viernes, 22 de mayo de 2009

Noticias Censuradas XXII: Un presidente negro no significa que el racismo haya abandonado Estados Unidos


Peter Phillips

Traducción de Ernesto Carmona, especial para ARGENPRESS.info

La desigualdad racial sigue siendo problemática en EEUU. Las personas de “color” continúan experimentando tasas desproporcionadamente altas de pobreza, de desempleo, de fichaje policial, de encarcelamiento represivo y de segregación en la escuela.

Según el nuevo informe de derechos civiles “Restableciendo la meta de una Sociedad Integrada: Un desafío del siglo XXI”, por Gary Orfield, el 44% de las escuelas de EEUU son actualmente de estudiantes no blancos [o de “color”], y las minorías están convirtiéndose rápidamente en la mayoría de los estudiantes de escuelas públicas.

Los latinos y los negros son los dos grupos minoritarios más grandes. Sin embargo, los estudiantes negros y latinos asisten a escuelas más segregadas hoy que durante la era de [la lucha por] los derechos civiles. Cincuenta años después que el Tribunal Supremo de EEUU fallara el caso “Brown versus Dirección de Educación”, las escuelas siguen siendo separadas y no iguales. El estudio de Orfield muestra que las escuelas públicas de los Estados Occidentales, incluyendo a California, sufren la segregación más severa de EEUU, mucho más que las escuelas de los estados sureños, como tanta gente cree.

Esta nueva forma de segregación esta basada primariamente en cómo están geográficamente organizadas las áreas urbanas -como lo describe tan apasionadamente Cornel West– en suburbios de vainilla y ciudades de chocolate.

Las escuelas siguen siendo altamente desiguales, tanto en términos de dinero como en la calificación y curriculum de los profesores. La educación desigual conduce a disminuir el acceso a las universidades y a los futuros trabajos. Las escuelas no blancas son segregadas por la pobreza así como por la raza. La mayor parte de la nación concurre a estas escuelas públicas de “chocolate”, de bajos ingresos, que dejan a una gran cantidad de personas jóvenes de color virtualmente incapacitada para obtener un empleo en la lucha por sobrevivir en una economía sofisticada.

Las menores oportunidades para los estudiantes de color crean invariablemente mayores privilegios para los blancos. El privilegio blanco es un concepto que desafía a muchos blancos que lo aceptan. Los blancos gustan de pensar sobre ellos mismos como individuos de trabajo duro cuyos merecidos logros se deben a sus esfuerzos personales. En muchos casos esto es una parte de la verdad; el trabajo duro en las universidades a menudo es en gran medida gratis. No obstante, muchos blancos encuentran difícil aceptar que ese racismo, asentado geográfica y estructuralmente, sigue siendo una barrera significativa para muchos estudiantes de color. Los blancos dicen a menudo que el racismo pertenece al pasado y que ya no necesitamos evocarlo. Con todo, diariamente la desigualdad nos mira fijamente en los barrios hispanos, ghettos y a través de las paredes de las prisiones. La desigualdad también continúa en universidades privilegiadas.

Un ejemplo del privilegio blanco es cómo la Universidad Sonoma State (SSU, su sigla en inglés) alcanzó recientemente el estatus de tener probablemente la población estudiantil blanca y más rica que cualquier otra universidad pública en California. La investigación muestra que a comienzos de los años 90 la administración de la SSU empezó a comercializar el campus como una institución que a precios de universidad pública [del estado California] ofrecía experiencias propias de una universidad privada afiliada a la Liga Ivy [que en términos deportivos agrupa a ocho universidades privadas del noreste de EEUU]. Parte de este empaque público de la imagen publicitaria “Liga Ivy” de la SSU proclamaba su ubicación en una región vinícola mezclada con amenidades físicas y culturales. Estos esfuerzos de comercialización fueron diseñados principalmente para atraer a estudiantes de altos ingresos a un campus tipo Falcon Crest.

Para alcanzar el resultado deseado de convertirse en una universidad “Liga Ivy” pública en la región del vino, la administración de la SSU puso en práctica un escrutinio de admisión especial que utiliza índices de puntajes socio-económicos más altos que el resto del sistema universitario del estado de California (CSU, en inglés). Según Lani Guinier y Gerald Torres en The Miner’s Canary (El canario del minero), los altos puntajes del sistema llamado SAT correlacionan directamente a la raza y al ingreso económica, prestando poca atención al éxito real en la universidad.

SSU también condujo un reclutamiento entre público predominantemente blanco de altos ingresos y en las escuelas secundarias privadas de la costa oeste y Hawai. Por lo tanto, los estudiantes de primer año de la SSU provenientes de familias con rentas superiores a 150.000 dólares anuales aumentaron en 59% desde 1994, mientras los estudiantes de primer año de familias con rentas por debajo de los 50.000 dólares disminuyeron en 21% en 2007. La condición racial de los estudiantes del campus permaneció sobre más de tres cuartas partes de blancos durante este período de quince años, mientras en el resto de los campus del CSU la diversidad étnica aumentó perceptiblemente.

Y a la vez vivimos en una sociedad en que la mayoría de la población ha elegido a un negro como Presidente de EEUU. Esta presidencia es un enorme logro simbólico para las relaciones raciales en EEUU. Sin embargo, no debemos ignorar las desventajas que continúan existiendo para la gente de color y las ventajas conseguidas por los blancos. La segregación de hecho y las políticas institucionales contribuyen a perpetuar desigualdades que requieren estudio, discusión y compensación efectiva. Los esfuerzos contra el racismo deben continuar si queremos alcanzar de verdad la meta de igualdad de oportunidades para todos proclamada durante la lucha por los derechos civiles.

Foto: Estados Unidos – El presidente Barack Obama prepara durante la emisión de un discurso desde la Casa Blanca. / Autor: Pete Souza – White House

*) Peter Phillips es profesor de sociología en la Universidad Sonoma State de California. Su reciente estudio e investigación Building a Public Ivy: Sonoma State University: 1994-2007, está en: http://www.projectcensored.org/articles/story/building-a-public-ivy/


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las luchas de clases no pasaron de moda (aunque nos lo quieran hacer creer)


Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí.
Augusto Monterroso

“Las luchas de clases no pasaron de moda”. Es quizá inusual titular así un artículo de opinión. Inusual, o tal vez irrespetuoso. Pero necesario. ¿Por qué?.

En el desarrollo del pensamiento occidental va surgiendo desde hace tiempo, antes de Marx incluso, una corriente que toma lo social como objeto de reflexión. Con distintas lecturas y con diferentes objetivos perseguidos, muchos autores van haciendo del todo social un campo de estudio. Lo investigan, lo desmenuzan, ponen sobre él el ojo crítico transformándolo así en un nuevo sector del saber; antes aún de llamar a eso “ciencias sociales” (ya entrado el siglo XX), va ganando solidez y profundidad el pensamiento en torno a ese problema novedoso en la historia, apareciendo así líneas de desarrollo con autonomía y pretensión de mayoría de edad en el campo de los saberes.

Surgen entonces la economía política, la sociología, la ciencia política como proyectos epistemológicos independientes. En ese movimiento, desde distintos referentes teóricos (filósofos como Hegel, economistas como Adam Smith o humanistas varios que vienen desde el Iluminismo francés en adelante), en todos los casos sin el más mínimo ánimo de transformación social, aparecen conceptos novedosos en la historia del pensamiento: explotación del trabajo, plusvalía, conflicto social, dialéctica del amo y del esclavo, gobierno del pueblo. Fue Carlos Marx quien da un salto y propone una línea de acción política definida para cambiar el estado de cosas a partir de esos conceptos, fundando lo que él llamó materialismo histórico. Pero todo ese fermento de cambio ya estaba en el pensamiento de su época. La idea de lucha de clases, se expresara abiertamente o no, es algo que recorre buena parte del pensamiento político-filosófico occidental moderno.

Más allá del ámbito académico o intelectual en sentido amplio, la idea de lucha de clases es algo desde siempre conocido por los poderes, por las clases dominantes. Parafraseando a Hegel podría decirse que “el amo tiembla aterrorizado ante el esclavo, porque sabe que tiene los días contados”, lo cual no expresa sino la estructura más íntima de las relaciones de clases: quienes detentan el poder saben que lo hacen a base de un forzamiento, y que para ello necesitan día a día estar renovando ese estado de explotación. Como justamente saben que hay una inequidad no natural en juego –mantenida a base de fuerza (el engaño de la ideología, y cuando es necesario: la represión con fuerza bruta)– la cuerda en tensión puede romperse en cualquier momento. La explotación de clase se mantiene en un equilibrio inestable, pues siempre los explotados pueden rebelarse.

Esa tensión perpetua que rige todo el edificio social es lo que mantiene en vilo a las clases explotadoras; si no, no serían necesarias fuerzas armadas de seguridad ni todo el dispositivo que día a día invisibiliza la explotación, manteniéndola. Como el amo sabe que alguna vez el esclavo puede abrir los ojos y levantarse, día a día debe renovar sus mecanismos de seguridad para la defensa de sus privilegios, pero sabiendo siempre que eso no puede ser eterno. De ahí que, aunque mantiene altanero sus prerrogativas, tiembla porque sabe que alguna vez puede perderlas. La historia de la humanidad no es sino una continua lucha donde los detentadores del poder defienden a muerte sus beneficios de clase social contra los que no las tienen, por miedo a que se las arrebaten.

Esto es viejo como la humanidad. O, al menos, viejo como la humanidad desde que existen clases sociales, cuando el trabajo empezó a generar excedentes y alguien (el más fuerte, el más astuto, el más aprovechado…) se los apropió. Las luchas entre grupos sociales diferenciados no es un invento moderno. Pero sí lo es, sin dudas, su tematización como objeto de estudio, como referencia en el discurso. En la historia de nuestra especie no fue necesario en ningún momento que emperador alguno, rey o señor feudal, en cualquier faz del planeta, escribiera o hiciera escribir qué son las luchas de clases. Simplemente se limitó a ejercer su poderío, explotación mediante, dando por supuesto que el mundo está estratificado, que “la chusma” trabaja y que los poderosos usufructúan el producto de ese trabajo. Cuando ese mecanismo íntimo de las sociedades comienza a ser puesto como un objeto de estudio, surge un pensamiento político novedoso, pero que no necesariamente lleva a la proclama transformadora de la sociedad. Cuando Hegel, por ejemplo, formula la “dialéctica del amo y del esclavo” en el capítulo IV de la “Fenomenología del Espíritu”, en 1807, tocando el núcleo de las relaciones de poder entre los seres humanos, no está haciendo un llamado a revolucionar esas relaciones. Fue Carlos Marx el que lo hace, pero no porque descubriera que “las luchas de clases son el motor de la historia” sino porque ese conocimiento lo toma como punto de partida para un proyecto político, novedoso en su momento, un proyecto que es más que científico.

Decíamos que puede resultar absurdo afirmar que las luchas de clases “no han pasado de moda”. Obviamente no pasaron de moda, claro está. ¿Por qué esta aseveración entonces, rayana casi en lo ridículo? Por cierto, tiene un sentido el día de hoy: de lo que se trata es de recordar que ellas salieron del campo del discurso, no se las menciona, se las invisibiliza como asunto a discutir. Y lo que no se menciona, no existe.

