y demostrarle que tenemos dignidad y que los valores indígenas deben ser recuperados.

DE –Muchísimas gracias, esperamos que realmente van a seguir en ese proceso y ese trabajo de recuperar quizás la identidad indígena, y que la historia del año 32 no va a ser una parte blanca en la historia de este municipio.

Will Alfredo Pinto, dirigente indígena de Izalco y miembro de “la Comisión de la Verdad, sobre el genocidio de 1932”.



Foto 1: El Salvador / 1932 - El líder indígena y comunista Feliciano Amo del municipio Izalco antes de ser horcado por el ejército. / Autor: Archivo.
Foto 2: El Salvador / 1932 - Feliciano Amo horcado por el ejército. / Autor: Archivo.
Foto 3: El Salvador / 1932 - Rito indígena conmemorativo de las víctimas. / Autor: Archivo.
Foto 4: El Salvador / 1932 - Farabundo Martí, fundador del Partido Comunista de El Salvador, fusilado en enero del 1932, pocos días antes de la insurrección. / Autor: Archivo.
Foto 5: El Salvador / 1932 - Will Alfredo Pinto, dirigente indígena del municipio de Izalco y miembro de “la Comisión de la Verdad, sobre el genocidio de 1932”. / Autor: Dick Emanuelsson.
Foto 6: El Salvador / 1932 - Fue un etnocidio contra la población indígena en la matanza 1932 en El Salvador. Hoy, después las victorias electorales en 18 de enero y el 15 de marzo, los asesinados ha recibido su venganza porque no pudieron “enterrar el comunismo 1932”, como han dicho los militares y la derecha desde ese año trágico. / Autor: Dick Emanuelsson.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Guerra en Afganistán: Los resultados de la penetración extranjera (Parte I)


Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

La devastación de una aldea afgana produciendo más de cien víctimas civiles a causa de un bombardeo, y la penetración de fuerzas talibanes en Pakistán se anuncian en los medios como un "severo revés de Barack Obama".

Aquella frase "revés de Obama en Afganistán", por la sonoridad refleja la percepción distorsionada sobre Afganistán como problema político y que aparece tan inconmensurable como imposible de asir.

Como que el objetivo de resolver el problema político se desvía en el imponderable de enfrentar militarmente la agresividad de un contingente, los talibanes, claramente más débil en el volumen del arsenal bélico, pero con el objetivo político más definido: contener la invasión de una fuerza extranjera.

En este sentido, tanto en Pakistán, donde se filtró explosivamente el nacionalismo Taliban, como en Afganistán, la defensa territorial llevada al extremo de la violencia frente a la ocupación extranjera, deja de ser el expediente clásico al que se le atribuye cierto primitivismo, transformándose en el escenario habitual, indemne al paso del tiempo.

Se observó en los Balcanes, está vivo en Sri Lanka con la resistencia Tamil y en el territorio palestino mientras continúa espaciadamente en Irak. En el corazón de cada patriotismo y nacionalismo a ultranza, está la distorsión que acarrea la violencia, la oscuridad a la que se refería Joseph Conrad, el inconmensurable problema del origen.

Aunque el eje del problema de las relaciones entre EEUU y el mundo islámico continúa descansando en su marcada inclinación a la protección de Israel, en Afganistán el revés de EE.UU. y por extensión, de Occidente, reside en la imposibilidad de resolver el meollo del problema político en su origen.

Este es el que EEUU produce al penetrar políticamente el tejido del complejo mundo tribal y religioso afgano y por extensión pakistaní, para enfrentar la ocupación soviética que comenzó a fines de 1979 y acabó en 1989.

El eje de esta penetración consistió en usar las escuelas islámicas y otras bases de propagación del islamismo para generar efectos multiplicadores en la acción contra la invasión. En el camino crece el extremismo que se expresa hoy en diversas formas, una de ellas en los talibanes.

Un dato importante. Las escuelas islámicas eran ya utilizadas para difundir mensajes de salud y complementar la educación del sistema convencional. En los años 70 y 80, las escuelas coránicas como también se les llama, eran como panacea para difundir mensajes claves de los programas de desarrollo de las agencias internacionales.

Este fenómeno de usar el adoctrinamiento religioso para combatir la invasión se hizo más notorio a comienzos de los 80, cuando diferentes facciones políticas afganas comandaban desde India y Pakistán la resistencia. En políticos de tradición secular, existía la preocupación sobre los efectos del uso de las escuelas coránicas que vivían un ambiente de neutralidad doctrinaria respecto a la política.

Se debatía el posible legado de la liberación a manos de una nueva "ocupación" bajo un ente formado por la mezcla del “orientador extranjero” y la resultante local de un extremismo religioso. En Irán, simultáneamente adquiría fuerza la revolución islámica encabezada por 'Ayatollah Khomeiny.

Tanto la invasión en Afganistán (1979) así como el inicio de un régimen islámico en Irán (1979), tuvieron un impacto inmenso en India y Pakistán. Trabajando en India durante 1977-1983, pude palpar directamente la instalación del problema de usar las escuelas coránicas para fines políticos. En India comenzaba a ocurrir un fenómeno similar, pero su estructura de negociaciones y la ejemplar tradición cívica del estado indio han podido hasta ahora contenerlo.

La resistencia logra destruir el incipiente tejido político afgano basado en normas seculares que se forma con el fin de la monarquía (1973) y produce dos realidades nuevas.

Primero, se compacta principalmente por obra de think tanks occidentales, la idea de un internacionalismo islámico bajo la égida de la Jihad (guerra santa), cuyo centro original es la Universidad de Dawa (“el llamado”) y Jihad ubicada a 30 Km. de Peshawar, en la Provincia Norte Occidental de Pakistán.

Segundo, permanece una estructura militar poderosa que llegó a poseer casi un millar de stingers. Toneladas de armamentos fluyeron por Pakistán y Afganistán en compras que EEUU camuflaba a través de gestiones de países aliados, según Mary Ann Weaver que observa la zona desde la década de los 80.

La oficina de prensa de la Casa Blanca ha informado que el presidente Barack Obama pronunciará un discurso el 4 de junio en Egipto para abordar principalmente las relaciones de EEUU con el mundo islámico.

Debido al momento, la iniciativa genera expectativas en relación a la estrategia en Afganistán, si se considera que la inestabilidad en la región afecta a naciones como China, India y Rusia. Se ha planteado que el “problema” con el mundo islámico se sitúa más allá de las guerras que enfrenta EEUU y no se descarta que los tres colosos nombrados participen en la normalización con acciones de mayor peso.

Es difícil encontrar en el registro post segunda guerra mundial que un presidente de EEUU haya pronunciado un discurso de esta naturaleza desde un país islámico. Se escogió Egipto, según la Casa Blanca, por lo que representa y que es útil reiterar: centro gravitacional del mundo árabe e islámico; liderazgo en la región; capacidad de intermediación en los conflictos, para nombrar algunos más relevantes.

El liderazgo de Egipto aparecía contenido a partir de la invasión a Irak en 2003. Como que la proximidad política en algunos planos con EEUU inhibía. Con el cambio en la Casa Blanca, el capital político de Egipto comienza a revitalizarse. Un dato: la Hermandad Musulmana, fundada en Egipto en 1928 por Hasan al-Banna, la organización sunita de poderosa influencia protesta por la visita de Obama. “Recomponer relaciones entre EEUU y el mundo islámico sin solucionar el tema palestino-israelí es inútil”, dice una fuente.

Después de tres décadas de intensa penetración extranjera, Afganistán se descompone políticamente por la confrontación bélica arrastrando a una parte de Pakistán en el fenómeno. EEUU aún declina asumir completamente la fabricación de este embrollo, y es probable que al asumirlo resida un buen porcentaje de la solución.