Por supuesto que las luchas de clases siguen siendo el motor de la historia. ¿Alguien en su sano juicio podría negarlo? Lo importante a destacar –y esa es la razón de un título que, además de absurdo, pretende ser provocativo– es que hoy día, caídas las primeras experiencias socialistas del siglo XX y con un aparente triunfo absoluto del capitalismo, las ciencias sociales y la práctica política se han “amansado”. Al decretarse el presunto fin de las ideologías algunos años atrás, todas las ciencias contestatarias, aquellas que hacían de la denuncia social su razón de ser, quedaron algo huérfanas, sin referentes, perdidas. Fue así que en el campo de las ideas, en el ámbito del pensamiento crítico, en la academia, la noción de lucha de clases pareció opacarse. Hijos del pensamiento mágico-animista como seguimos siendo en algunos aspectos, la ilusión generalizada es que al no mencionar algo, no existe. Falacia insostenible a todas luces, pero lo humano no se rige sólo por la racionalidad. Si no, no podrían enten
derse innumerables actitudes y comportamientos, totalmente irracionales vistos con la vara de la razón, que es la razón moderna, occidental, científico-técnica (que, además, es de tez blanca y en versión siempre varonil).

Por cierto que es irracional, desde el punto de vista del desarrollo de las ciencias sociales, abandonar el concepto de lucha de clases. Pero vemos que eso es lo que ha estado sucediendo en las últimas décadas del pasado siglo. Ahora bien: ¿irracional, o tendenciosamente manipulado, producto de los tiempos políticos que corren?

Caído el muro de Berlín, y con esa caída todo lo que ello significó –esperanzas y valores de justicia también caídos– el discurso de la derecha se sintió triunfal. En un sentido, claro está, lo fue. Aunque el capitalismo como sistema sigue sin ofrecer salidas para la totalidad de la humanidad –no sólo porque no quiere, sino porque no puede–, y aunque ahora, ya hacia fines de la primera década del siglo XXI vuelve a empantanarse de una manera fatal con todas las consecuencias monstruosas que ello podrá acarrear (¿una tercera guerra mundial quizá?), el discurso dominante, la cultura, el campo del quehacer académico sigue aún imbuido de las modas intelectuales dominantes en estos últimos años. Y en esa agenda adoradora del libre mercado, individualista, irresponsablemente consumista, salió de circulación aquello de “lucha de clases”.

Salió de circulación del mundillo académico, de los programas de estudio, del decir de las ciencias sociales, de muchos actores políticos inclusive. Pero ahí sigue estando. Aunque parezca tonto insistir en ello, es necesario, imprescindible agregaríamos, porque la tendencia actual la ha ido desdibujando a punto de intentar hacerla pasar al museo como rareza del pasado. Hoy día la línea dominante, cuando no es abiertamente neoliberal y apologista de la empresa privada, es complaciente con el sistema económico. Y es en esa lógica que se van inscribiendo las nuevas tendencias, las nuevas modas intelectuales. Ciencias sociales que no denuncian, que sólo sonríen al poder.

Sin negar en absoluto la pertinencia de nuevos sujetos teóricos y prácticos en el campo de las ciencias sociales como son todo tipo de exclusión (léase: discriminación de género, discriminación étnica), pareciera que estos nuevos campos dominan todo habiendo esfumado el tema de clases. ¿Es que acaso se resolvieron las contradicciones de clase?

Decir esto no pretende sino mantener viva la problemática que define todo el edificio social: las contradicciones de clases económicas siguen siendo el motor de la historia. De todos modos hoy, dadas las actuales circunstancias de agotamiento de los primeros modelos socialistas y aparente triunfo de la libre empresa (¡aparente!, por supuesto, porque tres cuartas partes de la humanidad siguen viviendo en condiciones de precariedad, aunque sean hijas de la economía de mercado), las contradicciones de clases han salido del discurso, no se las nombra, se las busca olvidar.

Desde hace algunos años, justamente desde que fue proclamado el “fin de la historia” con el grito triunfal de la globalización capitalista neoliberal, los conflictos sociales se ven con desconfianza (al menos, los poderes los ven así). Sin hacer una apología de la violencia, no deja de tener algo de ingenuidad el furioso llamado que se hace a la “resolución pacífica de los conflictos”. ¿Está fuera de moda hablar de lucha de clases entonces? ¿Es de mal gusto? Esa pareciera ser la tónica dominante: de Marx (Carlos Enrique, el pensador alemán fundador del socialismo científico, 1818-1883, ese judío de nacimiento que vivió buena parte de su vida en Londres) hemos ido a parar a marc’s (métodos alternativos de resolución de conflictos). ¿Y cómo se “resuelven” alternativamente las contradicciones de clase? ¿Alguien podrá decirlo con visos de seriedad? ¿O de eso no se habla?

Por supuesto, sin ningún lugar a dudas, la cuestión de género y la cuestión étnica tienen una importancia mayúscula. Incluso, en honor a la verdad, es sano tener en cuenta que el marxismo clásico tuvo estos puntos como asignaturas pendientes, que hay ahí una deuda histórica desde las izquierdas. Pero que todo se va a solucionar atacando estos factores, como mínimo es ingenuo. Solidario de eso es la visión de la pobreza como “cuerpo extraño”, como mal en sí mismo que habría que atacar. Pero la lucha ¿será contra la pobreza... o contra la injusticia? No se puede arreglar la primera sin resolver la segunda.

El visceral odio de clase de los explotadores, los que juegan golf y viajan en jets privados, los que viven de la explotación del trabajo de las grandes mayorías y no se lavan la ropa interior ni cocinan lo que comen, ¿acaso terminó? O más aún –esto es el nudo gordiano del asunto– el miedo estructural de las clases poseedoras, miedo a que alguna vez el “pobrerío” levante la voz, no ha terminado. “El amo tiembla aterrorizado ante el esclavo porque sabe que tiene sus días contados”. Mientras haya clases sociales, mientras haya propiedad privada de los medios de producción que defender, ese miedo seguirá presente. Y ello aunque haya quien diga que seguir pensando en lucha de clases sea algo del pasado.

Entonces, simplemente eso: recordémoslo, no olvidemos cómo está hecho el mundo y la causa de buena parte de nuestras desventuras. Que las modas intelectuales no terminen siendo eso: modas que se imponen. Mantengamos viva la esperanza en un mundo mejor, aunque para ello lamentablemente tengamos que seguir recordando que para llegar ahí hay que superar la sociedad de clases, lo cual implica lucha, mucha lucha. Porque, definitivamente, aquellos que siguen jugando golf y viajando en jets privados, aunque seamos civilizados e intentemos arreglar pacíficamente los conflictos, no cederán un milímetro de sus privilegios de buena gana. Al contrario, reaccionarán como siempre lo han hecho cada vez que se les cuestione. Lo cual, para concluir, no hace sino recordarnos que las clases siguen ahí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Costa Rica: Dudas y tormentas


Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

Queda tan solo un año del gobierno de Oscar Arias. Atrás se acumulan manchas que se volvieron indelebles. En el horizonte del próximo año se apelotan inmensos nubarrones de tormenta.

1. El signo de la duda

Este gobierno ha quedado manchado, de forma irreversible, por la marca de la duda. La razón es evidente: su origen está en una modificación arbitraria a la Constitución de la República decidida no por la Asamblea Legislativa, sino por un tribunal. Ello ha dejado definitivamente mutilada su legitimidad. Pero, igual de importante, ello es indicio del peso enorme de los intereses económicos que respaldaron la candidatura de Arias. Porque la única forma razonable de explicar que un tribunal –en este caso la Sala IV- estuviese dispuesto a excederse de forma tan manifiesta en sus potestades, es porque de por medio habían presiones –y en consecuencia intereses- de una magnitud extraordinaria. Por lo demás, la duda tan solo se acrecentó con los resultados del proceso electoral de febrero de 2006 –en que Arias salió electo- y luego con motivo del referendo sobre el TLC, realizado el 7 de octubre de 2007. En ambos casos el racimo de irregularidades no solo agudizó la mancha sobre la maltrecha legitimidad del régimen, sino que vino a aportar nueva evidencia acerca del poder de los intereses oligárquicos que hicieron posible su ascenso.

2. El signo del autoritarismo

El atropello a la Constitución marcó la ruta posterior. Y ésta ha estado marcada por el autoritarismo y la arbitrariedad. La coyuntura alrededor del TLC lo evidenció de forma contundente. Pero, a decir verdad, es un fenómeno que sobrepasó ampliamente al gobierno arista. En realidad vimos fraguarse una alianza autoritaria en la cual confluyeron todos los poderes de la oligarquía: el económico, el mediático y el político y la cual absorbió a todos los partidos de derechas. El cemento lo aportaron los grandes intereses económicos apostados tras el TLC. Luego esa amalgama oligárquica se ha roto parcialmente. El avance de la crisis económica agudiza la fractura, pero, en cualquier caso, la mesa está servida: el negocio para algunos será grande; los costos para el pueblo mucho mayores. Por su parte, el gobierno continúa afirmado en un estilo arbitrario e impositivo.

3. El signo de la imprevisión

El trienio 2005 a 2007 fue de alto crecimiento económico. El fenómeno no es atribuible a la administración Arias por dos razones. Primero, porque es obvio que el movimiento ascendente inicio en el gobierno anterior. Segundo, porque ello tuvo lugar en el contexto de un ciclo expansivo planetario que empujó el crecimiento económico mundial a su nivel más alto de los últimos 30 años. De ahí los enormes flujos de capital extranjero que el país recibió así como el rápido incremento de las exportaciones y el turismo. El monto excepcional de los capitales recibidos impulsó la especulación inmobiliaria y el auge de la construcción y recalentó el crédito y el consumo. Así, en los años 2004-2007 el endeudamiento del sector privado –familias y empresas- literalmente se disparó hasta las nubes. Hoy la economía mundial está sumida en la recesión más aguda y prolongada de los últimos 8 decenios. Y, entonces, la falta de previsión de la política económica arista pasa la factura: el peso del endeudamiento privado se está convirtiendo en un lastre muy peligroso, justo cuando de la economía mundial nos llegan múltiples impactos negativos. El efecto combinado de ambos factores –el interno y el externo- resulta altamente preocupante.

4. El signo del desconcierto

El declive de la economía de Costa Rica empezó hace un año, pero se agudizó desde finales de 2008. Las consecuencias negativas de ese proceso apenas se están empezando a sentir y, lamentablemente, podrían agravarse en meses venideros. Frente a esto, el gobierno de Arias ha mostrado una casi nula capacidad de respuesta. Su propuesta frente a la crisis –el Plan Escudo- se desglosa en tres grandes apartados: asistencialismo social de limitado alcance; endeudamiento externo para realizar obra pública que no se pondrá en marcha sino hasta dentro de unos dos años o más (cosa que le quita toda eficacia como medida anti-crisis); y reformas legislativas que dañan severamente el régimen de derechos laborales que históricamente ha constituido una de las conquistas sociales fundamentales de nuestro pueblo. Ese ataque contra la legislación laboral es, a fin de cuentas, el único elemento importante dentro del Plan Escudo y, asimismo, identifica una muy clara voluntad política: la de lanzar el costo de la crisis sobre las clases trabajadoras. Por otra parte, la política monetaria (tasas de interés, crédito, tipo de cambio) es terreno donde prevalece una confusión total. Lo cierto es que, en general, la política económica -definida de común acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)- esta siendo manejada de forma que simplemente tiende a profundizar la crisis y sus repercusiones negativas.

5. Y, de nuevo, el signo de la duda

Supongamos que se mantenga el rumbo actual. En lo político ello implicaría perpetuar la arbitrariedad y el autoritarismo y reiteraría un fenómeno que se ha vuelto muy frecuente: el manejo corrupto de las políticas públicas como instrumento de favorecimiento de negocios privados, incluso en beneficio directo de funcionarios de alto rango. En lo económico vendrían meses de agudizado deterioro económico y aumento del desempleo y la pobreza.

¿Podría darse alguna reorientación significativa? Sí, pero solo como respuesta obligada ante la evolución de los hechos. En particular dos factores: la profundización de la crisis y el descontento social. Mas, en todo caso, este último debería expresarse de forma tangible: en la organización y movilización ciudadana que presione de forma efectiva por salidas justas y democráticas frente a la crisis. Una última posibilidad podría ser la revuelta a nivel oligárquico, es decir, el enfado incrementado en las altas esferas del poder económico y mediático. Solo que, en tal caso, tan solo se agravaría el signo regresivo de la política gubernamental.

Foto: Oscar Arias, presidente de Costa Rica. / Autor: Casa Presidencial


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Salvador: Bajo el asedio de la crisis y la esperanza del cambio


José Mario Zavaleta (especial para ARGENPRESS.info)

Inevitablemente para los salvadoreños el acontecimiento hacia donde confluyen prácticamente todas sus expectativas actuales es la toma de posesión del gobierno de Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén el próximo uno de junio.

Mientras menos tiempo queda para que ello ocurra, se expanden noticias esperanzadoras pero también otras muy adversas y que, a la par que comprueban las sospechas que la hasta hoy oposición sostenía de que las administraciones de Arena estaban sumiendo al país en una crisis por favorecer a intereses mezquinos, colocan al estado salvadoreño contra la pared cuando se avizora el agravamiento de la crisis financiera, y que obliga a tomar medidas inmediatas que permitan su elemental funcionamiento.

Algunos medios, como el Diario CO LATINO, han calificado de catastrófica la situación en áreas como la energía eléctrica, la distribución del agua potable, la salud y la educación, que como servicios esenciales se encuentran al borde del colapso por no contarse con fondos para que sigan trabajando, con la consiguiente afectación a los usuarios. No hay actividad en la sociedad que no se haya afectado por la crisis, y ahora resulta que la comisión de transición del gobierno de Antonio Saca, ha recomendado a la futura administración, medidas que durante años se le demandó que pusiera en práctica ella misma, habiéndose negado o evadido actuar, esperando que los problemas se resolvieran por su propio peso. La sensación es, más que nunca, que en este momento no hay gobierno en El Salvador, y quienes lo han detentado están sólo esperando que concluya su período para retirarse a descansar placenteramente en sus nuevas y fastuosas residencias; además, al mismo presidente Saca se le ha criticado por no asumir su papel en medio del sufrimiento de la población por la crisis y ante la amenaza latente por la epidemia de Influenza que se propaga en el mundo. Mientras esto ocurre, el mandatario ha preferido viajar a Medio Oriente y Europa, acentuándose las suspicacias por los costos adicionales que ello ha representado para el erario nacional.

Todo lo anterior se contrasta con la expectativa que representa la llegada del gobierno del FMLN, a cargo de Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén, que para la población en general significa el ansiado cambio, y como tal, ya se empieza a traducir en concreciones al anunciarse gradualmente la integración del futuro gabinete de gobierno, cuyos miembros serían los responsables de poner en práctica el programa por el que se ganó las elecciones. Por ello, al conocerse algunos nombres se vislumbra el carácter de dicho equipo, su alto nivel por la calidad académica y profesional; y por sobre todo, por tratarse de personalidades prestigiosas y comprometidas con su pueblo. El mismo diario Co Latino ha publicado – aún sin confirmarse oficialmente - algunos cargos, como que la doctora María Isabel Rodríguez será la futura Ministra de Salud, el doctor Héctor Dada Hirezi el de Economía, el doctor Álex Segovia como Secretario Técnico de la Presidencia, el licenciado Carlos Cáceres en Hacienda, y el diputado del FMLN Manuel Melgar responsable de Seguridad y Justicia, entre otros. Además que el vicepresidente, el profesor Salvador Sánchez Cerén, tendrá bajo su responsabilidad el Ministerio de Educación, destacando así las prioridades que el gobierno de Mauricio Funes tendrá en las áreas sociales y económicas, tal como fue propuesto en la campaña electoral.

También otro hecho destacable es la visita que la fórmula presidencial, acompañada de dirigentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, ha realizado el martes de la presente semana al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, cita que por postergada por múltiples razones, no deja de ser trascendental por las expectativas que la cooperación entre ambos países traerá para beneficio de sus pueblos. Como afirmó en su discurso de bienvenida el presidente Chávez, no es poca cosa lo que ha ocurrido con la llegada de los futuros gobernantes salvadoreños a Caracas.

Foto: El Salvador – Mauricio Funes, presidente electo. / Autor: OSMOOTHIE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: Profecías desilusionadoras


José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

Honorato de Balzac decía que “la única excusa que tiene Dios es que no existe” y Woody Alen, tiempo después y sin apuro, aclaró que “si existe, espero que tenga una buena excusa”, pero ¿qué excusa tiene el Presidente de Paraguay, Fernando Lugo, que sí existe y con buena salud, para decir una cosa hoy y, sobre el mismo punto, otra mañana?.

En los nueve meses de su nuevo pontificado, en varias ocasiones ha sorprendido al sentido común y hasta a la lógica que, por más robusta que sea, también se tambalea. ¿Será que en Sudamérica, el progresismo está creando un nuevo lenguaje político que puede sustentar, con rigor argumental, que “como le digo una cosa le digo la otra”?.

La reforma agraria fue la primera promesa de Lugo de aplicación inmediata, pero ahora dice que ella no será posible hasta el 2023, en una profecía temeraria que tira abajo el grueso de las ilusiones y esperanzas del pueblo que creyó haber encontrado en él, al hombre del cambio que el país necesita de urgencia, para comenzar a liberarse de la miseria y sus lacras, que afectan al 60 por ciento de los seis millones de habitantes..

¿En qué puede basarse Lugo para pensar que será respetado ese legítimo ideal del campesinado pobre, de disponer de tierra para vivir decentemente, por quienes dirigirán el país dentro de 15 años?, Será el segundo periodo presidencial después del suyo, en el caso de terminarlo. Ensayó disculparse ante las víctimas por el exabrupto, como un violador que, después de disfrutar del acto, declara que hubiera preferido no hacerlo.

Lugo carece de una organización política, su único apoyo es el movimiento social que le dio un cheque en blanco para que transforme las estructuras que mantienen al país en el atraso y el hambre, causados por fuerzas políticas, económicas y de la comunicación que, esas sí, tienen aparatos y medios para intentar retornar al gobierno y enterrar las demandas populares.

El mandatario dice que su administración está echando las bases para que quienes le sucedan, continúen respondiendo a las aspiraciones del pueblo. ¿Ingenuidad?.

En primer lugar, esas premisas no se ven por ningún lado y, segundo, ¿cómo puede confiar en algo que desconoce?. El equipo gobernante del 2023, ¿será revolucionario?. O, ¿cree que existe otra herramienta para efectuar ese trascendental cambio?.

Su ambivalencia le provocó otro tropezón a Lugo en los últimos días, cuyos efectos son impredecibles aún, porque aparece comprometida su relación con las fuerzas armadas, bastión de los sectores enemigos de todo cambio que favorezca al pueblo y de toda expresión de ideas progresistas. En las últimas horas destituyó a tres generales, sin que trasciendan los motivos.

Resulta que algunos altos oficiales permitieron que se realizara un foro internacional de la juventud, en el campo del cuartel de caballería, financiado en parte con fondos de la represa binacional de Yaciretá. Terminado el encuentro, animado por unos 10 mil jóvenes de varios países, la jauría conservadora se lanzó por todos los medios de prensa más afines a su avaricia y ocupó con el tema al grueso de las bancadas parlamentarias.

La dirigencia del resquebrajado Partido Colorado y la corriente más retrógrada del Partido Liberal, aunque cogobernante, reclamaron explicaciones a Lugo.

Lo recriminaron por utilizar recursos de Yaciretá, pero el mandatario lo justificó porque “la represa tiene presupuesto para financiar eventos culturales, de diálogo público sobre la problemática actual y en defensa de la soberanía nacional”.

Sin embargo, no demoró en cambiar de posición y el director paraguayo de la binacional, debió comprometerse a devolver, de su peculio, el dinero invertido en el foro.

Otro reproche y, el más urticante, lo originó el despliegue de retratos del CHE Guevara y de banderas y pancartas con inscripciones que llaman a la lucha revolucionaria. Todo un acontecimiento en un cuartel paraguayo, sometido siempre a las fuerzas retrógradas.

Es admisible que los jóvenes cometieron el error de ignorar a la mayor parte de los héroes nacionales y ello dio pie al escandalote que inflama la derecha.

Todos los jefes imperiales, obnubilados en su papel de dioses modernos, siempre han dicho y hecho lo que se les antoja, pero poca responsabilidad tiene el pueblo ante ello, dado que no los puede elegir y, además, la desfachatez de ellos no alcanza para andar diciendo que representan a las masas, porque ningún interés tienen y muy orgullosos están de pertenecer a algo tan superior y distante, como son las monarquías.

Diferente es con los dirigentes de partidos o movimientos políticos que, para llegar a ser electos en puestos importantes del Estado, necesitan del pronunciamiento popular que, por lo general, conquistan con fuertes inversiones de dinero, inspiradores de discursos inflamados de promesas de justicia social y libertad, mayor parte demagógicos.

También prometen empleo y probidad en la administración, es decir la satisfacción de los legítimos derechos humanos que, al unísono, comprenden igualmente alimentación, vivienda, educación y salud, que persiste en reclamar la población paraguaya, con pensamiento libre y crítico, que fue fundamental en el triunfo electoral de Lugo.

En toda la campaña por las elecciones de abril del año pasado, el ex Obispo cabalgó sobre cuatro o cinco reivindicaciones de justicia social, que un pueblo harto de los abusos del Partido Colorado, reclamaba cada día con más fuerza.

La principal promesa, sin dudas, fue realizar una Reforma Agraria y, la inmediata, recuperar la soberanía nacional que, según entienden los paraguayos, pisotea Brasil al no respetar el reparto igualitario del total de la energía eléctrica que produce la represa binacional de Itaipú.

De acuerdo con el Tratado, suscrito hace cerca de cuatro décadas, en plena tiranía de los generales Alfredo Strossner y Garrastazú Médicis, sin ningún aval parlamentario, al menos del lado paraguayo, la parte que no consuma la totalidad del 50 por ciento que le corresponde (de hecho el socio menor), debe cederlo al otro, al mayor.

Paraguay absorbe poco más de cinco por ciento, es decir, que tiene un excedente casi del 45, el que Brasil se lleva desde siempre, por moneditas, ignorando la cotización en el mercado internacional, que reclama como justo la mayoría de la población paraguaya, entre la que subsiste el recuerdo lacerante de la invasión y despojo brasileros en 1864, durante la Guerra de la Triple Alianza, que cometió junto con Argentina y Uruguay.