Foto: Afganistán - Integrante holandés de las fuerzas de ocupación de la ISAF OTAN. / Autor: LANDMACHT


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Nicaragua: Consentimiento fabricado e Izquierda Neo-colonial


Toni Solo (REVISTA CORREO, especial para ARGENPRESS.info)

Aparentar ser de izquierda en ciertos temas, mientras en la práctica se defiende el estatus quo, ha sido por mucho tiempo una táctica común de personas que forman parte de la elite gerencial-intelectual que domina la información y el debate en los medios de comunicación. Nicaragua es actualmente un claro ejemplo de las contradicciones que se generan, cuando personalidades influyentes y de prestigio son cuestionadas por “voces marginales”.

Para abordar este tema desde una perspectiva global, es un acierto recordar la existencia de una aristocracia laboral en los países ricos, formada por sectores proletarios que gozan de un nivel de vida relativamente alto, como resultado del poder y el desarrollo de sus países imperialistas. Los episodios esporádicos de solidaridad proletaria que ha mostrado esta aristocracia laboral con la causa de los pueblos oprimidos del resto del mundo, muy pocas veces han logrado afectar su convivencia forzada con el estatus quo capitalista.

Ejemplos obvios de este fenómeno abundan en la historia de la descolonización en el Siglo XX., lo que generó fuertes contradicciones entre los sectores progresistas de los países ricos. Si uno estudia la historia de Francia, por ejemplo, encontrará que el Partido Comunista francés apoyó la asignación de “poderes especiales” a las autoridades coloniales francesas en Argelia, en 1956, otorgando con ello la licencia para torturar y masacrar a la población árabe. O bien, antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno del Frente Popular en Francia suprimió el movimiento popular argelino “L’Étoile Nord-Africaine”. Contradicciones parecidas se encuentran en las historias de todos los países colonialistas europeos.

De manera similar se puede argumentar ahora, que la creciente liberación de América Latina del dominio imperialista está provocando contradicciones dentro de la élite gerencial-intelectual del Bloque Occidental. No es extraño, por ejemplo, observar desacuerdos cuando se plantea apoyo a la guerrilla colombiana de las FARC, o a las políticas que desarrolla el Presidente Luz Inacio Da Silva, de Brasil. En este sentido también Nicaragua ha generado un interés especial. Para los principales medios de comunicación corporativos, por ejemplo, es consenso generalizado que el gobierno del FSLN es un proyecto opresivo y autoritario, dedicado a fortalecer el poder de una cúpula corrupta liderada por Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo.

Esta versión de la realidad en Nicaragua está siendo difundida sin cesar por la oposición política de la derecha nicaragüense, a pesar de que contradictoriamente son ellos quienes controlan la Asamblea Nacional y son también ellos quienes ejercen un control casi total de los medios de comunicación en este país. Su versión coincide con la que de manera permanente difunden los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y sus aliados europeos. Uno podría pensar que la clase progresista gerencial-intelectual de los países del Bloque Occidental se habría resistido a ese consenso derechista y socialdemócrata. Pero, por el contrario, no son pocas las figuras progresistas e influyentes que han intervenido, e intervienen, para reforzar la propaganda imperialista y anti-sandinista de los medios corporativos.

Aparentemente sus motivos para sumarse a esa propaganda falsa, mentirosa y calumniosa, se basan en la amistad que forjaron en los años ochenta con algunos dirigentes del sandinismo de aquel entonces, los mismos que hoy han adoptado una línea socialdemócrata y que hacen oposición al gobierno del FSLN junto con la derecha criolla. Parece que con el paso de los años las lealtades personales se han transformado en lealtades de clase. El tema más reciente en Nicaragua que revela estas contradicciones dentro de la clase gerencial-intelectual progresista internacional, ha sido la denuncia por un supuesto y masivo fraude cometido en las elecciones municipales de noviembre del 2008 a favor del FSLN, el partido gobernante. Esta denuncia se ubica en un esquema más amplio de descrédito, que pone en duda el compromiso del gobierno sandinista por mejorar las condiciones de vida de la población más empobrecida del país, sugiriendo, por el contrario, que el FSLN ha traicionado los intereses de las mayorías empobrecidas.

Desde esa premisa falsa las y los críticos seudo-progresistas aseguran que como consecuencia de sus políticas económicas erradas y antipopulares es imposible que el FSLN haya obtenido los votos suficientes para triunfar de manera tan amplia en los comicios municipales del año pasado. Este mismo argumento está implícito y tácito en los discursos de personas que critican el gobierno del FSLN. De hecho el argumento se contradice totalmente con los hechos. Para una demostración de esta verdad se puede leer el reciente artículo de Roger Burbach (1), que recicla, casi palabra por palabra los argumentos de la oposición socialdemócrataen Nicaragua. La falsedad de casi cada punto del artículo de Burbach se demostró en una respuesta de parte de nosotros en Tortilla con Sal, publicada en nuestra página (2) www.tortillaconsal.com.

Ese artículo de Burbach es sólo el último de una serie de intervenciones de personalidades que tienen algún grado de amistad con antiguos dirigentes revolucionarios como Dora María Téllez, Henry Ruiz o Luis Carrión. A lo largo del 2008, destacados intelectuales como José Saramago, Noam Chomsky, Ignacio Ramonet y otros más -- que muy poco saben o conocen de la vida normal de la mayoría de la gente en Nicaragua-- han intervenido para criticar al gobierno del FSLN y a Daniel Ortega. A finales de diciembre pasado un grupo de escritores y editores de Nicaragua y de otros países, suscribieron un manifiesto público (3) en apoyo al gobierno del FSLN. El respaldo público a esta iniciativa contradice completamente la calumniosa propaganda en contra del FSLN que promueven individuos como Burbach y otros analistas, todos ellos supuestamente progresistas.

Es obvio, entonces, que algo extraño está pasando con respecto a la manera en que se reportan los acontecimientos políticos y económicos en Nicaragua por los medios que se autodefinen progresistas, y por la opinión progresista internacional en general. Si uno pregunta: “¿qué saben individuos como Roger Burbach, Noam Chomsky, Eduardo Galeano, Ariel Dorfman o Ignacio Ramonet de como viven las mayorías empobrecidas en Nicaragua?”, la respuesta es claramente “nada”. O si uno pregunta: “¿qué será más importante para estos eminentes individuos -- el bienestar de la gente empobrecida que vive muy largo, allá en Nicaragua, o su propio prestigio e influencia en las redes de las cuales forman parte y que los sostienen como individuos prestigiosos?” Es obvio que la respuesta es la segunda.

Es una realidad de clase. Uno puede observar este fenómeno en el apoyo que manifiestan abiertamente a miembros privilegiados de la oligarquía nicaragüense, como el periodista Carlos Fernando Chamorro. Los tendenciosos y falsos reportajes de Carlos Fernando Chamorro, escritos en función de sus propios intereses políticos, son difundidos ampliamente a nivel internacional por escritores tanto de la derecha como de la supuesta izquierda. La versión de las víctimas de la dictadura mediática de la familia Chamorro queda invisible. Se borra.

La misma versión distorsionada de los hechos en Nicaragua, y difundida durante mucho tiempo por los principales medios de comunicación corporativos, como el New York Times, El País, The Guardian, ahora también aparece en internet, en sitios progresistas como Counterpunch o ZNet. Muchas de estas informaciones tienen como fuente la autoridad espuria de algunos miembros de la clase gerencial-intelectual internacional. La lógica parece ser que si algunos destacados intelectuales progresistas alegan que su versión constituye la verdad sobre lo que ocurre en Nicaragua, entonces esa es la verdad. Pero las versiones basadas en la verdad de las cosas, como la que a diario vive la mayoría empobrecida del país, son censuradas sin ningún rubor.