La reivindicación de los derechos igualitarios sobre Itaipú, hace muy bien el pueblo paraguayo en intensificarla, aunque tendrá que comprender que ello significará una lucha titánica, con años de presión política y de los movimientos sociales, y mucha habilidad diplomática, con probable intervención de organismos regionales y hasta de estamentos jurídicos internacionales. La cosa es entre un tiburón gordo y una sardinita.

En cambio, la elaboración de un proyecto de reforma agraria y su aplicación progresiva, sería mucho menos complicado para Lugo y su gobierno. Además, evitaría quedar en la historia como un profeta desilusionador, despilfarrando una magnífica oportunidad de convertirse en el conductor de un pueblo construyendo un país de justicia y libertad, que elimine uno de los mapas rurales más perversos de todo el mundo.

El censo agropecuario del año pasado, consignó 32 millones 527 mil hectáreas, en las que la producción de pasturas, 90 % soja, alto porcentaje transgénica, abarca 54 % en la región oriental, con mayoría de población brasiguaya y 57,5 % en el occidente chaqueño. Los montes ocupan 28 y 36 % de la extensión, y los cultivos 10 y 0,1.

Las plantaciones de soja se extienden en 27 mil 735 fincas, 66 por ciento ocupadas por grupos con menos de 20 productores, cuyo número aumentó mil 753 % en los últimos 18 años, mientras que más de mil labriegos ocupan apenas el dos por ciento de esa superficie total.

Foto: Paraguay – Fernando Lugo, presidente de la República. / Autor: Presidencia Paraguay


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un ensayo del terror, en Patagonia


Oscar Taffetani (APE)

En estos tiempos de láser y fibra óptica, cuando podemos enterarnos al instante, casi en tiempo real, de lo que está pasando en algún remoto confín del planeta globalizado (o del globo planetizado), se vuelve sospechosa la lentitud con que le llegan a la población ciertas noticias.

La denuncia del copamiento del pueblo chubutense de Corcovado, por ejemplo, realizado por efectivos enmascarados del GEOP (Grupo Especial de Operaciones Policiales), ocurrido entre el 8 y el 16 de marzo de este año, cuando cerca de 3.000 pobladores de esa localidad fronteriza debieron vivir bajo un virtual estado de sitio, sufriendo agresiones, torturas, vejaciones, secuestros, fusilamientos y desapariciones, tardó dos meses en llegar a los medios masivos de Buenos Aires, motivando la intervención de las autoridades nacionales. ¡Dos meses!

Debió encadenarse a las rejas de un ministerio la dirigente mapuche Moira Millán, el pasado 10 de mayo, para que un funcionario del Gobierno la recibiera y decidiera tomar cartas en el asunto.

Luciano González, miembro de la comunidad de Cerro Centinela, vecina a Corcovado, que desoyó el toque de queda del GEOP, fue detenido y está desaparecido. También permanece desaparecido el prófugo de la justicia Cristian Omar Bustos, cuya búsqueda, aparentemente, fue la excusa para desatar la cacería.

Tres de los hermanos de Cristian Omar también sufrieron la embestida del GEOP: Wilson Ruperto, de 19 años y a punto de ser papá, fue fusilado a mansalva. Marcos Abrahán quedó cuadripléjico de un balazo. Daniel Ernesto fue herido en una pierna después de entregarse desarmado, y sigue detenido en una comisaría sin que pesen cargos en su contra.

No sólo la familia Bustos sufrió el atropello. Una niña de 8 años que se estaba duchando en una de las casas de Corcovado allanadas con violencia, fue abusada delante de su propia madre. A algunos de los detenidos clandestinamente, y luego liberados, se los torturó de brutales maneras que no merecen ser descriptas.

Las denuncias al Fiscal interviniente se acumularon, pero la agresión no se detuvo (ocurre que había sido el mismo Fiscal quien había solicitado la intervención del GEOP). El comisario general de la Policía de Chubut, Juan Luis Ale, desestimó las denuncias: “Fueron allanamientos hechos con orden judicial -dijo- y no consta que haya habido hechos de violencia”.

Moira Millán, cuando tuvo la oportunidad, se lo gritó en la cara al poder: “Torturas, violaciones y robos cometidos por policías en allanamientos violentos y sin órdenes. Detenciones sin razón y desapariciones. ¿Qué es eso sino terrorismo de Estado?”

Recuerdos del pre-Proceso

A principios de la década del ’70, como continuación de las luchas obreras manifestadas en el Cordobazo y el Viborazo, se renovaron las conducciones locales de grandes sindicatos como la UOM, el SMATA y Luz y Fuerza, dando espacio a las corrientes denominadas clasistas en el movimiento obrero argentino.

Un epicentro de aquellas luchas que estaban jaqueando a las patronales y que arrancaban al poder una mejor “distribución de la riqueza”, era la ciudad de Villa Constitución, cercana a San Nicolás, en un punto limítrofe entre las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.

A fines de 1974, la tristemente célebre Triple A y grupos de tareas integrados por ex policías y ex miembros de fuerzas de seguridad, contratados por las mismas empresas del cordón industrial, comenzaron a hostigar a la dirigencia obrera y popular de San Nicolás y Villa Constitución con actos de terror semejantes a éstos que se han cometido en Corcovado: intimidación, secuestros, torturas, fusilamientos clandestinos, desapariciones.

La actuación policial “salvaje” en San Nicolás y Villa Constitución, lo mismo que la intervención “salvaje” del brigadier Lacabanne en Córdoba, fueron claros ensayos del terrorismo de Estado que se practicaría a gran escala a partir del 24 de marzo de 1976.

Del demonio rojo al demonio verde

En la nueva Doctrina de la Inseguridad Interior (así la ha bautizado nuestro colega AG), el lugar que antes ocupaba la vanguardia obrera clasista hoy lo ocupan las organizaciones populares, los ambientalistas y particularmente esos jóvenes Mapuche, herederos del gran Sayhueque, que tienen la osadía de recordar que esas tierras del País de las Manzanas, con sus montañas y sus lagos... les pertenecen.

Primero fue el plebiscito contra la mina de oro y plata que quería instalar la canadiense Meridian Gold -con apoyo del gobernador chubutense Das Neves- en la zona de Esquel, contaminando con cianuro las aguas de la región. Y perdieron. Debieron dar marcha atrás. El pueblo entero de Esquel se puso de pie en defensa de su derecho.

Después, fue el proyecto “Trafipán 2000”, para crear una mega cancha de esquí en un predio de 2.500 hectáreas junto al lago homónimo. El emprendimiento (que debió ser urgentemente desmentido por el productor televisivo Marcelo Tinelli y por el gobierno chubutense) contemplaba la erradicación de 300 familias Mapuche que habitan esas tierras y que están reclamando su restitución jurídica.

Ahora, la minera canadiense Aquiline Resources -siempre con el apoyo del gobierno de Mario Das Neves- ha puesto en marcha el proyecto minero “Navidad”, supuestamente orientado a la extracción de plata y plomo (aunque todo indica que habrá en el negocio otros metales preciosos, y tal vez la guarda y depósito de desperdicios nucleares en Gastre).

Los recientes anuncios de Mario Das Neves de que se pavimentarán las pistas de los aeródromos del interior, son música para los oídos de Aquiline Resources y las otras empresas mineras. El reciente veto presidencial a la ley de protección de los glaciares, es más música para los oídos de esas poderosas empresas.

¿Es descabellado, entonces, pensar que el poder político provincial está actuando como un simple agente de los intereses de las multinacionales mineras?

¿Es descabellado analizar el terror que se ha visto en el copamiento de Corcovado como un ensayo de la represión a gran escala que podría desatarse en los años que vienen, contra las organizaciones populares y ambientales?

El poder aprende de sus errores, ya se ha visto. Aquel policía que asesinó al maestro Fuentealba no tomó la precaución de ponerse la capucha. Pero éstos de Corcovado sí: estaban todos encapuchados.

Por suerte -y más que un deseo es una certidumbre- el pueblo también aprende de sus errores. Y de sus dolores. Después de los hechos de Corcovado, una verdadera red de solidaridad y denuncia se tendió para que esos abusos y esos crímenes no queden impunes.

La red tiene que ampliarse, por supuesto. Y fortalecerse. Estamos defendiendo nada menos que nuestra tierra, nuestra agua y nuestro pan. No es poco programa, en el milenio que empieza.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Gobernar nuestro destino

Víctor De Gennaro (ACTA)

El 22 de mayo de 1810 un Cabildo Abierto dio cauce a la participación popular para decidir el destino de nuestra Patria: El pueblo quiere saber de qué se trata. Y lo supo protagonizando esa jornada histórica.

Ese día, hace casi dos siglos, se abrían las puertas de la historia para discutir qué se hacía, cómo se hacía, y con quiénes se hacía el camino de la emancipación nacional.

Se abrió el debate a la comunidad y fue el pueblo movilizado el que estuvo en capacidad de cambiar la historia en medio de la crisis de la metrópoli.

Hoy también hay crisis en la metrópoli y cuando hay crisis allá hay posibilidades cada vez más claras de liberarse por estos pagos, los mundos no subdesarrollados, sino dependientes. Dependientes de esos poderes que nos saquean permanentemente, como hace cinco siglos nos saqueaban el oro y la plata de Potosí hoy están demoliendo nuestra cordillera con emprendimientos que ellos llaman binacionales pero que, en realidad, sólo benefician a las grandes corporaciones trasnacionales como la Barrick Gold.

Esos grupos económicos son los que se llevan nuestras riquezas en la minería, en el petróleo, en el gas, en los productos de la tierra, nuestros alimentos, o en uno de los bienes más preciados para la humanidad que es el agua. Sin lugar a dudas son los mismos beneficiarios. Y frente a ellos, para disputar un proyecto de Nación, hay que discutir qué queremos, cómo lo queremos y con quienes lo queremos hacer.

Por eso, este 22 de mayo inauguramos en la calle Chacabuco 917 de la Capital Federal la casa donde funcionará la coordinación nacional de la Constituyente Social. Tenemos la voluntad explícita de autoconvocarnos en una Constituyente. La vamos a hacer, 2010 es la fecha. Allí vamos a confluir las miles de experiencias soberanas que vienen llevando adelante organizaciones populares en todo el país para desembocar en una Asamblea Constituyente Social y discutir, en el año del Bicentenario, un nuevo modelo de país.

Ya lo insinuamos en Jujuy: Queremos un proyecto, elegimos nuestras prioridades, las vamos a definir con mayor precisión: qué queremos como barrio, como municipio, como provincia, como Nación en esta Latinoamérica que está protagonizando un proceso diferente.

Esas prioridades tienen que ser acompañadas del cómo las conseguimos, es decir, las acciones que llevaremos adelante para sustentar esas prioridades. Por eso, las pautas programáticas que definieron con absoluta homogeneidad política las 20 comisiones que deliberaron el 24 y 25 de octubre del año pasado en el Encuentro Nacional de Jujuy, las pusimos en práctica desbordando el 12 de diciembre la Plaza de Mayo para abrazarnos con los Chicos del Pueblo que gritan que el hambre es un crimen y para decirles a los que mandan que los trabajadores no vamos a pagar la crisis.

Y vamos construyendo los quiénes, o sea con qué sectores del campo popular vamos construyendo esta nueva experiencia política. Los quiénes se van unificando como expresiones inequívocas en lo sindical, en lo cultural, en lo social, hasta en lo electoral hoy existen expresiones que surgen en cada provincia como referencias de nuevo tipo. Emergentes de la crisis de representación política de 2001 que no aceptan el doble discurso o la teoría de la resignación para justificar que no se puede cambiar la historia y terminar con este régimen de saqueo y dominación.

Por eso nosotros interpelamos a esta democracia formal para avanzar en una nueva institucionalidad que de cuenta de la necesidad de parir una democracia social, participativa, plebiscitaria, con un fuerte protagonismo popular.

Para ponerle un horizonte de esperanza a ese proyecto nacional inconcluso, los que apostamos a una construcción colectiva que decida el qué, el cómo y los quiénes, nosotros, el pueblo movilizado, abrimos esta casa que es de todos justamente un 22 de mayo. Porque ahora es cuando y para decir con toda la fuerza que lo que comenzó sólo va a terminar cuando gobernemos nuestro propio destino.

Víctor De Gennaro es Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: La economía local muestra tendencias diferentes a la mundial

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Los resultados macroeconómicos de la economía del país en algunos aspectos contradicen las tendencias de la crisis en los países más poderosos del mundo.

Quince días atrás desde los países centrales y el FMI se decía alborozadamente que comenzaban a verse los "tallos verdes" de la economía mundial. Aludían así a que, al compás que los países del norte ingresan en su estación de primavera, estaban brotando resultados positivos, se supone que por las diversas medidas tomadas por los gobiernos centrales en la reunión del G-20 en Londres. Sin embargo una semana después las proyecciones de la OCDE de que el PBI mundial se contraería no menos de un 2,7% este año parecían cumplirse.

Efectivamente en el primer trimestre la economía de Alemania, locomotora del crecimiento europeo y principal país exportador del mundo, se contrajo un 3,8%, anualizado sería una contracción de nada menos que del 7%. Pero el impacto a la baja alcanza a todos los países de la eurozona: España 2,5%, Italia 2,4%, Austria y Holanda 2,8%. Francia, también Brasil, acaba de declararse técnicamente en recesión, esto es dos trimestres consecutivos de caída del PBI. Pero lo que realmente alarma a los europeos es la tendencia a la bancarrota de los países del este que arrastrarían a una quiebra en cadena a varios bancos de Europa occidental. Por su parte EE.UU. vio, en el mismo período, contraerse su PBI un 1,6%.

La situación arrastra cada vez más a la pérdida de empleos. La desocupación alcanza al 9% en EE.UU., al 20% en España siendo que el promedio en la UE es del 11% y empresas francesas e inglesas anuncian nuevos despidos. Mientras los sindicatos convocaron a masivas manifestaciones, llamadas paneuropeas, en Madrid, Bruselas, Praga y Berlín.

Y por casa...

En Argentina pareciera que las tendencias se mueven a destiempo. Cuando la crisis estalló allá aquí se suponía que estábamos blindados; cuando se reconoció la imposibilidad de salir indemnes y los síntomas cobraron fuerza parecía que en EE.UU. y otros países se había tocado piso. Ahora cuando a nivel mundial la crisis se ha profundizado y pegado un salto en calidad aquí se dice que la economía se "amesetó".

Como ha sido dicho ya desde esta misma columna una de las principales diferencias de Argentina con buena parte del resto del mundo, es que aquí la crisis no se coló por el costado financiero como sí lo hizo en los países centrales y en algunos de la región, como por ejemplo Brasil.

Ha sido así porque el sector financiero ya se ajustó en 2001 y 2002, se fueron los bancos e instituciones más comprometidos; los que quedaron cerraron sucursales y se concentraron. No fue indiferente la actitud del Estado que dedicó grandes sumas de dinero público a subsidiarlos para evitar que quebraran. Puede decirse que lo que están haciendo el presidente Obama y otros jefes de Estado ya lo hizo Duhalde durante su presidencia provisional, los bancos locales hoy están sólidos, tienen pocos deudores y mucha liquidez. Los balances presentados muestran que las ganancias del 2008 son las mayores de la última década.

La vía comercial

Por el contrario para nosotros el contagio llegó por vía del comercio internacional. Caída de precios y volúmenes de las materias primas, seguido de bajas en la producción industrial y en la construcción. Sin embargo el superávit comercial no se reduce en las magnitudes previstas, como sí lo hace en el primer mundo y en el sudeste asiático.

Es que las exportaciones bajan pero no se desploman como se suponía a principios de año. En los primeros cuatro meses cayeron un 20%. Por el contrario, sí se han desplomado las importaciones, un 38% en el mismo período. El resultado es que el superávit fiscal ya no verá una reducción del 50% como se especulaba, sino que los pronósticos aseguran que será de 10.000 millones de dólares a fines de año.

Aquí también se subsidia

Como en los países del primer mundo también entre nosotros el gobierno recurre a la política de subsidios, pero a diferencia de aquellos países que recurren al déficit -EE.UU. ya está en el 12% de su PBI y Francia en el 5%- aquí se hacen esfuerzos por mantener el superávit fiscal. Argentina es hoy el único país de la región que tiene saldo positivo en sus cuentas públicas a pesar de los pagos de la deuda y el incremento de las transferencias a las provincias. Los ingresos derivados de la eliminación del sistema de jubilación privada juegan un papel más que superlativo en este resultado.

Esto no puede ocultar que los ingresos están cayendo, por la menor actividad interna y por la merma en las retenciones, mientras que los gastos suben fuerte tanto por la inversión pública que esta creciendo, como por el apoyo a las empresas. Aquí también hay diferencias con el modelo de los países mas desarrollados. Allá se subsidia a los bancos y a las empresas para que no quiebren. Aquí a la tasa de interés para mantener la demanda de automotores y electrodomésticos -sin demasiado éxito por ahora- y a las empresas privadas para colaborar en el pago de los salarios a unos 65.000 trabajadores y poder mantener los empleos, pero también para preservar la tasa de ganancia de los capitalistas.

A pesar de esto hay estudios cercanos al gobierno que pronostican que Argentina sería uno de los cinco países en el mundo que cerrarían el 2009 con superávit fiscal. Claro que esto es en el Estado nacional, porque entre las provincias son varias que tienen sus cuentas en rojo, especialmente Buenos Aires y Córdoba.

Diferencias no tan optimistas

Hay dos cuestiones que también marcan diferencias con el primer mundo y que constituyen limitaciones para la economía Argentina. Por un lado la fuga de capitales, el gobierno hace esfuerzos -moratoria, blanqueo- para atraer capitales al país, pero muy poco para evitar que salgan del circuito oficial. Así en el primer trimestre la fuga de capitales alcanzó a los 5000 millones de dólares, si se anualiza esta cifra sería similar a lo sucedido en la crisis del 2001.

Tanto para el oficialismo como para la oposición es cuestión de principios pagar la deuda y en esta concepción no tener acceso al crédito internacional se convierte en un verdadero problema. Y Argentina no lo tiene, por razones propias y porque los fondos disponibles a nivel mundial están destinados a restañar la heridas de los países del G7 y lo que quede a los países del este.

Pero también porque el gobierno argentino se niega a volver al FMI bajo los condicionamientos tradicionales que este impone. Así se está financiando con recursos locales, acudiendo a todas las cajas posibles, entre ellas fundamentalmente la Anses. Esto abre una discusión sobre si la utilización de los fondos de la previsión social no deberían destinarse a mejorar las jubilaciones mínimas, a aumentar el seguro de desempleo o a pagar los juicios pendientes, reconociendo una deuda social y alentando una demanda genuina..

Así la economía argentina está atravesando una situación menos crítica a lo previsto meses atrás: el llamado "amesetamiento" o declinación suave, pero aún cuando este cuadro se prolongara nada indica que la recuperación será rápida. El período post-electoral definirá el curso futuro.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: La rebelión popular que destrozó la dictadura de Onganía


Juan Carlos Toledo (PRENSA RED)

La lucha obrero estudiantil expresada con furia en las calles de la docta ciudad hizo estallar las estructuras de poder del régimen militar y aniquiló las intenciones de Onganía de perpetuarse en el gobierno que usurpó el 28 de junio de 1966, tras destituir al presidente constitucional Arturo Humberto Illia.

El cordobazo del 29 de mayo de 1969, fue la más contundente rebelión popular contra la dictadura militar del entonces teniente general Juan Carlos Onganía. Para llevar adelante sus planes golpistas Juan Carlos Onganía contó con el apoyo de distintos sectores de la derecha Argentina, además de la sorprendente adhesión de la burocracia sindical nacional, liderada por el metalúrgico Augusto Vandor. Pero la proclamada intención del líder de la autodenominada “Revolución Argentina” de convertirse en “el salvador de la Patria” comenzó a diluirse a poco de llegar a la Casa Rosada.

Primero arremetió contra las Universidades Nacionales a las que intervino, echando a sus autoridades, golpeando indiscriminadamente a profesores y alumnos cuando el 29 de Julio de 1966 la policía ingresó a la Universidad de Buenos Aires, protagonizando lo que pasaría tristemente a la historia como “La noche de los bastones largos”.

Córdoba también sufrió el embate de la dictadura contra la autonomía universitaria y los estudiantes se movilizaron a través de sus asambleas y sus protestas callejeras con actos relámpagos que “enloquecían” a los represores.

El accionar policial se intensificó y en la noche del 22 de agosto de 1966, los enfrentamientos en el centro de la ciudad se agravaron y los servidores del orden la arremetieron contra los periodistas que cubrían los hechos como un anticipo de la violencia que horas después se desataría contra los ocupantes de las distintas facultades de la Universidad Nacional de Córdoba.

La lucha estaba planteada y el 12 de setiembre de ese mismo año un estudiante-obrero, Santiago Pampillón caía herido de muerte en inmediaciones de la Galería Cinerama.

Tras proscribir las actividades políticas y gremiales, el régimen de Onganía buscó arrasar las conquistas sociales y salariales de los trabajadores pretendiendo abolir el “sábado inglés” junto a otros beneficios de los obreros de la Córdoba industrial.

Con sus planes dictatoriales Onganía no hizo más que alentar las luchas populares.

Córdoba se convirtió en el centro de las protestas que tuvieron sus antecedentes dramáticos en Rosario Corrientes y Tucumán, donde jóvenes obreros y estudiantes como Juan José Cabral, Adolfo Bello y Luís Norberto Blanco, pagaron con su vida la resistencia al atropello del gobierno Nacional.

La represión fue sangrienta, pero ni el violento accionar policial ni la prisión impuesta a los dirigentes sociales lograron acallar la lucha que se fue galvanizando en las fábricas, en las asambleas estudiantiles y en los sectores barriales de la ciudad.

Desde los albores del histórico mes de Mayo de 1969 y a medida que crecían las protestas, aumentaba también la solidaridad de la población que se evidenció una y otra vez, cuando las fuerzas policiales fueron impiadosas contra los manifestantes obreros o estudiantiles.

En ese clima se arribó a la última semana de mayo. Desde la CGT Nacional se dispuso un paro por 24 horas para el 30 de mayo en adhesión a la lucha de los gremios cordobeses, pero sin concurrencia a los lugares de trabajo y sin movilizaciones.