En Nicaragua es imposible tomar en serio las posiciones de reconocidos intelectuales, que se han sumado a una oposición alineada completamente con los grandes poderes imperialistas de Norte América y Europa. Por vivir fuera de Nicaragua, estos “críticos progresistas” al gobierno del FSLN, basan sus críticas en la versión de los hechos que reciben de propagandistas de la oligarquía como Carlos Fernando Chamorro y de los antiguos revolucionarios Dora MaríaTéllez, Hugo Torres o Víctor Hugo Tinoco, por ejemplo. En Nicaragua, el partido político de estos antiguos revolucionarios -- el Movimiento Renovador Sandinista -- no ha podido obtener más de un siete por ciento de apoyo electoral en elecciones nacionales desde su fundación en 1994.

Y si bien el grupo de intelectuales progresistas que critica al FSLN no apoya abiertamente la plataforma política de la extrema derecha en Nicaragua, en la práctica trabaja para promover las posiciones de una élite privilegiada que ha sido rechazada democráticamente por la mayoría de la gente común de este país. Entonces, cuando se publica un artículo como el de Roger Burbach en un sitio supuestamente radical como Counterpunch, o cuando se escribe de Carlos Fernando Chamorro, en términos de hagiografía, en el New York Times, esos medios publican información, en el mejor de los casos desleal, y en el peor de ellos, deliberadamente falsa. Lo mismo ocurre cuando Le Monde Diplomatique publica artículos de políticos nicaragüenses seudo-progresistas como Mónica Baltodano, quien regularmente ofrece versiones manipuladoras sobre la gestión del gobierno del FSLN, por ejemplo con respecto a la economía nacional.

Hoy en día, a nivel internacional es muy raro encontrar una versión ajustada a la verdad. La desinformación sobre Nicaragua y a favor de la oposición derechista ahora domina tanto en los medios progresistas como en los grandes medios corporativos. Pero en el fondo, el asunto ya no es si se publica o no la verdad sobre lo que ocurre en Nicaragua. Lo de fondo tiene que ver con la integridad y honestidad intelectual de la clase gerencial-intelectual que domina las redes de información de la izquierda en los países del Bloque Occidental.

Si están completamente equivocados y manipulan las noticias con respecto a Nicaragua, ¿qué motivos hay para confiar en las versiones que ofrecen sobre los acontecimientos que tienen lugar en otros países? De igual manera, uno tiene el derecho a dudar de su integridad o de la veracidad de la información que se encargan de difundir. En el caso de Nicaragua, la información que se divulga es la que tiene como fuente a individuos influyentes de la red gerencial-intelectual progresista del Bloque Occidental, y que han obtenido dichas informaciones de sus amistades alineadas con los poderes imperialistas.

Estos y otros asuntos similares son recurrentes en los debates sobre la probidad de recursos informativos como Wikipedia – el famoso proyecto participativo de enciclopedia de la Internet. El caso de la periodista nicaragüense Eloisa Ibarra (4) demuestra la absoluta futilidad de depender de reportajes de los periódicos como fuentes confiables de información sobre lo que ocurre en Nicaragua. Ibarra fue despedida de El Nuevo Diario, propiedad también de la familia Chamorro, entre otros motivos, por insistir en continuar investigando un caso de corrupción que involucra al banquero y ex candidato presidencial de la oligarquía nicaragüense, Eduardo Montealegre.

Si se tiene en cuenta que apenas un uno por ciento de la población nicaragüense podría llegar a leer, por ejemplo, Counterpunch o Le Monde Diplomatique o Z Communications, es más que claro que la producción de la clase gerencial-intelectual del Bloque Occidental resulta completamente irrelevante para la gran mayoría empobrecida de la población del planeta, pero a nivel del archivo histórico humano, resulta obvio que esa clase gerencial-intelectual ha heredado el privilegio neocolonial de tener un mayor control y acceso sobre ese archivo. Ellos tienden a dominar y a manipular la creación de archivos de información al que millones de personas en el mundo podrían utilizar como referencia. A ese nivel, un debate libre y participativo sobre fuentes confiables, que proveen información fidedigna, es necesario y muy importante. Pero por supuesto, es un debate en el que la izquierda neocolonial no quiere participar y prefiere evitar.

A ese respecto, para quienes publicamos Tortilla con Sal, nuestra experiencia ha sido decepcionante y desmoralizadora. La verdad es que uno puede decir, con toda razón, que el debate sobre la realidad nicaragüense -- y quizás de otros países también -- está siendo evitado y ocultado por personalidades influyentes de la clase gerencial-intelectual del Bloque Occidental, que se resisten a ser vistos como individuos ignorantes que actúan en base a prejuicios arbitrarios. Así uno termina preguntándose qué diferencia hay entre este tipo de comportamiento y los comportamientos que muestran los medios corporativos de comunicación analizados tan hábilmente en libros como “Fabricando el consentimiento” de Chomsky y Herman.

Un comportamiento represivo y manipulador de personalidades que aparentan posiciones progresistas y radicales podría ser decepcionante pero no sorprendente. Los gerentes siempre se comportan así. Lo más grave es que su comportamiento moral e intelectualmente corrupto no es sólo una hipocresía más. En la práctica, su comportamiento equivale a una colaboración con los gobiernos imperialistas de Estados Unidos y los países de la Unión Europea. De una manera desleal, la clase gerencial-intelectual progresista del Bloque Occidental ha apoyado ataques calumniosos contra el gobierno del FSLN en Nicaragua. Al hacerlo, apoyan el intento de la derecha en Nicaragua - y de los amos imperialistas norteamericanos y europeos de esa misma oposición – de destruir la única oportunidad en casi treinta años que el pueblo nicaragüense ha tenido, en un ambiente de paz, para mejorar sus vidas de una manera sostenible y significativa.

Notas
1.http://www.counterpunch.org/burbach02272009.html
2.http://www.tortillaconsal.com/anti-burbach.html
3.http://www.tortillaconsal.com/carta.html
4.http://www.tortillaconsal.com/eloisa_ibarra.html


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista con Jesús Santrich, miembro del Estado Mayor de las FARC-EP: Derribando las mentiras de falsimedia sobre las FARC


Dax Toscano Segovia (especial para ARGENPRESS.info)

Jesús Santrich es integrante del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo. En un diálogo abierto, franco y sin tapujos, el comandante fariano analiza, explica, rebate y derriba algunas de las mentiras que se expresan a través de la industria mediática y de la propaganda diseñada por el imperialismo yanqui, la CIA y la oligarquía colombiana sobre las FARC-EP.

Comandante Jesús Santrich ¿la industria mediática al servicio del imperialismo estadounidense y de la oligarquía colombiana ha señalado que las FARC-EP han estado levantadas en armas durante 44 años sin lograr nada, por lo cual deberían desarmarse y participar en la lucha electoral como lo han hecho otras organizaciones armadas como la URNG en Guatemala, el FMLN en El Salvador o el M-19 en la propia Colombia?

Bien, tú hablas de la industria mediática.

Yo creo que lo primero que hay que decir, sin hacer ahora un análisis en profundidad, es que esa industria mediática tiene una finalidad que es la de generar matrices de opinión que no tienen que ver propiamente con llevar el conocimiento, la aprehensión real del mundo y de las sociedades, sino la aprehensión de falacias que convengan para mantener a las oligarquías en el poder. Dentro de esa línea está todo lo que ellos hacen.

Cualquier matriz de opinión que se genera es para fortalecerse ellos en el poder y para aplastar todo lo que los amenace.

Todas las desinformaciones que se lanzan sobre la insurgencia colombiana tienen que ver con la descalificación de su lucha, de las causas que la han generado y de los propósitos que se buscan.

Entonces, nosotros nos hemos empeñado en la lucha armada no por un capricho, sino porque hay unas causas, hay unas razones que las han engendrado. Uno pudiera decir que es la violencia de la oligarquía la que ha generado la reacción violenta, pero justa, de la insurgencia en Colombia y de las insurgencias en muchas partes de América Latina y del mundo. Mientras esas causas que generaron la reacción violenta revolucionaria, la justa guerra de los pueblos, no se exterminen, el revolucionario consecuente mal haría en acabar, teniendo las posibilidades de proseguir, su empeño en resistir a las agresiones de las oligarquías y del imperialismo.