En Córdoba, el movimiento obrero estaba dividió en tres sectores: La CGT Azopardo, encabezada por el panadero Miguel Godoy que respondía a la ortodoxia peronista y la CGT Legalista, pluralista en su integración y liderada por Miguel Correa. A este nucleamiento adhería el sector independiente que tenía como máximo referente a Agustín Tosco. Estos dos últimos sectores se opusieron a la intención de realizar un nuevo “paro matero” advirtiendo que si en Córdoba el paro no era con movilización no adherirían a la protesta.

El plenario conjunto, en el que también fueron figuras relevantes los secretarios generales del Smata, Elpidio Torres y de la UTA, Atilio López, dio lugar a un amplio debate acordándose realizar un paro activo de 36 horas los días 29 y 30 de mayo con movilización y la adhesión de la huelga universitaria.

Allí quedó firme la decisión de realizar el 29, una gran protesta en el centro de la ciudad. Con concentración frente a la vieja casona de la CGT en la avenida Vélez Sársfield, “venciendo todas las barreras represivas” de las fuerzas del órden.

La historia de ese jueves 29 de Mayo es por demás conocida.

Las columnas de los trabajadores de Ika Renault, Fiat, Transax, Materfer, y de todo el cordón industrial avanzaron a media mañana hacia el centro de la ciudad, al igual que los trabajadores de Luz y Fuerza, gráficos y mercantiles, además de los estudiantes universitarios.

Las intenciones de los organismos de seguridad de “frenar el avance a cualquier precio” de las columnas obreras y estudiantiles, originaron graves enfrentamientos como los que se produjeron en las cercanías del Parque Sarmiento; del barrio Clínicas y de la Plaza Vélez Sársfield. En este último lugar la policía al verse desbordada apeló a las armas de fuego y en esas circunstancias cayó herido Máximo Mena, constituyéndose en la primera víctima de la violenta represión.

La noticia de su muerte enardeció aún más a los manifestantes. La protesta se generalizó y las barricadas se levantaron a lo largo y ancho del centro cordobés. Se quemaron concesionarias de automóviles y también la sede de la empresa norteamericana Xerox, junto a otros edificios públicos que fueron saqueados.

Pasado el mediodía la policía se vio totalmente desbordada y buscó refugió en el Cabildo, donde tenía entonces su sede central.

La rebelión se extendió a todos los barrios y recién al caer la tarde y después de muchas amenazas el Ejército salió a la calle comandado por el titular de la Cuarta Brigada de Infantería Aerotransportada, general Jorge Carcagno. Su presencia fue resistida por los manifestantes particularmente en la zona del Clínicas. Con dificultad los soldados pudieron establecerse en las primeras horas de la noche del 29 en la esquina de 9 de Julio y General Paz, constituyendo el primer comando de emergencia.

Esa noche fue una de las más tensas que se vivió en muchos años. El toque de queda no alcanzó para calmar totalmente los ánimos y la presencia de francotiradores limitó el accionar de las fuerzas de seguridad, que recién en la mañana del sábado 31 logaron restablecer la calma.

Oficialmente se dijo que los muertos fueron 14, sin darse mayores detalles. Unos 500 manifestantes, entre ellos dirigentes obreros y estudiantiles, fueron detenidos llevados al Tercer Cuerpo de Ejército y sometidos a Consejo de Guerra, recibiendo graves condenas.

Dirigentes como Elpidio Torres, del Smata, Atilio López de UTA, Agustín Tosco (Luz y Fuerza) y Miguel Correa (maderero), fueron detenidos. Algunos llevados a cárceles del sur del país con largas condenas, pero amnistiados meses después.

A 40 años de ese hecho histórico, sigue abierto el debate sobre si el “cordobazo” fue

una revuelta espontánea o una acción organizada. Poco interesa detenerse en esa discusión cuando sobresale la lucha de trabajadores y estudiantes, unidos contra un régimen de oprobio y destrozando a la vez los planes del dictador Juan Carlos Onganía de perpetuarse en el poder, al que abandonaría pocos meses después.

La historia del cordobazo dejó marcado ese ejemplo de las luchas populares y quienes sucedieron a Onganía debieron flexibilizar las medidas y convocar a elecciones para devolver el gobierno al pueblo. Después vendría otro capítulo mas grave en la historia reciente del país cuando la más sangrienta dictadura militar impuso el terrorismo de Estado.

Juan Carlos Toledo es periodista. El 29 de mayo de 1969, cubrió los hechos para Los Principios. Trabajó en ese diario desde enero de 1969 hasta junio de 1978. Luego pasó a formar parte de La Voz del Interior hasta que se jubiló, tiempo atrás. En 1958, se inició en la emisora LV2. En 1977, fue despedido mientras era delegado paritario y presidente de la Mutual de LV2.

Foto: Argentina, Córdoba – El dirigente Agustín Tosco al frente de una columna obrera durante el Cordobazo.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Nueva amenaza de desalojo a familia campesina en Córdoba

Raquel Schrott - Ezequiel Miodownik (BIODIVERSIDADLA)

La semana comenzó llena de angustia en el paraje rural cordobés conocido como "Las Chuñas". El jueves 14 de mayo, Adriana y Roberto Bustamante recibieron una notificación judicial intimándolos a desalojar su posesión territorial en 24 horas.

Roberto nació y se crió en ese campo, en el que su padre Ezequiel trabajó para un empresario de apellido Peña entre el año 1976 y 1978. Este último abandonó el lugar hasta el año 2001, tiempo durante el cual los Bustamante cuidaron del campo como sus legítimos poseedores, produciendo con sacrificio de la misma forma que otras tantas familias campesinas de la provincia.

"Esto viene del año 76, 78, donde este señor Peña compra el campo y lo deja al padre de mi esposo a cuidarlo. En el 78 él se va y vuelve recién a reclamarlo en el 2001. Dejó abandonado el campo, todas las mejoras, todo lo que hay en el campo lo hizo el padre de mi esposo", contó este lunes Adriana Bustamante.

- ¿Dónde están ubicados?

Estamos ubicados en el departamento Ischilín, el pueblo más cercano que tenemos es (Villa) Quilino, que está a 45 kilómetros. El campo en el que estamos es todo monte, cerca de las Salinas Grandes.

- ¿El padre de tu esposo trabajaba para este empresario?

En ese momento sí, lo dejó ahí como empleado, salió y se fue. Cuando volvió no le reconoció ni que era empleado, ni la posesión de todos estos años, ni las mejoras que él había hecho.

- ¿Vuelve de repente?, ¿nunca antes se había comunicado?

Nunca se había comunicado, él se fue en el 78 y volvió recién en el 2001, veintidós años después a reclamar el campo.

- ¿Y cómo se dirige a ustedes?, ¿directamente con intención de desalojarlos?

Sí, en ningún momento el trató, ni reconoció que él era empleado, ni la posesión de todos los años que tenía en el campo. Directamente vino a sacarnos. Se inició el juicio para poder sacarlos a ellos y desde 2001 vienen con todo este tema. Lamentablemente la Justicia de acá de Dean Funes falló en todos los casos a favor de este señor Peña.

- ¿El empresario les inició juicio?

Sí, inició un juicio de desalojo hace un montón. Ahora a mi marido le ha iniciado un juicio penal por hurto, siendo que él cortó unos postes en la posesión de él, con la autorización de Córdoba Ambiente (Secretaría de Ambiente), porque tenía la autorización para cortarlos y sacarlos.

- ¿Cómo es la extensión del territorio?

En lo que tenemos como posesión nosotros son aproximadamente 1000 hectáreas, tenemos cría de vacas, cabras, y bueno, producimos de esa forma. De hecho siempre está todo el monte parado. Siempre que se corta se deja bien, nunca se lo destruye totalmente.

- ¿Y en este momento tienen algún tipo de apoyo jurídico?, ¿en que situación están ahora?

Nosotros tenemos al abogado del Movimiento (MCC). Ahora estamos esperando a que vengan, porque el jueves pasado vinieron y me dejaron la notificación de que en 24 ó 48 horas teníamos que desalojar. Hoy se cumplirían las 24 horas, así que estamos esperando a que vengan.

- ¿Y no les darían algún tipo de alternativa para quedarse en alguna parte del territorio?

No, no. En ningún momento hizo nada este hombre, no hizo ninguna propuesta como para decir por lo menos eso, de que quedáramos en el campo. Directamente nos quiere sacar.

- ¿Como movimiento campesino van a hacer algún tipo de acción?

Es muy posible que se haga una marcha. O sea todas las marchas, todas las cosas que hicimos siempre fueron pacíficamente. Todo lo que hacemos, porque realmente defenderemos los derechos y todas las cosas que realmente son nuestras.

No vamos con maldad. Si se hace, se hará una marcha, se harán comunicados, ahora tenemos el apoyo de las organizaciones que están con nosotros. No queremos nada malo, solamente decir y expresar lo que realmente sentimos, desde lo que es nuestro.

- ¿Hay algo que te gustaría agregar?

Acá en Dean Funes, lamentablemente siempre la Justicia está para el lado del que tiene, y lamentablemente ya hemos hecho marchas, hemos hecho todo y no nos respetan los derechos.

La ley está, que dice que después de más de 20 años viviendo en un lugar haciendo cosas es tuyo, pero acá no nos respetan nada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La estupidez es más contagiosa que la gripe


Gabriel Conte (MDZOL)

De la propuesta de cerrar la frontera con Chile a las bombas Molotov en el hospital Lencinas y la derivación de heridos de bala a otro hospital, el Central. La reacción de la gente y la sobreactuación del gobierno que quiere conseguir popularidad a cualquier costo.

Prevenir no es lo mismo que alarmar. Pero hay dos cosas infinitas, tal como lo dijo Albert Einstein: el Universo y la estupidez humana.

La diferencia entre causar alarma y movilizar hacia la prevención no es sutil, sino fundamental. Así, nos podemos dar cuenta que no es lo mismo enseñarle a los alumnos de una escuela a ponerse bajo su pupitre en caso de un temblor que contarle cómo podría desplomarse sobre sus cabezas el edificio escolar. No es lo mismo que en el avión enseñen a colocarse la máscara de oxígeno a los pasajeros que pasarles un video con accidentes aéreos.

Evidentemente, más grave que los efectos de la Gripe A es el miedo que la sociedad asume ante mensajes distorsionados o el pánico generado por gente con responsabilidades políticas que, a falta de popularidad por mérito propio, deciden cabalgar sobre el terror, haciéndose visibles a todos aunque más no sea, durante cinco segundos de televisión.

Los hechos que ayer mostró minuto a minuto MDZ desde la puerta del hospital Lencinas, revelan que otra epidemia está en ciernes y se contagia por el uso irresponsable de micrófonos: la estupidez.

El relato de los hechos, da cuenta que se alertó sobre un ómnibus que venía desde Chile, “encriptado” por la Gendarmería desde la frontera y que se dirigía hacia el hospital que se dedica a atender enfermedades infecto contagiosas desde 1925, en el mismo emplazamiento en que permanece.

A partir de allí, hasta los funcionarios de Salud fueron a las puertas del nosocomio, tal vez con la intención de mostrarse prestos, organizados, dispuestos a actuar; a exhibir las instalaciones preparadas para casos como éstos y para poco más, ya que no hacía falta levantar el perfil de un caso de un pasajero entre 40 que venía con fiebre.