En el caso de las FARC, mientras la situación de miseria, de falta de vivienda, de carencias en la alimentación, en los derechos fundamentales de la población no se resuelvan, y las oligarquías no brinden espacios para el término democrático de poderlas resolver, nosotros nos mantendremos en la lucha armada.

Es un problema muy profundo de causas y efectos. La insurgencia armada es una consecuencia, es un efecto de esa violencia institucional establecida por las oligarquías en el caso colombiano particularmente, pero eso casi es general para América Latina y el Caribe en donde las oligarquías y el imperialismo han impuesto un régimen de injusticias.

¿Lo que la propaganda de la oligarquía argumenta es que las FARC no se atreven a participar en ese proceso electoral porque realmente no gozan de respaldo popular, lo cual se demuestra en las manifestaciones masivas realizadas en su contra?

Eso de la masividad de las marchas o de las protestas contra nosotros es muy relativo. No siempre la masividad implica legitimidad. Yo te podría poner el ejemplo de la masividad que tenían las manifestaciones nazis en Alemania en un supuesto respaldo a Adolfo Hitler. Eso no quiere decir que fueran actos legítimos o que pudieran tener consecuencias positivas para la humanidad.

En el caso nuestro, el tema de las elecciones, nosotros por principio no estamos en contra de los procesos electorales. Coyunturalmente y por las circunstancias podemos o no participar de un proceso. Pero en Colombia no existen garantías para que se dé una verdadera expresión del sentimiento popular.

Si analizamos las elecciones en Colombia, la abstención es de más del 60% y no de gente apática, sino de gente que en su mayoría no confía en el sistema electoral y en el régimen en general que tiene el control de estos procesos “democráticos”, procesos por demás mediatizados por la presión paramilitar, por la violencia institucional que se ejerce a través del ejército en combinación con esas bandas de asesinos.

Entonces ¿qué es lo que ocurre?

Nosotros no participamos no porque le tengamos miedo a la expresión popular, sino porque tenemos absoluta certeza en que la expresión popular libre no se puede manifestar en esos procesos electorales hasta el momento. Puede ser que eso cambie y nosotros a veces hemos puesto en práctica, hemos puesto todo nuestro empeño para que nuestros cuadros participen de ese tipo de procesos. Pero lo que hemos encontrado es la muerte.

Yo te coloco un ejemplo que no es remoto y que todavía se sienten sus efectos.

Nosotros lanzamos en los años 80 un proyecto para vincularnos al debate político abierto, sin entregar las armas. Fue el proyecto de la Unión Patriótica. Firmamos un cese al fuego para meternos con todas nuestras propuestas en el debate abierto, en el debate político legal, amplio, de cara al mundo sin tener que ocultarnos en la clandestinidad para actuar. El resultado que tenemos fue el asesinato de más de cinco mil camaradas, compañeros, gente que simpatizaba o gente que era dirigente a manos no de fuerzas oscuras, sino de fuerzas que hoy en día se saben plenamente que fueron del Estado.

Entonces, en Colombia no hay esa garantía.

No digo que en otra parte no la haya. Tenemos casos en los que ha sido posible la expresión popular en las urnas; pero en Colombia no.

Que salgan en una manifestación de algunos miles de personas a lanzar un no a las FARC eso también tiene mucha manipulación. Esas manifestaciones que tú has mencionado, si se les hace un seguimiento y una investigación en estricto, te darás cuenta que hay una gran manipulación de los medios de comunicación para impactar en la consciencia de las comunidades a través de mentiras, además que hay una gran presión.

En aquella famosa manifestación del 6 febrero de 2008 a todos los funcionarios públicos, y eso es conocido, eso está consignado en muchos de los mismos medios de las oligarquías, se los presionó para que fueran a ese acto.

El gancho que se tomó en principio era el de que se trataba de una manifestación por la paz, la cual luego la convirtieron en una manifestación anti FARC. Para eso tienen un ingente equipo humano y un ingente equipo técnico y mediático para jalonar a la gente que está en un estado de necesidad de paz, a manifestarse supuestamente por esa paz, pero colocando ellos a sus equipos a cargar pancartas contra las FARC.

Pero de igual manera en Colombia ha habido grandes manifestaciones que pareciera que no existen, porque no están en sus medios. Pero se han dado manifestaciones contra el régimen paramilitar-narcotizado y la violencia que ejerce. Un régimen que esta por demás comprobado que utiliza los métodos más sangrientos para actuar contra su población.

Las cosas son tan asqueantes que no las han podido ocultar. Hoy en día tú te podrás dar cuenta que hay centenares y centenares, por no decir miles de procesos en los que se está enjuiciando al Ejército de Colombia porque ha actuado contra población inerme. Han asesinado a gente que no esta directamente involucrada en el conflicto para hacerla aparecer como bajas guerrilleras, producidas en combate. Entonces, en un régimen que masacra sin asco, que tiene sembrado el país de miles y miles de fosas comunes donde han lanzado a las personas inocentes a las que han asesinado, ¿quién públicamente puede levantar la voz para apoyar la resistencia armada?, ¿quién puede hacer pública una oposición franca y real contra el régimen?

Ahora mismo nos estamos dando cuenta que una iniciativa como “Colombianos y colombianas por la paz”, que está tratando de buscar un diálogo para abrir un nuevo camino para el país, el mismo presidente Uribe los ha estigmatizado diciendo que son instrumentos de la guerrilla cuando en su conjunto, mayoritariamente, son personas independientes, intelectuales, maestros, estudiantes que no están vinculados a la lucha armada, sino a la lucha política abierta. Les han colocado el san benito de ser terroristas para poderlos judicializar, para poderlos por lo menos cohibir de que se puedan manifestar por una salida que no sea cruenta en Colombia.

¿Otra acusación lanzada contra ustedes es que son maquiavélicos, porque por un lado hablan de la violencia estatal, cuando realmente son las FARC las generadoras y promotoras permanentes de la violencia?

Cuando no existe memoria de lo que ha sido nuestro acontecer social a través de muchos años, de muchas décadas, cuando se oculta esa memoria, cuando se oculta la historia, se puede instalar perfectamente esa matriz de opinión que tú has colocado aquí como pregunta.

Pero si nosotros vamos a lo que son las raíces de esta violencia tú te podrás dar cuenta que desde los años 40, cuando aún no existía la guerrilla de las FARC, lo que se produjo en nuestro país fue el asesinato de un dirigente liberal que como tenía un discurso, un proyecto de reivindicación popular, la misma oligarquía liberal, conservadora lo mandó a asesinar. Ese fue el caso de Jorge Eliecer Gaitán. Pretendieron decir que habían sido los comunistas. Hoy la misma historia ha indicado que fue el bipartidismo, en alianza con la CIA, quien anuló a Jorge Eliécer Gaitán por colocar el caso más inmediato de esta violencia de los últimos 60 años en Colombia.

Eso es lo que ha ocurrido. Entonces quien ha engendrado la violencia ha sido el régimen estableciendo el terrorismo de Estado, llevando a la práctica la doctrina de Seguridad Nacional de los norteamericanos.

Nosotros lo que hemos hecho es una legítima defensa social. Somos pueblo que se ha levantado en armas para defenderse de esa represión oficial. Si nosotros no haríamos eso tendríamos ya, quizá todos, el hierro de la esclavitud en la frente de cada uno de los colombianos.

Como parte de los mecanismos para lograr la fabricación del consenso en la población, la propaganda al servicio de los grupos de poder en Colombia ha señalado a las FARC-EP como una organización terrorista manifestando que se han dedicado al cometimiento de secuestros, asesinatos y masacres, a la colocación de minas antipersonales y a lanzar tanques de gas como bombas contra la población indefensa, etc. La industria mediática ha hecho énfasis en algunos casos como por ejemplo el collar bomba colocado a Elvira Cortés, el asesinato de tres indigenistas estadounidenses, la colocación de un carro bomba en el Club Nogal o el ataque a la Universidad Militar Escuela Superior de Guerra. ¿Qué nos puedes decir de este tipo de guerra psicológica y mediática que están llevando contra las FARC-EP?

La industria mediática es una máquina de hacer mentiras. Es una máquina de distorsión de la realidad, que como dije tiene como propósitos, como finalidad posicionar a la oligarquía y descalificar a lo que le haga oposición o resistencia.

Las FARC son un poderoso factor real de oposición a todas las arbitrariedades del régimen. Cuando tú mencionas esas arbitrariedades estas haciendo como una descripción de lo que ellos han hecho consuetudinariamente.

Yo coloqué el caso de Jorge Eliécer Gaitán; pero eso es mucho más antiguo. A muchos los han asesinado. El caso del Mariscal Antonio José de Sucre, el de Uribe Uribe a principios del siglo XX.

La historia de lo que llaman violencia te puede dar datos de los asesinatos, de la guerra sucia contra las poblaciones más desprotegidas. Hay un ejemplo latente que no se puede perder de vista y es el de la Unión Patriótica. ¡Cuánta gente se asesinó ahí! Dirigentes de mucho reconocimiento como el caso del inolvidable Jaime Pardo Leal y, junto a él, muchísimos trabajadores, campesinos, estudiantes. No son oligarcas los que han caído bajo las balas de la institucionalidad corrupta del Estado colombiano.

Entonces, todos los días va a haber mentiras alrededor de lo que es el accionar de la insurgencia. ¡Obvio! es un accionar insurgente, con violencia. La violencia revolucionaria, la guerra justa frente a una violencia institucional y es contra esa violencia institucional, y no contra el pueblo, que nosotros hacemos nuestra guerra justa.

Ahora, si nosotros nos ponemos a desmentir todo lo que se dice sobre las FARC, tendríamos exclusivamente que ocuparnos de eso.

Pero tomemos algunos casos como el del collar bomba. Quedó plenamente establecido y tú puedes encontrar un registro de prensa de la misma oligarquía y te puedo colocar un caso, el de la revista Semana que es un medio de la oligarquía colombiana, que luego le siguió la pista y definió claramente que nunca fue la guerrilla de las FARC la que realizó esa acción. El desmentido que sacaron después creo que no alcanzó a cubrir dos o tres párrafos de esa misma revista.

Así ha ocurrido siempre.

Cuando nosotros cometemos acciones de guerra que colateralmente pueden tener consecuencias, nosotros las asumimos. Yo te coloco un ejemplo. Cuando se produjo aquel lamentable, triste, fatídico hecho de guerra en Bojayá donde murieron varias decenas de pobladores, de gente humilde, muchos integrantes de familias de combatientes de guerrilleros nuestros, fue un cilindro de las FARC el que cayó en una iglesia donde los paramilitares se habían refugiado y habían obligado a la población a meterse ahí. Cuando nosotros actuamos, eso era un escenario de confrontación que se salía de la población y el grupo paramilitar metió a la gente dentro de la iglesia y estaba sacándolos uno por uno y asesinándolos. Hoy en día los mismos paramilitares, en este proceso falso de reinserción, han admitido que ellos generaron el mayor número de muertos y estaban masacrando a la gente cuando se produjo ese error de la guerrilla. No recuerdo ahora el año preciso de la acción, pero existen muchos registros de prensa al respecto.

El año pasado, entre estos paramilitares que entablaron el proceso de “reinserción” con el gobierno están las confesiones.

Lo mismo que ocurrió, por ejemplo, en la Gabarra. Una masacre que la difundieron con todos los colores de la muerte sindicando a las FARC y nos damos cuenta que en las declaraciones de Mancuso y de Jorge 40 están las confesiones de que fue el paramilitarismo el que ejecutó ese crimen. Hasta la misma empresa Benetton hizo una campaña mundial con las fotografías de lo que fue la masacre diciendo que esos eran los colores de las FARC.

Pero nadie desmiente esto porque hay una finalidad de descalificar a la fuerza insurgente, que es una fuerza verdaderamente popular de oposición a la represión que durante décadas ha mantenido el régimen fascista en Colombia.

Eso es lo que ocurre. Nosotros, repito, pudiéramos desglosar caso por caso pero estas mismas confesiones de los paramilitares han sacado a la luz pública que muchas de las acciones que nos han endilgado a nosotros son acciones que ha cometido el mismo Estado.

Ahí está el caso de los falsos positivos. Cuando se da el caso de la Escuela Superior de Guerra, que ha podido ser una acción legítima de la guerrilla, porque nosotros no estamos en tregua, luego la misma prensa colombiana comenzó a denunciar la cantidad de acciones que hizo el ejército para después presentarlas como realizadas por la insurgencia.

En esta confrontación en Colombia abría que establecer una comisión de la verdad para que salgan a relucir los verdaderos responsables de las acciones que afectan a la población.

En nuestro Código Ético, en nuestro Código Militar, en nuestra práctica cotidiana está el deber de procurar al máximo no generar consecuencias adversas para la población.

No quiere decir que eso no ocurra, porque en una guerra esa es una de las principales dificultades y es lo que nosotros quisiéramos evitar, ojalá instituyendo unos protocolos que entren a regular esta guerra.

Entre esos protocolos debiéramos establecer incluso el tema de cómo tratar el asunto de los prisioneros de guerra, porque también alrededor de eso se dicen muchas mentiras. Fíjate que se dice que nosotros torturamos, maltratamos a los prisioneros. Pero si un prisionero habla con la verdad y dice cuál es el trato real que se le da dentro de los campamentos cuando está prisionero, lo tildan de loco o que ha sufrido el síndrome de Estocolmo, que fue de lo que acusaron a Alan Jara cuando después de haber sido liberado explicó cuales eran las condiciones reales en que los tenían.

Ingrid Betancourt dijo una sarta de mentiras, que su misma presencia ante cámaras eran la contradicción de lo que habían dicho los medios durante tantos días en cuanto a que estaba famélica, que estaba maltratada.

Ahora salió un libro un poco asqueroso porque habla de intimidades que nosotros nunca hubiésemos develado como FARC, pero que también de alguna manera te dice realidades de lo que ha sido el cautiverio de los prisioneros.

Ellos no están de vacaciones, yo lo he escrito por ahí en algunos artículos, y son condiciones duras las que tienen que vivir. Bueno, son las mismas condiciones en que estamos nosotros. Pero nosotros estamos de voluntad y de satisfacción porque estamos entregando nuestra vida y nuestra lucha por un cambio revolucionario. Para ellos seguramente será más duro, sobre todo para personas como Ingrid Betancourt o algunos parlamentarios que hacen parte de la oligarquía y que nunca han tenido que sufrir los padecimientos que en general la población campesina vive en este país. Para ellos son condiciones extremas sí, pero no son condiciones de tortura, no son condiciones de vejámenes, sino las condiciones naturales que puede tener un prisionero de guerra en nuestro país.

Dos casos han sido muy resaltados en los medios. El uno hace referencia a los 12 diputados hechos prisioneros, de los que habrían sido asesinados a sangre fría por las FARC once. El otro caso es el que permanentemente hace referencia la industria mediática y que tiene que ver con las acciones de las FARC para atentar contra la vida de Uribe y su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos. ¿Qué explicación puedes dar sobre esto?

Bueno, son casos diferentes.

Nuestro comportamiento con los prisioneros es el de una fuerza militar beligerante que respeta los derechos fundamentales de quienes están privados de la libertad.

Nosotros tenemos compañeros privados de la libertad en condiciones esas sí verdaderamente inhumanas, de las que nadie habla. Nosotros tenemos en nuestras manos gente prisionera para hacer un canje. Esa es la finalidad. Nosotros queremos liberar a los nuestros, para eso tenemos personas captadas.