La reacción fue proporcionalmente desmedida: desde los vecinos que mostraron su xenofobia, hasta aquellos que “casualmente” llevaron hasta el lugar bombas molotov; desde la represión policial que terminó derivando gente a otro hospital con heridas de balas de goma, hasta legisladores que se trasladaron hasta donde transmitían los canales de TV para clamar por el cierre de la frontera con Chile. Increíble.

El ministro de Gobierno, Mario Adaro, además, hoy se animó inclusive a calificar al gobierno chileno, señalando que ha actuado improvisadamente. Para echar nafta al fuego, evaluó que “el virus de la Gripe A se extiende por Chile”, dando por sentado que debería actuarse con el vecino país de la misma y criticada manera con que se actuó frente a México.

A pesar de tanto ruido inculpatorio, la gente, sin embargo, logró filtrar otros motivos de su movilización. Por ejemplo, que el Lencinas no sólo es un hospital especializado, sino que les sirve como posta sanitaria y que deben hacer cola allí desde las 4 de la mañana para ser atendidos. También señalaron que es allí en donde consiguen la leche con la que alimentar a sus hijos por lo que, más allá de la xenofobia y la intolerancia, lo que quedó en claro es que tienen miedo de no conseguir la leche.

La respuesta estatal, por lo tanto, ya no debe ser una reacción ante la archifamosa Gripe A, sino a cuestiones bastante más de fondo, como las funciones sociales mal asignadas a un nosocomio que debiera estar abocado de lleno a cubrir un estado de emergencia sanitaria, por ejemplo.

O bien, a revertir el viejo dicho mendocino que reza: “Si te duele la cabeza, tomate una aspirina; pero si lo que tenés es más grave, tomate un avión”.

Juan Carr, creador e impulsor de la Red Solidaria, acaba de decir con razón que “Se viven dos epidemias en paralelo, la del virus y la del miedo”.

“El miedo –nos dijo Carr- es la emoción más creída pero las emociones positivas tienen menos impacto, porque son más difusas, más tibias. Lo negativo en cambio, te lleva a la alerta. La emoción vende, los datos fidedignos y concretos, no”, concluyó.

A ello, hay que agregarle el contexto en que se desarrollan: improvisación, fallas estructurales y crisis sanitaria general en el país que no nació con la Gripe A, precisamente.

Sobre el particular, las cifras de la Red Solidaria son esclarecedoras en torno a qué tipo de tareas están pendientes y a las que debe abocarse el gobierno, más allá de generar alarma:

- En los últimos años más de un millón de argentinos enfermó de la gripe común.

- Es más, cada año, en nuestro país, el virus de la influenza produce unos 3.000 fallecimientos.

- Por otra parte, no hay que olvidar a los 23.000 enfermos de dengue (se contagiaron 190 personas cada día, durante los primeros cuatro meses del 2009) y tampoco olvidar la muerte de cinco pacientes.

- El Mal de Chagas se lleva diariamente la vida de once argentinos y se contagian unas 80 personas cada día.

El raciocinio, una vez más, es la mejor vacuna contra cualquier epidemia. El asunto ahora es cómo conseguir activarla.

Foto: argentina, Mendoza - Los increíbles sucesos del hospital Lencinas, anoche. / Autor: Pachy Reynoso - MDZOL


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Repudio ciudadano a la decisión de la jueza Garzón de Lascano

PRENSA RED

Organismos de Derechos Humanos, junto a organizaciones de la sociedad civil, presentaron un crítico documento a la titular del juzgado Federal Nº 3 repudiando con sólidos argumentos la medida de otorgar la prisión domiciliaria al represor Luciano Benjamín Menéndez.

En sintonía con lo resuelto por la Cámara Nacional de Casación, la jueza Cristina Garzón de Lascano, resolvió que varios represores permanezcan en prisión domiciliaria hasta tanto la sentencia esté firme. La resolución adoptada fue criticada por un amplio sector de la sociedad cordobesa. Así lo expresa un texto firmado por organizaciones, instituciones y personas.

"A la señora Jueza Garzón de Lascano:

Por la presente queremos expresar nuestro repudio a la decisión por usted tomada, de otorgar el beneficio de la prisión domiciliaria a quién es uno de los mayores responsables de los delitos de lesa humanidad cometidos en diez provincias argentinas, entre ellas Córdoba, en el marco del terrorismo de Estado.

Entendemos que esta decisión constituye un retroceso en el avance de la justicia y la verdad por la que venimos luchando hace décadas. Luciano Benjamín Menéndez fue juzgado con todas las garantías constitucionales y condenado a cumplir su pena de prisión perpetua en una unidad carcelaria dependiente del Servicio Penitenciario de la Provincia de Córdoba. Los fallos como el dictaminado por usted esta semana, desandan ese camino y significan una burla ante el histórico reclamo social de ver a los asesinos de miles de hombres, mujeres y niños tras las rejas.

Así, la modificación de la ley 24.660, sancionada en diciembre del año pasado por el Congreso de la Nación, omite expresarse en relación a quienes delinquen contra la humanidad y otorgan a los jueces el poder discrecional para disponer donde alojar a los presos.

En este mismo sentido, la Cámara Nacional de Casación Penal, auténtico bastión de quienes se oponen al avance de la Verdad, sin resolver sobre el fondo de la cuestión, la condena, y apelando a una interpretación rebuscada de la modificación de la ley antes citada, ordenaron que se otorgue a Menéndez, Manzanelli, Vega y Rodríguez el beneficio de la prisión domiciliaria, sin más argumentos que el de ser mayores de 70 años. Estos ejemplos representan una clara muestra de cómo los poderes institucionales desoyen el histórico reclamo de juicio y castigo de la sociedad argentina, respaldado a nivel internacional.

En relación a lo dictaminado por usted esta semana, compartimos su decisión de que Manzanelli continúe cumpliendo su pena en la cárcel de Bouwer, pero resulta incomprensible, tanto para nosotros como para la opinión pública en general, que el caso de Menéndez sea distinto. Luciano Benjamín Menéndez manifestó en audiencia oral durante el primer juicio sustanciado en nuestra provincia el pasado año, que consideraba contrario a la constitución dicho juicio, desconociendo a las instituciones democráticas y sosteniendo, en una actitud claramente intimidatoria, que los ?terroristas subversivos? que ?atacaron la República porque no creían en las instituciones democráticas, son justamente quienes se refugian ahora en esas instituciones que lo acusan?

Asimismo, durante todos estos años nunca manifestó el más mínimo arrepentimiento, ni colaboró para hacer cesar los efectos de los delitos por él cometidos y su actitud amenazante quedó registrada para la historia en aquella foto tomada en 1984 amenazando a un grupo de personas con su facón. Situación que, casi diez años después, se repitiera cuando, utilizando una sevillana, amenazó a un grupo de estudiantes en el centro de Córdoba.

Por otra parte, es inexplicable que tamaño delincuente que secuestró, torturó, asesinó y desapareció a miles de ciudadanos, sea considerado por usted como alguien que no reviste peligrosidad y en quien se puede confiar. Menéndez continúa cometiendo, hasta el día de hoy, el delito permanente de privación ilegítima de la libertad, nombre jurídico con que se conoce el delito internacional de desaparición forzada de personas en nuestro país.

Es de destacar que los márgenes de libertad que estos represores obtienen al estar en sus domicilios, mucho más cuando se trata de Menéndez, quien siempre se ha caracterizado por actuar por medio de otros autores materiales, atenta contra el avance de la justicia y el esclarecimiento de los hechos que se investigan ya que pone en serio peligro físico y psíquico la integridad de los testigos y todos aquellos que luchamos en contra de la impunidad.

Recordemos lo sucedido con el testigo y querellante Jorge Julio López, y las numerosas amenazas en nuestra provincia a testigos y familiares de las víctimas. Sumado a ello, existe el peligro concreto de que, gozando de la prisión domiciliaria y teniendo acceso a armamento, por su condición de militares retirados, se suiciden como ya sucedió con César Emilio Anadón, entre otros.

En su resolución que beneficia a Menéndez, usted afirma que ?Sólo puede actuarse frente al delito desde la ley, torcerla para acomodarla al doloroso sentir de una sociedad ante la lesión sufrida, implicaría rebajar la administración de justicia al parámetro de la revancha?. ¿Desconoce usted que en todos estos años en los que estos delincuentes gozaron de impunidad, ningún testigo, querellante o familiar de las víctimas buscó venganza o justicia por mano propia? ¿Desconoce que desde hace años la sociedad exige justicia y no revancha? ¿De qué ?revancha? nos habla?

Jamás hemos pedido que se tuerza la ley, lo que demandamos es un criterio de aplicación igualitaria, en el que ningún responsable de delitos de lesa humanidad sea beneficiado, en el que no se mantenga, como ocurre actualmente, algunos detenidos en Bouwer, otros en el III Cuerpo de Ejército, otros en la Guardia de Infantería y otros en la comodidad de sus casas.

Hace más de 30 años exigimos justicia y verdad, desde hace más de 30 años buscamos que se repare, en la medida de lo posible, el enorme daño producido por el Estado terrorista. En todo este tiempo jamás hemos reclamado un trato inhumano para estos asesinos y siempre nuestras acciones se circunscribieron al marco de la ley. Mucho hemos luchado y seguiremos luchando para que en nuestro país Nunca Más se violen sistemáticamente los derechos humanos, aunque a veces no encontremos eco en instituciones como la que usted representa.

Por todo lo anterior, los abajo firmantes expresamos nuestro profundo repudio al otorgamiento del beneficio de la prisión domiciliaria a Luciano Benjamín Menéndez y solicitamos que la misma sea revocada, además adjuntamos los pronunciamientos emitidos por distintas entidades de nuestra provincia".