Dentro de esa dinámica nosotros tratamos al máximo de preservar la vida de quienes están en nuestras manos, tratamos de respetar al máximo su libre pensamiento, su conciencia. Aquí a nadie se le establece acciones coercitivas para ponerlo a pensar de otra manera, ni mucho menos. Entonces, sería una torpeza nuestra actuar de manera dolosa contra la vida de algunos de estos prisioneros. Eso no tiene sentido.

En el caso de los diputados es una infamia, es una manipulación. Y eso si es una asquerosidad de parte del régimen pretender que nosotros, mediante una acción de fuerzas especiales, hayamos ejecutado a los prisioneros de manera dolosa. Yo no manejo las circunstancias precisas como acontecieron los hechos. Es un suceso totalmente lamentable. Solo quedó con vida uno de los diputados (Sigifredo López), pero nadie podría, bajo ninguna circunstancia, decir que en una acción dolosa las FARC ejecutó a esos prisioneros.

Diferente a lo que ocurrió en Antioquia con uno de los ex gobernadores y uno de los ex ministros de Estado, donde el ataque de la fuerza pública suscitó el desenlace fatal.

Y acá esa amenaza de ataque, esa operatividad constante, porque hay una determinación de rescatar a sangre y fuego, porque el Estado no quiere dar su brazo a torcer en cuanto a que se produzca el canje, es lo que genera esta actitud de zozobra no solo con esos prisioneros que murieron en un fuego cruzado entre guerrilleros y, al parecer, otras fuerzas que nosotros nunca supimos como se suscitó la situación. Pero nunca hay dolo, es lo que quiero establecer.

Diferente a todo esto que han llamado falsos positivos donde el ejército ha capturado a la gente con conocimiento de causa de quienes son y luego ha procedido a ejecutarlos, entre otras cosas para cobrar recompensas. Porque aquí el régimen las bajas las paga. Entonces, los éxitos de la guerra se contabilizan en cabezas y en litros de sangre. Eso no está en la mentalidad, en la concepción, en la ética de la guerrilla o de la insurgencia fariana.

Ese es uno de los casos.

El tema de Uribe y de Santos es un asunto totalmente diferente, porque estos son personajes que han concebido la guerra y la están ejecutando. Ellos son responsables directos de la guerra más que cualquier soldado, más que cualquier militar que caiga en combate en nuestras manos. Así que no es un secreto para nadie que ellos son uno de los objetivos de la insurgencia de las FARC. Son legítimos objetivos porque yo estoy seguro que si Uribe o Santos, de alguna manera salieran del manejo de la política colombiana, se haría más expedito el camino de la paz.

Se acusa a las FARC de hacer reclutamientos forzosos, principalmente de niños y jóvenes. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

Eso es negativo. En las FARC no hay reclutamiento obligatorio. Es más, nosotros tenemos unas normas de reclutamiento que quien las viole se hace acreedor a las medidas disciplinarias que para eso están definidas.

En las FARC está establecido el ingreso voluntario, y es que sería muy difícil mantener a alguien en filas, que está armado y todos los días porta su fusil de manera obligada. El que está aquí, si quiere se va.

Tú te das cuenta que a veces se producen algunas deserciones. Sería muy sencillo entonces si nosotros tuviéramos a nuestra gente militando de manera obligada. Primero que todo no sería una militancia. Sería como estar preso. Entonces no sería factible que tuviéramos un ejército revolucionario. Lo que nutre este ejército revolucionario es la voluntad combativa que tiene la gente y por eso se vincula a esta lucha.

No quiero decir con ello que en las FARC no haya menores de edad. Sí, los hay. Precisamente en mi unidad yo tengo una jovencita que puede tener unos 13 o 14 años y a su hermanito que debe tener unos 11 o 12 años. Sus padres fueron asesinados, y sus abuelos también, en una masacre paramilitar en alguno de los campos colombianos. Quedaron huérfanos. ¿A quién se los íbamos a entregar? ¿Al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar que a muchos de sus niños los entrega para que sean entrenados por la fuerza pública y luego infiltrados en las filas guerrilleras? No. Eso no puede ser. A los hijos de nuestro pueblo que queden abandonados, que han sido hijos de nuestra masa campesina y que nos apoya, nosotros mismos tenemos que buscar la forma de que sobrevivan y que tengan una formación que no sea la de la distorsión macabra que hace el Estado a través del ejército con este procedimiento como el que te acabo de indicar que hace el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

El recurso más utilizado para desacreditar a las FARC es de acusarla de ser una organización de narcotraficantes que inclusive, en los últimos meses, habría establecido relaciones con los paramilitares para el tráfico de drogas. ¿Cuán real es esto?

La perversidad del régimen está mezclada con el cinismo y eso también se puede aplicar al caso anterior del que estábamos hablando. Ellos aparentemente están preocupados por esa infancia que nosotros reclutamos “obligatoriamente”, una mentira. Pero nunca se preocupan por esa infancia que tienen condenada a la miseria. Infantes huérfanos, lo que en Colombia llamamos gamines y que están en las alcantarillas y debajo de los puentes de todas las ciudades, que son decenas de miles, o los muchachitos que tienen en padecimientos teniendo que trabajar para ayudar a sus familias porque la miseria en Colombia esta generalizada.

Entonces tú ves que es un discurso de una moral cínica y esto ocurre también en el tema del narcotráfico.

Te voy a poner un solo ejemplo para que no hagamos una explicación larga del asunto. ¿Cuántos parlamentarios hay presos en este momento o están procesados porque están vinculados al tema de la parapolítica o mejor, de la narcoparapolítica? Más del 80% de los parlamentarios del uribismo están procesados porque tienen vínculos con los paramilitares y vínculos con el narcotráfico. El mismo presidente Uribe solía pagar sus deudas con coca. El padre del presidente era un narcotraficante muy reconocido en Antioquia y él no solamente dejó como herencia los bienes habidos por el narcotráfico a Uribe, sino esos contactos, esas relaciones, esos vínculos con la mafia.

Uribe llegó a la política colombiana de la mano de Pablo Escobar Gaviria y sobre eso hay mucha documentación. Este es otro de los jinetes de la coca que ahora posa de estadista y de politólogo, pero en realidad es una de las alimañas del narcotráfico y del paramilitarismo que la extrema derecha ha colocado en el poder con el beneplácito de Washington. Solamente miremos las listas desclasificadas de la CIA donde Uribe Vélez aparece como el narcotraficante número 82, casi que al ladito de Pablo Escobar y de otros personajes oscuros como Yair Clain.

Ese solo ejemplo, que no sale propiamente de nuestra boca, te puede decir que tipo de elemento es Uribe y que tipo de moral es la que maneja la oligarquía.

Entonces, ahí es como el ladrón gritando: ¡cojan al ladrón!

Se nos endilga a nosotros una actividad que ellos la han hecho históricamente y con la cual se han incrustado en el poder.

Otra acusación lanzada contra las FARC es que se trata de una organización vertical, autoritaria, militarista que defiende una ideología anacrónica, obsoleta y en la que sus comandantes gozan de privilegios. ¿Qué dices sobre estas inculpaciones?

¿Anacrónica? Algunos dicen que los dinosaurios son anacrónicos y bien te puedes dar cuenta que de todo ese material fósil vive la humanidad hoy en día. Entonces, de pronto sí somos anacrónicos y con un material fósil que es necesario para que la vida pueda seguir en este planeta.

Nosotros tenemos un pensamiento que es el de la justicia, la libertad, la dignidad y para la oligarquía eso es anacronismo. Quien luche con esos ideales contra la injusticia, la indignidad que ellos implantan, es anacrónico. Entonces, si ese es el sentido, nosotros somos anacrónicos y vamos a mantenernos ahí hasta que ese anacronismo sea el que reine no solo en Colombia, sino en la Patria Grande latinoamericana y en el mundo. Porque si seguimos actuando con la mentalidad del imperialismo y del capitalismo, que es una mentalidad depredadora, que está acabando con la naturaleza, con el mundo, podríamos decir que estamos condenados al caos.

Nosotros somos optimistas. Creemos que no. Pero no basta creer, sino hay que actuar y la mejor manera de decir las cosas es actuando en consecuencia con lo que se piensa, en un movimiento revolucionario, no necesariamente con las armas. Lo hacemos porque hay una necesidad. Pero desde muchas otras posiciones, yo creo que el deber de la humanidad hoy en día es parar, a toda costa, el avance de ese pensamiento depredador, capitalista, imperialista.

En el tema de que si somos o no democráticos debo decir que las FARC es una organización político-militar y que como organización militar, tiene una disciplina que es férrea. Eso sí es cierto. Y hay una línea de mando. Pero aquí existe algo que en el leninismo se conoce como centralismo democrático. Aquí las decisiones se toman en colectivo. Por ejemplo, están las reuniones de célula, donde se hace un debate político y se llevan las propuestas, pero una vez que la mayoría aprueba una determinación, los demás tienen que someterse a esa mayoría. Aquí existen asambleas de frentes, la Conferencia Nacional de los guerrilleros que es donde se toman las determinaciones de orden estratégico. Todo el accionar responde a un plan y cuando se ha terminado ese plan, se hacen los balances. Entonces, hay instancias de debate y de discusión, pero una vez agotada esa discusión todo el colectivo, como un solo cuerpo, tiene que ponerse en función de lo que definió la mayoría. Ese es el tipo de democracia que nosotros aplicamos y nuestros planes no vienen traídos de los pelos, desde una elucubración al margen de lo que ocurre en el mundo.

Para nosotros trazar nuestra política lo primero que hacemos es consultar en nuestras bases, en nuestras estructuras de Partido Comunista Clandestino, del Movimiento Bolivariano qué es lo que el pueblo en realidad está reivindicando, lo que está sintiendo para así plantear nuestra política. Por ejemplo: tenemos planteada una plataforma, la Plataforma Bolivariana por la Nueva Colombia donde, si uno la lee detenidamente, lo que nosotros estamos es tratando de establecer con la participación de las masas, un estadio de justicia social en Colombia y en Nuestra América.

La verticalidad de pronto puede estar en que existe una línea de mando, en que hay unos procedimientos propios de la vida militar. Pero más allá de nosotros ser un ejército, somos un partido político. Y como organización o partido político tenemos unas concepciones, una visión del mundo donde está ligado el marxismo leninismo al pensamiento bolivariano.

¿Y qué es el pensamiento bolivariano diferente al anhelo de la emancipación y del establecimiento de la justicia social para el conjunto de la población y fundamentalmente para los desposeídos?

Ese es nuestro pensamiento, ese es nuestro anacronismo y seguramente alrededor de eso está nuestra verticalidad.

En el año 2008 y lo que va del 2009 han sucedido varios hechos al interior de las FARC que han servido para que la industria mediática y la propaganda al servicio del imperialismo y la oligarquía colombiana los acusen de ser una organización sin moral, sin ética en la que sus integrantes son fácilmente comprables o están abatidos. Para ello hacen referencia a casos como el del asesinato de Iván Ríos por uno de los miembros de su seguridad, la deserción de Karina y la traición de aquellos que posibilitaron la fuga de Ingrid Betancourt y otros prisioneros.

Mira, en Colombia, cuando subió Uribe Vélez se hizo el propósito de hacer lo que el llamó una red de informantes, con un millón de personas. Lo que nosotros llamamos un millón de sapos o de chivatos, de delatores. Pagándole a alguien, esa persona daba información. Se comenzó a comprar información, es decir se utilizó un procedimiento venal para tratar de buscar a quienes el régimen cree son sus enemigos, a la verdadera oposición.

Ese sistema es totalmente asqueante. Yo creo que en el mundo sí hay procedimientos que han sido proscritos, son estos de la venalización de la justicia o de cualquier procedimiento de conducción de la sociedad.

Entonces, en realidad ¿dónde se está deteriorando la moral?, ¿dónde se están desbaratando los valores, los principios humanos que han ido construyendo los pueblos a través de años y años de historia? En procedimientos de ese tipo.

Yo no creo que porque ocurra un caso de traición en el seno de una organización revolucionaria, eso deba indicar la característica de esa organización.

La característica de la organización revolucionaria FARC- EP la dan personalidades como Manuel Marulanda Vélez que durante más de 60 años entregó su vida no a un proyecto personal, sino a un proyecto altruista como es el de la construcción de la Nueva Colombia. La dan personajes como Iván Ríos que también entregó su vida en ese mismo propósito o como Simón Trinidad que pese a las calumnias, a todo tipo de chantajes que han querido hacerle se mantiene incólume, preso, condenado a estar en un encierro de por vida, violentando el imperio y la oligarquía hasta su misma institucionalidad jurídica.

Eso es lo que da la característica a nuestra organización.

Y los miles y miles de combatientes que con todo tipo de privacidades se mantienen en este proyecto, sin ganar un salario, sin lograr nada personal para sí, ni para sus familias, sino entregándolo todo por ese propósito bolivariano de una sociedad justa, donde no haya explotadores ni explotados. En síntesis: por la construcción marxista leninista, bolivariana de la Patria Grande y del socialismo.

Eso es lo que le da la verdadera característica a nuestra organización, y no las traiciones que se pueden producir operando determinadas situaciones psicológicas en alguna personalidad en particular.

Pero entonces ¿tendríamos que decir que el millón de sapos que sirven a Uribe le da la característica global a nuestra sociedad colombiana, como una sociedad venalizada y que traiciona una ética de comportamiento? No.

Si Uribe no logra la simpatía, si Uribe no logra la cooperación de la masa social colombiana y eso obliga a que tengan que comprar conciencias, ahí eso lo que te indica es el tipo de régimen que tenemos. No es un régimen que convence con su discurso a la población, sino que tiene que utilizar la compraventa de conciencias y para ello se presta lo más oscuro y lo más descompuesto de nuestra sociedad, generándose una situación sicótica en donde todos son señalados por todos. Eso es lo que hay que acabar en Colombia. Si nosotros seguimos así, nuestra sociedad va a un desmoronamiento total.

Pero repito, nosotros tenemos una profunda confianza en las capacidades, en los valores, en los cimientos más fuertes de nuestra sociedad como para recomponer el orden, desechar esta estructura institucional que hoy tenemos y establecer una nueva.

Abya Yala, abril de 2009

Foto: Colombia - Jesús Santrich, Comandante de las FARC-EP. / Autor: ABP

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Breve resumen de la sanción de la ley nº 24.145 de “Privatización de YPF y federalización del subsuelo”


Gustavo Calleja

Regalías mal liquidadas: El importe aproximado de U$S 500 millones que Santa Cruz percibió del Poder Ejecutivo Nacional al momento de sancionarse la Ley de Privatización de YPF y Provincialización del Subsuelo, no se debe a regalías hidrocarburíferas mal liquidadas. En esos momentos las regalías eran liquidadas por la Secretaría de Energía de la Nación y en su casi totalidad se originaban en las operaciones de YPF, todavía estatal; además siempre fueron motivo de discusión entre la Nación y las provincias, pero estos pleitos fueron saldados por la Suprema Corte a favor de las liquidaciones realizadas. Y este es el caso que nos ocupa, pues una cosa es un reclamo y otra ser acreedor indiscutido.

Fue un pago convenido entre Menem y Kirchner en represtación de las provincias productoras de hidrocarburos, plasmado en el Pacto Fiscal Federal, donde se establecía que ese importe se haría efectivo solamente si se sancionaba la Ley de Privatización de YPF; si no era aprobada no habría pago alguno, con lo que se desvirtúa el “cuento” de las regalías mal liquidadas, que fue sólo una excusa.