Firman:
H.I.J.O.S. Regional Córdoba y Río Cuarto (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio)
Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de Córdoba
Abuelas de Plaza de Mayo Filial Córdoba
Asociación Ex Presos Políticos de Córdoba
Servicio Paz y Justicia

Raúl Sánchez, Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Córdoba
Carlos Vicente, Viceintendente de la ciudad de Córdoba
Archivo Provincial de la Memoria Córdoba
Comisión de la Memoria de la Provincia de Córdoba
Dirección de Secuelas del Terrorismo de Estado de la Prov. de Córdoba
Espacio para la Memoria y la promoción de los Derechos Humanos en el ex CCDTyE La Perla
Luis Baronetto Director de Derechos Humanos de la Municipalidad de Córdoba
Comisión Municipal de la Memoria de Río Cuarto

Carolina Scotto Rectora de la Universidad Nacional de Córdoba,
Daniel Barraco Díaz Decano de la Famaf de la UNC
Patricia Altamirano Decana de la Facultad de Psicología UNC
Gabriel Tavella Decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Matemáticas UNC
Pedro Yanzi Ferreira Facultad de Derecho y Ciencias Sociales UNC
Velia Solis Decana de la facultad de Ciencias Químicas UNC
Daniel Di Giusto Decano de la facultad de Ciencias Agropecuarias
Gustavo Irico Decano de facultad de Ciencias Médicas
Hugo Bonaiuti Decano de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño UNC
Silvia N. Barei- Decana de la Facultad de Lenguas
Carmen Visvisian Decana Facultad de Odontología UNC
Alfredo Blanco Decano Facultad de Ciencias Económicas
Patricia Acevedo Directora de la Escuela de Trabajo Social UNC
Paulina Emanuelli Directora de la Escuela de Ciencias de la Información de la UNC

Diputados Nacionales por Córdoba: Patricia Vaca Narvaja, Cecilia Merchán, Norma Morandini

Diputados provinciales: Miguel A. Ortiz Pelegrini (Presidente Bloque del Frente Cívico y Social )
Liliana Olivero (Presidenta Bloque Izquierda Socialista)
Daniel Passerini (Presidente Bloque Unión por Córdoba)
Pedro Ochoa Romero (Presidente Bloque Frente para la Victoria)
Alfredo Cugat Bloque UCR
Nadia Fernández (Presidente Bloque Peronismo Militante-Partido Comunista)
José Maiocco (Presidente Bloque Unión Vecinal Federal)
Raúl Albarracín (Presidente Bloque RECREAR)

Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos
Mesa de Juicio y Castigo de Río Cuarto
Comisión Nacional de Ex Presos
Registro Nacional de Ex Presos Políticos
Liga Argentina por los Derechos del Hombre
Comisión de Homenaje a los Desaparecidos y Mártires Populares.
APDH delegación Río Tercero
Carta Abierta Córdoba
Comisión de Derechos Humanos de Villa Allende
Federación Universitaria de Córdoba
Centro de Estudiantes de Trabajo Social
Centro de Estudiantes Cs. de la Información
Centro de Estudiantes FaMAF
Centro de Estudiantes Psicología
La Bisagra
Movimiento Nacional Reformista El Anden
MUECaS (Movimiento de egresados por el Cambio Social)
APENOC
Asociación Cultural Israelita de Córdoba
CECOPAL
COOPI (Cooperativa de vivienda y servicios públicos de Carlos Paz)
Cooperativa de Trabajo Documental El Cuarto Patio
Centro de estudio y formación Agustín Tosco
Colectivo Artístico Arte y Parte
Cooperativa de Trabajo, reciclado i inclusión
Asociación Civil Alas para la tierra
Ciclo Nuestro pasado reciente, Escuela de Historia de la UNC-
Tosco Vive, Mesa de estudio y lucha-
Radio Sur 90.1 FM Mario Farías ( Director )
CASA TRIGO
Multisectorial de Córdoba

CGT Córdoba: Sindicato de Luz y Fuerza Córdoba, UEPC, SUOEM, Unión Obrera Gráfica, Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial, Judiciales Federales, SEP, UOM, UTA, Unión Obrera Ceramista de Cba, Asoc. Bancaria Seccional Córdoba, Sindicato de la Carne , Sindicato de Luz y Fuerza Villa María, Sindicato Unico de Trab. Espectáculos Públicos,Sindicato Único del Petróleo del Estado, Asoc. del Personal de los Organismos de Previsión Social,
Sind. Empleados de la Industria del Vidrio y Afines R.A., Asoc. Obrera de la Industria del Transporte Automotor,
Unión de Empleados de la Construcción y Afines de la R. A, Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores,
Sind. Obrero de la Industria del Vestido y Afines, Unión de Médicos de la Pcia. de Córdoba, Asoc. Viajantes y Representantes de Córdoba, Unión Obrera Industria del Calzado R.A., Sindicatos de Árbitros Deportivos de la República Argentina, Sindicato de Empleados de Obras Sociales Universitarias, Sindicato Único de Recolectores de Residuos de Córdoba, Sindicato Vial Córdoba, Asoc. Magisterio Enseñanza Técnica,Sind. de Trabajadores Industriales de la Alimentación, Sind. de Obreros y Empleados de Empresas de Limpieza Servicio y Afines, Unión de Empleados de la Construcción y Afines de la R. A, Asoc. Docentes de Enseñanza Media
Asoc. Sindical de Trabajadores de Farmacia, Unión Obrera Molinera Argentina, Sind. Argentino de Trabajadores de la Industria Fideera, Sindicato de Vendedores de Diarios, Revistas y Afines de Córdoba, Asoc. Del Personal de los Organimos de Control, Unión Personal Fábrica de Pintura y Afines R.A., Sindicato Único del Petróleo del Estado
Sindicato Único de Recolectores de Residuos de Córdoba, Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores
Sind. Obrero de la Industria del Vestido y Afines, Sind. Argentino de Trabajadores de la Industria Fideera, Sindicato Único de Trabajadores de Neumáticos,
Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), seccional Córdoba
ATE: Asociación de Trabajadores del Estado
Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación (CISPREN)
Sindicato Único de la Publicidad filial Córdoba-
Asociación Argentina de Actores delegación Córdoba
MOCAR (Movimiento Nacional de Trabajadores Cartoneros y Recicladotes)

Partido Justicialista
Partido Intransigente- Corriente Nacional y Popular
Movimiento Libres del Sur
Partido Izquierda Socialista
Comité Provincial de la Juventud Radical
Corriente Atilio López en el Proyecto Nacional
Partido Comunista
Federación Juvenil Comunista
MPSOL (Movimiento Políticos Social de Liberación)
Partido de la Liberación
Movimiento Vecinal Independiente y Libre de Villa María (MOVIL)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Frenar la depredación

Ximena Cabral (HOY DIA - PRENSARED)

La imagen de topadoras arrasando sobre los campos parece una postal que muestra las formas de acumulación y depredación para el siglo XXI. Tanto sobre el bosque nativo, como sobre las viviendas y las comunidades campesinas, el avance de la frontera agrícola a partir de un desarrollo de modelo productivo agro-exportador va intoxicando generaciones enteras.

“Paren de Fumigar” gritan diversos colectivos en nuestra provincia preocupados por el avance de los agrotóxicos, mientras movimientos campesinos denuncian el hecho de un nuevo desalojo y enuncian “la tierra para quien la trabaja, la tierra para quien la sueña”. Otras mesas y convocatorias, por su parte, hablan desde derechos y la posibilidad de un nuevo ordenamiento territorial para frenar el desmonte.

La cantidad de acciones que se fueron desplegando en estos días ponen en evidencia dos cuestiones: la avanzada sobre los bienes comunes para el beneficio privado y las concepciones sobre para quien es la tierra.

Por los bosques

Hace siete meses que desde la Comisión para el Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos (COTBN) vienen organizando talleres participativos sobre cómo es la situación de los bosques y cómo cuidarlos. Cruz del Eje, Sebastián El Cano, Villa Dolores, Río Cuarto, Ballesteros, Río Ceballos y Villa General Belgrano fueron parte de los escenarios donde se discutieron las comunidades locales sobre como debería pensarse el ordenamiento territorial de los bosques nativos.

Esta iniciativa de establecer zonas de desmonte, que fue promovida por una ley nacional (ley Bonasso), permite diferentes interpretaciones hacia dentro de las provincias. En Córdoba, ante la emergencia que viene provocando el desmonte indiscriminado, diversos actores sociales de la universidad, del movimiento campesino y otros colectivos crearon la COTBN. En ese espacio de articulación se realizaron talleres y se diseñó el mapa de Ordenamiento Territorial que será presentado en la Legislatura Provincial, donde será votado el proyecto definitivo-.

Y es desde allí, que la Convocatoria interpela al movimiento campesino, a la comunidad universitaria, a guardabosques, a la mesa de trabajo por los derechos humanos, y tantas otras coordinadoras y colectivos en defensa de los bienes comunes.

¿Porque tantos actores?, ¿porque considerar que los bosques son parte de los bienes comunes? Al problema de la tala se encuentra directamente asociado al modelo productivo.

El avance de la frontera agropecuaria en la Argentina sojera va de la mano del desmonte para generar mas superficie de producción y, al mismo tiempo, de la mano de las fumigaciones y el uso de agroquímicos.

Las denuncias por químicos en pueblos enteros como en Montecristo o en Las Peñas (Totoral) sumadas a la experiencia de barriadas como Barrio Ituzaingo y las Madres que fueron denunciando un genocidio encubierto tras las malformaciones, y los casos de cáncer, son parte de las últimas imágenes que recuerdan lo que estas comunidades hacen para no enfermarse, para no morir.

Claro esta que si no fueran estos mismos actores que siguen poniéndole el cuerpo, organizándose como resistencia, ni siquiera podríamos conocer que en Argentina hay comunidades enteras, pueblos, barriadas que se enferman y mueren.

Del otro lado, desde la política institucional, la Ley Bonasso sale apurada después de las inundaciones de Tartagal ¿se acuerdan de Tartagal, la tala y la necesidad ante el diluvio de que seamos “todos solidarios”? y atada a las interpretaciones arbitrarias que puedan sucederse en las pujas de intereses de cada provincia.

Mas allá, recordamos el veto a la ley de Glaciares, la llegada de Pascua Lama (el emprendimiento minero que eriza la imaginación al pensar en el cianuro y comprobarlo con la cantidad de denuncias que tienen en Chile donde ya extraen) y exhiben una forma obscena de la voracidad de los intereses y los lazos entre poder político y económico. ¿El costo? Generaciones hipotecadas.

La maquinaria

“En el término de 24 horas deben desalojar” lee Roberto Bustamante en el paraje rural “Las Chuñas”, la semana anterior. Roberto, Ezequiel Bustamante, su padre, trabajó allí para Ernesto Peña de 1976 a 1978. El patrón, abandonó el campo, a su empleado y su familia por más de 22 años. En cuyo lapso el cuidado del campo recayó en quienes son sus legítimos poseedores y dueños por más de 30 años.

Esta situación es reproducida hoy e intensificada después que se instala la Argentina como el país de los agronegocios. Los primeros testimonios de Ramona Bustamante como icono del desalojo lograron pasar las pantallas, pero desde allí se viene arrasando con las tierras de las familias campesinas desde el silencio en la escena pública mediática.

¿Cual es el lugar para Roberto si se lo expulsa de su tierra?, ¿venir a la periferia de las ciudades?, ¿o quizás luchar alguna esquina para limpiar vidrios?, ¿que lo lleven detenido por su portación de rostro “con las “modernas” topadoras de ciudad?.

En este punto, la pérdida de tierra implica pérdida de sociabilidad, de formas de vida, de encuentros, de patrones culturales, de formas de sueños.

Al respecto, Horacio Machado, docente-investigador e integrante de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) aclaraba que “este modelo agrícola, basado en la semilla transgénica y el uso intensivo de agrotóxicos y energía fósil, constituye en realidad una gran maquinaria extractiva, que absorbe y expropia no sólo las energías naturales de los territorios sino también las energías sociales de las poblaciones finalmente desplazadas de éstos, sus hábitats y sus fuentes alimentarias originarias.”

Al mismo tiempo, y en forma paradójica, aclaraba como quienes “tienen conciencia de este ‘saqueo a gran escala’ son, para el sentido común dominante, las poblaciones históricamente estigmatizadas como ‘atrasadas’, los pueblos originarios y las comunidades campesinas que a lo largo de sucesivas generaciones con-vivieron con el monte, administrando la ‘vida’ en su diversidad en una perspectiva de ‘sustentabilidad real’, que es la del largo plazo de los ciclos de vida.”

Agronegocios, herbicidas, plaguicidas y el después son parte de las formas de arrasar tierras, habitat, vidas en un modelo neocolonial extractivo. En este escenario defender el verde, el arraigo a la tierra, y la necesidad del “Paren de” son parte de las urgencias, por más que el empapelado de campaña nuble el bosque.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...