La sanción de la Ley nº 24.145: En 1992 la política y privatizadora aplicada por Carlos Menem se encaminaba a la sanción de una ley que permitiera la privatización de Y.P.F., la mayor empresa del país y una de las más reconocidas mundialmente; su modelo de petrolera estatal, nacido de las gestiones e Yrigoyen, Alvear y Mosconi había sido copiado por todos las naciones de América; Petrobrás, Ancap, Ecopetrol, YPFB, PDVSA, etc., son el ejemplo, pero ninguno de esos países privatizó su petrolera.

Era la culminación del proceso iniciado en el segundo semestre de 1989 con la sanción de los Decretos Desregulatorios del régimen de petróleo y de las Leyes de Reforma del Estado y Emergencia Económica. El Ministro de Obras Públicas era Roberto Dromi y el Secretario de Energía Julio C. Aráoz, uno de los ex Secretarios de Energía firmantes de un crítico –pero estructuralmente coincidente- documento sobre la situación energética actual.

Cuando se trató la Ley nº 24.145 llamada de Privatización de YPF y Federalización o Provincialización del Subsuelo”, el Ministro de Economía era Domingo Cavallo y el Presidente de YPF José “Pepe” Estensoro. Se requería la sanción de una Ley y el Peronismo no contaba con los votos necesarios para la obtención del quórum, es decir, 131 diputados Debe señalarse que, al igual que sucede actualmente, una vez logrado el número mínimo para funcionar, ya está asegurada la aprobación de la ley, incluso, por ejemplo, se gane por 66 a 65 votos; esto quiere decir que aquellos que dieron el presente consintieron la privatización, aunque posteriormente hayan votado en contra.

En esos momentos, los apoyos más importantes a la sanción de la Ley venían de las petroleras nacionales (Pérez Companc, San Jorge, Astra, ..) y las multinacionales. También de la legislatura de Santa Cruz, donde la diputada Cristina Fernández de K, acompañada por Héctor Icazuriaga y otros, presentó un proyecto exigiendo su aprobación.

Por desempeñarme como asesor del Diputado UCR Rodolfo Quezada, quien fue el miembro informante de su Bloque viví de cerca esos acontecimientos; había fracasado varias veces la sesión y en determinado momento el Diputado justicialista Oscar Parrilli le anunció a Quesada que habían alcanzado los 131, pues llegaría desde Santa Cruz el santacruceño Rafael Flores –entonces ultrakirchnerista- e ingresaría el demoprogresista santafesino Ricardo Molinas. Parrilli, actual Secretario General de la Presidencia fue el miembro informante de la mayoría peronista.

Los radicales, en su totalidad, no facilitaron el quórum y dieron el debate una vez que el Presidente de la Cámara Alberto Pierri abrió la sesión contando para ello con la presencia de los nombrados Flores y Molinas, quien ocupó una banca ajena para pasar desapercibido En esta oportunidad y como las presencias se contaban por el peso en la banca, el Presidente del Bloque UCR Raúl Baglini señaló que el quórum no había sido logrado porque no se llegaba a los 131 presentes y además, que el Dip. Flores había marcado doble presencia ya que había apoyado su pierna lesionada en la banca vecina. Baglini, pidió que se nombrara a los asistentes y Pierri incluyó entre los mismos al radical riojano Raúl Galván, quien aclaró que no se había sentado en su banca y por lo tanto no había contribuido al logro del quórum, cosa que no hizo ningún otro de los señalados como presentes, entre ellos Rafael Flores.

Entre quienes dieron quórum, además de Parrili y Flores, estaban Felipe Solá, Acevedo, Albamonte, Álvaro Alzogaray, Eduardo Amadeo, Becerra, Eduardo Camaño, D’Alessandro, Oscar Lamberto, Lorenzo Pepe, Alberto Pierri, Puricelli, Miguel A. Toma, Varela Cid, Yoma, Soria, Maqueda, Carlos Ruckcauf, Natale, Matzkin, etc…Todos ellos, al sancionar la ley, cantaron emocionados la Marcha Peronista , como puede verse en la película de “Pino” Solanas “Memoria del Saqueo”. Desde un palco también “marcaba” quórum” José “Pepe” Estensoro, siempre acompañado de sus Sansonite. Quien tenga dudas sobre lo señalado puede consultar el Diario de Sesiones de la HCD y los diarios de la época.

Se iniciaba la liquidación de los bienes más importantes derivados de los ahorros de varias generaciones de argentinos.

Gustavo Calleja, Ex Subsecretario de Combustibles de la Nación (1983/86)
Presidente de la Fundación Arturo Illia para la Democracia y la Paz
Vicepresidente del MORENO


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las callecitas de Buenos Aires


Carlos del Frade (APE)

La europea Capital Federal ya forma parte de la antología de la melancolía.

A fuerza de concentración de riquezas en pocas manos y multiplicación de miseria, los gobiernos locales han priorizado ponerse del lado de los voraces ganadores que siguen siendo los mismos desde principios de los años noventa del siglo pasado.

Cuando cualquier pasajero errante desembarca en Retiro, frente a la opulencia del Sheraton y a la mismísima Torre de los Ingleses, decenas y decenas de familias duermen como pueden acurrucadas entre persianas que todavía no abren.

Las callecitas de Buenos Aires ya no tienen aquel no se qué del tango que remitía a lo bello y misterioso.

Ahora, en pleno tercer milenio, la exclusión puede verse en vivo y en directo, debajo de frazadas gastadas están los nuevos empobrecidos, los macriados, los desalojados versión 2009.

La información es contundente: “Un relevamiento realizado el lunes 27 de abril por personal del propio gobierno porteño reveló que hay 1950 personas durmiendo en la calle, cifra que duplica la que se había registrado el año pasado, para la misma fecha, cuando todavía no se aplicaban las drásticas y ‘silenciosas’ medidas dispuestas por el macrismo”, sostiene la noticia.

Agregan los datos que “el presupuesto del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) cayó este año de más de 500 millones a menos de 120 millones de pesos. De esos 120 millones, casi cien se destinan al pago de sueldos y al funcionamiento del IVC, lo que prácticamente deja sin financiamiento las obras en marcha y los planes previstos para este año”.

Una clara política que va en contra de la posibilidad de contar con viviendas para el pueblo de la ciudad capital, de la gran megalópolis de la Argentina.

De acuerdo a los dichos de los referentes de las organizaciones sociales que intentan paliar los efectos del desalojo entre el pueblo empobrecido de Buenos Aires, “las personas desalojadas reciben pequeños subsidios que apenas les alcanzan para alquilar una pieza en un hotel, durante un tiempo, hasta que finalmente terminan en la calle”.

Sin embargo, “no hay un plan de contención para las familias, al punto que incluso cortaron la entrega de subsidios. Durante siete días, desde el miércoles previo a la Semana Santa, permaneció cerrado el edificio del gobierno porteño (la Secretaría de Desarrollo Social) que está en Entre Ríos y Pavón. No se otorgaban los subsidios por problemas presupuestarios, aunque oficialmente se dijo que era por ‘tareas de desinfección’”.

Los desalojos son expresiones concretas de una política vinculada a la concentración de riquezas en pocas manos, la multiplicación de la pobreza y la consiguiente persecución contra los más necesitados y urgidos.

El panorama se completa con la ausencia de lugares para tratar a los pibes consumidos por el paco u otras formas del narcotráfico. Para las ya mencionadas organizaciones sociales, la presencia de los chicos en las calles “se ha duplicado también porque no hay lugares habilitados que estén destinados a su atención. Los casos más graves tienen que ver con los chicos que tienen adicciones, al paco o a otras drogas, porque no hay lugares para su internación en la Capital Federal y tienen que ser derivados a la provincia de Buenos Aires. En la ciudad la situación es sencillamente horrible, incluso para los casos de atención psiquiátrica, porque el Hospital Tobar García está desbordado”, indicaron.

Las callecitas de Buenos Aires muestran la verdadera cara de una política de exclusión social y privilegios consagrados.

Autor foto: APE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...